miércoles, 9 de marzo de 2011

Guillerme (V): Dos y dos son cinco

Todos los chicos teníamos claras nuestras preferencias sobre nuestro grupo de chicas, así, Guillerme decía estar interesado en Paz, aunque yo tenía la impresión de que lo decía por decir al igual que Dámaso, eso si, este último sabía que no tenía ningún tipo de opción con ella. Lois prefería a Marta y César que no aguantaba a Paz era a la vez fan absoluto de Marta. Yo desde siempre manifesté mi predilección por Marta, sin lugar a dudas, aquella chica de dorados cabellos me hechizaba. Cada vez que se recogía el pelo con un lápiz me volvía loco y siempre, además de tener una conversación interesante, dentro de lo interesante que puede ser una conversación de unos chicos de nuestra edad, tenía una sonrisa que arreglaba todo.

Aquellas vísperas de las fiestas habíamos quedado parte del grupo, a la salida de la playa. Yo era de los que siempre se apuntaban a cualquier tipo de bombardeo, no tenía nada mejor que hacer que disfrutar de mi verano con todas mis asignaturas aprobadas. En el recinto donde se celebraba la verbena estaban montando las atracciones que durante los siguientes tres días nos tendrían ocupados con quehaceres distintos a los habituales. Entre unas cosas y otras, no apareció casi nadie, y nos quedamos solos Guillerme y yo, tomándonos uno de aquellos polos de marca casi desconocida pero que tenían más premios de los normales. Y fue aquella tarde cuando medio aburridos conocimos a Raquel y a su prima Tere. No fue un encuentro fortuito. Raquel que era muy espabilada, de nuestra edad, no nos quitaba el ojo de encima desde hacía buen rato.

Raquel era una chica mona, tampoco vamos a decir guapa, muy resultona, y se le veía a leguas lo fresca que podía llegar a ser, yo no lo sabía, pero era la hija del anterior alcalde del pueblo, y su vida siempre había discurrido a espaldas del pueblo, siempre estudiando en colegios de pago fuera y sin amistades, que nosotros conciésemos, una auténtica desconocida, si no fuera por el pequeño detalle de ser eso, la hija del ex alcalde, un tipo muy chulo y más corrupto que nadie en la historia de ese pueblo pontevedrés de cuyo nombre no quiero acordarme. Tere era algo más conocida, la prima de Raquel, un año mayor que ella, y no nos engañemos, más grande que ella en todos los sentidos, ¿os acordais de Muzzy? Era aquella bestia peluda que en inglés decía "I'm Muzzy, big Muzzy", y yo, viendo el panorama sabía cual sería mi papel en ese momento, hacerme el majo con Raquel, para entablar un poco de conversación, y luego, si quería, aprovechar para ligar con Muzzy. Ni de loco. Yo me hice el majo con ambas, y cumplí mi parte del trato. No pasó ni media hora cuando Guillerme y Raquel se habían retirado a detrás de unos arbustos a conocerse más íntimamente, previos magreos públicos ante nosotros y cualquiera que pasase por allí.

Me quedé a solas con Muzzy, asustado no, lo siguiente. Temía que aquel ser de voz profunda me pusiese un brazo encima y tuviese el deseo irrefrenable de besarme. ¿Que luego que excusa pones? ¿Qué te gustan los chicos? Tampoco era cuestión de eso, si fuese Raquel me lo habría pensado, por eso me negué a jugar incluso a la botella, por lo que pudiera pasar. Sin embargo, Muzzy hizo un deleite de paciencia al realizar varias aproximaciones y recibir mis cambios de tema de conversación, y mis alejamientos perfectamente controlados. Desistió, y yo respiré tranquilo.

Habíamos ligado ambos, Guillerme consumando lo que consuman los chicos de nuestra edad, y yo, de palabra y omisión, había podido triunfar aquella misma tarde. La suerte quiso que no lo hiciese y al día siguiente no le llegasen rumores a Marta de que yo había estado con "alguna de esas putitas". Y es que en aquella época donde los teléfonos móviles todavía no existían e Internet no era todavía más que un proyecto, la información fluía con la misma velocidad que ahora, y no me pregunteis como. Paz decidió aquel día que jamás se liaría con Guillerme después de haberse restregado con Raquel.

12 comentarios:

  1. JAJAJAA ME MEOOO KE TU MADRE TE LO A PROHIBIDO LO TATUS JAJAJA POBRIÑO MIO JAJAJAJAAAAJ

    ME VOI KE TENGO CLASESSS JUMS

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, pues claro, y yo lo que no quiero es matarla de un disgusto o de dos, mismo llego a casa y le digo, tengo una mala noticia... me hice un tatuaje... entonces ella se llevará un disgusto.. y aprovecharé y le diré "que no, tonta, que es broma, que salgo con un chico...".

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  3. Estas historias del mini Pimpf son lo mejor, hago unos paralelos con mis vivencias y hay algunas cosas en común que ya podría comentar algún día. Cariños Pimpf.

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajajajajajaja, que bueno lo de Muzzy. En mi instituto había una chica llamada Lorena que llamábamos "la mastodonta" porque era casi igual de alta que yo y digamos que no destacaba precisamente por ser una fuente de gracilidad femenina.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  5. Vaya panorama, no? Ante esos que haces? bueno, yo me escape muy brutamente de una chica cuando tenía unos 22 años, o algo así, pero no porque fuera fea ni nada, sino porque imaginarme en aquella situación me resultaba muy incómodo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. No te culpo, Pimpf, no hay nada peor para mi que estar con una tipa que no me guste.
    Buenisimo relato, como todos los de Guillerme.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. pimpfff: asi que te dejaron bailando con la mas fea¡¡¡¡ jaja y no cuando note gusta no te gusta

    ResponderEliminar
  8. jajaja son buenisimas estas historias de ligues de pueblo y sobre todo la velocidad con la que se extendían las "noticias"... parece impensable que fuera así sin moviles ni internet pero era una realidad

    BigMuzzy_kisses

    ResponderEliminar
  9. Es que la radiopatio funciona mejor en los pueblos y aldeas que en "aqui no hay quien viva". Y más cuando no había móviles (la tecnología, al final, va a volvernos a todos unos vagos redomados, jajajaja)

    ResponderEliminar
  10. G-boy, la de la próxima semana es más... picantona, y más golfa, dudaba si escribirla o no.

    Christian, "I'm Muzzy, Big Muzzy" los recuerdas??

    Elmo, pues ante un panorama así, lo mejor es dar un poco largas como yo hice, pero es que mi debut no podía ser así de cualquier forma.

    Antony, y menos mal que me gustan algunas.

    Juancito, así es... suele pasar, chico mono con chica mona, y chico menos mono, con la que sobra...

    Adrianos, que megavelocidad, yo lo alucinaba, menos mal que yo vivía un poco más apartado que el resto.

    Z, ya te digo, y sin facebooks ni nada, ni falta que hacían, que velocidad de propagación, en la vida.

    bicos Ricos

    ResponderEliminar
  11. jajaja eso de que te cuelguen a la amiga fea es muy típico de esas edades, yo no recuerdo ninguna Muzzy de esas en mi adolescencia, pero, es que yo era más de Raqueles, por eso de la facilidad... jajaja besos

    ResponderEliminar
  12. Ya ya, la diferencia entre guapos y feos, o flacos y gorditos... vamos, hasta que ellas descubren ciertas cosas que algunos poseemos y ellas desean...

    bicos Ricos

    ResponderEliminar