miércoles, 16 de marzo de 2011

Guillerme (VI): Una fiesta privada

En Galicia tenemos esa suerte o desdicha de que el tiempo, incluso en verano puede ser totalmente impredecible y de una tarde con el cielo nublado no te libra nadie. Aquella tarde habíamos quedado muy temprano, bajo la amenaza de nubes, por lo que Guillerme ideó un Plan B, fiesta en casa de un chico al que se le habían ido los padres de vacaciones.

Los cuatro chicos nos juntamos en el piso donde haríamos la fiesta total un martes a las cuatro de la tarde, sin prisas y sin miedo a que sus padres apareciesen. ¿Qué más se podía pedir? Teníamos un mueble bar para disfrutar a nuestro antojo surtido con no pocas botellas, el tabaco de su padre, y varias películas porno que el chico había encontrado en el armario de sus padres.

Lo que sucedió allí permanece en mi retina a día de hoy, y no es para menos. Probamos muchas de las botellas que habían en aquel mueble, mientras en la radio sonaba un temazo de los Hombres G al que le seguía un éxito de Madonna y otro de La Unión. Guillerme se las sabía todas, algunos bailes inclusive. Yo era la primera vez que probaba el alcohol, pero supe desde ese día que entre aquellos licores que sabían a rayos y yo, habría un matrimonio casi perfecto, Sin embargo pasé el envite con cierta claridad. Me subió lo que había bebido, como es lógico, pero no fui el peor parado de todos, y hacíamos comparaciones de ello. La alegría del alcohol nos llevó a cogerle algunos cigarrillos. Yo en mi vida había probado aquello, aunque estaba acostumbrado a ver a mis padres hacerlo, y en el grupo parecía que había una especie de división interna acerca de "hacerlo" o "no hacerlo". Guillerme, Marcos y Dámaso fumaban de vez en cuando. César se negaba en rotundo, por miedo a que alguien dijese algo y sus padres se enterasen, Lois, influido por César tampoco quería hacerlo y yo, yo caí aquel día sin ningún tipo de conflicto moral. Claro que incluso aquel día César terminó cediendo y lo mismo ocurrió con Lois.

Quedaba el colofón, la película porno. Pero podeis imaginar por qué tengo en mi retina aquel día. Un grupo de chicos en plena efervescencia de la pubertad, con una película porno, aquel piso parecía una olla a presión y si no se liberaba el pitorro para que escapase el vapor, el piso corría el riesgo de estallar. Guillerme, siempre la voz cantante no lo dudó a la hora de masturbarse delante de todo el mundo, claro que fue el primero en abrir la veda, le siguió su mano derecha, la física no, la de Dámaso y después el chico de la casa. César, más reservado se fue al lavabo a aliviar tensiones, y Lois fue el siguiente. Ya sólo quedábamos Marcos y yo, y no quise ser "el retraído que no es capaz", me armé de valor, y allí mismo bajé el pantalón, Marcos se animó finalmente. Creedme si os digo que aquello fue un suplicio para mi, un suplicio encantador. Allí escuchando los gemidos de aquella actriz porno negra y los comentarios de los chicos en aquella práctica de onanismo colectivo, yo que tenía ya claros ciertos conceptos sobre la homosexualidad no sabía si estaba en el paraíso o si aquello era un sueño donde había que hacer un esfuerzo por no ser el primero en terminar, por aquello de no quedar mal, ahí creo que fue cuando comencé a tener cierto autocontrol sobre mi sexo y a trabajar bajo presión. No voy a hablar ahora de las comparaciones, no gané, como siempre, me mantuve en un discreto "notable alto".

Al terminar, recogimos un poco el piso y decidimos subirnos al ático de su edificio a tirar huevos a la gente, si, una actitud muy madura por nuestra parte, y a gastar bromas telefónicas. Así terminó nuestra primera fiesta, aunque hubieron más.

17 comentarios:

  1. Madre miaa!! qe miedo tu grupo de amigos, jajaja pero qe se puede esperar de un grupo de chicos en pleno crecimiento o algo asi Xd jajajaja

    un besoo!

    ResponderEliminar
  2. Vale, es cierto que no nos hablas de tu vida privada. Tú sólo nos quieres hablar de cigarros. Y más concretamente, de tu cigarro, jajajaja.

    ResponderEliminar
  3. Ah, chulísima la cabecera. Bueno, chulísima la espalda del chico al que le meten mano, a qué engañarse, jajaja

    ResponderEliminar
  4. Vaya, hiciste que recordara a un grupo de compañeros del cole que hacían cosas como estas, pero fueron descubiertos, yo nunca participé de algo semejante y no creo que me hubiese gustado, porque era muy, muy, muy retraído, de hecho aún lo sigo siendo un poco jejeje, cariños Pimpf, linda nueva cabecera.

    ResponderEliminar
  5. jajajaja me has hecho recordar un "concurso" que organizamos entre mis compañeros de colegio, quien llegaba mas lejos y quien terminaba primero!! Dios! que perdidos estabamos en esos tiempos!!

    ResponderEliminar
  6. Jo, yo nunca he tenido ninguna experiencia de esas con los amigos, de pequeño. Supongo que de aquellas carencias vinieron los desenfrenos de después, jejeje.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  7. Brekiaz, anda que... pero si son peores tus amigos... jajaja, eso por lo que he leído yo.

    Z, si quieres tú probar un puro habano... pero esto es un relato.. que no es mi vida privada... bueno, un relato basado en hechos reales.

    G-boy, retraido tu?? Anda, las cosas que has hecho ya con M. no son para nada de retraido... de todas formas, yo por aquella época estaba un poco más suelto que tiempo después.

    Gary, ¿ves? Que todos estos ya me hacían sentir mal, como si ese tipo de fiestas no ocurriesen a nadie.. si eran de lo más normal del mundo.

    Erbitxin, jajaja, es una excusa lo de las carencias... ya ves, yo he tenido esas experiencias... y siempre he estado desenfrenado... a lo mejor por las fiestas así... jajaja

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  8. Pimpf, eres un pervertido! XDDDD

    No soy gay, y creo que a esa edad tu ya descrubriste tu atracción hacia los hombres, así que creo que eso, para ti, fue un paraíso infernal...ver y no tocar...jajaja

    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Mis amigos es que eran más modositos, yo creo que era el putón del grupo por aquello de que perdí la virginidad (tanto con un chico como con una chica) a los 14 años y me aprovechaba de que por la altura aparentaba más edad para pasarme (o que me pasasen) por la piedra a quien me diera la gana sin decir nunca mi verdadera edad.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  10. pimpff: tu si que la pasaste lindo, esos chicos ni saben cuanto gozaste, jajaj

    ResponderEliminar
  11. A mí me pasa como a G-boy, que en el instituto hubo varias fiestas de esas, pero yo nunca fuí, por tímido (ahora me arrepiento), aunque el retraimiento no lo tengo ahora... aunque recupero el tiempo pasado... ¡me la has puesto dura imaginando la situación! o sea, como si hubiera estado ahí, jejeje, con vosotos...

    ResponderEliminar
  12. Ja ja ja, también estuve en una de esas, y como Gary, competí a la mayor potencia, je je je.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. ajja menos mal que fuisteis luego a tirarles huevos a la gente y no le tirabais lo que os salía de los huevos, jaajaj

    ´Cari, un post de iniciación muy divertido, en el que aprovechas para ponerte tu mismo la nota, jaaj menos mal que yo era el egocentrico y tal, jaaja...


    Bezos

    ResponderEliminar
  14. Wesley, se pasa mal en situaciones así, pero seguramente tú también has tenido alguna similar.

    Christian, bueno, yo era bastante modosito, no quería pecar de mojigato, por eso tampoco era el más lanzado.

    Juancito, se pasa bien... de hecho todavía lo recuerdo hoy, y se pasa mal... ya sabes, aunque hubieron después encuentros esporádicos por separado.

    Observatorio, otro más, pues lo que os perdíais. Te has calentado? jajaja pues te salvas que yo aquí tengo un público al que estas cosas no les van demasiado, si no, habría contado con pelos y señales.

    Antony, ¿ves? Ya empezaba a sentirme un raro... la única diferencia era lo que yo sentía por dentro, aunque era yo de aquella algo inocente.

    Thiago, chuchi, es que si no me la pongo yo... y bastante modesto he sido con ese "notable alto", que supongo, la edad de cada uno influiría en esa tierna pubertad.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  15. Hahahahahaha!
    yo hice una vez algo parecido con el hijo de una amiga de mi madre... acabamos rezando con la biblia despues, algo que era muy normal en mi entorno temeroso de dios
    lo gracioso es que ahora es gay como yo... y va de nazi xD

    ResponderEliminar
  16. envidia, porque no tuve amigos asi carambas :(

    yo siempre tan correcto

    ResponderEliminar
  17. Jimbissimo, más recuperado del viaje a Francia? que crack, tu amigo, marica y de las malas, malíssssimassss.

    Damian, otro que se lo ha perdido por chico bueno.

    bicos Ricos

    ResponderEliminar