miércoles, 6 de abril de 2011

Guillerme (IX): El final del verano

Los días comenzaban a encogerse, las lluvias a ser más habituales y los veraneantes a escasear, quedaban los últimos en irse, aquellos que vivían en Vigo y en un pueblo más triste y gris que nunca, se abría una nueva etapa, un nuevo curso, el último en aquel colegio público al que ya le había dedicado nueve años.

El último curso suponía para mi pocas novedades, mis compañeros de clase de siempre, pero con un Pimpf mucho más abierto al mundo, más rebelde y mucho más sociable, si cabe. La pandilla de aquel verano, aunque no disuelta eran alumnos de otros colegios, bien en alguna otra parroquia del mismo ayuntamiento o bien en colegios con mejor reputación, normalmente de pago todos ellos, y a uno de estos fue a parar Guillerme, al colegio más prestigioso de Vigo y la comarca, con un uniforme que le sentaba de vicio que le daba un aspecto de chico bueno que jamás había sido. César y Lois continuaban en aquel colegio donde repetirían curso. Dámaso repetía también curso en otro colegio y Marcos había decidido tras haber terminado la educación primaria que lo suyo no era estudiar y se pondría a trabajar en el bar de su padre. Pimpf afrontaba entonces una situación nueva, con amigos a la salida del colegio pero con los de siempre dentro.

Como un clavo, todas las tardes a las seis y media, Pimpf estaba en un banco del parque esperando la llegada de Guillerme, dejar la mochila, cambiarse el uniforme del colegio para ponerse unos Levi's y una cazadora, su bocata y a reunirnos con el resto, normalmente en el portal de sus casas, a pasar la tarde, y el frío. Así fue parte del curso. Los estudios, como era de esperar se resintieron un poco, nada alarmante, Pimpf seguía siendo el chico estudioso de siempre, y a comienzos de aquel otoño, tres incorporaciones nuevas al grupo, otros tres chicos del pueblo, del colegio, Leo, Miguel y Bruno. Como comenté una vez entrar en el grupo no era nada fácil, había que pasar la prueba de una votación a mano alzada, sobre los nuevos miembros, previo debate de las posiciones de cada uno. Parece a día de hoy una tontería, visto con el tiempo y cosa de críos, pero, bien visto, era algo más importante, un juego de estrategia, un juego de posiciones y una lucha de poder.

Aquellas incorporaciones supusieron el comienzo del final del grupo. Las incorporaciones no se daban normalmente por una relación continuada con los nuevos, había siempre una "asamblea" de aceptación o no, todo un ritual democrático donde se discutía lo mejor para el grupo. El día que votamos la entrada de Leo, Miguel y Bruno, los bandos en el grupo se hicieron más visibles que nunca, y en una votación muy ajustada aceptamos que entrasen, yo voté lo mismo que Guillerme, y defendí su postura, tanto la mía como la suya no eran más que estrategias políticas, sinceramente, pese al paripé de las votaciones estas, a mi lo de conocer gente nueva me encantaba, y siempre he sido muy abierto en general. Pronto me encariñé con Miguel. Ambos estábamos en el mismo colegio y pasábamos muchas horas juntos. Miguel era muy mono, lo sigue siendo, y a lo largo de mi vida siempre ha estado por ahí, más lejano, o más cercano.

12 comentarios:

  1. Esta vez me he sentido más identificado que otras veces con el relato... en mi pandilla también había asambleas, juntas extraordinarias, convocatorias, cabildos extraordinarios y hasta avisos en el BOE y en tres periódicos de tirada nacional cada vez que alguien nuevo pretendía unirse a nosotros.... sólo hubiese hecho falta un ritual iniciático y ya seríamos una secta, jejejeje

    ResponderEliminar
  2. Está claro que lo de la política lo llevas en la sangre desde pequeñito. Nosotros no teníamos tanta burocracia, normalmente te liabas con alguien del grupo y p'adentro.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  3. Los finales de verano me suelen entristecer. Es como si se acabara un sueño y despertaras otra vez a la realidad: trabajo, estudios..
    ¿Continuara?

    ResponderEliminar
  4. O sea... que tú también eras de los pijos de los Levis... jajaj! anuncio un panel en relación al tema... jajaj!
    Y, dos!... Joer! Ahora viene un nuevo amor, el tal Miguel -que como lo dices, debe de estar riquísimo... jajaj!-
    Pimfito... ¡qué moviditas tan interesantes os traíais en esa pandilla tan "política"... jajaj! ¡vamos! lo de votar para incluir a nueva gente ya me ha parecido el colmo... jajaj! Nuestra pandilla era más franquista... jajaj! Entraba el que "por cojones" cualquiera de sus "miembros" quería... o sea, con creces, más democrática que la vuestra... jajajaj!
    En fin!... a ver cuándo votais para que entre yo! jajaj!

    Besossssssssss!

    ResponderEliminar
  5. Como en las nuevas temporadas de las series, que traen nuevos personajes y giros en la trama, vamos, que lo de la política viene de pequeñito, yo ni por nada hubiese pensado en votar porque alguien fuera mi amigo jajajajaja, cariños Pimpf.

    ResponderEliminar
  6. PIMPFF. ESPÈRO QUE SEA EL FIN DEL VERANO PERO DE LA SAGA DE GUILLEM, JA

    ResponderEliminar
  7. Que democráticos sois los chavales gallegos. Hasta para ver si aceptáis a alguien montáis un referendum. Supongo que así nació la democracia en Grecia. Aunque con menos ropa jejeje

    Un beso (a mano alzada)

    ResponderEliminar
  8. jaaj Tú ya jugabas a la política de pequeño: te gustaban las votaciones y te "cambiabas de traje" jajaaj ya apuntabas maneras, cari

    Bezos.

    ResponderEliminar
  9. JAjajajaja, la política, siempre la política, pimpf... la política es poder! Y eso es lo que mueve el mundo, incluso en la más tierna infancia, que es de todo menos tierna en ocasiones, jejeje. Bueno, pues qué quieres que te diga, yo no he tenido pandilla ninguna, pero claro, es lo que tiene ser el saco de boxeo de medio colegio, que uno se hace un poco de coraza y luego dicen que eres un chulo o un cactus. Pero en fín, que al final al Miguel sí te lo tiraste, no? Es la primavera, que la sangre altera, ya sabes. Incluso a los asexuales, jajaja.

    ResponderEliminar
  10. Observatorio, es que hacíamos tremendas chorradas, pero tremendas... yo en lo sucesivo aprendí, que por mucha votación, no servía de nada...

    Erbitxin, ¿ves en ello actitud política? mira que yo aquí no siempre apuesto por caballo ganador.

    JFL, si, continuará... si ya dejo caer que aparece alguien por ahí.. y a esto hay que darle una salida... en el otoño...

    Angel, pero tú no ves, que por mucho que se votase... se hacía lo que siempre quería uno de nosotros? Era todo paripé, como en la política de ahora.

    G-boy, las tontás que hacíamos... bueno, como se les llama a estas series que parten de otras series? Spin-off??

    Juancito, le queda poco ya.

    Parmenio, ya dije por ahí, de democráticos... lo justo y necesario, rituales más bien.

    Thiago, jajaja, a mi no me líes con trajes... jajaja, pero si, por lo que habeis comentado todos, había vena política.

    Z, por favor... no adelantes acontecimientos!! Que ya sabes que yo de mi vida privada... comento muy poco... a ver si el asexual voy a ser yo....

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  11. Ale, elecciones para ver si dejabais entrar a alguien en vuestro grupo? joe, que miedo que tendríais que dar, no?

    PD. Al licor cafe de dentro de dos semanas me apunto, aunque llego ese mismo sabado de viaje, ya nos veremos y nos montamos una fiestuqui.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. No sé por qué pero después de leer esto me he imaginado a Guillerme tirándole un vaso de agua a Miguel mientras gritaba "putaaaaaaaaaa" cual Indhira despechada...

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar