miércoles, 13 de abril de 2011

Guillerme (X): Una tarde de espiritismo

En aquel otoño conseguimos dar un paso de gigantes al ser aceptados por los mayores a El Garaje, allí solíamos ir los domingos por la tarde, a fumar tranquilos, y beber lo que ellos tuvieran mientras jugábamos una partida de cartas iluminados por las velas que adornaban la pared de aquel abandonado garaje lleno de posters de Metallica o Barricada.

En El Garaje nos encantaba hablar de las grandes hazañas de los más mayores, yo escuchaba siempre muy atento a Victor, con sus ojazos verdes ocultos tras unas gafas de gruesas lentes, sus historias para asustarnos, y aquellas sesiones de Ouija que habían practicado en ese mismo lugar, con las presencias espectrales de algún que otro conocido nuestro del pueblo. No me cabía duda que El Garaje era un lugar con muchísimas energías de todo tipo, pero yo era de los que si no veía esas cosas no me creía nada. Planearon allí mismo que teníamos que ir a una casa en pleno centro del pueblo, una casa antigua habitada por una conocida alcohólica muy maja, y que también estaba convencida de que en su casa ocurrían sucesos extraños más propios del mundo paranormal que otra cosa. Yo siempre pensé que la señora comenzaba a tener visiones producidas por la alcoholemia, pero me apunté como valiente a la sesión.

Bien entrado noviembre, aquella tarde lluviosa de domingo, previo paso por El Garaje, Guillerme, Dámaso, Victor y Lois, recogimos la tabla de la Ouija que no sabemos muy bien quien había confeccionado, pero tenía todas las letras del abecedario, que era un detalle importantísimo. Había bajas, pues no todos en el grupo eran tan valientes ni se enfrentaban a las fuerzas del maligno así como así, César fue el primero en desertar de la misión, alegando que con las cosas del demonio mejor no jugar, mi querido Miguel también, por mencionarse que, cierto familiar suyo ya fallecido era propenso a hacer este tipo de apariciones fantasmagóricas. Con unas cervezas encima llegamos a la casa de esta señora, que nos recibió encantada, como si fuésemos bien una esperanza a esas visiones, o bien como, alguien que le iba a acompañar aquella tarde de misterio o sencillamente a llevarle unas cervezas.

En una salita, con una mesa redonda, y unas nuevas cervezas que nos invitó la buena señora, nuestra reluciente tabla Ouija hecha con tiza, un vaso y la única iluminación de una vela, comenzamos el ritual. Unos minutos de concentración y la consabida pregunta "¿hay alguien ahí?". Una voz de pito dijo "yo, ¿me dais un poco de cerveza?". Las risas generalizadas. Nuevamente concentración y nuevas risas. De repente, el vaso comenzó a moverse, "¿hay alguien ahí?", el vaso se fue muy despacio hacia el "Si". Entonces, pudimos ver como el dedo de Lois hacía más fuerza de lo normal para atraer el vaso hacia él. Enfado del resto del grupo y expulsión de la sesión de espiritismo. Varios intentos más, y aquello no parecía dar sus resultados. Un descanso, una nueva cerveza y un nuevo intento. En esa ocasión marchó la luz, nada extraño en un pueblo gallego en un día de temporal, volvió pronto. Pero nos cansamos. Allí no apareció nadie. Claro que, los días siguientes nos dedicamos a presumir de que si, un tío lejano de uno de los allí presentes se había aparecido y había dejado un mensaje para todos "caereis en la sombra".

12 comentarios:

  1. Yo estoy haciendo espiritismo a ver si algún espíritu me confirma si vas a enviarme la foto... jajajaj!
    Se me ha aparecido un difunto de tu tierra y me ha dicho: ¡Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!
    O sea... que hoy estoy mucho más tranquilo al respecto... jajajaj!
    En todo caso... ¡menuda pandilla! ¡Ni respeto por los muertos! jajaj! O sea... que no sólamente os revolvíais los rabos sino que también estabais revolviendo los espíritus de ultratumba... jajaja! ¡Ya os vale!
    ¿Y qué? ¿cuándo nos vas a contar los baños nudistas en esas playas rocosas y puñeteras? jajajaj!

    Besos, Pimfito provocador! jajaaj!

    ResponderEliminar
  2. yo hice espiritismo una vez en el colegio, bueno, yo lo presencie porque no quise participar, y no se que narices paso, pero nos dijo que alguien se iba a morir, nos dio el nombre, y al cabo de la semana, un domingo, murio una persona muy famosa con ese mismo nombre, que curiosamente era tbm el de uno de nuestros compañeros. Susto? yo mucho estando en casa y escuchando aquello. Así que paso de hacer tonterías.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Nosotros de críos también tratamos de hacer esto de la ouija. Me acuerdo que lo teníamos dibujado por la parte de atrás de un tablero de ajedrez, que a saber de dónde salió. Pero aquello era una chufla, porque cuando no movía uno el vaso, lo movía el otro, así que yo al final pasé de aquello.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  4. Oooh, a mi m da como miedo esas cosas u.u recuerdo q en el colegio ponias los lapices de colores como en arco en tu mano y asi d a dos , juntabas las puntas y con una biblia y una tijera misma ouija llamabas a los muertos jajaja.
    miedo mal :(

    ResponderEliminar
  5. Nene, cuéntaselo ahora mismo a IKER JIMENEZ, de CUARTO MILENIO, y te ofreces para dar tu testimonio real en directo en el plató... ¡Yo, por verte la cara, lo que haga falta! jejejeje

    ResponderEliminar
  6. Yo jugaba a eso con mis compañeros de instituto y me acuerdo que como me aburría me ponía a asustar a los más miedosos jajajajaja.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Me ha sorprendido la alcohólica maja porque, ¿era maja por el alcohol o el alcohol le hacía aflorar la majez? ejej
    Pimpfie, vente a hacer el recuento, puedes haber ganado un premio muy jugoso.
    besos,
    Romek

    ResponderEliminar
  8. Pues es raro que no apareciera nadie, cari pq Galicia está llena de espíritus y de aparecidos... Yo la verdad no sé que hay en la guija, pero no me gusta y recuerdo que me daba miedo tb. y eso que no creo en nada, pero siempre hay alguien que cuenta cosas terribles. Pero no erais un poco pequeños para ir al saloncito de esta señora y que os invitara a cervezas?

    Cari, lo de la frase del egoísmo era de tu compi de trabajo? Puede ser, yo recuerdo que alguien me la puso en mi blog en un comentario o en otro blog, pero yo me la he apropiado... y la he puesto en boca de Feliciano Teixeiro, pero ya sabes como son los intelectuales, cari, que se apropian de todo lo que oyen por ahí. Claro que tú tb. me copiasta esto de hacer post de la pandilla, eh! y no protesto jajaaj

    Bezos.

    ResponderEliminar
  9. sigues leyendo Un mundo sin fin hasta ahorita :)

    ResponderEliminar
  10. Creo que todos hemos jugado de chavales con la ouija... con un sonoro fracaso casi siempre jajaja. Lo único que aparecía siempre en nuestras sesiones espiritistas era un amigo con cervezas que bajaba a comprar por no participar. Lo otro que aparecía siempre era la resaca :P

    Un beso (que yo con alcohol también soy majo)

    ResponderEliminar
  11. Angel, por dios!! lo de los baños nudistas, cuando llegue el verano, aunque de eso ya he hablado en alguna ocasión, y va, y resultan ser los posts más leídos este último mes... panda de salidos.

    Kotei, ¿ves? Hasta tú tienes una historia de espiritismo que contar donde sucede algo real, aunque sea una simple coincidencia.

    Erbitxin, fracaso absoluto lo de la ouija, con la de espíritus que se habían aparecido antes!! jajaja

    Brekiaz, animales!! con una tijera, eso si que tiene pinta de ser más peligroso.

    Observatorio, no sé, si pasase algo... prefiero salir anunciando que soy elegido alcalde, o algo similar.

    Christian, tú serías Lois, con su dedito moviendo el vaso...

    Romek, no entiendo la pregunta, claro que era maja por el alcohol (el cual le afloraba la majez), supongo, enrollada que la veíamos de críos.

    Thiago, ya no voy a hablar más de Feliciano Teixeiro, ese semituberculoso, jejeje, pues no se aparecía allí ni cristo... ni que en la casa pasasen cosas raras.

    Pumara, avergonzado debo decir que si, en ello estoy, aunque lo cojo muy poquito, mientras aprovecho para leer otras cosas también.

    Parmenio, yo creo que si, fracasos todos, los éxitos, sugestiones y casualidades, creo yo.

    bicos Ricos

    ResponderEliminar
  12. DE NIÑO VIVIA AL LADO DE UNA FUNERARIA ASI Q NO PRECESE DE ESAS COSAS PARA ESCUCHAR O VER COSAS RARAS

    ResponderEliminar