viernes, 11 de noviembre de 2011

Anteriormente en Guillerme

Los que me siguen de un tiempo para aquí recordarán aquella saga de capítulos autobiográficos donde relataba mi amistad con Guillerme. Ahora pretendo continuar con esa autobiografía pero con un nuevo personaje al que llamaremos Miguel que viene a continuar a Guillerme, claro que, mucho de lo que cuente no tendría ningún sentido si no conociéseis a Guillerme y al resto de la pandilla de espabiladillos con los que aprendí a vivir durante una temporada, para pesadilla de La Buscona que se aburre soberanamente con esta saga.

Anteriormente en Guillerme.....

Aquel mayo conocí a Guillerme, un joven muy popular en el colegio con su piel morena, sus labios carnosos y ese gesto chulesco pasándose la mano por el cabello cada dos por tres, nos presentó una prima común, por aquello de que en los pueblos todos somos primos de nuestros primos, y tras esta presentación oficial, mi persecución total y obsesión por conocer a Guillerme, hasta que aquello dio sus frutos y de un día para otro comencé a convertirme en "el primo preferido".

Guillerme tenía un grupo de amigos muy variopinto en lo que era una pandilla cerrada cuyo único líder era Guillerme. Mi inclusión en el grupo fue directa por imposición de Guillerme. En el grupo conocí a César y Lois, César un pequeño chico moreno de pecas y pestañas kilométricas que no paraba de hablar y Lois rubio y pecoso con cierto aire distraído, bastante distraído, ambos formaban un par inseparable de Zipi y Zape, pero más cortos. Dámaso, un año mayor que yo, también con pecas y que había sido ex compañero mío de clase, un chico con el que no llegué a congeniar bien del todo pero que era la mano derecha de Guillerme, hasta mi llegada, y por último, Marcos, el más grande por si habían problemas y de esos chicos que sabes que cuando seáis mayores será un hombretón, este era el más asilvestrado, de una aldea cercana.

Un grupo sin mujeres donde yo con la labia que tenía por aquel entonces que yo conseguiría acercar al grupo en el nombre de Clara, Paz y Marta. Marta era por aquel entonces mi mayor obsesión femenina, una persona con la que yo había congeniado de maravilla y que me había gustado desde el momento que la conocí, un par de años atrás, sería mi amor en secreto durante muchos años. Paz, compañera de colegio desde el parvulario me daría más de un dolor de cabeza con su teoría ilusoria de niña rica.

Tardes de playa, pipas y gominolas, intentos frustrados de ligar con veraneantes, las fiestas del pueblo, los primeros cigarrillos a escondidas, la sala de máquinas recreativas y los futbolines, Muzzy, aquella chica de casi dos metros que Guillerme pretendía que me beneficiase mientras él se liaba con la chica más golfa del pueblo, la hija del exalcalde. Las fiestas en casa de algún amigo, las películas porno de video, y los experimentos con cualquier tipo de alcohol, aquel lugar de reuniones oculto a los ojos del mundo y muchos atardeceres tomándonos polos de limón y naranja. Un verano diez que finalizó con una pequeña pelea entre Lois y Guillerme, amigos de toda la vida y a la que Lois no le dió mucha importancia, pero que mostraba dos estilos de vida totalmente distintos, dos velocidades, la de Guillerme y Dámaso los más golfos del grupo y Lois y César, siempre moderados. Guillerme y Dámaso terminaron aproximándose demasiado a aspectos negativos de la vida por demostrar ante los mayores lo mayores que eran, válgame la redundancia, terminando finalmente por disolverse el grupo con un Guillerme y un Dámaso enganchados a cualquier tipo de droga, especialmente la heroína de la que saldrían años después.

Yo por esas fechas ya me había independizado de ellos, o los había abandonado según se vea, y en ello tuvo mucha influencia Miguel...

7 comentarios:

  1. Me he dado cuanta que llevo una temporada que soy el primero en comentarte, te vigilo de cerca jaja.

    Buena historia, una pena que cayesen en las drogas Guillerme y Damasco aunque por lo menos consiguieron salir. Deberías haber dejado algo escrito sobre Miguel que ahora me dejas con la intriga.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Me gusta el encabezamiento a lo serie americana... Anteriormente en... Lo más chulo e intenso de esas experiencias es que compartes el descubrimiento de un sinfín de sensaciones y eso marca de por vida, pero como bien dices... No es sostenible por lo idílico y acaba evaporándose. Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Pimpf, por ese resumen para los que somos nuevos y desconocíamos todo eso, no se si realmente es parte de tu vida o es algo ficticio, pero me gusta como lo has resumido, suena a historia de pandilla, en la que todos son muy amigos hasta que llega la edad adulta y por unos u otros motivos de la vida la pandilla o grupo se disuelve y cada uno empieza a vivir su vida.

    Bsos

    ResponderEliminar
  4. ¡Vaya, vaya! te digo que yo conozco a todos esos... jajaja! ¡menudos elementos! Me acuerdo que os veía por las playas rocosas y por las esquinas de los baretos -parte baja de aquella bellísima localidad-... mientras que yo pensaba: ¡ay, qué cosas tiene la vida! ¡ésos ahí perreando y machacando todo lo machacable y yo aquí divinizado entre oros y platas! ¡pero qué angelillo era yo en aquellos días! jajajaj!

    Besos, anda!... ¡dios! Miguel promete... y el que promete, la mete! jajaj!

    ResponderEliminar
  5. Frantasma, cuestión de horarios, yo publico por las mañanas, por eso siempre me levanto con G-boy, jajaja Tranquilo, de Miguel habrán noticias la próxima semana, o el domingo o no sé cuando.

    Melvin, es que todo tiene su fin, aunque bueno, de una u otra forma los mantengo por ahí, siempre con mucho cariño.

    Xas, en la página de los personajes habla sobre él, creo y sobre otros personajes importantes en este blog.

    Angelillo, como ya te dije, yo por aquella época apenas tenía pelos en los huevos, jajaja, así que no me vengas de divina de oro y plata fina... jajaja

    bicos Ricos

    ResponderEliminar
  6. Yo tambien era la mano derecha del líder del grupo. Ser líder es un coñazo y yo no estaba hecho de esa pasta, pero como segundo de a bordo era el mejor. Yo tambien tenía labia y hacia mis dibujitos para encandilar a todo quisqui. El líder me protegía de los malos que osaban acercárseme para bacilarme.

    Ahora mismito voy a bucear en esas páginas que tienes guardadas en ese desván de ahí arriba. Abriré el baúl de los "personajes" e intentaré conocerte un poquito más.

    Bueno, chuchi. Feliz finde.

    Besos y agur

    ResponderEliminar
  7. Bueno.... ña saga continua, y menos mal que la narras en orden, no como ese malnacido de GEORGE LUCAS y su GUERRA DE LAS GALAXIAS, que con tanto capítulo reliado ya me tenía la picha hecha un lío, jejejeje.... seguiremos la saga, de la que en su día fui fiel seguidor.

    ResponderEliminar