lunes, 26 de diciembre de 2011

Santi I: Todo un torbellino

Si hay un personaje al que he amado y odiado a partes iguales a lo largo de mi vida éste ha sido Santi que me acompañó durante casi ocho años de mi vida, estos años tan importantes del instituto y los comienzos en la universidad, un personaje complicado que, lógicamente no se llama Santi, pero que le he puesto este nombre como homenaje a Thiago, el bloguero casi extinto. ¿Por qué este homenaje? Bueno, siempre he tenido una teoría, una corazonada de que mi Santi, y Thiago son primos, o familia lejana, y todo ello a raíz de un post de Thiago en el que habla sobre su apellido.... son teorías que me llevaré a la tumba, lógicamente.

Conocí a Santi en la playa, como ya había comentado en Miguel (V y final), Miguel me lo presentó, y Santi era un chico guapísimo al que casi nadie conocía en el pueblo, un joven que había crecido protegido bajo las faldas de su madre, un hijo único al que le cumplían todos los caprichos y por el que todas las chicas que yo conocía suspiraban, claro, otros como yo también suspirábamos cada vez que lo veíamos, aunque en silencio, se nos entrecortaba la respiración al verlo cada semana tan bien vestido, con su cara de niño bueno, de joven angelito y más en la playa, luciendo aquel cuerpazo. Me había enamorado, esta vez indiscutiblemente, y se me había borrado de la mente incluso mi Marta, solo tenía ojos para Santi, pero, para ojos los suyos, verdes y aquella sonrisa con dientes de un blanco que se podría considerar nuclear. Ese era mi Santi.

Conocer a Santi por medio de Miguel me suponía un problema, un problema porque Miguel el estratega acapararía de cualquier forma mi atención, pero, tuve que aplicarme como bicha que soy, claro, lo quería solo para mi, y qué mejor forma de aproximarme a él que su mejor amiga, o una de sus únicas amigas. La vieja táctica, nada nuevo. Esta chica había estudiado muchos años conmigo y pronto hicimos un improvisado grupo de playa, con mi amigo Martín, vecino de Santi y nuestra amiga en común, pronto hicimos piña playera, exclusivamente pues no eran gente de prodigarse por el pueblo.

¿Cómo era Santi en las distancias cortas? Todo un personaje por descubrir. De lo primero que hablamos fue de nuestros estudios, ambos en colegios públicos y nuestra siguiente etapa, el instituto, ¿cuál? el mismo ¿Se podía tener más suerte? Empezaba a desbancarse Miguel, que tenía que seguir en el colegio, un minipunto, y pronto las conversaciones eran sobre papeleos para hacer la matrícula, planes de cara al invierno. Santi pronto dio señales de ser un tipo muy inteligente, un lider nato, muy directo en la conversación, hiriente en muchos casos aunque no conmigo. Yo le había caído en gracia ¿Se puede pedir más?

Santi por otra parte era un chico al que le gustaba mucho el debate, a menudo teníamos cualquier tema que poner sobre las toallas para debatir, y no tardaban los gritos en escucharse por toda la playa, él siempre a la defensiva y en minoría atacado por el resto. Su familia del norte de Galicia, la nuestra del sur, su simpatía por el Deportivo de La Coruña, la nuestra por el Celta de Vigo, sus ideales de izquierdas, momento en que contaba siempre con mi complicidad y así pasamos el principio del verano, conociéndonos.

Yo intentaba por todos los medios que Santi compartiese con nosotros la vida en el pueblo, relacionarlo con otros de mis amigos. Él se acuartelaba en el patio de su casa donde nos solíamos reunir. Poco después descubrimos que lo hacía por simple defensa, pues ser tan extremadamente perfecto le había hecho ganarse las envidias de muchos gañanes del pueblo capaces de buscarse una pelea con tal de hacerse ver y ponerse por encima de nadie. Efectivamente, esa perfección hizo que fuesen muchas las chicas que se acercaron a nosotros aquel verano. Muchas de estas chicas eran chicas que habían pasado por mi vida de alguna u otra forma, volvieron a estar ahí, pendientes de que Santi que empezaba a despertar, les diese una oportunidad.

9 comentarios:

  1. Veo que comienza otra interesante saga y que esta va a tener chicha, habrá que estar atento a la evolución de tu Santi, evolución que se antoja estratosférica.

    ResponderEliminar
  2. wow! que forma de dejarnos en suspenso, no negare que me dio la impresion que hablabas de Thiago en realidad y no de Santi! jajajaja Espero no tengamos que esperar mucho para la siguiente entrada! jejejeje

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Una nueva saga da comienzo... Esa fascinación, como bien nos adelantas, promete buenas dosis de dolor, pasión y descubrimientos... Pues ná, iremos viendo como se desarrolla todo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Enamorarse de chicos guapos con cara de "yo no fui" te pone a su antojo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. jajaja ke interesante santi y todos jaja pero huvo folleteo jajaja
    si quereis os grabo con mi canon de los reyes jajaja

    y asi sacamos un dinerito ke esta la cosa mu tiesa jajaj beso

    ResponderEliminar
  6. Interesante Santi, me recuerda a Eriel en muchas formas, incluso en esa perfección, que al tiempo fue corrompida eso sí :/. Veremos qué sucede luego. Cariños Pimpf.

    ResponderEliminar
  7. Me encantan estos relatos de melancolía adolescente y juvenil, para no hablar de tu vida privada, son de los que te salen más íntimos y sentidos...

    ResponderEliminar
  8. Pero cómo te enamoras de un turco...

    Vigo vs. Coruña. Un amor imposible. Es como pretender que uno de Bilbao se líe con un guputxi de Donosti. Imposible.

    Los Capuleto y los Montesco. Un desastre.

    Yo, que pasé muchos momentos en Coruña cuando estudiaba siempre me sorprendí de lo bien vestiditos que iban los de Coruña. Qué monos todos.

    Besitos y hasta ahora, cuando lea el capítulo II.

    Que ardo en ascuas en saber si te le follaste...

    ResponderEliminar
  9. Si , christian, este santi si que tiene chicha, han sido unos años de amistad y con mucha polémica por el medio.

    Gary, si te digo la verdad, en mi fuero interno tengo la teoría de que thiago y santi son familia realmente, jejeje.

    Melvin, esa pasión que sientes por mis personajes, D. la detestable, odia estos post.

    Munani, enamorarme a escondidas me encanta, por si no se había notado.

    Me, que vas a grabar con una compacta? Jajaja. no no hubo folleteo .

    Este chico fue y es muy guapo aunque para mi ha perdido todo el atractivo, he sabido cambiarlo a tiempo.

    Observatorio, es que los post políticos son muy sentidos también pero es otro tipo de pasión, no son tan íntimos.

    Zowi, es que en coruña van.siempre impecables Y no hay más que ver a Z.

    Bicos ricos.

    ResponderEliminar