lunes, 28 de febrero de 2011

Muñequita Rota

Cuando no hace ni tres horas que ha terminado la gala de los Oscar, los premios de la academia de Hollywood, en una ceremonia cargada de glamour, grandes actrices y actores con sus mejores vestidos, nos llega la noticia del fallecimiento de Amparo Muñoz Quesada, actriz y modelo española.


Amparo Muñoz fue conocida por todos en 1973 al ganar el certamen de Miss España, y representar a España en el certamen internacional de Miss Universo, premio que ganaría, siendo hasta el momento la única española en lograrlo. Mujer de extraordinaria belleza demostró su caracter al renunciar a su banda por conflictos con la organización de dicho certamen. Y aupada por su belleza pronto llegó al cine donde sería una de las actrices de la época conocida como el destape. Sin embargo tras varios títulos de dudosa calidad le llegó su papel más importante en el filme de Carlos Saura "Mamá cumple 100 años", y aunque le sucederían algunos otros títulos jamás tuvo ninguno la repercusión que le acreditase como una gran actriz, pese a trabajar con Pilar Miró o con Fernando León en "Familia", Paul Naschy o Emilio Martínez Lázaro.
Sin embargo, esta muñequita daría a la prensa rosa, tirando a amarillácea grandes titulares de prensa a lo largo de su vida. Primero fue su matrimonio con el cantante Patxi Andión del que diría tiempo después en unas memorias "convirtió la convivencia en un infierno" y del que se separaría unos años después. Inició luego una convivencia con el director Elías Querejeta, del que años más tarde, haciendo un repaso de su vida en su biografía diría "Casi nadie se acordó de venir a visitarme. De los hombres con los que tuve una relación más o menos estable, únicamente se interesó por mí Elías Querejeta. Eché de menos a muchas personas que dijeron quererme". Su segundo matrimonio fue a primeros de los ochenta, con Flavio Labarca, un anticuario chileno con el que "me deslicé por el precipicio de la droga". A lo largo de los años 90 fue portada en varias revistas todas ellas relacionadas con su adicción a la heroína, en alguna que otra se vendía que esta podía padecer Sida, como si fuese un delito, y ya tras ser consciente de tocar fondo decidió volver al cine y probar un tercer matrimonio, en esta ocasión con Victor Santiago Rubio Guijarro, matrimonio que le duraría cerca de tres años, "no dio golpe".
Ayer a las 23.30 horas, su hermano daba la fatídica noticia, su hermana había fallecido  tras padecer una larga enfermedad, tampoco han dado mucha más información, quizá ni la necesitemos, se supone que su temprana muerte, a los 56 años se debe a alguna secuela de su adicción a la heroína tras haber sufrido un par de aneurismas que la fueron mermando con los años. En cualquier caso, ayer nos dejaba la que había sido la mujer más guapa de España, y una de las más bellas del mundo, según los cánones de la época. Yo me admiraba al verla en televisión, normalmente hablando de sus trapos sucios, ya entrada en edad, a la vuelta de su adicción, con la mirada que les queda a los ex toxicómanos, una mirada brillosa y una belleza que jamás la abandonó. Es una historia triste la suya, claro que, también pienso, que a fin de cuentas, ella estuvo en lo más alto, tuvo una vida acorde a una actriz pero, hay y han habido miles de muñecas rotas, de belleza singular que jamás hayan conseguido nada, y sus vidas, truncadas por estúpidas adicciones, hoy a algunas quizá las veas por la calle, sin dientes, con el pelo sucio y llenas de marcas. Nunca llegarán a tener una necrológica. Descanse en paz.

domingo, 27 de febrero de 2011

Los Pelícanos

He aprovechado este fin de semana casero que me he pasado, mientras mi D. estaba de viaje de fin de semana para terminar un libro que me había dejado hace unas semanas, Los Pelícanos, de Benoit Vallier, de su biblioteca gay.

Los Pelícanos es la primera novela de Vallier, un periodista francés, de lectura amena y sin muchas más pretensiones que mostrar una historia, romántica, la historia de Marc, un joven que trabaja para un elitista editor.

Marc comienza la novela con la ruptura de su relación con Ludovic, el joven con el que había compartido los últimos cinco años, una ruptura fría que hace que Marc tenga que seguir adelante, como haríamos cualquiera de nosotros. En su intento de salir adelante, se va de viaje a La Habana, aprovechando unos billetes que tenía para un viaje romántico con su Ludovic, pero que por desgracia tuvo que hacer él solo. Es allí en La Habana que conoce a Juan Antonio, un estudiante de cine con el que disfruta de un día y una noche, en un encuentro que marcará a Marc, al punto de dejarle la sensación de ser su única esperanza para el olvido de Ludovic, la vuelta, las promesas de volverse a ver, las dificultades para hacerlo marcarán el devenir del final de la novela.

Todas las rupturas son complicadas, y mientras lo leía pensaba mucho en mi D., en los encuentros casuales que derivan en una relación de amor, y cuando consideras que esa historia que vives, por tozudez deben salir adelante. No voy a destripar el final de la novela, el que quiera que lo lea, así que tampoco comentaré mucho más lo que he seguido pensando.

Yo la recomiendo, aunque no sea nada brillante. Recrea muy bien la sensación de soledad de Marc, y la convierte incluso en agobiante por momentos. Pero luego te imaginas al mismísimo Marc, con lo guapo que lo pintan y piensas, que como se puede ser tan gilipollas, cuando tú en ese mismo momento le darías tu corazón sin pensarlo más. 

Os dejo con un pequeño fragmento:

"Por encima de ellos, planeaba una decena de aves grises que se sumergían a intervalos regulares. Dos de ellas, probablemente saciadas, se dejaban derivar juntas, a algunos metros de ellos, pasándose el pico a lo largo del cuello.
-¡Oh, pelícanos! - exclamó Marc.
- Hay por todas partes, a lo largo de las costas.
- Nunca los había visto tan de cerca. En la naturaleza, quiero decir.
- Mira, le está acariciando el cuello - dijo Juan Antonio-. ¿Sabes por qué?
- ¿Vas a decirme que es porque se quieren?
- Si. Y los pelícanos son muy fieles y muy celosos. Como los chicos cubanos.
Se echó a reir y se dio la vuelta. Estaban lejos de la playa. Besó a Marc y se dejó llevar junto a él. Marc sintió su cabello en su vientre y sus manos bajándole el bañador. Burbujillas plateadas ascendieron a romper la superficie. Juan Antonio había cerrado los labios sobre él. A Marc le costaba mantener la cabeza fuera del agua y resistirse a la boca insistente de Juan Antonio, que terminó por salir y aspirar una gran bocanada de aire sacudiendo la cabeza. Asustados, los pelícanos se fueron volando."

sábado, 26 de febrero de 2011

Mi primer Fotopost

Es la primera vez que hago un post-visivo que diría Thiago, o algo similar, yo le llamo fotopost, pero ante todo debo disculparme por las imágenes que he subido hoy, lo siento, pero no era mi intención herir las sensibilidades del respetable.

Método de secado al NO2
He decidido interrumpir por el momento mi misión "secuestro" del mono de peluche de los niños de mis vecinos. Hoy me solidarizo con los niños, y quizá comienzo a comprender ciertas cosas. Anoche mis vecinos celebraron una fiesta, supongo que su Open House, una fiesta que me tuvo con la música altísima hasta las dos de la madrugada, y que D. ya me había aconsejado que llamase a la policía. Pese a ello decidí ser un buen vecino y esperar a que parase la música. No fueron más allá de esa hora, por suerte para mi, claro que mientras cotilleé lo que quise y más, apoyado en mi balcón fumando, mientras desfilaban por su balcón algunos de los invitados a la fiesta de los vecinos. Ni que decir tiene que fue genial, que uno se entretuvo mucho con las conversaciones poco trascendentes de un grupo de cuarentones venidos a más.
"Delicioso" manjar preparado por mi vecina

Por la tarde, mientras estaba también en mi balcón me llevé una sorpresa, una desagradable sorpresa, las fotos que he querido compartir hoy con vosotros. En el balcón de mis vecinos habían un par de bandejas con platos cocinados por mi vecina. Si, eso que veis son los "manjares" con que esa misma noche iba a sorprender a los invitados a la fiesta. Pero el primer sorprendido fui yo, y en ese momento, al ver no solo la porquería que había cocinado esa señora, si no el método de "enfriado" al sol y a la contaminación de Madrid, y no me pude reprimir y tuve que hacer las fotos para vosotros.  Ahora, viendo como cocina esa señora entiendo a las pobres criaturitas de mis vecinos. Claro que los entiendo, ahora sé por qué los niños no toman más que Cola Cao, y se niegan en redondo a comer nada más. 

Yo creo que no habrá secuestro de ningún peluche, y mucho menos voy a llamar a las Marquesas, que seguramente habrán tomado ya nota del jaleo que hubo ayer en el edificio. El plan debe pasar por proteger a esos pequeños, y si, llamar a los servicios sociales y decirles que estos niños están mal alimentados, que esos platos son indefendibles. Solo se me ocurre decir una cosa ¡Puajjjjj!

Bicos Ricos

viernes, 25 de febrero de 2011

FNF Nº 57

Con esto de las prisas con que ando los últimos días no sé si repetiré video o no, pero llevaba tiempo con ganas de ponerlo. Esta mañana lo he escuchado en la cafetería donde suelo ver a Minoviescu aunque él no vea para mi, donde comienzo a pensar que lo voy a cambiar por su compañera Marianesca o como se llame y sus ojazos azules que te psicoanalizan en un segundo, mientras yo me la imagino lavando el capó de un coche con una manguera y en bikini, pero eso es ya otra historia para otro post. Hoy toca música, y la canción de la que os hablaba es un tema antiguo, de Madonna, un clásico entre los clásicos, en un álbum que significó para Madonna el comienzo del cambio de estilo, de ser la ruba Marilyn a ser la morena que busca tocar temas religiosos para llamar la atención. De hecho aquel video en su momento causó auténtico estupor en la iglesia. A mi sencillamente me encantaba.

Este video lo pongo también porque esta semana he escrito varios capítulos de aquella pandilla que lideraba Guillerme, y esta era una de aquellas canciones que sonaban por aquel entonces, de ahí que le tenga cierto cariño. Así que sin darle muchas más vueltas os dejo con este ya más que conocido "Like a Prayer". Y en calidad HD, para que no os quejeis y os deis cuenta de que os cuido, o para que os cagueis en todo si tarda en cargar:


Esta semana, por aquello de que sé que a él le encantan las historias de Guillerme (hasta el día que le aburra) le dedico el video a un fan de los nuevos, Antony Sampayo, que no es de PonteSampaio en mi Galicia, si no de una zona a la que yo, por cuestiones familiares tengo cierto cariño, Colombia, en concreto Barranquilla, allá a donde se fue el Caimán. Antony tiene un blog donde nos escribe post con relatos breves, que yo no sé muy bien cuanto tienen de autobiográficos y cuanto de literatura, pero que siempre destacan por ser muy originales, con finales verdaderamente sorprendentes. Yo por aquello de que él me sube los colores cuando me piropea alguno de mis textos no puedo más que estarle agradecido, y recomendaros que os paseis por su blog "Crónicas Entrañas".

Que te pego, leche

Por estas fechas se celebra el aniversario de lo que en los años ochenta fue un escándalo financiero que acaparó cientos de portadas de la prensa española e innumerables titulares en los medios de este pais, el gobierno socialista de Felipe González expropiaba mediante Decreto el holding Rumasa que dirigía por aquel entonces el empresario jerezano y miembro del Opus Dei, José María Ruíz Mateos.

Veintiocho años después Rumasa, en este caso la Nueva Rumasa vuelve a ser noticia al anunciar que se acogen al artículo 5.3 de la Ley Concursal, que así, para los que no tengan mucha idea es una ley que permite a las empresas declararse insolventes retrasando en embargo y el cobro de las deudas, dicho así muy a la ligera. A nadie coge por sorpresa la noticia, ni a los miles de afectados de las empresas pertenecientes a Rumasa, que ya no es un holding si no un conglomerado de empresas entre las que destacan Cacaolat, Dhul, Rayo Vallecano, Royne, Bodegas Garvey, Clesa, Elgorriaga o Trapa.

A principios de los años ochenta, con aquella expropiación, Ruiz Mateos se dió a conocer al público en general, tras una fuga de España y su posterior regreso, en el que culpaba al gobierno de González de ser el causante de los males de sus empresas, y como cabeza de turco el por aquel entonces ministro Miguel Boyer, ahora más conocido por ser el marido de Isabel Preysler, la filipina más conocida de España, aquella que puede decir que el sueño de las chachas se puede hacer realidad, ahora reina indiscutible del papel cuché y de la alta sociedad, a la sazón, madre del no menos conocido Enrique Iglesias. Todos recordamos aquella escena en la que un pintoresco Ruiz Mateos ataviado con un traje de Superman, ante los medios de comunicación propinaba un puñetazo a Boyer, al grito de "¡Que te pego, leche!". Desde aquellos difíciles años volvió con las fuerzas suficientes para volver a levantar su imperio empresarial y lo consiguó con la creación de Nueva Rumasa. Mientras todos nos admirábamos del tremendo éxito de sus empresas fruto de su obstinado tesón de empresario.

Recuerdo, aproximadamente en el año 2000, un par de años arriba o abajo, un verano en mi pueblo, una tarde de julio de esas donde el sol precisamente brilla por su ausencia, recuerdo ver un yate grandísimo, se rumoreaba que era el de la Ruiz Mateos troupe. En efecto, aquella tarde me encontré con un señor bajito con un traje totalmente blanco, e impecable, que veía a la gente con cierto aire de superioridad mientras hacía muecas con la cara. Era Ruiz Mateos, probablemente el hombre más rico con el que había compartido una barra de una heladería. Y me puse a recordar sus campañas publicitarias, todas ellas muy llamativas siempre, la más conocida aquella en que hacía referencia a su expropiación "Flan Dhul, de huevo.... y leche!!". Todo un personaje.

Pues bien, los hay que no aprenden ni a la de tres, y su Nueva Rumasa está otra vez en el punto de mira de la Fiscalía Anticorrupción, con la tranquilidad para todos de que esta vez no tenga bancos a su cargo, como ocurriera aquella vez, y para los socialistas de no tener que expropiar en esta ocasión ningún holding, ellos mismos han llevado al garete a sus empresas fuera ya de aquellas presiones que nos acusaban de "apropiarnos de las empresas de honrados empresarios". Así, tras la captación de bonos que anunciaban en los medios en general, pretendían captar una liquidez que nunca tuvieron y que ahora no saben como van a devolver, y he ahí gran parte del escándalo, junto con la situación de los miles de empleados de sus empresas que llevan meses sin cobrar sus salarios, o algunos de sus proveedores. Y es que con esto de los Ruiz Mateos, queda demostrada la teoría de que los hombres somos los únicos que tropezamos de nuevo con la misma piedra.

Bicos Ricos

jueves, 24 de febrero de 2011

El Secuestro

Pensareis que soy mala persona, pero tengo en mente un sucio y desesperado plan para terminar con el "Tómate el colacao de una vez y para cama!" con el que mi vecina azuza a sus dos hijos.

Ayer, tras leerme un par de posts de Me, del blog I Like... me di cuenta lo importante que es el peluche para el propio Me, un muñeco de trapo con un par de ojos saltones, unas antenas, varios brazos y al que le da vida propia. sin lugar a dudas Peluchito es muy querido por su audiencia bloguera y aunque no le queramos mal a Peluchito en concreto, me hice la pregunta ¿y si los odiosos de mis vecinos tuviesen algún peluche? No tardé en obtener mi respuesta, a los cinco minutos llegaba un abuelo con sus dos nietos, mis vecinos, y el pequeño de ellos, el que tiene la voz más estridente, que venía comentando que le gustaba más su anterior casa porque le gustaba subirse a la litera de su hermano (¿serán unos síntomas primarios de que es trucha?) traía en brazos eso, precisamente un peluche, un peluche con forma de mono. ¿Monito? ¿Chita? ¿Chimpa? No lo sé, pero enseguida supe que mi plan de ataque tendría que venir por alguno de sus puntos débiles, y ese podría ser uno.

Esta mañana, hace escasos minutos después de aguantar el ruido del exprimidor de naranjas como es habitual, y tras el par de gritos "¡¡a terminar el colacao y al colegio!!" que bien podría ser un casette que ponen directamente para joderme, esperé un rato, y mientras veía el cielo azul de Madrid en mi balcón, con los primeros rayos de sol iluminando las fachadas de mi calle corroboré mi plan. La madre de los odiosos niños estaba en el balcón con el mono de peluche, abajo se paró su BMW y salió ese mini hombre que tiene por marido, ella le hizo un gesto de desaprobación por parar de golpe su coche y él le dijo "venga, joder, que es tarde", la mujer le lanzó el peluche y él arrancó el coche y se fue.

Pues bien, el plan es el siguiente. Intuyo que cuando la mujer apaga la radio por la mañana es porque se va a trabajar también, ese será el momento para coger unas tijeras de cortar papel o cartón y hacer un butrón en la pared de mi habitación, donde tengo la estantería, para disimular un poco el hueco después. Entrar y rebuscar para encontrar el mono de peluche, el día que el niño pequeño se olvide de su dichoso mono, y acto seguido secuestrarlo, o llevármelo a mi habitación. Esperar que pasen las horas y cuando lleguen del colegio con el abuelo, y desde mi balcón, amenazar al niño con cortarle el rabo de su mono, o bien ponerle las tijeras en el cuello al peluche y decirle que "¡O te tomas el puto colacao o reviento aquí mismo al peluche! tú eliges, pero no quiero escuchar ni un solo grito en todo el día ¿De acuerdo?". Creo que esas son las palabras más correctas, aunque podría soltar un "Todo el mundo al suelo, ¡se sienten coño!" que está muy de moda.

Y es que en la competición por ver quien es la más bicha del mundo mundial tendría un puesto reservado, un accesit por lo menos. Pero creedme, en caso de que este plan no funcione, siempre tengo un plan B, y puedo asegurar que este es mucho más cruel. Directamente le diría a "las rubis" que no son las Rubis a las que tanto echa de menos Thiago, si no el consejo de brujas de mi comunidad, y que en su día se merecerán un post, tres señoras entre los cincuenta y sesenta y algo años, cada cual más rubia que la otra, y que muchas veces gastan abrigos de bisonte. Y si yo tengo un accesit, es porque las rubis tienen ya el podio copado.

Bicos Ricos

miércoles, 23 de febrero de 2011

Guillerme (III): La Pandilla

Unos nuevos amigos me esperaban al día siguiente a la primera cita con Guillerme al sol, lo que supondría otra noche de nervios esperando una tarde de playa con gente nueva, que en su mayoría estudiaban en otro colegio.

El tan ansiado día llegó, con unas nubes en pleno mes de junio que no hicieron más que deprimirme. Y yo sin plan B, sin teléfonos móviles que por aquella época no existían, para avisar de que se cancelaba la cita por riesgo de lluvias. Solo se me ocurrió volver a pasar por el bar de Guillerme unas horas después de la hora a la que habíamos quedado. Allí estaba, zampándose un bocadillo, me invitó a que le ayudase y nos fuimos al parque, donde estarían sus amigos. Pintaba bien. Por fin los conocería.

Recuerdo muy nítidamente aquella tarde, y a aquellos chicos, todos del pueblo, todos más o menos conocidos. Primero llegaron César con Lois, que eran como Zipi y Zape, ambos bajitos y uno rubio y el otro moreno. César era el moreno muy hablador, sonriente y con unas pestañas kilométricas, Lois sin embargo era muy rubio con sus ojos azules y un aire distraído, bastante distraído, pero si tenían algo en común no era su altura, era que ambos tenían la cara llena de pecas y que los dos eran guapos, o a mi me lo parecieron los primeros días porque todo era genial y maravilloso y hasta pisar un chicle me habría parecido genial. Fui presentado como "mi primo del que os hablé", y es que allí, en aquella época uno no pasaba a formar parte de un grupo porque si, como veremos quizá en algún capítulo posterior, estas cosas tenían que pasar por una mayoría simple en asamblea. Pero yo jugaba con una ventaja, era el primo del líder, de la estrella, del chico de la fama, y el argumento era irrebatible, él les había hablado de mi, punto.

Algo más tarde llegó otro chico, y a este si que lo conocía bien. Habíamos estado sentados juntos en clase dos cursos atrás, se llamába Dámaso. Dámaso, curiosamente también tenía pecas era el mayor del grupo y también el más feo, pero cuando digo feo, es feo de verdad, y aquí no valen chicles pegados maravillosos. Dámaso era puro nervio, lo que ahora llamarían fibrado pero que por aquella época era "tener nervio", de una gran simpleza y que me recibió con gran cariño. Me quedaba por conocer a otro chico más, que apareció casi cuando nos íbamos, su nombre era Marcos, también moreno, y fuerte, de esos que al verlos sabes que cuando sean mayores serán hombretones, pero era ya otra clase de chico, éste no era del pueblo era como más asilvestrado.

El recibimiento por parte de los cuatro fue muy caluroso, aunque yo seguía en mi línea de callar, oir y aprender. Hasta que pasaron unos días y comprendí que yo allí jugaba un papel fundamental, que de callarme nada, tenía que aportar algo. Aunque un grupo unido, éste tenía ciertas peculiaridades, tenía un líder, Guillerme, el líder tenía su mano derecha, Dámaso, a su vez estaba Marcos el más grande por si habían problemas y por último estaban Zipi y Zape. Pronto comprendí su papel dentro del grupo. Estaban allí para ser marionetas de Guillerme que los movía totalmente a su antojo según le apeteciese. Luego ¿cuál sería mi papel en toda esta historia? ¿Sería la nueva mano derecha? ¿Necesitarían una cabeza inteligente? A lo mejor el papel que estaba llamado a cumplir era el de celestino, aunque pensándolo mejor ¿Qué tipo de grupo era aquel donde no habían chicas? Yo siempre había tratado con ellas, pero no conocía su funcionamiento en grupo. Fuese lo que fuese debería estar atento pues estar llamado a ser el único con luces (ríanse ustedes de mi por ir de sobrado) del grupo no era poco, y así es como me convertí en una persona multi amistosa.

martes, 22 de febrero de 2011

El otro 23-F

El año pasado, cuando este blog cumplía un mes yo hacía un post sobre aquel 23-F famoso que titulaba "Quieto todo el mundo", el del golpe de estado de un tal Tejero que apoyado por otros de la ultraderecha entraban en el Congreso de los Diputados, pistola en mano, interrumpiendo la investidura de Leopoldo Calvo Sotelo como nuevo presidente del gobierno en sustitución del recientemente por aquel entonces dimitido, Adolfo Suárez, en lo que ellos hacen llamar "un acto de lealtad hacia la patria y la corona"; el post pretendía contar como un crío de pocos años había vivido ese día, de los vagos recuerdos que tenía, y así llegaron algunos comentarios de "que hice yo aquel 23F". La noticia del golpe de estado, 29 años después se antojaba un poco anacrónica, y había pasado muy desapercibida por la prensa. Este año se celebran los 30 años y la repercusión de los medios está siendo mucho más contundente, y eso que hasta mañana no es el 23F.

Sin embargo, y tras este breve relatario post-historia contemporánea de España, y a un día vista de tal efeméride, yo hoy tengo que contar lo que ha ocurrido treinta años después, en el otro Golpe de Estado, algo mucho más modesto, sin tanques, ni autobuses, ni coroneles ni teniente coroneles de fondo, sin ejércitos, ni políticos, por que ya sabeis que a mi de política no me gusta hablar en mi blog, mucho menos de mi vida privada. Pero ayer se produjeron unos hechos sin parangón en estas Pimpfiadas, así como os lo cuento, el blog fue tomado por fuerzas ajenas a esta dirección, el blog fue interrumpido a base de aleteos con plumas y corazones rotos, con la fuerza impuesta de unos brazacos y un torso que ocultan tras de si un cerebro muy ordenado al que no hay cosa que más le guste que hablen de él, efectivamente, lo que todos pensais un acto golpista, ni de derechas, ni de izquierdas, ni de militares, un golpe de estado gay, y con cierta repercusión en los medios blogueros, clarostá.

En el día de ayer, cuando se publicaba el post "EncuentroZ en PlaZa EZpaña", donde relataba mi encuentro con Z del blog "Yo soy Z (léase ceta)", del que por otra parte no tenía pensado hablar, me he encontrado como mi blog ha sido ocupado por Z, tal cual os lo cuento. Sus respuestas parecieran o pareciesen las mías y solo un mensaje hacia mi persona "Pimpf, perdona que te haya monopolizado los comentarios, pero es que me encannnntaaaa que se hable de mí, aunque sea bien, jaja". Pues la has montado buena, guapetón. Blogueros han dejado sus opiniones, y en algún que otro post aparece mención a dicho encuentro, que aclaro unilateralmente, no fue sexual. Y os dejo con este mensaje no televisado, para tranquilidad de la blogosfera en general, y en particular, de la nuestra.

"Al dirigirme a todos los blogueros, con brevedad y concisión, en las circunstancias extraordinarias que en estos momentos estamos viviendo, pido a todos la mayor serenidad y confianza y les hago saber que he cursado a los Sabios del Consejo Blogueril, a los Administradores de Blogger, y a las Viejas Glorias del Ambiente, la orden siguiente:

«Ante la situación creada por los sucesos desarrollados en el Blog Pimpfiadas, y para evitar cualquier posible confusión, confirmo que he ordenado a los Sabios del Consejo Bloguero, y Viejas Glorias del Ambiente, que tomen todas las medidas necesarias para mantener el orden bloguero dentro de la legalidad vigente, o lo que sea, pues estaba sin publicar hasta la fecha La Constitución Pimfiana.

Cualquier medida de carácter homosexual o bisexual que en su caso hubiera de tomarse deberá contar con la aprobación de la Junta de Jefes de Blog Mayor, es decir, Pimpf I»

La Corona de Pimpf, símbolo de la permanencia y unidad de este blog, no puede tolerar en forma alguna acciones o actitudes de personas que pretendan interrumpir por la fuerza el proceso bloguero que la Constitución Pimpfiana votada por propio Pimpf determinó.

He dicho."

lunes, 21 de febrero de 2011

EncuentroZ en PlaZa EZpaña

Oh, ya se que sois muy resabiados y sabeis leer entre líneas, habeis visto tres zetas mayúsculas y habreis dicho, pues el Pimpf se nos ha dormido, o está trabajando, o durmiendo la siesta, que es lo que mejor sabe hacer. Pues si os habeis fijado en eso, os habreis dado cuenta que resalto las zetas, precisamente porque he quedado con Z, si, el caballero del blog "Yo soy Z".


No es costumbre que conozca a un bloguero y le dedique un post, pero como con él surgió el tema, pues aprovecho para darle un poco de cera. Que va, en el fondo accedo a una petición para hacerle publicidad, por aquello de que sus estadísticas dice que van de capa caída. Que tampoco.

Como sabeis uno es muy dino, y no acepta este tipo de eventos a no ser que reciba una petición formal, y Z la hizo, y tampoco era plan de hacerse derrogá, así que inmediatamente accedí para quedar con el chico que colgó una foto de su cuerpazo en el blog. Un encuentro entre gayegos en Plaza España. Admito haberle mentido al decirle que llevaría un clavel rojo en la solapa para que me reconociese, pero él me dió una descripción de su indumentaria, y tras casi hacer el memo con un chico que estaba por allí, leí bien el mensaje que me había enviado Z y allí lo encontré, en la acera de enfrente..

Quizá si me lo imaginaba tal cual es, la pista del cuerpo es insuperable, más alto a lo mejor de lo que esperaba, puedo asegurar que esos brazacos que gasta en la cabecera de su blog son ciertos, reales, y que hablando tiene la misma cháchara que en el blog, con lo cual sabes que estás con alguien con quien no te vas a aburrir. Sorprende quizá, la primera vez que hablas con él eso de que su cara te suena. Te paras a pensar. Al principio no sabes de que, y sigues pensando. Hasta que llega un momento que dices aquello de ¡Ya sé! Es una clásica del ambiente. Pero le das un par de vueltas a la cabeza y sabes que jamás habeis coincidido en ningún lado, así que solo te queda pensar que es una diva. Al final concluyes que ni clásica, ni diva, que es una persona de lo más amena que te puedas encontrar.


Una comida en el Vips y un paseillo hasta San Bernardo, para hacerle la prueba de fuego, comprobar si era o no asexual, y ya tengo el veredicto. Z es totalmente asexual. Así como lo digo. La prueba fue la del algodón, me lo llevé a mi cafetería habitual, si, la de todos los días, para que viese a Minoviescu y diese fe de lo que yo escribo cuando hablo de él. Al principio ni se fijó en él, y tras insistirle yo en que se fijase bien, soltó un definitivo y gallego "psssss, si, hombre, puede estar bien, algo fondón quizá, no sé". Y ya está. Hablamos de mi futuro esposo, de mi camarero, de mi rumano y sentencia así. Cari, que sepas que esa prueba es más fiable que un predictor, y también que hasta este momento no había conocido yo a ningún asexual. Y tras el breve paseo por el centro nos fuimos a Sol, donde Z esperaría a su siguiente cita.

Hoy todos semos Z

domingo, 20 de febrero de 2011

La Solitaria Ciudad

No es la primera vez que afirmamos que en las ciudades en general, aunque sea de provincias, cada uno va a su aire, y esto en la capital es todavía más visible. Uno acostumbra a llevar puestos los auriculares, caminar como si se tuviese debajo de los pies una cinta andadora y tener vista nada más que para los semáforos, ya ni tan siquiera para los coches.

También nos llevamos las manos a la cabeza ante la poca solidaridad de la gente en general. Un ejemplo de ello puede ser el de ver como están atracando a alguien en la calle, a nuestro lado y seguir caminando como si nada ocurriese, o lo mismo si en lugar de un atraco le están dando una paliza a un chico por ser gay o el marido borracho a su esposa. Pasamos normalmente de todo, quizá por no meternos en líos, o porque nos la trae al fresco. Semos unos insolidarios.

Pero llegamos a puntos que rizan el rizo por esperpénticos, y si no atención a la pequeña anécdota que presencié hace un par de días. Con un día lluvioso y la noche ya caída, salí a mi pequeño balcón a disfrutar de ese aire puro y limpio de Madrid, a una temperatura más que agradable de un cigarro como es habitual por aquello del mono absurdo que tenemos algunos fumadores, independientemente de las condiciones atmosféricas o del estado físico. Y allí estaba yo en el balcón fumando cuando por la acera de enfrente pasó una chica, correteando mientras hablaba con el buldog francés que llevaba de la correa, y que tras adelantarla saltaba a su regazo. Dada la velocidad que llevaban dejé de seguirla con la vista y me puse a ver el cielo, entre estrellado y nublado en aquel momento. Al instante escucho un grito:

- ¡¡Socorro, ayuda por favor, me he caído, mi espalda, ayuda, ayuda, socorro!!

Al momento giré la vista hacia el lugar de donde provenían los gritos, unos metros más allá de donde había dejado de seguir a la chica con la vista, yacía ahora esta boca arriba sobre unos cartones empapados en los que probablemente se resbalase. Sobre ella el perrito lamiéndole la cara a la chica. Me quedé con mi cigarrillo en la mano pensando unos segundos que hacer, tirarlo, calzarme y bajar en pijama a socorrerla. Cuando iba a entrar en casa para calzarme se abrió la ventana de la cocina de la señora que vive en la acera de enfrente, ella llevaba una bata y un gorro de plástico como los que a veces se utilizan en las peluquerías. Veía a la chica, y probablemente pensaba qué hacer. Y en esas décimas de segundo que mediarion entre la caída de la chica y mi reacción y la de la vecina, salió de un coche aparcado justo al lado de donde la chica había caído salió un señor que se iba a acercar a ella, lo que me daba un tiempo a mi para reaccionar. La chica que yacía boca arriba se levantó como pudo exclamando ¡Ay, mi espalda! Apoyó una mano en su espalda y sin soltar la correa del perro empezó a caminar. El señor se le acercó más y le preguntó si le hacía falta ayuda, que no se moviese. Ella continuó caminando y quejándose de su espalda, maldiciendo su mala suerte y pidiendo auxilio mientras caminaba. El auxiliador, lógicamente la dejó a su aire. Y lo peor que no parecía desorientada.

La reflexión sobre esta absurda situación es que ya ni tan siquiera los que piden ayuda la aceptan. ¿Para qué la piden? ¿Somos extremistas en cuanto a ir a nuestro aire en las grandes ciudades?

sábado, 19 de febrero de 2011

Crisol de Razas

Madrid es una ciudad grande aunque no deja de ser una villa como mi pueblo, con tres millones y pico de habitantes, seis millones en su área metropolitana, según datos wikipédicos, es por lo tanto un crisol de razas (como diría el otro ¿qué querrá decir crisol?). El caso es que en esta ciudad convivimos pacíficamente gallegos con catalanes (menos), andaluces o extremeños de centeno o aragoneses de casta como diría aquel poeta que tanto me gusta. Pero no nos quedamos en estos "minipaises" como diría el señor ese pequeñito con bigote que fue Presidente del Gobierno hace unos años, a riesgo de una fractura de España, también convivimos con latinos, africanos, indios, chinos o rumanos.

Y precisamente sobre chinos y rumanos quería hacer mi post de hoy. Normalmente a la hora de comprar verduras o frutas voy a una frutería china que hay cerca de mi trabajo, allí trabaja Chan, o así lo llamo yo, un chino jovencito muy simpático, como todos, con su uña del dedo meñique larga y siempre muy sonriente, pero lo que llama la atención de él es su pelo, liso, por supuesto, ¿habeis visto alguna vez un chino con el pelo rizado? Pues Chan destaca por tener el pelo tan suave, o así parece a simple vista, que se le levanta el pelo de lo que en mi caso es la coronilla, pues él ahí siempre lleva el pelo de punta, y todo natural no os vayais a pensar. Chan también va a desayunar alguna vez a mi cafetería habitual, y de hecho es conocido allí, más por su mal castellano que por otra cosa, y sobre todo por lo que le cuesta pedir un café con leche.

Ayer llegó, pidió su café, y Silvia, mi camarera ecuatoriana se lo sirvió rápidamente, como siempre hace ella, y se sentó en una mesa. Y aquí es cuando entra en acción Minoviescu, al que llevaba sin ver la friolera de dos semanas, temiéndome yo su repatriación. Si, Minoviescu, ese camarero por el que perdería el culo sin pensármelo demasiado. Saludó a Chan, y comenzó a hacerle un masaje en la espalda y cuello "masaje chino, ¿es así?" Chan se reía, no sé bien si por lo mal que le estaba dando el masaje, por el ultraje al masaje chino, o porque tenía cosquillas. Y Minoviescu volvió a la carga, empezó a masajearle el pelo "¿Cómo haces para que se te levante así?", me giré bruscamente mientras pensaba "¿he oído lo que he oído?", Minoviescu añadió "el pelo, ¿utilizas suavissante?", Chan respondió en su español de andar por casa "tu no podel, tenel mucho menos pelo". Ahí, así me gusta, que convivan las razas, ¿me hará alguna carantoña a mi? Todo es ponerse, que yo soy muy tolerante con todas las culturas del mundo, por mi que no quede.

Bicos Ricos

viernes, 18 de febrero de 2011

FNF Nº 56

Esta semana cuelgo un rápido post musical, sin pretenciones, música de usar y tirar, Jean Roch con su My Love is Over, solo para gente con ganas de salir. El video tampoco tiene nada llamativo, tan solo las chicas que están muy bien, y el estribillo de la canción, pegadizo, aunque se te olvida a los diez minutos, o nueve.


Con esta carta de presentación se que no os habeis podido negar a verlo. Ahora que advierto, llevo un contador de clicks por video. Y aún para más Inri, no le voy a dedicar a nadie esta semana el video, entre otras cosas porque intento averiguar cual de los 61 fans que tenía se ha dado de baja, para dedicárselo, aunque creo que es Mau Efecé, pero no lo tengo nada claro. Seguiremos con las pesquisas.

Bicos Ricos

La poca pillería empresarial

Hecha la ley anti tabaco, hecha la trampa, o agudizado el ingenio es lo que deberíamos decir, sin embargo, los hosteleros españoles parece que se han quedado dormidos, como esperando que se haga alguna especie de excepción en la Ley esta del tabaco y que no llegará nunca o que del cielo bajen ángeles con packs de soluciones.

Los primeros días tras la entrada en vigor de dicha ley esto fue un caos, más que nada un caos informativo, y cada día teníamos noticias en prensa, y grandes titulares sobre este asunto. Pasado el aluvión periodístico, hecho el balance del primer mes, las quejas de los empresarios continúan, como era de esperar y es que no he conocido un sector más quejica que el de los empresarios de hostelería. Así, lejos de prever la que se les caía encima con esto de que si quieren mantener a clientes fumadores éstos deben hacerlo en las terrazas, agotaron las existencias de las famosas "setas" calefactoras. En Vigo están muy rebotados con el asunto, será que llueve un montón o no tienen ganas de comprar las famosas setas y realizan cualquier acto de protesta que se les ocurre. Hace unos días hicieron lo que se conoce técnicamente como una gilipollez, que fue sacar las máquinas de tabaco fuera de los bares, alegando que si no se podía fumar dentro, las máquinas de tabaco tampoco deberían estar dentro. Y se quedan tan anchos. Lo que no se les debería permitir es la venta de tabaco. También hay quien dice que la mejor forma de terminar con estas tonterías del tabaco es que el Estado no prohíba su venta en general, sin entender que, las personas tenemos derecho a fumar aunque sea en nuestras casas, por el momento.

El post era sobre el tema de la pillería. Si bien, ayer mientras me fumaba un cigarrito en la calle acompañado con Minoviescu vi la luz sobre este asunto que tanto le está afectando a mis bronquios, y más estos días que estoy con fiebre. Pero esta idea no ha sido cosa de ningún avezado empresario, vi a una cliente comprando café para llevar. Al rato vi a otra chica haciendo lo mismo y se puso a fumar bajo otra cornisa que le protegía de la lluvia. Mientras los hosteleros se exprimen el cerebro acondicionando unas terrazas para que podamos fumar, detalle que agradecemos, a los fumadores nos asalta la duda de la discriminación. Yo, si quiero consumir y fumar, tengo que hacerlo fuera del local, pero consumir en las terrazas me sale mucho más caro, y teniendo en cuenta que ya estoy pagando el tabaco que es mucho más caro que antes y es prácticamente un bien de lujo con dependencia y que soy uno de esos clientes que por mucha ley antitabaco que haya pienso seguir siendo un cliente fiel de la hostelería. Eso sin contar que en las terrazas también pueden sentarse no fumadores que se sientan violentados por mi adicción, que yo otra cosa no, pero respetuoso, un mundo. Así que he pensado que para que mi bolsillo no se resienta un plus, pediré mi café para llevar, y en la puerta del local me  fumaré mi cigarro y allí me lo tomaré. Lo mismo puedo hacer con cualquier refresco, claro que, si es una copa, lo tengo más complicado por aquello de las normativas anti-botellón.

Yo creo que lo que mejor puedo hacer es dejar de fumar, pero mientras, por aquello de no crispar más unos nervios que tengo ya bastante alterados últimamente, mejor lo dejamos para más adelante, para cuando me achicharre al sol, que ese será otro caballo de batalla y que probablemente, los hosteleros todavía no han pensado en ello.

jueves, 17 de febrero de 2011

La cabecera de la quincena (II)

Esta quincena segunda de febrero, ese mes que para mi es particularmente el mes horribilis, y me remito a un post del pasado año en que ya lo anunciaba, traigo una cabecera hecha a correr.


Ayer pensaba cual de las cabeceras que tengo podría servir para esta quincena, que por otra parte no destaca por ninguna fecha especial, así que yo sepa, y los carnavales coinciden este año a primeros de marzo (para que os hagais una ligera idea de que debería ser la cabecera de la próxima quincena). El caso es que ayer por la tarde al poco de despertar de mi siesta, pensé hacer una nueva, y encontré los hielos, por aquello del frío que estamos pasando, o por lo menos yo, que sigo teniéndola encogida, al punto que ni se me despertó en Galicia, donde aquello es mucho peor, aunque las temperaturas sean más agradables. Ya con los hielos, y decidido el color y la fuente del título del blog, quedaba el toque picantón, y encontré varias fotos de este chico con un aspecto de golfo que tira para atrás, tiene mejores fotos y peores, tampoco es un bellezón en si mismo, pero es el más que probable causante de mis males físicos. Aunque he llegado de Galicia ligeramente acatarrado, ver esta foto ayer supuso la fiebre que hoy tengo, unas décimas, los mofletes acalorados y frío en los pies, lo del corazón va por libre, lo de su frío digo. Así que, con el calentón que me ha provodado esa imagen de chico malo y sucio, y ese pantaloncico corto manchado, esos tatuajes y ese pelo con ese corte de pelo tan malote, pues no lo he podido evitar. Y es una pena, por que si primero he tenido yo el calentón, ya lo tendrá él, que aguantar ahí estos días, apoyado sobre los cubitos de hielo no creo que sea nada sano.

Yo digo lo de siempre, si no os gusta le echais azúcar, y lo aguantais un par de semanas y un día, tampoco es mucho más, y si os gusta, pues que sepais que me lo he pedido yo antes.

Bicos Ricos

miércoles, 16 de febrero de 2011

Guillerme (II): La Persecución

Al día siguiente de la presentación gloriosa por la que me había convertido de un día para otro en "el primo de" mi desilusión fue amarga. En la entrada del colegio, un saludo con un simple arqueo de cejas y un "que hay" terminó por hundir mis planes de verano maravilloso y es que una cosa era mi imaginación y otra la realidad. 

Pero no podía rendirme, había conseguido lo más importante, la presentación, Guillerme había conocido a un primo nuevo ahora había que hacerse ver, volver a acercarse, ¿pero cómo? No se me ocurría nada, los días pasaban y el verano se acercaba. Por mi mente pasó una sola idea, hacerme ver, hacerme ver, hacerme ver. Y se me ocurrió que paseando y dejándome ver, me terminaría acercando de alguna o de otra forma.

En el colegio nos cruzábamos varias veces, siempre algún saludo, había pasado del simple arqueo de cejas y el "que hay" a un "que hay, primo". Tampoco era capaz de avanzar demasiado yo con mis respuestas del tipo "que pasa" o la mejor de todas "por aquí estamos". Por aquello de realzar aquello de ser visible. Nunca he destacado por ser espectacular, creo que si fuese actor de cine, en mi obituario pondría "un perfecto actor secundario ha fallecido". Él era ya un espabiladillo. Había salido unos meses atrás con una antigua compañera de colegio mía, lo habían dejado porque se había montado una buena en el pueblo cuando los sorprendieron a ambos con los pantalones bajados en un callejón oscuro en una noche lluviosa de primavera. Sin embargo su relación no había dejado de ser buena y a ello me aferré también. Por medio de esta amiga conseguí un par de charlas más con él. Todo un logro. Empezaba a ser consciente de que Guillerme se había convertido para mi en una obsesión.

Cada día pasaba un par de veces, o quien dice un par, cuatro veces delante del bar de sus padres, por si él estaba por allí, pero solamente por delante, sin parar ni nada, muerto de la vergüenza por si me leían el pensamiento, o por si se notaba que moría por acercarme a él. Varias veces coincidió él allí, y a raíz de eso comenzamos a charlar algo más, el plan comenzaba a surtir efecto. Esas tardes de coincidir dieron paso a un "pásate mañana a esta misma hora que voy a estar por aquí por el bar", y Pimpf por allí pasaba, puntual como un reloj, o decía por aquello de hacerse el interesante que al día siguiente no podría ir y no por estudiar, por que tendría que hacer alguna otra cosa muchísimo más interesante, y aunque suponía un día sin verlo, sabía que al siguiente volvería a quedar con él. 

El calor llamaba ya a la gente a la playa, y llegó por fin aquella invitación para ir con él a la playa, los dos solos unas horas por la mañana, yo creo que aquella noche apenas pegué ojo. Las notas a punto de salir, las mías brillantes, las suyas un auténtico fracaso como era de esperar de una "estrellita de colegio venida a más", eran sus últimos días en aquel colegio, la noticia me dejó un poco noqueado, ya había soñado con el próximo curso, la mano derecha de Guillerme, el chico con más fama del colegio, éxito, mujeres, dinero, grandes coches... Soñaba demasiado. Era la primera vez que iba a la playa con él, pero habíamos quedado el próximo día en la playa, esta vez con sus amigos, su verdadera pandilla, yo iba a ser presentado en sociedad.

martes, 15 de febrero de 2011

Taxi Compartido

Este fin de semana en Galicia me decían "eres mi ídolo", ya no solo por irme hasta allí en un fin de semana exprés, si no por el medio de transporte elegido.

La idea aunque la tenía en mente desde hacía tiempo, me la dió definitivamente G-boy, el bloguero chileno que ha decidido poner fin a sus Crónicas Sexuales hace un par de días, sin previo aviso ni nada, para nuestro pesar, y la idea consistía en compartir coche, como él hace a menudo para moverse en Ciudad Trueno. Puede parecer lo más normal, pero en España no es algo habitual, y recurrí a una página para compartir coche en viajes. El viaje en avión, de última hora salía aproximadamente por unos 243 euros, en tren sobre unos 100 euros y por trayecto son mínimo 9 horas, y por último el bus, unos 70 euros. Asi que, ante la necesidad inminente de ir, decidí esto de la página de compartir coche.

Es algo parecido a lo de las páginas de contactos, de hecho allí la gente cuelga una foto de perfil, ofertan un viaje, un precio y a viajar todo el mundo. El jueves por la noche en esa página había anunciado un viaje que salía de Madríd a las 16:30 horas y en seis horas llegaba a Vigo, una chica, y por trayecto cobraba 20 euros. Le escribí un correo y un par de horas después tenía ya su respuesta. Intercambiamos el teléfono y media hora antes ya estaba yo allí como un clavo esperándola en el sitio que habíamos convenido, no salimos hasta media hora más tarde.

La chica me recibió con un par de besos, y se presentó, poco después llegó otro chico, jovencito, guapetón y alto, y la última, una amiga de la chica que conducía. La amiga se sentó en el asiento del copiloto, los dos chicos que veníamos "invitados" atrás. Primera incomodidad nada más entrar en el coche. Al chico que venía en chandal, le cantaba un poco el alerón y ligeramente los pies, las chicas abrieron un poco la ventanilla, mientras charlaban sobre la comida boliviana, la boina de Madrid y temas de facturas de seguros. Un coñazo, por lo que decidí poner los auriculares y ponerme a hacer unos pasatiempos. El chico no abrió la boca, y yo tampoco tengo los poderes de Parmenio de inutilizar el sentido del olfato. Poco después caí en un sueño profundo.

Justo en la mitad del trayecto, primera parada, ellas habían estado hablando todo el tiempo de sus cosas de amigas, y un café breve de menos de veinte minutos en un área de servicio sirvió para coger fuerzas, fumar, coger frío también y volver al coche. Lo bueno, que el chico se puso una sudadera, y el ligero olor a cebolla que desprendía desapareció.

Y llegamos justo a la hora que había indicado, sin más novedades, porque estas dos chicas no nos dieron tregua con lo de hablar, ni un simple "¿a que os dedicais?" o un ya más comprometido "tengo unas rifas de la asociación cultural de mi barrio". Nada, aunque me da un poco igual, mi intención tampoco era de darles demasiada cháchara, solamente un mínimo. Seguí con la sensación de estar solo que tenía desde semanas atrás hasta mi llegada al destino previsto. Quedamos para la vuelta, el domingo a las 16:30.

La vuelta ya fue algo más complicada, su coche pequeño venía provisto seguramente de provisiones, estas cosas que hacemos la gente de provincias cuando volvemos a nuestra tierra y es que nos traemos alimentos de esos que no hay en la capital, esa ternera con denominación de origen o ese pollo con piel amarilla, o sin ir más lejos, las verduras que planta la hermana de tu abuela en esa pequeña finca que tiene, o las patatas, y es que no hay como los productos de la tierra de uno. Yo esta vez le había encargado a mi madre algo que no hay en Madrid, zorza, que es carne de cerdo condimentada que es similar a la de los pinchos morunos, pero infinitamente distinta a la de Madrid, muy recomendable con arroz, o simplemente con unas patatas fritas, y es que comes un poco una vez, y te repite el resto del día. El caso es que mi maleta viajó entre el chico y yo. Eso si, sirvió de escudo a lo que suponían sus tics al dormir. Que yo veía al chaval y pensaba en sus padres, que esa noche no iba a pegar ojo, que se pasó las seis horas durmiendo prácticamente. Resulta que mientras dormía le recorrían algunos tics espasmódicos. Abría los brazos casi de par en par en un acto reflejo, que me despertó un par de veces. Así que, yo lo habría nominado a abandonar el coche si me lo propusieran, y es que también tiene delito aquello de ir en chandal y no marcar nada, y encima dar el coñazo.

Claro, se me pasó por alto que yo la vuelta en coche la hice con un par de copas de más, con una resaca del quince y un catarro que me cogió la noche del viernes y que me acompaña hasta hoy. Eso si, el viaje valió la pena, y mucho, pero eso es cuestión de otro post, como diría G-boy.

Bicos Ricos

lunes, 14 de febrero de 2011

Parábola del bambú de la suerte

Pedro era un joven alegre a quien su pareja, Martín, le había regalado un par de tallos de bambú de la suerte. Martín consideraba que no necesitaba esas plantas, ni tenía espacio para ellas, ni le gustaban ya. Pero para Pedro las plantas se habían convertido en un símbolo.

Cuando Pedro las vio se alegró, era la primera vez que alguien le regalaba algoasí, en sus manos caían unas plantas y sin saber si tendría mano para la botánica aunque no necesitasen grandes cuidados, las tomó con mucho cariño. Venían en una bolsa algo mustias tras pasar varios días sin agua alguna. Y Pedro las colocó en un lugar vistoso, para observarlas día a día, al llegar a casa, para que la gente cuando pasase por allí le preguntase por ellas. Les buscó un frasco amplio, lo llenó con agua y unos pequeños guijarros que venían en el kit de la esperanza. Pronto, las plantas volvieron a recuperar el aspecto que seguramente habían lucido antaño, cuando las compraron por primera vez, cuando las regalaron por primera vez, nada que ver con su aspecto días atrás.

Sin embargo, su tallo comenzó a amarillear, y las primeras hojas, verdes no hacía mucho, comenzaron a secar. Pedro dedició que era el momento o bien de actuar sobre ellas o de tirarlas definitivamente. Ambas necesitaron una cura de urgencia, le fueron arrancadas las hojas muertas, un cambio de agua, un poco de fertilizante líquido y un cambio de lugar, ahora, en zona mucho menos vistosa pero con más cercanía de la luz del día. Las que antes había estado entrelazadas, se veían ahora separadas momentaneamente. Una de ellas comenzó a marchitarse del todo, su tronco comenzó a debilitarse y a ennegrecer, la otra, de más o menos la misma altura, aunque con algunas hojas secas, se mantuvo primero, después recuperó el color verde de antaño. y de una de sus espirales apareció un pequeño brote, muy verde y llamativo, unas pequeñas hojas querían despuntar. Pasaron los días y el brote verde se convirtió en una rama fuerte. La planta que se había ido marchitando, terminó de morir del todo y pasó a servir de abono para la planta que se había quedado sola.

Pedro aprendió que las plantas solo salen adelante si tienen unos cuidados mínimos, con ellas y que mejoran si los cuidados son más atentos, si les hablas, si las escuchas, pese a esa idea inicial que tenía de que las plantas no hablasen. Que su cuenco no era quizá el más apropiado para esos dos tallos y que las plantas al sol, ganan en vida y sus brotes salen más fuertes. Pedro intuyó que aquello que decían de que la energía ni se crea ni se destruye, que se transforma, es totalmente cierto, lo que tras de si dejó la planta mustia sirvió a su planta para crecer, permaneciendo para siempre con esta.  

En verdad, en verdad os digo que no tengais plantas si no les vais a prestar atención.

domingo, 13 de febrero de 2011

Cervantes, ¿gallego?

De todos es conocido el afán de buscar la ascendencia española de Cristobal Colón, y una de estas teorías apuntan a que el almirante que encabezó la expedición a las Indias que supondría el descubrimiento para los europeos de un continente del que no teníamos noticias hasta el momento, es de origen pontevedrés. Tampoco es que sea un dato muy relevante para nuestras vidas, o para alguno de los pueblos de Galicia sobre los que pudiese recaer la "paternidad" del que terminó siendo virrey y gobernador de las Indias al servicio de la Corona de Castilla, cuando ni tan siquiera se había inventado el término este de España.

Sin embargo hay otro misterio que ronda las mentes perversas de los busca ascendencias, y no es otra que el origen de Miguel de Cervantes Saavedra, el autor de la que para mi es la mejor obra literaria jamás escrita y con la que más me he reído, aquel libro que generaciones como la de mis padres aborrecieron porque su lectura, siendo críos era de obligado cumplimiento.

Las biografías sobre este autor sitúan su nacimiento en la localidad madrileña de Alcalá de Henares, cuna de la Universidad y de las letras. Yo no conozco Alcalá de Henares, y me encantaría, la tierra también de JFL, por lo que he leído pero si hay que robarle el origen de su escritor más célebre, se lo robamos que tampoco pasa nada, nadie les quitará ser la cuna de la Universidad. César Brandariz, investigador cervantino fija su origen en la comarca de Sanabria, en la actual provincia de Zamora, concretamente en aquella población de nombre "Cervantes", muy próxima a tierras gallegas en lo que se conocía como los señoríos del Conde-Duque de Benavente, todo muy casual y una vieja reivindicación de todo sanabrés. No vengo a contar nada nuevo, para variar, ni César Brandariz lo dice cuando afirma que Cervantes nació en Sanabria, aunque después, él si añade ciertos datos, pruebas, conclusiones y teorías sobre este origen zamorano. Añade el origen de su familia en Lugo, y la influencia del galego-portugués en su obra, aunque tampoco debemos olvidar donde está el origen de la lengua castellana, para reconocer que Alfonso X fue el precursor de nuestra lengua, y a su vez homenajeado el día de las Letras Galegas, conocido por sus "cantigas", que no eran otra cosa que poemas escritos en gallego. Dicha esta perolata sobre disquisiciones de la lengua donde mejor que opinen los expertos, el caso es que nos quedamos a Cervantes.

Así, Brandariz aporta datos curiosos sobre ciertas expresiones eminentemente gallegas, sobre ciertas descripciones de paisajes, lugares y costumbres gallegos. En Galicia, acostumbrados a ser pueblo emigrante a lo largo y ancho del mundo, también somos generosos a la hora de recibir a los emigrados, y damos muchas facilidades para que los descendientes de gallegos se empadronen en nuestra Comunidad. Así que, espero que no se nos enfaden los manchegos si nos apropiamos de las descripciones de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, ni los valencianos, andaluces o catalanes si ya de paso les colocamos una banderita gallega colonizadora.

Bicos Ricos

sábado, 12 de febrero de 2011

Secretitos secretitos

Thiago ha tenido a bien concederme un Meme, el de los Siete Secretos. Un meme que es muy sencillo de plantear, para llevárselo no hay más que contar siete secretos que tenga uno, propios, claro, que tampoco es plan de hablar de la vida privada de los demás y además, endosárselo a algún que otro bloguero, a quince nada más y nada menos. Y me pregunto yo ¿Por qué siete secretos y no tres? ¿Por qué a 15 blogueros? ¿No podrían ser treinta? Yo aviso ya a navegantes desde ya, que independientemente de las personas que me lo pasen, yo voy a contar solo los mismos siete secretos, ni uno más y ni uno menos, y lo de quince blogueros, pues veremos si lo cumplimos, que a lo mejor rebajamos al pena a 7, a uno por secreto y nos colgamos el Premio en la página como quien no quiere la cosa.


Creo que he contado un montón de cosas de mi vida privada, y aunque sepais que yo en este blog no hablo ni de eso, ni de política pues no me dejais otra:

- Siempre fui simpatizante en la sombra del PSOE, pero empecé realmente en política, en la política proactiva a raíz de un fracaso amoroso con el alcalde de mi pueblo y un pequeño problema laboral con él, donde debería ir una renovación, ahí entró una chica con un sueldo mayor y por supuesto, afiliada a su partido, y no lo vi justo.

- Me escapé de casa dos veces siendo yo muy pequeño, la primera, asustado por una bronca de mis padres por romper no sé que, decidí irme de casa "escondiéndome debajo de la cama" y allí me quedé dormido, poco antes de llamar a la Guardia Civil y de recorrer el barrio de arriba abajo, desperté, la otra vez fui un poco más lejos, justo hasta la puerta de casa, y allí me senté enfurruñado en una piedra que había.

- El primer orgasmo que recuerdo en mi vida fue con un primo mío un par de años más joven, jugando, algo inocente, no sabia que me pasaba. Hoy por desgracia no puedo tratar el tema con él, porque unos años tres años después falleció, ahí quedó un sentimiento de culpa que hasta hoy no había comentado con nadie.

- Les tengo mucho cariño a los perros, de hecho en casa tenemos uno, sin embargo, un par de experiencias o tres negativas con otros canes me han hecho tenerles cierto respeto, o miedo que me lleva a hacer el ridículo cuando alguno se aproxima a mi y no lo veo para nada educado, un mordisco en una nalga, un primo al que casi se lo come otro y un amigo al que un perro le cercenó una oreja me han servido para tenerles respeto y ocultarme detrás de cualquier persona que me acompañe en ese momento.

- Una vez fui un estudiante nefasto, mi profesora enviaba notas de aviso a nuestros padres a través de nosotros, yo me encargué una vez de falsificar dicha nota. La profesora se dió cuenta al momento y llamó por teléfono a mi madre, en la reunión que tuvieron llegaron al acuerdo de que, si era necesario ponerme la mano encima para que espabilase, que lo hiciese y que tendría que mejorar. Aprendí la lección, no había pasado un año y ya era uno de los estudiantes más brillantes de la clase.

- En mi juventud escribía un diario, a veces releo lo que escribía y me río un poco, pero tengo en mente pasarlas todas tal cual están manuscritas a versión .pdf o .doc por si algún día tengo hijos, para que éstos se rían un poco, o mejor no, quizá por tenerlas ocultas en mi ordenador y guardar para siempre algún que otro secreto.

- En cuanto al sexo, soy estrictamente vicioso, y no voy a hacer más comentarios sobre este secreto.

Y ahora los candidatos a continuar con el Meme, y advierto que también me da igual que estos lo hayan hecho ya o no. Ahí van, Sergio, Christian, G-boy, Isra, Angel, Parmenio, Munani, Brekiaz, Z, Damian, Pumara, Wesley, Doomsday, Juancito y Thiago (por si le da por contar más secretos entodavía).

Bicos Ricos

viernes, 11 de febrero de 2011

FNF Nº 55

Luar na Lubre volvió a finales del pasado año al panorama musical con nuevo disco, un trabajo con temas nuevos cuyo título es Solsticio en clara alusión al carácter pagano de los temas que traen, en un disco muy influenciado por la música medieval, con la recuperación de la zanfoña y la inclusión de una inédita guitarra eléctrica. Luar Na Lubre tienen una serie de conciertos donde presentan este álbum que supone el número doce en su carrera. Para la presentación parten de un tema clásico de la canción popular gallega, "Ven Bailar Carmiña" que es el tema que os dejo hoy.

Recuerdo este tema especialmente, porque una prima mía, muy pequeña, que no tendría ni dos años, cantaba este "Ven bailar conmigo Carmiña Carmela, ven bailar conmigo con medias de seda" con mucha naturalidad, enfundada en unos zapatos de tacón gigantescos de su madre y con la cara pintada. Por eso le tengo especial cariño.


Y dice parte de su letra:
Aí che vai meu corazón
Se o queres matar ben podes
Pero como t i vas dentro
Tamén, se ti o matas , morres.

Ven bailar Carmiña,
Carmiña, Carmela,
con zapato branco,
con media de seda,
con media de seda
de seda calada,
ven bailar Carmiña,
miña namorada.

Que para aquellos que no dominen el gallego viene a decir algo así:

Ahí te va mi corazón
Si lo quieres matar bien puedes
Pero como tú vas dentro
También, si lo matas, mueres

Ven a bailar Carmiña,
Carmiña, Carmela,
con zapato blanco,
con media de seda
con media de seda
de seda calada
ven a bailar Carmiña
mi enamorada.


El post es eminentemente gallego, como lo es mi fin de semana, y mi dedicatoria, para la amiga que está de cumpleaños esta semana, aunque no lea el post (o eso espero, porque significaría una salida forzosa del armario en toda regla y no me apetece). Son muchos recuerdos a lo largo de los años con ella, una persona muy abierta, que las ha pasado canutas pero que sigue siempre con esas ganas de "tirar palante" de siempre, con su facilidad para hacerme reir, y con algo que tenemos pendiente, una fecundación. Si si, como suena, fecundación, que esperemos vaya acompañada de un polvete en condiciones, yo no podría esperar menos de ella, y seguro que ella de mi tampoco. Felicidades Golfa!!

Cambio de Planes

El aire en Madrid está irrespirable, y no lo digo yo, lo dicen los expertos sobre la boina de contaminación que se cierne sobre la capital, al punto que el Presidente de la Sociedad Madrileña de Neumología recomienda no hacer ejercicio al aire libre en la ciudad y yo si lo dice un experto neumólogo no se lo voy a discutir y por ello he decidido a última hora de ayer, que mientras no llueva no voy a ir a correr por ahí, que luego mis anginas se resienten y también, que me iré el fin de semana.

Paisaje de Galicia tomado al azar
Yo no sé si me ha afectado la luna nueva y ahora su transición hacia la luna llena del próximo fin de semana, el caso es que a mi permanecer más tiempo en Madrid seguramente me habría supuesto algún otro tipo de alteración nerviosa. A lo mejor no es la luna y es cosa de estudiar, pero reconozco que he estado de lo más irascible, además de aislado y hay cosas que no se deben prolongar innecesariamente en el tiempo, por ello he decidido irme a Galicia a pasar el fin de semana y respirar aire puro, aunque no os penseis que en Vigo, por ejemplo el aire es todo lo fresco que uno quisiera, pese a la lluvia que cae cada dos por tres.

Tampoco os vayais a pensar que esta escapada a Galicia de debe a un ataque de mamitis o a la clásica morriña gallega, nada de eso, que tampoco me habría importado pasarme el fin de semana en cualquier destino mediterráneo, o una breve escapada a Londres, o mismo a Cuenca, que no la conozco, pero como no me haceis ofertas interesantes pues tampoco me las he planteado en serio, así que, volvemos a casa y de paso traemos víveres para llenar la despensa que así a lo tonto este mes he adelgazado bastante y empiezo a tener cara de modelo femenina, es decir flaca, demacrada y de amargada.

¿Qué me espera en Galicia? Por un lado, mar y playa. Ups, no, va a ser que playa no, que he elegido mala fecha. Lo que si me espera es mucho movimiento en tan pocas horas. Una noche de viernes de reencuentros, tranquila pero un sábado de lo más movido. Empezando con una reunión política de estas que tenemos de vez en cuando y que a mi tanto me gustan, asambleas que se llaman. Pero el plato fuerte del sábado viene por la noche, con un doble cumpleaños, la que es mi mejor amiga y un primo mío, con una cena en Vigo y posterior salida por allí mismo, que así, puesto uno a recordar, la última vez que salí de fiesta por Vigo debió ser en febrero de 2009, una noche nefasta que terminé directamente cancaneando. Aunque ahora que lo pienso, nefasta nefasta tampoco, que no terminó nada mal. Pero no era el fin que buscaba a aquella noche.

Así que nada, mientras leais esto yo estaré de camino a casa, o trabajando, que es otra de las opciones según la hora a la que entreis, pero ya os contaré como es el viaje, porque esta vez he elegido un método nuevo y económico para ir a Galicia, pero como diría G-boy, eso es ya cuestión de otro post. ¡Pasadlo bien el fin de semana, eso si, siempre con precaución y acordaos de mi que yo también disfrutaré lo mío!

Bicos Ricos

jueves, 10 de febrero de 2011

Teleconfesiones

A finales del pasado año, Adrianos nos hablaba de una aplicación para Iphone que recogía firmas contra el matrimonio homosexual de la llamada Declaración de Manhattan, días después nos informaba, para nuestro alivio de que dicha aplicación había sido retirada del funcionamiento.

Ahora, a comienzos de este 2011, llegamos a la conclusión de que entre Apple y la Iglesia Católica hay una unión de hecho, y no lo digo yo, lo dice la nueva aplicación para Iphone que han aprobado los obispos y arzobispos norteamericanos para poder uno cumplir con el sagrado sacramento de la penitencia. Aunque yo no tengo muy claro si a los ojos de "Noso Señor Jesucristo", como diría mi abuela, esta unión sería bien vista, una simple unión civil o una relación extramatrimonial. Que conste, que yo una vez pregunté a un amigo sacerdote si mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio eran pecado, y me dijo que no, que si la idea futura era de crear una familia y era una pareja estable con la que se pensaba formar esta, se consideraba algo "necesario" aunque apañese usted después con el método ogino o como se llame para no fecundar a la muchacha en cuestión, claro que mi amigo tampoco contaba con la idea de que yo me fuese a trajinar a algún feligrés suyo masculino.

El caso es que con esta nueva aplicación y por el módico precio de 1,99 dólares (cantidad redondeada en estrategia de márketing) que utilizará la iglesia católica apostólica romana norteamericana para realizar confesiones vía teléfono móvil, no sé si detrás estará un sacerdote que te escuche, o si habrá una teleoperadora que te indicará los números que debes teclear, en caso de un pecado venial, uno mortal, probable excomunión, o sencillamente por incumplir alguno de los mandatos enviados en su día a Moisés a las tablas en el Monte Sinaí. "Si usted ha cometido actos impuros, pulse 6, espere la señal  sin pecado concebida y cuéntenos su pecadillo, enseguida le atenderá un sacerdote que le dará la absolución. Su absolución está siendo procesada, por favor, espere..... Su absolución, tres padrenuestros y tres avemarías. Encantados de servirle. Puede Usted ir en paz".

Que luego no digan que los curas son unos carcas y que no se van modernizando con el tiempo, yo voy a ir corriendo a bajarme la aplicación, no vaya a ser que tenga intención de casarme y no me lo vayan a permitir por ir a la ceremonia sin confesar. ¡Venga, que nos las quitan de la manos! Y no me seais polémicos con vuestros comentarios... total, por una hostia... o dos... no nos vamos a matar.

PD.: Al cierre de esta edición el Vaticano ha advertido que la confesión vía Iphone o Ipad no es válida.

Bicos Ricos

miércoles, 9 de febrero de 2011

Guillerme (I): El chico de la fama

Sergio me ha enternecido el corazón con su relato sobre aquella pandilla que en su día tuvo, cuando estudiaba en el instituto, y a mi mente han venido grandes recuerdos también de una época, unos años dorados de unos niños que pretendían hacerse hombres a marchas forzadas, unos chicos que todavía estudiaban primaria pero que comenzaban a despertar la pubertad, con todo lo que esto entraña.

Con cierto sobrepeso, y enclaustrado en casa estudiando llevaba yo un par de años alicaído y aquel curso no parecía que fuese a ser una excepción, si no fuera porque en mayo de aquel año conocí a Guillerme. Guillerme era un chico muy popular en el colegio, había hecho un par de actuaciones en los festivales navideños que arrasaron y lo auparon a lo más alto de la fama. Guillerme era un chico de una estatura normal para la edad que tenia, un año menos que yo, muy moreno al que comenzaba a asomarle cierta pelusilla en el bigote, sus labios grandes y carnosos eran quizá lo que más llamaba la atención si no fuera por aquellos ojos oscuros grandes. Pero él parecía identificarse más con su pelo al que no dejaba de pasarle la mano. Vestía bien y se le gustaba presumir de su ropa de marca. Tenía a varias decenas de chicas suspirando por él, acosándolo en los recreos. Yo era un don nadie.

Aquella tarde del caluroso mes de mayo disfrutábamos de unas jornadas de huelga de profesores que nos permitían pasar muchas horas libres en el patio donde muchos aprovechaban para jugar al fútbol, los más sibaritas al baloncesto y otros, aquellos que estudiábamos nos sentábamos en las gradas y hablábamos. No recuerdo que temas interesantes podríamos tratar, seguramente cotilleos, y es que entre los chicos estudiosos apenas éramos dos hombres y varias mujeres. En aquella ocasión coincidimos en el patio tres clases de tres cursos distintos, dos de sexto y una de séptimo, la mía, la de Guillerme y la de una prima mía, que repetía curso pero presumía de ser muy moderna y muy mayor, más que los demás aunque yo le llevase quince días. Desde la grada tenía localizado a Guillerme y a sus amigos o secuaces no sabría yo distinguirlo muy bien y con él, mi prima Laura, la más moderna que nadie. Charlaron un rato y a los cinco minutos se dirigían hacia las gradas, concretamente hacia mi.

- Que pasa primo, te voy a presentar a un primo tuyo - dijo chocándome la palma de la mano.
- ¿Tú eres mi primo? - contesté dirigiéndome a Guillerme sin saber muy bien de que iba la historia.
- Guillerme, este es Pimpf, Pimpf, Guillerme - mientras nos incitaba a darnos la mano - Es que resulta que tu padre y mi madre son primos del padre de Guillerme.
- Ahm, entonces somos.... - pensé un segundo - primos segundos.

Y es que en el pueblo todo el mundo somos primos. Yo a estas alturas y descubriendo familia lejana, o lejanísima. Pero vamos que como para dejar escapar la ocasión de conocer al chico más interesante del colegio, además en la calidad de primo. Yo por esas fechas tenía ya claras ciertas cosas sexuales, que los niños no venían de París, que salían por una vagina y que a mi los chicos me atraían sin tener muy claro si aquello era correcto o si era lo habitual, y Guillerme, el chico sensación aquel curso me volvía loco, como a mis compañeras de clase, aún siendo él menor que todos nosotros. Camuflé aquella atracción con la admiración y la homosexualidad con la necesidad de tener amigos. Oportunidades como estas habían pocas, tenía que aprovechar. Charlamos casi toda la hora los tres, de nuestros delgados vínculos familiares, de nuestras familias, de nuestras vidas, del bar que tenían sus padres y de algo con lo que todos soñábamos a esas alturas de año, el verano.

Se abría una puerta, o yo quise pensar que se iba a abrir, un verano distinto, él, sus amigos, yo, la playa, las chicas, los helados, tardes comiendo pipas como condenados, las fiestas del pueblo y dejar atrás lo que yo he llamado, mis años oscuros. ¿Se cumplirían todos los sueños?

martes, 8 de febrero de 2011

Política Extra

Que sepais que vais a acabar conmigo. Desde el momento en que en este blog decidí no hablar ni de política ni de mi vida privada me siento como más cohibido a la hora de hacer un post. El de hoy lo diré abiertamente, es de política, pero sin entrar en la política a fondo, que conste, o entrando de lleno, según se mire.

Hace unos días, Antony Sampaio, que no es precisamente de la localidad pontevedresa de Pontesampaio en mi post "Hablemos sobre vídeos" decía que me veía lanzándome al ruedo de la política. En mi comentario tuve que advertirle que llegaba tarde, me había lanzado hace tiempo, al menos un par de años, cuando decidí militar en un partido político, de izquierdas, sea dicho eso por delante. Conté en alguna ocasión que había participado ya en unas elecciones, en las autonómicas de 2009 como candidato a parlamentario, pero por razones de poco peso político no salí elegido, y una pena, que ahora podríais presumir de tener un compañero bloguero con un escaño, que no es poco.

Ahora, como muchos de vosotros sabeis, continúo en el partido ese al que tanto cariño tienen Alex y Angel, y las próximas elecciones municipales están al canto, concretamente a finales del mes de mayo. Pues bien, ayer tuve una jornada frenética de politiqueo, de instrucciones y de buenas noticias. La candidata me llamó a primera hora de la mañana para decirme que formaré parte de las listas para ser concejal del pueblo donde continúo empadronado (y así por los siglos de los siglos). Me confirmó también la posición que tendré en dichas listas, pero vamos, que a este paso tampoco me veo concejal, como no fui diputado. Si bien ahora las circunstancias son distintas. Antes no me hubiese importado estar bien colocado en un puesto alto de dichas listas, y a lo mejor, con un poco de suerte podría haber entrado. Ahora, teniendo en cuenta el panorama, y mi situación de chico majísimo que vive en la capital me han hecho replantearme un poco todo. Quiero estar en la parte baja de dichas listas. ¿Suena raro? Analicemos. Las opciones de obtener la alcaldía son cuasi remotas en mi pueblo donde reina el PP a sus anchas por los restos de los tiempos. Las dos únicas alcaldías que se hicieron fueron derrotadas en mociones de censura con concejales de dudosa palabra política (¿es que existe eso de la palabra política?) sin haber llegado a los dos años nunca. Las opciones de ser concejal gobernando y volver a Galicia por esta vía, la de los Servicios Especiales es remota por lo tanto. Así que, en caso de salir elegido para la oposición, no me serviría de mucho, por lo que preferimos mantenernos en la sombra otros cuatro años más y en las próximas el pueblo dirá.

De mi inclusión en las listas me he enterado este fin de semana. La fuente, una de mis mejores amigas, a la que han llamado a la política, a un puesto alto en dicha lista. ¡Hay que ver! y se le escapó lo de que yo estaba incluido en las mismas, claro que, también sabía que de alguna forma, mi partido no podría desperdiciar un talento como el mío. Me pasé el domingo convenciéndola de que diese el "Si Quiero". Creo que la he convencido, pese a su reticencia inicial, pero es que a todo el mundo le gusta que hasta los políticos se fijen en uno, en ella se han fijado tanto de un partido como en otro, pero ella, al igual que yo no quiere ningún tipo de relación con ciertas siglas políticas. Lo que le espera, pues unos meses de trabajo, de abrirse al pueblo en el sentido moral del asunto. Darse un poco más a conocer y grandes ratos a ambos. de trabajo y risas. Y por lo pronto, mis quince días de permiso para la campaña electoral, que no es poco.

Bicos Ricos