miércoles, 11 de enero de 2012

Felices Fiestas, Fabián

He estado muy liado las navidades, tan liado tan liado que apenas he tenido tiempo para dedicar a mi blog, mucho menos a los blogs de los demás, y fruto de ello es que a la vuelta de las vacaciones me estoy pegando un atracón bloguero. No me importa, se lleva bien, entretiene, calienta y educa. Por ello me he dedicado a felicitar las fiestas a mis compañeros blogueros a mediados de enero, algo fuera ya de lugar, pero uno es muy cumplidor.

Fabián afligido, pobre
Repasando las tareas por realizar tras este estrés temporal me he dado cuenta de que no había ni tan siquiera felicitado a mi Fabián. Si, Fabián, mi novio imaginario. Desde que el pasado día 20 de diciembre me fui para Galicia no hemos coincidido. Sus vacaciones estaban programadas desde el 23 de diciembre hasta el día 8 de enero, unas vacaciones que solo se pueden permitir los que viven bien, por ello no hemos coincidido en Madrid. Él se fue a casa de sus padres, en Avilés, esa ciudad industrial asturiana y jamás se supo de él. Y mira que hemos podido coincidir estas vacaciones, vernos en cualquier punto de Galicia, o hasta pasar la nochebuena en mi pueblo y yo la nochevieja en Avilés. Pues nada.

En todo este tiempo me ha enviado un Whatsapp para felicitarme las fiestas. Me he puesto flamenquito con él, que esto no es forma de tratar a un novio, por muy imaginario que él sea, por mucho título de medicina y empresa privada que trabaje, que a los novios hay que cuidarlos, y mimarlos, y muy importante, hacerles regalos. Pues ya hemos empezado el año discutiendo. Que si hay que cuidarlos por qué lo ignoro durante las fiestas, que si hay que mimarlos por qué no le he hecho un post estos días, ni una sola mención, que si lo había borrado de mi mente, y ya, para hacer más daño todavía me dice que, si a los novios imaginarios hay que hacerles regalos, a ver por qué no le he regalado nada a mi chico real, que si soy un agarrado, que a ver qué me costaba a mi hacerle un regalo imaginario y no sé cuantas más tonterías se le han ocurrido. Vamos, que ha estallado en ira como yo jamás lo había visto en mi imaginación.

No le quito parte de razón, o toda la razón. Claro que no se lo iba a decir a él. Pero como yo siempre tengo mis recursos, lo he apaciguado, le he contado lo muy liado que he estado haciendo vida social, algo muy importante para cualquier persona, que es el novio imaginario que más quiero del mundo irreal y que si no le parecía mal, le tenía un regalito, imaginario también, que se lo daría esta tarde si tenía a bien que nos viésemos. Me ha dicho que si. He respirado aliviado. El problema es que tampoco le tenía dicho regalo, y venga ahora a improvisar antes de quedar con él y encima con las colas que hay en todos los comercios, que pareciera la Gran Vía un escenario de The Walking Dead con esos miles de consumistas abarrotando los comercios y como posesos por adquirir gangas. Yo para ganga ya tengo a mi Fabián, que ya véis, a lo poquito que le diga algo bonito, estará ahí conmigo, siempre y cuando no me olvide de él por largas temporadas, como ha sido el caso de estas fiestas.

Si me estás leyendo, Fabián, te deseo unas felices fiestas, y un próspero 2012, que sé que este será nuestro año, ya verás, chuchi.

Bicos Ricos

9 comentarios:

  1. Bueno, tu idea del novio imaginario siempre me pareció muy ocurrente e imitable, pero ya veo que no, no podría ser la solución a mi dilema actual, porque sería como todos los problemas que he tenido, solo que imaginarios :P...ahora me tendrías que decir si el sexo imaginario es tanto mejor que el real y lo pensaba, ojala que Fabián te siga acompañando, no lo olvides en el 2012 :P...cariñosss.

    ResponderEliminar
  2. Ufff, como olvidarlo.... imposible. Pero lo del sexo imaginario yo te lo recomiendo, es facilísimo, y puede incluir cualquiera de tus fantasías erótico-festivas.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  3. Eso eso, cuida a Fabián que por muy imaginario que sea también tiene su corazoncito.

    ResponderEliminar
  4. Me había olvidado de Fabián, mira que cada vez está más guapo ^^ Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Vaya no deberías olvidarte de tu novio por muy imaginario que sea, que sise siente ofendido o molestado podéis tener peleas de pareja imaginarias y eso jode.

    Bueno tu a cuidar a tus chuchis ;)

    Besos

    pd: me alegro que te cargue mejor mi nuevo blog que el anterior :P

    ResponderEliminar
  6. Al final, por lo personalizado de la despedida... ¡A ver si ese FABIÁN no es tan imaginario como nos quieres hacer creer! jejejeje...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pienso lo mismo que Andrés... mucho estás tú rondando con Fabian para ser imaginario... No sé, no sé... no sé si esto es simplemente una cornamenta virtual... jajajaj! Me da que aquí hay más que un Fabian....
      Por otro lado... mira que eres cabrito... en caso de ser imaginario, tú no te conformas con un albañil... o con un camarero... no, no... tú al por mayor... jajajaj!
      ¡Ay dios!... ¡qué necesitao te veo! jajajajaj!

      Besos!!!

      Eliminar
  7. Y ahora resulta que como trabajas en el despacho de al lado, puedo responder y todo a los comentarios de los demás... jajajajajaaj!!!

    ResponderEliminar
  8. Yo también te envié un whatsapp de felicitación. ¿Me comprarás un regalo también? :)

    Un beso (como regalo mio)

    ResponderEliminar