viernes, 13 de enero de 2012

FNF Nº 103

Siempre he confesado una predilección por una cantante caboverdiana que a los 70 años nos ha dejado, ha abandonado definitivamente su Cabo Verde natal para tomar otros rumbos más etéreos hacia un lugar donde seguramente se escuche su música, la música que me encandiló durante los últimos cuatro años.

En el mes de julio dediqué un tema suyo, le rendí su homenaje en estas Pimpfiadas. No tenía ni la más remota idea de que un par de meses después anunciaría su despedida definitiva de los escenarios por problemas de salud, diabética, con la tensión por las nubes, después de haber sufrido un derrame cerebral después de un concierto y un infarto al corazón. Fumadora empedernida, exalcohólica y fanática de la comida basura, tenía todas las papeletas para desaparecer. Sin embargo nos queda su música, su dulce voz, la de una auténtica reina de una república africana, la reina de la morna, ese estilo musical que mezcla el fado portugués, con el tango argentino, la modinha brasileña y el lamento angoleño. Fruto de ello es el tema con el que me gustaría despedir a Cesaria Évora, una grande entre las grandes.


Descanse En Paz

4 comentarios:

  1. Pues para tener todas las papeletas para desaparecer ha llegado hasta los 70. Nada que ver con gente como Amy Winehouse por ejemplo. Y encima disfrutó de la vida. Tabaco, alcohol, música y comida basura. Un sueño.

    Un beso (sano)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, eso no quita que pudiera seguir entre nosotros si se cuidase más, pero, así son ls divas.

      Bicox Ricos

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Una grande, Angelillo, todo lo contrario que tu garbancito.

      Bicos Ricos

      Eliminar