miércoles, 18 de enero de 2012

Mi jefe nuevo

Cuantas menos ganas tengo de escribir hay una fuerza inversamente proporcional a las probabilidades de tomarme unsa vacaciones que incide en mi para que tengáis un post, no lo puedo evitar, como la tierra no puede evitar tener una fuerza de la gravedad, o que los cuerpos manifiesten una aceleración perpendicular a un eje de rotación de un sistema y a la vez, perpendicular a la velocidad de dicho cuerpo, lo que conocemos como aceleración de coriolis y que nada tiene que ver con el post de hoy.

Resulta que tengo un jefe nuevo. Lleva aquí desde hace un par de meses. Por lo tanto no es un jefe de estos que te ponen a dedo los que estén de turno en el gobierno, es un funcionario con un nivelazo y tampoco es que hayan echado a mi jefe el peculiar, es su ayudante, o mi co-jefe, si queréis llamarlo de alguna forma. Pues mi co-jefe tiene 29 añitos, es muy correcto en el trato, siempre de usted y siempre va trajeado, con unas corbatas muy bonitas y unos trajes que parecen hechos a medida. Es joven, como ya he dicho, y es guapo. Aparentemente tímido, y quizá lo sea, tampoco destaca por su belleza y su cara de niño hace que quizá no sea muy llamativo a simple vista. Es guapo, con unos ojos verdes muy bonitos y unos labios muy sugerentes. A mi me tiene encandilado. No me cuesta admitir que no me importa pasarme por su despacho con cualquier excusa para tener cualquier tipo de conversación circunstancial sobre el trabajo. ¿Su cuerpo? Si, de cuerpo está muy bien, y quizá más por lo que no se ve y uno intenta intuir. Delgado, pero no flaco, me lo he imaginado jugando al padel, claro, por aquello de ser un deporte de pijoteros, y es que un chico de 29 años que cuando quiere tiene un coche oficial en su casa no podría por nada del mundo jugar al fútbol, y con ese cuerpo, al rugby menos.

Le he dicho a mi jefazo que es el chico, el nuevo, como le llamamos todos "el niño" es un lumbreras, y mi jefe ha sacado su malafollá, que también tiene para decir que él con menos años también tenía coche oficial en casa. Pura envidia. A mi con esto de ser el más joven, me ha sacado el puesto, pues hasta ahora el niño era yo. Pero es que se ha ganado el título de niño, que yo tengo cara de la edad que tengo, pero este aparenta cerca de los 21. Y siempre tan correcto. ¡Ay! Yo no lo quería decir, pero a Fabián le ha salido un duro competidor, y este no es imaginario.

20 comentarios:

  1. Recuerda, donde tengas la olla no metas la polla. Aunque bueno, siempre puedes tener un lío imaginario con "el niño".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si finalmente no la meto en ningún lado, no te creas que no me importaría tener un lío real con él.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  2. jajaja cómo está eso de la polla en la olla? XD no entiendo la moraleja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Refranero popular, Munani, tú pones la olla, y yo me encargo de meter la polla... jajaja

      Bicos ricos

      Eliminar
  3. Nada más morboso que chupársela al jefe por debajo de la mesa, mientras "despacha" otros asuntos menos importantes, jaja Venga, aprovecha...

    Bezo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, no sé no sé... si es que en el fondo le veo cara de panoli.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  4. Ay, pobre de Fabián!. Yo con mis 25 años sigo siendo el más joven del cole, pero creo que este año también se me acaba el reinado¬¬, y lo que sí me jode es eso de tener 1, 2,3,4,5 ...5!!! jefes, 5 superiores que van como en las escalas de los naipes, cada uno con su genio y ya más o menos sé con quién hablar cuando necesito determinado favor jejejeje. Cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uhmmm, claro, yo superior tengo uno nada más, este es un "ayudante", claro que, mi superior tiene su superior, y éste otro superior... a tí te ocurre igual, el director... el superior del director... hasta el ministro...

      Bicos Ricos

      Eliminar
  5. Ojo, Pimpf, no es correcto enamorarse de los jefes, tarde o temprano te puede costar el puesto, je je je.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, Antony, por enamorarme de un jefe no... jejeje que no me importaría, pero no es el caso, lo bueno que tenemos los funcionarios es que ese no es motivo para que nos echen, bah, si no nos echan.

      bicos Ricos

      Eliminar
  6. Se anuncia una historia sugerente de devaneos, miradas, fantasías y algún que otro malentendido... Jajaja... ¡Me encanta! Con momentos "a dos metros bajo tierra" de esos en los que se detiene el tiempo para dar rienda suelta a la imaginación, momentos en los que todo puede suceder hasta el tan inesperado retorno a la realidad. Besotes...¡Y déjate llevar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Melvin, vamos, si, a lo imaginación suelta todos los que quieras, aunque para ese tipo de cuestiones ya tengo a mi Fabián, pero tampoco me importaría, no lo voy a negar.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  7. ¡Jajajaja... has usado la palabra malafollá, voy creando escuela! Bueno, al menos a ti no te dará susto cuando te digan que "el jefe quiere verte en su despacho" porque en mi caso, además de malafollá es m´ñas feo que un dolor... en otro orden de cosas, muy sugerente la cabecera... es como si el muchcacho estuviera pensando "¿Por dónde la meto?" de entre los "ojos" del acueducto....jejejje....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Observatorio, yo que tengo unos cuantos bastantes conocidos granaínos conozco la palabra malafollá desde hace un montón. claro que no es la habitual en un gallego, pero como la estás poniendo tan de moda... jajaja

      bicos Ricos

      Eliminar
  8. jajaajj! O sea, que ahora te han quitado el protagonismo...que es lo que te jode.
    Oara seguir con el Malafollamiento de este nuevo año.... y no devirtuar el premio que me vas a dar mañana... jajaja!... he de decirte que ya nada será igual que antes. Has pasado a un segundo lugar y eso es lo pero; es como estar en un corral con gallinas y ser el único pollo... cuando llega otro, todo pasa a ser un infierno... te lo advierto por experiencia propia... jajaj! Yo lo solucioné dándole un picotazo en el cuello en cuanto me lo presentaros (al pollo number dos) y así dejar patente cuál era su lugar... jajajaj! Pero claro... cuando es el jefe, tienes dos opciones:
    -A joderse y soportar.
    -Hacer uso de tu bisexualidad aparente y ponerte a practicarle un apañito... jajaja! Que visto lo visto y las nuevas teorías heteroflexibles de Andrés el Homógrafo, seguro que no falla.

    Oye... Claro... habría otra opción si fuera Gallardón (que por la edad, parece que no... jajaja!) y era darle una pastilla de "solimao" para generarle una descomposición de cuerpo...

    Claro que, todas estas maldades no sirven cuando uno descubre que ESTAS ENAMORADO DE TU JEFE... ¡Estás JODIDO!... JAJAJAJ! Eso te pasa por no hacerme nunca caso....

    Besos de tu futura Bicha 2011, la de mejor Picha! jajajaj!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angelillo, que no es Gallardón, que ese no es mi jefe, el mío es más parecido a Gollum pero con gafas. Este es más jovencillo y más mono... pero coño, es cierto eso de que eres una bicha, porque sí, lo que me duele es no ser ya el niño.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  9. Tal como lo describes es un jefe perfecto para mi. ¿Me lo prestas? jajaja. Creo que tengo que volver por Madrid, que hace casi un año que no voy por allí. Pero esta vez en lugar de quedar a tomar algo quedamos en el despacho de tu jefe. Tu acude cuando puedas ;)

    Un beso (para que se lo des de mi parte)

    ResponderEliminar
  10. Voy a echar el curriculum en tu curro. Ay, no. Que lo tuyo es de lo de estudiar y hacer un examen y todo éso. Y ahora ya no se lleva. Que hay que ahorrar.

    Pues me presentaré así como despistado y le echo un ojo.

    No sé como será en realidad el niño, pero lo has vendido muy bien. Casi me he puesto cachondo y todo.

    Besos y agur

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tú ya has estudiado, chuchi, lo que se lleva ahora es lo que dice la Espe, los interinos, que al parecer, son eso mismo, personas puestas a dedo, jojojojo.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  11. Parmenio, vuelve, aunque descuida que yo a este no te lo presento ni de coña, no vaya a ser. Aunque, ¿He comentado que está casado?

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar