viernes, 6 de enero de 2012

Santi II: El primo del extranjero

Santi, el joven querubín que parecía haber salido de de un belén navideño sujetando la estrella de navidad tenía un lobo escondido bajo esa piel de cordero. No tardó en mostrar sus garras.

Aquel caluroso y apacible mes de julio fue un mes donde Santi empezaba a tener sus primeras aventuras juveniles, y Pimpf cumplía a las mil maravillas el papel de buen amigo que le presenta chicas y hace de intermediario entre Santi y ellas. Así empezó a triunfar, y yo realmente tampoco tenía mucho que hacer, ellas se entregaban a él ansiosas de poder contárselo a sus amigas y de rivalizar entre ellas. Todo perfecto pero agosto trajo un temporal, el primo del extranjero. Santi tenía un primo viviendo en un país caribeño, un chico de nuestra edad que era la antítesis de Santi, muy moreno, mucho más abierto que él y con ese acento del caribe que empezó en dos días a volver locas a todas las chicas. Su primo se vino a pasar unos días a su casa, unos días que fue un mes entero, y el reinado de nuestro Santi, hijo único que triunfaba con todas las chicas comenzó a verse amenazado por aquel nuevo príncipe. 

Santi no desaprovechaba momento para criticar a su primo en cualquier ausencia de este, y yo lo comprendí todo al momento, sin que me dijese nada. Se había puesto celoso. Y mientras el primo arrasó con todo en el poco tiempo que estuvo, se ganó nuestro cariño y confianza. Una pena que por aquellos años no existiese internet, hoy habríamos mantenido esa amistad en la distancia. El primo, que tampoco era tonto no debía tener mucho cariño por Santi y no dudaba en pisarle todo su terreno, y cuánto más lo pisoteaba, más parecía disfrutar. Yo atónito observaba a unos y otros, cada movimiento. Santi un día y abiertamente contó miles de detalles para que le tuviésemos el menor respeto posible, pero nadie le creía, todos habían sido abducidos por el encanto del caribe. Así pues, como crío que también era se recluyó durante unos cuantos días en su casa, sin querer saber nada del resto, e incluso ganándose el enfado de sus padres por esta nueva situación de tener que soportar a un crío con celos a estas alturas de la vida.

El primo se fue, pero habíamos visto todos otra cara no tan amable de nuestro Santi. Yo me alegré, pues me gustaba el Santi de siempre, el de los minilíos de faldas y esperaba la vuelta al cole con ansias, con ansias y con Santi.

9 comentarios:

  1. wow! hay siempre un primo lejano que viene a joder las existencias! jajajaja

    Por el lado de mi mama! Yo tengo 2!! que no hacian mas que fregarme la existencia! y quitarme admiradoras! lo gracioso fue que una vez roto el encanto de su "novedad" y todo volvia a su cauce ya ellas estaban desencantadas!

    Compadezco a Santi!

    ResponderEliminar
  2. Suele pasar, a veces los celos trastocan a una persona y hacen que muestre una faceta que seguramente ni el propio celoso conocía de sí mismo, sin embargo en otros casos los celos sacan a la luz la verdadera y aterradora cara del que los padece.

    ResponderEliminar
  3. Yo es que creo que los celos son a los seres humanos como la luna a los hombres lobo, que nos transforman en seres irracionales, enfadados y capaces de todo, y mientras que el mosqueo lo pagues con lo que sea y no quien quieres, bueno... se medio llevan... pero ya sabemos eso, tan nefasto de "la maté porque era mía" y es que, esto no justifica que "sea por amor".... menos mal que no me tengo por celoso...

    ResponderEliminar
  4. El Santi I no me lo leí. Ahora vuelvo cuando me lo lea.

    Por cierto, tienes un buen gusto con las fotos que eliges que lo flipas.

    Besos y hasta ahora

    ResponderEliminar
  5. Qué cabronazo el primo. A mi me gusta el Santi. Y si tiene cosas oscuritas, mejor. Más morbo. Que los niños monos que escondes cosas debajo me gustan que te cagas.

    Espero ya ansioso el capítulo III.

    Yo también tuve a mi Santi. Del que me enamoré como una colegiala. Es que era tan rubito y estaba tan buenísimo.

    Y ahora es mi muy mejor amigo.

    Vive en Vigo. Le hice un post y todo.

    Besos y agur

    ResponderEliminar
  6. El concepto de celos me es ajeno. Nunca lo he comprendido del todo pues me parece totalmente irracional. Lleva a la gente a perder el control de si mismo y hacer cosas que normalmente no sólo no harían sino que además dan mala imagen de ti a todo el mundo. Pero aún sabiéndolo la gente cae en sus garras. Qué yo sepa aún no he caído, pero quien sabe si en el futuro...

    Así que tu Santi por unos momentos se sintió el principe destronado por un usurpador. Es un Hamlet que tiene que rendir pleitesía y encima poner buena cara. ¿Pero fue cosa sólo de esos días o descubriste que tenía un afan de protagonismo perpétuo?

    Un beso (que no de celos a nadie)

    ResponderEliminar
  7. Siempre he pensado que las envidias no son buenas y que sacan lo peor de una persona. Pero rompo una lanza en favor de Santi. Su primo hizo como Julio César: vino, vio y venció. Y, lo siento, pero las cosas hay que currárselas, no ganárselas por su "cara bonita".

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  8. Gary, es que el que vale, vale, por mucho que vengan cosas muy novedosas, y tú sí que vales.

    Christian, quizá los que no lo conocíamos éramos nosotros, pronto definió su forma de ser, complicada.

    Observatorio, bueno, mi amigo tampoco hizo nada extraño más que aguantarse sus cabreos que era lo que le tocaba.

    Zowi, tengo que leerme este post tuyo... uhmm, y si, totalmente de acuerdo, siempre hay amigos monísimos de los que uno se enamora... a mi en concreto todavía me dura con mi Darío... y aquí lo tengo de amiguísimo en Madrid, o yo de amiguísimo suyo.

    Parmenio, no fue cosa de un solo día, era un personaje, un nuevo líder, un géminis en potencia, todo un personaje al que le haré ahora un capítulo nuevo.

    Mau, uhm, ambos pusieron su cara bonita, ¿con cual nos quedamos?

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  9. Por alguna razón me salté este post y cada vez que ibas subiendo un nuevo Santi me decía "ay, primero leo el que me perdí" y nunca lo hacía...en vista de que van muchos Santis, mejor me pongo al día o quedaré más perdido jajajajaja. Recordé que en Villa conejos sucedía igual, venían mis primos o los primos de alguien más y el barrio completo se revolucionaba!. Cariños.

    ResponderEliminar