jueves, 12 de enero de 2012

Santi III: La vuelta al cole

Había llegado el día, por fin el ansiado nuevo curso, por fin al instituto, un gran paso para Pimpf, y un pequeño paso para mi juventud. Tras pasarme 10 años en el mismo colegio las ganas e ilusión de empezar estudios en un nuevo lugar, con nuevos compañeros eran difíciles de contener. Estábamos convocados una tarde soleada de finales de septiembre, en la puerta del instituto unas listas indicando los nombres de los alumnos y el aula que nos correspondía. 1ºB, mi clase, ahí estoy en la lista, y acto seguido comienzo a buscar los apellidos de los demás conocidos que tenía. Una relajación inmensa me entró por la vista y se apoderó de mi en segundos al comprobar que en mi clase estaba él, Santi. ¿No es genial para un chico enamorado en el silencio lo de compartir clase con una persona tan especial?

La selección de las aulas se había hecho por apellidos, el mío cercano al suyo hizo el resto, y nos sentamos en pupitres uno al lado del otro. Pronto llegó nuestra tutora que, en un tremendo revuelo nos indicó que nos sentásemos por orden alfabético. Mi gozo en un minipozo. Eché un vistazo a mi lado izquierdo, un señor. Sí, un señor, un tipo que tenía ya más de veinte años sentado a mi lado, un auténtico friki de la vida como comprobaría poco después, a mi otro lado ya no estaba Santi. Snif. Sin embargo mi tristeza no duraría ni un segundo, un viejo conocido a mi derecha, Leo, el jefe de monaguillos y que se había convertido en muy buen amigo de mi amigo de infancia Rui. Un lío de nombres que tampoco viene a cuento. Delante de Leo estaba, y al alcance de mi mano para darle una colleja, Santi, que se pasó el curso girándose hacia mi mesa para hablar y es que hablar le gustaba un rato.

Pronto hicimos un pequeño grupo de conocidos al que se unió mucha gente nueva de otros colegios. Un nuevo mundo para mi. Otra vez unos nuevos Zipi y Zape, dos chicos bajitos uno moreno y uno rubio, el rubio con cierto aire a Felipe el de Mafalda, con un pelo muy liso que le cubría la frente y los ojos, su nombre, Gorka, y su pareja artísitica Xosé. Varias chicas, Laura, una joven muy alegre a la par que melancólica, otro personaje por descubrir y que bebería los vientos a lo largo de nuestra estancia en el instituto por Leo, claro que Leo a esas alturas de la vida tenía ya una cosa clara, él terminaría el instituto e ingresaría en un seminario, quería ser sacerdote. Su relación con Laura fue de película, mezcla de El Pájaro Espino y Médico de Familia, esas relaciones que todo el mundo vemos clarísimas pero donde por unas cuestiones o por otras no llegaba ninguno a definir la jugada. Y también entre las chicas, dos muy especiales, Ana y Mónica. A mi Mónica me impresionó desde el primer momento, con unos labios muy carnosos y unos mofletes inmensos, yo no sé qué le vi a esa chica que en pocos días me tenía conteniendo la respiración por ella, y Ana. Yo no sé qué me vió Ana a mi, pero estuvo enamoradísima de mi muchos años tiempo suficiente para darme cuenta que estaba algo transtornada, pero eso es otro capítulo para otro momento.

Así pues arrancaba un nuevo curso, una nueva etapa. Yo estaba muy feliz hasta que vinieron las primeras notas. Tres suspensos por primera vez en la historia, entre ellos matemáticas, que siempre se me habían resistido un poco. Santi cuatro suspensas, entre ellas también matemáticas, y tuvimos que buscar juntos una solución, la única solución, ir a clases particulares, y como no, en la misma academia. Compartíamos no solo clase, las particulares también, los amigos también, y los fines de semana, veía más a Santi que a mis padres pero los buenos resultados no tardaron en llegar y las notas a mejorar y de los tres suspensos pasé a unas notas increíbles en el siguiente trimestre y así el resto de cursos. Me lo empezaba a tomar en serio y Santi estaba ya al borde de lo que podía dar. Aún así aguantó conmigo hasta COU, pero esto es adelantar demasiados acontecimientos.

7 comentarios:

  1. O sea... que nos anuncias un Drama.... no sé... eso de que soportara hasta COU... algo gordo anuncias... ya veremos!
    Pimfito, Pimfito... veo que a pesar de tu bisexualidad (discutida y discutible como diría el ínclito ZP) te llamaban la atención todos los Santis y Santitos... ¡vamos! Que en la adolescencia eras muy listo... jajajj!
    Yo... desde que descubrí las piernas velludas de mi Mario en mi niñez... jajajaj! dejé de lado la bisexualidad... jajaja!

    Besos, guapetón... nunca me imaginé que semejante Villa diera para tanta cosa: instituto y todo... ¡vaya! por algo yo estoy enamorado de esa zona... jajajaj!

    ResponderEliminar
  2. Yo para hablar de historias de estas tendría que irme, como muy pronto, a 4º de ESO, teniendo mi punto álgido en cuanto a historias de estudiante rocambolescas en bachillerato.

    ResponderEliminar
  3. "suspensos" ¿es reprobar el curso?

    ResponderEliminar
  4. Jejeje primero comienzo con una traducción necesaria , que es una colleja? Se come?? suena a comida!

    Mmm esto del instituto me marea , es que tenemos usos diferentes en peru para el instituto, Aquí el instituto, lo haces después de hacer el colegio, las cosas van mas o menos asi: de 5 años hasta 10 educacion primaria, de 11 a 15 educacion secundaria, de 16 en adelante puede ser un “instituto” o la universidad. ¿Que edad tenias en el instituto?


    oooh dios dejas muchos pendientes!! Que paso entre Leo y Laura y tu triangulo! Tienes que contarnos de ese triangulo!!!

    COU?? Escuche en youtube algo como EGB?? Quiero aprender esos términos! jajajaja

    ResponderEliminar
  5. Nos estamos poniendo al día de tu infancia adolescencia a pasos agigantados, y menos mal que no te gusta hablar de tu vida privada, que será la actual... ¡porque del pasado estamos enterados de todo de cabo a rabo....! Siempre me gustan estos posts recordativos (un palabro inventado, que conste) tuyos, porque me ayudan a conocerte mejor.... jejejeje.... es el primer paso de la amistad... y esta vez lo digo en serio, sin segundas...

    ResponderEliminar
  6. La de gente que has introducido en este post. Vas a tener que hacer un gráfico y ponerlo de vez en cuando para que no nos perdamos, porque esto tiene pinta de culebrón.

    Un beso (a toda esa gente)

    ResponderEliminar
  7. Vieras con que gusto separo yo a los chicos que se dan vuelta a conversar con el compañero de atrás jajajajajajajajajajaja. Yo en el cole no hacía eso, era un ser inerte, mi único pecado era dibujar todo el día y bueno, por lo mismo también tuve que buscar un profe particular de matemáticas, que siempre fueron mi asignatura pendiente, nunca mejor dicho jajajaja. Cariños Pimpf.

    ResponderEliminar