lunes, 30 de enero de 2012

Una caída de ojo

Antes de empezar el post propiamente habría que explicar que la expresión "caérsele a uno el ojo" es bastante común en Galicia, y viene a ser algo así como una sensación de envidia, sana o insana que le recorre a uno el cuerpo al ver ciertas cosas. De hecho aparece una breve mención en el Evangelio de San Mateo, en el capítulo cinco, versículos 28 y 29 que dicen así "Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en el corazón. Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti, pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno."

El sábado tuve una cena en casa de una prima mía, que trabaja en lo mismo que yo, con otra gente que también hacen lo mismo y con sus parejas. En total nueve personas, todos emparejados excepto yo. Dos de las parejas tenían niños pequeños y a mi se me caía la baba, por ellos y por los niños que no pararon de corretear hasta que nos pusimos a cenar. La última de las parejas eran unos recién casados que lucían su alianza en el anular. Ensimismado me pasé la noche observando a unos y otros, en concreto al paquete de uno y lo guapo que me pareció otro. Un grupo muy humilde donde no había una lucha por destacar por encima de nadie. Algo que jamás he visto en lo poco que conozco de Madrid. Ni que decir tiene que en la cena éramos casi todos gallegos y sobró muchísima comida porque aquello parecían las Bodas de Camacho.

Fui muy bien recibido, con una copa de rioja brindis incluído por la anfitriona. Además de colaborar todos con alguno de los platos cada pareja se llevó una tarta y nos juntamos a la hora de los postres con cuatro tartas. Yo que estuve bastante participativo no me di cuenta de todo hasta el día siguiente. Las parejas, los niños, y yo a mi edad y sin haber disfrutado de nada de eso en la vida. ¿Les llevaría yo a un chico a la cena? ¿Sería demasiado transgresor? Seguramente lo habría llevado, alguien que mereciese la pena, alguien con quién poder compartir un proyecto COMÚN, sin ser nada de ello sencillo, pero llega un momento que te tienes que lanzar siempre y cuando valga la pena.

Uno de los momentos en que más triste me sentí fue cuando en mitad de la conversación comentaron que les encantaría volver a ver a unos humoristas de quienes yo soy fan, y así se lo hice saber. Al momento su ofrecimiento para ir con ellos, no tardaron en fijar en el calendario una o dos fechas. Ese no fue un momento de caída de ojo, fue un momento en que la moral se me cayó por los suelos. En tres años en Madrid he insistido una y otra vez por ver a estos conocidos humoristas, jamás un solo ofrecimiento para acompañarme y ahora llegan unos chicos que no conocía de nada y me lo ofrecen ellos.

Y entre licores de café y empacho de dulces se nos fue la hora. Los niños dormían, y ojo aquí a la generosidad gallega, o generosidad en general. Dos de las parejas se ofrecieron a acercarme al centro, no solo al centro, hasta la puerta de casa pese a vivir ellos en otra de las puntas de la ciudad, y yo venga a insistir en que cogía un bus nocturno sin problema, que ellos estaban con el niño medio dormido. Hasta la puerta y no se hable más. Entonces ya no solo se me cayó el ojo, se me cayó el alma al suelo, acepté y pensé en todo lo cutre que me había rodeado hasta el momento.

Ha sido una velada muy entretenida pero que si la analizo ahora, pese a lo buena, me ha dejado muy adentro una enorme desazón, y no precisamente por ellos, por todo lo que he dejado atrás. Mi vida.

12 comentarios:

  1. Una cena entretenida y los amigos interesantes... aunque mirarle el paquete a uno no se yo :P.

    Pero bueno, es bueno saber que se respira tranquilidad y buen rollo, que es lo que importa.

    Por cierto... los humoristas ese no serán "Martes y 13" porque yo también los añoro... ains.

    Saludos del Búho !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, no, otros que me gustan mucho más, Faemino y Cansado.

      Bicos ricos

      Eliminar
  2. Si, has dejado atras toda tu vida, es hora de recuperarla, bueno si tu quieres, supongo.

    En ocasiones suceden cosas como esas, conoces a personas que te hacen dudar de todo lo que conoces y vives, supongo que esos "desconocidos" simplemente tienen eso que todos conocemos como: educación, y pocos practicamos( me incluyo, ya que en ocasiones eso se va por la taza del retrete).

    Solo pudo decirte que entiendo un poco lo que sentiste, ya que aveces uno echa un vistazo a su vida y no es como uno soñó que desearía, pero it's my life( como diría Bon jovi ^^).

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco soy quién para dar ejemplo sobre educación, que intento aprender a pocos a decir "gracias" y "por favor", muchas veces se me pasa por alto, nadie es perfecto.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  3. Nunca había oído la expresión esta de caérsele a uno el ojo, pero vamos yo en una velada con niños seguro que se los acabo sacando a ellos de las cuencas.

    Siento la tristeza que se desprende de tus palabras y espero que de ahora en adelante sólo encuentres en tu camino gente como la que describes, sean gallegos o no.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  4. Es una mezclilla Erbitxin, no lo puedo evitar y lo peor es que no sé si pensar que por alguna razón me lo tenía merecido o si pensar que ha sido todo producto de la mala suerte.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  5. Aprovecha todo lo que has encontrado ahora y no pienses en que la venda se te ha caído tarde, al menos se ha caído.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, que a esta gente la volveré a ver a saber cuándo, tampoco vendamos la moto antes de tiempo. Pero sobre la venda si, me queda ese regustillo amargo, o esa pena, y esa sensación de engaño desde el primer día.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  6. uuy que interesante, pero es que siempre sucede asi! Uno siempre quiere lo que tiene (o cree no tener). es bueno que sintieras eso, estoy seguro que te hara luchar por conseguir algo parecido o mejor.

    ¿la envida es buena? Yo creo que si (en pequeñas dosis claro)

    te envio un abrazote! las cosas solo pueden mejorar!!

    ResponderEliminar
  7. Ay Pimpfillo, que reflexivo te veo por estos días, hace poco te sentías solo en una ciudad poco generosa, ahora te topas con un montón de chicos bien amables y no deberías perder la oportunidad de compartir con ellos, si ha de ser normal esa sensación que te produce, porque estás en otro lado de la vida, seguramente a ellos a veces también se les pasará por la mente pensar en la soltería o la ausencia de críos jajaja, pienso yo. Que eso no te limite y disfruta mucho y come más! XD, cariños Pimpf.

    ResponderEliminar
  8. A mi novio y a mí nos pasaba igual en nuestra etapa madrileña... mejores trabajos, menjores sueldos, más oportunidades de follar, todo al alcance de la mano... pero todo muy frío, muy desangelado, muy cada cual a lo suyo... a la hora de estar enfermo nadie te llamaba o te traía un caldito.... y es que, digan lo que digan, la capital no es como la vida en "provincias" -como peyorativamente dicen los madrileños- al final nos mudamos de regreso al terruño, GRANADA... yo peor trabajo, mi novio en paro, peor sueldo... pero en calidad humana hemos ganado más...

    Se supone que tengo que animarte y mira lo que me sale... en fin, es una decisión que tendrás que tomar tú... ¡o aguantar hasta que tengas puntos como para poder pedir traslado! Que es lo que hicieron, otro ejemplo, los pobreticos de mis padres...

    ResponderEliminar
  9. Me pasa algo parecido en Francia, cuando voy a ver a mi familia. Especialmente con una prima que está casada con el marido perfecto, los niños perfectos (niño y niña) la casa impoluta, el jardín sencillo pero cuidado, los trabajos cerquita de casa, la sonrisa eterna, la amabilidad incómoda... Hablando sobre nuestras emociones más profundas, un día me sorprendió confesándome que no era feliz y que estaba en tratamiento psicológico. Que envidiaba mi libertad, mis viajes, mi independencia... Esa noche pensé que la vida es un coste de oportunidad continuo y que siempre que elegimos renunciamos a algo que también podría llenarnos... Envidiamos lo que no tenemos, es cierto... pero también somos objeto de envidias para los demás. Lo de Madrid, no es algo exclusivo de la capi... Todas las grandes ciudades adolecen de cierta deshumanización. Te mando un mimito, que me ha enternecido tu historia, me he visto babeando allí contigo...Besote.

    ResponderEliminar