miércoles, 29 de febrero de 2012

Santi IX: Sueño Feliz y Pesadilla

Sin lugar a dudas mi mejor época tuvo lugar cuando estudiaba 3º de BUP. En el grupo todo marchaba de maravilla, teníamos nuevas incorporaciones, mayoritariamente femeninas, algunas grandes amigas mías de años atrás con las que yo me compenetraba a las mil maravillas. Aquella época de comenzar a salir por las noches, y de las grandes primeras borracheras, esas que luego con los años terminas contando como "la peor de mi vida fue aquella vez que...". Yo en esa época tuve varias peores, concretamente las tres peores, y de una de ellas me haré cargo en este post. Tenía mis fans también, y algún que otro éxito fugaz con alguna chica, algún rollete esporádico y una super fan total que me perseguía para, quizá con vistas al futuro, tomarme en matrimonio.

Ese curso trabajamos duramente por algo que nos merecíamos, la excursión de final de curso, el viaje más grande jamás contado. Después de trabajar duramente juntando dinero con desfiles, fiestas privadas en pubs que colaboraban con el instituto, venta de lotería, rifas, y ya no me acuerdo qué más inventos, decidimos que tendríamos una buena excursión si anticipábamos la fecha, una semana antes de semana santa, ya finalizados los exámenes, cuando empieza a hacer buen tiempo y los precios no son de temporada alta, nuestro destino, el Algarve portugués. Nos organizamos entre los amigos de forma que compartiríamos un apartamento ocho personas, tres de las chicas del grupo, Santi, Gorka, Jimmy, Xosé y yo, una semana lejos de la protección de nuestros padres, divirtiéndonos y para lo que habíamos estado las últimas semanas preparando todo, para organizar lo que beberíamos cada día y lo que comeríamos.

Llegados al apartamento decidimos que lo que haríamos sería juntar todos los colchones, colocarlos en el salón y dormir allí la mona. Pusimos el apartamento patas arriba, pero a la hora de dejar las maletas Gorka resolvió rápìdamente como sería el reparto, mi maleta y la de Jimmy en una habitación, junto con Xosé, las tres chicas en la habitación de matrimonio y en otra habitación mi Santi y él. A mi el reparto me tocó un poco las narices, y eso que se  trataba solamente de dejar las maletas. Gorka tenía ganas de guerra o a mi así me lo parecía. Y nada fue como quisimos en aquella excursión, una excursión donde bebimos todo lo que uno no se debe ni imaginar, mañana, tarde y noche y mucha comida basura. La primera noche tuvimos una baja, Xosé se fue a dormir al apartamento de cuatro chicas de la excursión, y una de nuestras chicas se fue a otro apartamento y no la volvimos a ver en los 8 días que allí estuvimos. Desapariciones misteriosas. Sumado a todo ello había una rivalidad brutal entre las chicas de nuestro apartamento y el apartamento de las pjjas del apartamento de al lado. En esa guerra hicieron acto de presencia también los dos profesores y las dos profesoras que nos acompañaron. Los profesores se alinearon con las vecinas, las profesoras con nosotros. Entre luchas de un apartamento a otro por ver "quienes eran los mejores y quién se lo pasaba mejor" pasamos varios días.

La segunda noche Gorka estaba cruzado, al parecer, el motivo de su enfado era que, lo que había sugerido yo para que bebiésemos esa noche no le emborrachó lo suficiente. Pues tuvimos una discusión gorda, no os vayáis a pensar por tremenda gilipollez. Dejamos enfriar el mosqueo y reanudamos nuestra amistad como si nada hubiera pasado. Pero Gorka me demostró que no hay dos sin tres, y que muchas veces se guarda cierto rencor a la gente sin motivo importante, pero que todo puede ir a peor. La última noche volvió a discutir conmigo. Me echaba en cara que, estando tan borrachos como estábamos por aquellas laberínticas calles de Albufeira, hubiese dejado ir a Santi con una compañera del instituto. Ni que yo fuese el guardián de nadie, y aprovechó el momento también para arrojar más porquería, y yo, más pedo que Alfredo y en una respuesta muy madura me enfadé con todo el mundo. Mi enfado me duró un par de horas, luego en un local empecé a llorar, por el mosqueo este tonto, porque de repente me vi rodeado de unos borrachos insensatos que me habían dejado a mi entender tirado, pero sobre todo, por lo que lloraba era porque veía que había perdido una lucha con Gorka, y todo producto del alcohol, y que Santi se iba y me costaría retenerlo. Volví de la excursión muy enfadado con todos ellos y desde aquel día nada volvió a ser igual.

Pocos días después arreglamos entre todos nuestras diferencias, aunque no fue nuestro apartamento el único con este tipo de crisis emocionales de adolescentes. Pese a ello, no dejo de recordar aquellos días como los más felices y mil detalles me recuerdan a aquella época, sin embargo, había comenzado una guerra fría.

15 comentarios:

  1. A mi me encantaban esas "guerras", aunque en mi caso la guerra era entre los cursos "8ºA" y "8ºB", pero bueno...

    ... Lo importante es que lo pasaras bien, aunque leyendo el post pasaste por un pequeño "bajón", pero siempre recordaremos aquel "Viaje de Fin de Curso".

    Un abrazo niño !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff, aquella guerra fue un coñazo, nos impedía pasarnos las tardes con las vecinas, ir allí a tomar el té, hacer botellones conjuntos, nos impedía todo. No sé, quizá debiese hacer unos capítulos sobre esa excursión, fue tremenda.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  2. jaja cari me vas a aser la picha un lio ahorra y cuando tengas mas money pues te viens a las 3 de golpe jaja bueno si no eske antes estiras la pata jaja ke dios no lo kiera pero todo puede pasar y deja de discutir con tu amigo y az el amor!! jajaja

    besos

    PD, que es eso de borrachera? ya ni me acuerdo ains tanto tiempo sin beber es lo ke tiene
    XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ME, lo que yo quería era un ofertón sexual o algo por el estilo, así que no sé... mismo elijo otro destino.

      Sobre la borrachera, chuchi, haces bien olvidándolo, yo lo olvidé bebiendo.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  3. ¡Qué cosas tiene la vida....aquellos traumas y enfrentamientos de adolescentes, que antes suponían todo un mundo, y que ahora, desde la distancia y la madurez, se recuerdfan con tanto cariño...! Ojalá, cuando seamos abuelitos WERTHER'S ORIGINAL, con el pelo blanco, dando caramelitos a nuestros re-sobrinos, recordemos con tanto cariño las cosas que ahora, en este presente, nos agobian tanto....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo anticipar que mi enemistad con Gorka continua hasta el día de hoy, y también tengo que decir que es la única persona del mundo a la que no quiero ver delante, jejeje, así que, ni tan adolescente ni nada.

      bicos Ricos

      Eliminar
  4. No quiero ni pensar la de embarazos que se generaron a raiz de ese viaje y todo ese puteo... jajajaj!
    Eso sí... lo que más me asombra es esa eterna memoria tuya que recuerda hasta los últimos detalles de todo. Cuando te leo, me doy cuenta lo tremendamente despistado que soy. El otro día estuve en Madrid y a pesar de que he paseado mil veces por las mismas calles, no sabía ni por donde me encontraba... jajaja!
    Y nada... lo de Gorka es muy fácil: ¿no te diste cuenta de que te vió el bolas cuando te duchabas? Porque lo lógico es que os dicharais todos juntos o que os tocarais todo eso durante esas borracheras... jajajajaj! Pues el enfado viene de que no quisiste darle un "golpe"
    ¿Se puede ser más puta? No... Lo de Pimfito es insuperable!!! jajajaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que me tuviese envidia por mi pollón? Puede ser, Angelillo, no lo dudo, jajaja. Pero ya te digo, memoria la tengo buena, y a medida que uno se pone a escribir se va acordando de más detalles y recomponiendo más la escena.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  5. Vaya esta interesante, asique ahora se acabaron las contemplaciones, this is war!
    jeje

    Besos amistosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, comenzaba aquí la Total War, o la IIIGM o algo similar, jejeje, al tiempo.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  6. Cuando empiezas a contar una historia lo haces tan maravillosamente que amarras; es agradable leerte, amigo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, cuantos más piropos sueltes sobre esto, más tardará en aparecer el final, jajaja.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  7. La de peleas de adolescente que tuve que sufrir yo en mi época. Unas como protagonista y otras como simple espectador. Con los años te das cuenta de que no eran más que tontadas, pero en aquel momento era lo más importante de mi vida.

    Así que Gorka se convirtió en tu "archienémigo" en aquel viaje y vuestra rivalidad se ha extendido por más de una década. Tengo curiosidad por saber los siguientes capítulos de ese culebrón jajaja

    Un beso (de otro superheroe)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parmenio yo me he serenado un montón, he decidido estar en todas las salsas de mi grupo pero no tener un peso determinante, mucho menos generar ningún lío, pero de aquellas aguas vienen los lodos de ahora, muchas de esas peleas han derivado en las relaciones de ahora, y la de Gorka ha sido una de esas, como bien dices, un archienemigo de por vida.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  8. Interesante, esto me recordó la NO gira de la CroniKsa, ahí comenzó la debacle que bueno, derivó en la disolución de ese grupete. Cariños Pimpfillo.

    ResponderEliminar