miércoles, 1 de febrero de 2012

Santi V: El Deporte

Jamás en mi existencia había mostrado preocupación alguna por hacer algún tipo de deporte. Siempre me había considerado bastante patoso para los deportes en equipo, y algo vago o falto de motivación para los deportes individuales. Con Santi llegó la pasión por el deporte en toda su extensión, no solo como espectador, que también, si no practicándolo, que fue un gran avance.

Comenzado el instituto las charlas sobre fútbol eran apasionadas y acaloradas, Celta-Depor ocupaban gran parte de nuestro tiempo y Barcelona-Real Madrid el resto del tiempo, todo lo demás eran charlas sobre otros deportes y deportistas, pero esas discusiones futboleras me hicieron ponerme las pilas, readopté como equipo al Barcelona en unos años que fueron buenos, e incluso acudimos en grupo a ver un España - Portugal, el mayor partido de fútbol jamás visto, acudíamos siempre que podíamos permitírnoslo a Balaídos para ver a los grandes equipos, comencé a aprender cosas del fútbol en las que jamás me había fijado y es que sus reglas no pueden ser tan complicadas cuando todo el mundo sabe de fútbol, todos llevamos dentro un entrenaor y muchos aunque no sepan leer ni escribir, sobre este deporte son auténticos hachas, en mi pueblo han destacado unos cuantos jugadores.

Pero me faltaba la práctica. Creamos con Santi, Gorka, Xosé y algunos amigos comunes más un equipo impresionante, el RCPT. Yo que jamás había jugado al fútbol tuve que defender la portería cosa que se me dió mejor de lo que siempre hubiera imaginado. El resultado muy favorable, tanto en lo personal porque hicimos una piña como en lo deportivo, que ganar no ganamos nunca nada pero siempre estuvimos en puestos realmente importantes. Años después llegó el voleibol, deporte de verano indiscutible en la playa. Para desconocer ese deporte muy pronto me hice con él, y aquí no era como en el fútbol donde era el portero y ya, en el voley era ágil, estratega y muy competitivo. Santi era perfecto en cualquier deporte sin demasiado esfuerzo y siempre con alguna que otra admiradora en las gradas, máximo en verano, aunque su mayor admirador, su admirador secreto estaba siempre en su propio equipo, el mimo Pimpfito.

Claro, ahora os preguntaréis qué ocurría en las duchas, y la pregunta es buena, pero la respuesta es de estas que desalientan. Jamás hubo duchas en nuestras actividades extraescolares, cada uno se duchaba en su casa, aunque ocasiones no faltaron pero en el instituto.

La clase de gimnasia para mi era un auténtico suplicio, una pérdida de tiempo que yo prefería pasar tirado en las gradas viendo a la gente hacer deporte mientras yo fumaba y estudiaba un poco. Pero tuvimos un profesor, un maldito profesor que lo del deporte se lo tomó más en serio ningún otro. Se hizo obligatorio hacer educación física, con chandal y ducha. Jamás me había desnudado en público me daba auténtico pavor. ¿Y si se me notaba demasiado que me fijaba en los chicos en las duchas? ¿Y si además de notarse en la cara se notaba en alguna erección incipiente o no tan incipiente? ¿Qué ocurre si alguien se fija demasiado en mi? ¿Y si la tengo pequeña? Todo un mar de dudas. Por suerte, o por desgracia en aquel curso Santi ya no estaba en mi clase, lo habían cambiado al aula de al lado. Sin embargo casualidades de la vida hicieron que, al término de la hora de gimnasia los de su aula coincidiesen con nosotros, ellos siempre duchándose y nosotros, cambiándonos para ponernos nuestro chandal. No tuve elección, y tuve que disfrutar de todas las duchas de Santi, aunque, con lo que yo no contaba es que no iba a ser el único que las disfrutase, Gorka, en silencio, muy en silencio no perdía detalle de nada. ¿Yo la prueba? Superada, un dominio mental brutal y una capacidad de disimulo increíble que terminaba relajadamente en mi casa, en mi habitación pensando en todas las maravillas de las que había disfrutado, horas después volvía a estar con Santi en clases particulares.

20 comentarios:

  1. Diossss.... esto se pone interesante... jajaj!
    ¡Hacías muy bien en disfrutar con esa maravilla de Santi! jajaj!... Y verdaderamente que yo te pido que además de continuar con el Divino Santi... nos continues la historia con el incipiente Gorka (cari... ¿un nombre vasco en ese pueblo tan gallego?)... jaja!
    Nada, nada... recuerdo el primer día en que me tuve que duchar en pelotas comunitariamente... Lo pasé fatal! jajaj! Te entiendo perfectamente... aunque yo estaba en una situación distinta a la tuya: yo no tenía complejos conmo tú por el tamaño (que a la vista está que es espectacular)... jajajaj! sino que por timidez me daba una vergüenza absoluta.
    Hoy en día, me ducho con todo el mundo y soy tan feliz... ya llegará el día en que me duche contigo... jajajajaj!

    Besos, guapetón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angelillo, el problema era también de timidez, y no por el tamaño, aunque en reposo es normal o chiquitita, según se vea y hay testigos de ello, otra cosa es saliendo de un pantano y desafiando la ley de la gravedad. Sin embargo, como bien apuntas, Gorka me trajo muchísimos dolores de cabeza, los que te puede traer un homosexual reprimido y enamorado.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  2. Yo me tengo duchado en duchas con demás gente y digamos que pasé por lo mismo que tú y menos mal que teniendo la mente en otra cosa, la churrilla no se animaba :P.

    Un abrazo y...

    ... Salúdos del Búho !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jamás he tenido problema alguno de erecciones, uno que controla muy bien la mente.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  3. Yo en el colegio/instituto jugaba al baloncesto y al voleibol aunque bueno, aunque me gustaba no era lo que más me gustaba ya que siempre antepuse el conseravatorio a todo lo demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo aficciones muy pocas, las de siempre, salir... y esta fue mi mayor aproximación al deporte, que no es mucho.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  4. jajajaja me alegra saber que no era el unico con esos temores en la ducha, yo prefiero bañarme en casa, donde es muchisimo mas comodo. No me agrada ver a otros patas calatos agitandose por ahi jajajja pero recuerdo que luego de unas practicas de Taekwondo, donde iba a la ducha si o si! y luego pude jejeje darme cuenta que no soy "pequeño" jajaja ya todo fue bien. Aunque claro aun detesto estar calato delante de otras personas! jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gary, no hay como hacer nudismo para perder ese tipo de miedos escénicos a desnudarse en público, y es que ahí, o te quedas desnudo, o no eres nudista.

      Bicos ricos

      Eliminar
  5. jaj cari, vaya aburrimiento de vida deportiva (y si me apuras sexual, jaj) NO tener ducha en tus vestuarios te ha quitado muchas posibilidades, eh... Y eso si, yo creo que si la tienes pequeña ya lo sabes, no hace falta esperar a jugar un partido de baloncesto con los negros de la NBA, jajaaj

    Bezos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin apurarte, un auténtico suplicio fue la etapa de instituto, ni mojaba ni veía, ni hacía nada, solamente estudiar, un truño. PEro chuchi, de pequeña nada...

      Bicos Ricos

      Eliminar
  6. Ese descubrimiento paulatino de la sexualidad, con los mitos, los tabús los miedos y las atracciones inevitables... Qué humano y qué cercano ¡Y cómo nos escudamos en la indiferencia, la discreción o el silencio para escondernos y protegernos... Cuanto sufrimiento y cuanto esfuerzo ¿no? Destilas claramente lo que Santi ha significado para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto pasaba desapercibido yo, demasiado quizá, a lo mejor desaproveché unos años muy buenos. Santi para mi era toda la admiración que yo podía tener en alguien.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  7. "¿Y si se me notaba demasiado que me fijaba en los chicos en las duchas? ¿Y si además de notarse en la cara se notaba en alguna erección incipiente o no tan incipiente?", me sacaste una sonrisa con estas frases, amigo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, Antony, nada que no hagamos ninguno, todos, hetero, gais o bisexuales terminamos fijándonos en lo mismo, aunque con distintos deseos, pero bien sea por curiosidad o por ganas... todos lo hacemos.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  8. lo peor es que uno tiene que hacerse de la vista gorda y no ser tan obvio al ganarse con los amiguitos.
    Y eso es lo que me da pena de no tener vida deportiva en el colegio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te has perdido nada Damian, yo ya ves que apenas la he tenido y tampoco es algo que me coma la cabeza, eso si, siempre de forma disimulada.

      Bicos ricos

      Eliminar
  9. Ah! Cuando yo fui al Castillo de Molina de Aragón (que es el que parece que nos has colocado) no vi a maromos por allí en pelotas... jajaj! ¡hacía un frío sumamente espantoso y desagradable como para encontrar esos tesoros! jajaj!
    Besos, guapetón!

    ResponderEliminar
  10. Angelillo, que te me has adelantado al post. Cari, desde ahora, cuando hay cambio de cabecera, hay un post concurso para que adivinéis dónde está el maromo de la foto, jajaja, pero todavía no puedo decir si has acertado o no.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  11. Las incipientes dudas de cada uno de nosotros ¿Se me notará? Me hace gracia que, conforme más avanzábamos en el autodescubrimiento de nuestra orientación sexual es como si creyéramos que una flecha roja se dibujaba encima de nuestras cabezas.... es curioso...

    ResponderEliminar
  12. En el insti siempre fueron de duchas comunes, la experiencia me pareció siempre horrible, aunque nunca tuve "esa clase" de problemas, Ni siquiera me planteaba el hecho de que fuera a sufrir un tipo de erección o algo, porque en el cole aún no estaba tan claro con lo de los chicos. Pero bueh, el deporte tampoco me iba o va jajajaja. Cariños.

    ResponderEliminar