jueves, 9 de febrero de 2012

Santi VI: La Plus

Hubo una época dónde pasábamos por la edad del pavo, dónde todo lo relacionado con el sexo nos llamaba la atención, la búsqueda incesante de chicas -mientras algunos también soñábamos con chicos-, y el intentar impresionar a las mismas, donde corrían litros de colonia y se respiraba en el ambiente testosterona, androsterona y androstendiona, nuestro cuerpo lo teníamos ya muy conocido, y sin embargo, seguíamos explorando nuestra sexualidad.

En esa época, sin internet, sin teléfonos móviles, algo ahora totalmente inimaginable, nuestros divertimentos sexuales onanistas eran escasos, ni que contar de los mismos en pareja, inexistentes. Y sin embargo empezamos a ver la luz, y esta luz vino con el Canal Plus. Santi siempre hacía el mismo chiste sobre cómo se nos estaban quedando los ojos a todos de intentar ver las películas codificadas, y teníamos métodos para verlas más o menos nítidas dentro de lo que cabe, pero un día Santi llegó muy excitado "En el edificio donde vivimos han instalado la Plus, y podemos verla todos". Asombrados pensamos que tendría fútbol en abierto, y grandes películas en estreno, él pronto nos sorprendió con un rápido "los viernes mis padres salen y podré ver la película porno de la plus". No era la primera vez que alguno de nosotros veía alguna de esas películas, siempre habían de extraperlo algunas películas que los padres de tus amigos escondían en sus armarios y que por unas horas podías disfrutar. Lo de la Plus era un plus, nunca mejor dicho, era todos los viernes poder disfrutar de una película porno distinta. No tardamos en meter presión a Santi para que, nuestro guapo y apolíneo amigo nos hiciese un "pequeño favor", grabarnos alguna de esas películas con las que él tanto se divertía y que le facilitaban sus dotes onanistas.

Comenzábamos a hablar de nuestras prácticas más íntimas con toda clase de sinceridad, ingenuidad y detalles, si, y con pelos y señales. A raíz de estas charlas, y sin necesidad de ninguna película pornográfica yo tenía material suficiente para autosatisfacerme imaginándome a Santi en el sillón de su casa, pene en mano y sudando hasta eyacular. ¿Qué más podía pedir? Claro, podía pedir algo más, ver alguna película pornográfica en su casa. Y pasaron un par de meses cuando emocionado nos comentó que sus padres se iban de viaje, que lo dejarían solo en casa unos cuantos días, y que su casa, por lo tanto era nuestra casa. Hicimos varias fiestas en su casa, poca gente, los cuatro amigos más cercanos, Santi, Gorka y alguno que otro más, un poco de comida basura y un poco de alcohol para amenizar las veladas, con algún que otro cigarrillo. Santi, el chico bueno, el niño de mamá, el que jamás había roto un plato y que iba todos los domingos a misa con su madre comenzaba a salir del cascarón. Expectantes esperábamos la hora en que comenzaba la película del Plus, y con ella los calentones, y las pajas en grupo. ¡Ay, qué adolescentes! Santi se calentaba con la propia película, yo me calentaba con la película que me montaba en mi mente al ver aquello, y Gorka, bueno, Gorka yo creo que se calentaba al ver a Santi directamente. En ocasiones se pasó de la paja comunal a la colectiva y es que había que explorar "que se siente cuando no eres tú el que se toca la polla".

Así fue como comencé a darme cuenta de muchas cosas. Que Gorka estaba enamorado de Santi, en un silencio más aterrador que el de aquel que sufre de hemorroides, que yo era el que la tenía más grande de todos y que aquello se me empezaba a ir de las manos. Comenzaba a sentir celos de Gorka, un Gorka al que hasta no hacía mucho comenzaba a ver como un hermano, un Gorka que me invitaba a dormir a su casa cada vez que se quedaba solo, un Gorka que empezaba a no tener más ojos que para mi Santi.

9 comentarios:

  1. ¡Que recuerdos con el Plus!... anda que mucha gente no se dejaba los ojos viendo las pelis porno de los viernes a la noche xD.

    Que imaginacion teneis y eso me gusta.

    Un abrazo niño !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántos jóvenes ahora utilizan gafas por culpa de tener que ver la plus codificada para imaginarse una escena de sexo, lo más triste es que tampoco teníamos sexo del real, jajaja

      Bicos ricos

      Eliminar
  2. jajajaj as visto pimf ke letra ke ordenamiento ke rikeza jaja yo creo ke me van a descubrir lo de marika por tanto ordenamiento en el cuaderno y limpieza jajajajajajaj

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor, Me, te pillan por la pluma, si escribes con pluma, que no lo sé, si es con bolígrafo seguramente pases más desapercibido, jajaja

      Bicos Ricos

      Eliminar
  3. Eso es ya el colmo... o sea, que haciéndose pajas comunitarias... y no contentos con eso, van e intercambian manos en pollas ajenas... jajajajaj! Desde luego... ¡tiene delito la cosa!
    Yo... estas cosas no las hacía... jajaj! Ya! ya! recuero aquello de la Plus... pero ¡hombreeeeeeeeeeeeee! Un poco de respeto por los rabos ajenos... ¿no?
    Y ahora viene la pregunta:
    ¿Cómo apretabas el rabo de Santi? ¿con Pasión? ¿con cuidado? ¿con reverencia? ¿sólo con la mano? ¿algo más de la mano?... ¿algún salpicón? jajajaj! Joer, Pimfito... es que no nos cuentas los detalles escabrosos.
    Y yo sigo manteniendo que Gorka me parece un buen chico, a pesar de tenerla más chica que tú... jajaja!
    Bueno... menos mal que yo no estaba con vosotros, porque hubiera sido el primero en cuanto a tamaño se refiere... jajajajaja!

    Besos, anda! ¡onanisa!... Y luego no quiere complacerme a mí con una foto! Ya te vale! jajajaj!

    ResponderEliminar
  4. Ayyy, sublimar la fantasía no siempre resulta tan fantástico como uno lo podía imaginar, sobretodo cuando se difumina el sueño y nace el celo. Lo que era excitante en soledad, resulta incómodo si uno descubre a un rival en el momento más esperado... Cuántos recuerdos! El descubrimiento del sexo en colectivo...yujuuuu! besiños.

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo esa época de plus en la que corrían leyendas urbanas de que si con un peine se podía ver perfectamente jajaja. La verdad es que eramos muy ingenuos.

    Yo nunca tuve demasiado interés por el porno porque no me ponía. Y es que era el porno equivocado :)

    Pobre Gorka, esos amores imposibles y que además los sabes son de lo más dolorosos. Espero que no te lanzases sobre él loco de celos al grito de "Santi es míoooooo"

    Un beso (codificado)

    ResponderEliminar
  6. Me perdido en eso de que GORKA te invitaba a ti a dormir y sólo tenía ojos para tu SANTI... es que ¿estaba hecho un lío entre los dos, o me he liado yo?

    ResponderEliminar
  7. Jajaja es un clásico eso del canal codificado jajajaja, yo también me pasé algunos minutos de mi vida intentando ver algo. Lo que nunca tuve fueron esas pajas colectivas, pero bueh. Cariños.

    ResponderEliminar