miércoles, 7 de marzo de 2012

Santi X: Fin del Instituto

Terminó aquel curso donde mis notas fueron cada vez mejores, en una ardua competencia con las de Gorka, en lo que yo consideraba un pequeño genio de esos que vienen de serie con uan inteligencia brutal pero a la que le falta pulir ciertos aspectos, que no son multiculturales, y la diferencia era cada vez mayor a nivel académico con Santi. Me había creado un competidor a todos los niveles, bueno, a todos menos a uno, claro.

La vuelta de aquella excursión me hizo mucho daño, y me hizo pensar que así como ahora estás en lo alto de un ciclo, mañana puedes estar en lo más bajo, que debía reflexionar sobre muchas cosas antes de actuar a la ligera, que si me consideraba algo inteligente debería demostrarlo y que si crees que tu enemigo es demasiado fuerte, lo mejor es unirte a él. E inicié una campaña de amiguismo con Gorka, previniendo cualquier reacción suya que me pudiese hacer daño. Totalmente recuperado de aquel mosqueo transitorio volvimos a aquellos fines de semana de ir a dormir a casa de Gorka, de comida rápida y pequeñas aproximaciones a la cocina estudiantil, en previsión también de lo que nos esperaría en un par de cursos. Un verano, el último verano que pasamos realmente juntos, con un Gorka muy participativo y un Santi ajeno a todo cuanto pasaba tanto por mi cabeza como por la de mi querido Gorka.

Llegó el COU, nuestra elección ciencias puras, con matemáticas y dibujo técnico, algo que hizo que volviésemos a coincidir en una clase Gorka, Santi y yo. Mi primera preocupación, la colocación en clase. Ya no estábamos sentados por orden alfabético y Gorka pronto disipó cualquier duda que pudiera haber, yo a su siniestra, y Santi a su diestra, el bandido bueno y el malo, Dimas y Gestas. Ya no quería discutir, prefería seguir disfrutando de mis horas de clases particulares junto a Santi, y en el instituto, atacar por la retaguardia, desde nuestros asientos, echar la silla hacia atrás y hablar como solíamos hacer siempre, pero con Gorka en el medio. Y es que ser bicha te da el plus de saber atacar por atrás. Mucho estudio el resto del curso, y un pequeño alivio en medio, una excursión cultural a Madrid de la que daré cuenta en el próximo post. COU era un curso con demasiados exámenes, todos orientados más que a la universidad, a la prueba de selectividad, la temida prueba de selectividad. Sim embargo no llegamos todos. Santi quedó a mitad de camino, había suspendido unas cuantas y esta vez nos enfrentábamos tanto Gorka como yo a perder la inmediatez con Santi.

Recuerdo aquella selectividad como un auténtico suplicio, no tanto por los exámenes en si, si no por el calor que hacía, y después, el relax total, a disfrutar del último verano sin suspender una asignatura, un verano que tendría a Santi dándolo todo para sacar esas asignaturas pendientes, un verano en el que decidimos Gorka y yo tomar algo de aire fresco en nuestra tirante relación y procuramos estar algo apartados. Y el final de un ciclo con todos los amigos que habíamos dejado en el instituto. Algunos ni tan siquiera lo habían terminado, muchos habían repetido curso, se cerraba definitivamente un ciclo y de hecho, a alguna de aquella gente jamás la he vuelto a ver, a otros los he visto al cabo del tiempo, con sus carritos con los niños, con carreras universitarias impresionantes. De allí han salido matemáticos, ingenieros, proyectos de ingenieros, economistas, empresarios, sacerdotes, amas de casa, e incluso zapateros, la gama es amplia, sin que se nos pasase por la cabeza, estábamos forjando nuestro futuro.

13 comentarios:

  1. Si es que cuando acabas el COU (Yo estudié FP) y llega la universidad, pierdes a muchos amigos, excepto a aquellos que quieres de verdad y que siempre quieres estar con ellos.

    Yo por suerte, aún mantengo a aquellos amigos del colegio y FP y aunque nos veamos de "pascuas a ramos" siempre sabremos que estaremos a las duras y a las maduras.

    Muy buen post !!.

    Un abrazo niño !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo mantengo a la mayoría, los mantengo como conocidos, a muy pocos como amigos, en concreto a una de las chicas de las que hablé en alguna ocasión, y es que volvimos a coincidir no solo en EGB, si no en el instituto y finalmente en la Universidad, algo similar a lo que ha ocurrido con algún amigo, en concreto con uno que he mencionado este verano, uno con el que he pasado una tarde de cañas y tiempo después de aquello, muchas vivencias juntos.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  2. Cada vez más inmerso en la lectura de esta historia... Santi, Gorka y tu, un círculo vicioso.
    Deseando leer el siguiente capítulo!

    un saludo
    destroy114.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, un triángulo peligroso. Bienvenido al blog. Cuando termine con este atraso que llevo me pasaré por los blogueros no habituales a los que les debo muchas visitas. Aún le quedan capítulos y la mayoría de ellos centrados en la lucha con Gorka.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  3. ¿SACERDOTEEESSSSSSSS? jajajaj!
    Dios! Cómo me hubiera gustado estar en una parroquia contigo, Pimfito! Yo de párroco y tú de coadjutor... claro!... Yo siempre con el badajo mandante... jajajajaj!!!...
    En fin! Los curas gallegos tienen algo especial... muy especial. Recuerdo al Venerable San Alejo de Tuy... y al Muy Venerable D. Domingo Came... ¡Qué gente más salada y más ocurrentes!
    Claro.... que yo, con ese badajo que tienes, nunca me hubiera imaginado que estarías estudiando con compañeros que serían curas... jajajajaj!


    Besos, guapetón!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angelillo, esa sorpresa que te llevas es para ponerte un negativo, porque ya he dicho en más de una ocasión que tengo un amigo sacerdote, del instituto, que por cierto era el que me soplaba las cosas de latín, y sigue siendo amigo, claro que nos vemos de pascuas en ramos, concretamente en pascua cuando viene a dar misa al pueblo, jajaja, bah, no, que lo que hace es casar a amigos y enterrar a algunos conocidos.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  4. Ya le he leído a mucha gente decir que al salir del colegio se separaron de sus amigos. Yo los mantuve unos años todavía, aunque por razones muy largas de explicar aquí me fui separando de ellos. De hecho muchos de ellos siguen juntos. Por eso me sorprende esa separación tan común.

    Tengo curiosidad por saber si Santi logró aprobar y seguísteis viéndoos o si la universidad os separó definitivamente. Con Gorka ya imagino que fue el principio del fin ¿o no?

    Un beso (inquisitivo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo supongo que como en todo, ya he contestado por ahí, los hay que he mantenido, los hay a los que no veo, los hay que los he ganado desde esa época. Pero vamos, esas dudas pronto quedarán disipadas, hay unos cuantos post que abarcan parte de la universidad, al menos el principio de ella.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  5. Permanecer, dura cosa es... Sólo conservo una gran amiga desde los cuatro años... Lo demás, simplemente se evaporó. No existe ninguna fórmula que diga los mecanismos para conservar, supongo que es ley de vida... Santi era la imagen que sustentaba tu mundo y también el de Gorka... pero una vez cumplida la función, ya se sabe, nada queda. Aunque no descarto un giro inesperado en tu relato. Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, yo conservo a más de dos, estar en un pueblo todos es algo que ayuda mucho, es gente a la que ves a menudo, aunque algunos estemos fuera. No hace mucho, una de mis mejores amigas desde épocas de colegio ha tenido una niña, y otro de mis amigos de tierna infancia se ha casado, y hubiera ido a la boda de no ser por un problema que tuvo con otros amigos y lo alejó un poco de nosotros, centrándose solamente en su chica. Pese a ello, he estado no hace mucho con ellos en Madrid.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  6. ¡Jajajajaja....se cumplió la norma no escrita...! Aunque voy a empezar a dudar de tu "gaycidad", porque en mis tiempos, es verdad, al terminar segundo de BUP, todos los MACHO MEN DE USERA emigraron a ciencias puras, y yo solito me quedé, con otro amigo, aunque este era más bien un poco friki antisistema, lo que ahora llamaríamos perroflauta, en letras puras con todas las ALEGRES COMADRES DE WINDSOR...¡Eramos dos chicos en una clase de treinta y dos! y nunca entendí por qué los chicos se fueron todos a ciencias....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cari es una de las primeras pruebas de fuego de la homosexualidad. Cierto es, en mi curso pasaba algo similar y los pocos chicos de letras eran auténticos bohemios o gays, o ambas cosas que era ya rizar el rizo.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  7. Esta relación entre Gorka, Santi y tu, me recuerda a V, S y yo en el cole. De hecho, en los últimos años de cole, S se sentaba al medio y a su derecha tenía a V y a su siniestra a mi. Yo tengo compas que desde la ceremonia final nunca más he vuelto a ver. Cariños.

    ResponderEliminar