miércoles, 14 de marzo de 2012

Santi XI: Un futuro incierto

¿Qué ocurre cuándo dejas atrás el instituto? Te toca hacer una de las elecciones más importantes de tu vida, tus estudios, tu carrera, imaginarte cual será tu profesión, sacar tu vocación adelante, dejar a tus amigos atrás, conocer gente nueva, hacerte con una personalidad de adulto en apenas unos pocos años, ser una persona comprometida con la sociedad, manifestaciones estudiantiles. Todo son pamplinas, o así fue en mi caso.

Siempre tuve una vocación. Cuando de pequeño me preguntaban que quería ser de mayor, siempre contestaba que médico. Con los años fui abandonando esa idea de mi cabeza porque veía que sería una profesión de estas que te dan más sinsabores que otra cosa y me pasé a la arquitectura algo donde dejas tu huella hasta que alguien derriba lo que has construído. Había terminado la selectividad y tenía una buena nota, aunque no la suficiente para hacer, por aquellos años la licenciatura en arquitectura, tendría que conformarme con una diplomatura en arquitectura técnica, una carrera menor, de tres años pero cumpliría mi objetivo, y al finalizar la diplomatura podría extender mis estudios sin problemas hacia la arquitectura con la licenciatura. La facultad de arquitectura estaba en A Coruña, ello implicaba estudiar fuera de casa, vivir fuera de casa y un desembolso económico que mis padres no estaban dispuestos a realizar, o bien porque no confiaban lo suficientemente en mi, o porque tampoco había el dinero que se necesita para ello, sumado a la manutención fuera, el transporte y la matrícula. Se negaron en rotundo y recuerdo haber llorado muchísimo ante su negativa, y ellos, no sé si comprensivos o no, intentaron reconducir mi vocación arquitectónica hacia la ingeniería. Ellos habían decidido por mi, junto con un tío ingeniero, insistiendo en que sería una persona de provecho si estudiaba Ingeniería Industrial, que era lo más parecido que había cerca a la arquitectura, una carrera de cinco años que a mi no me llamaba la atención ni de lejos, eso si, la facultad en Vigo, muy próxima a casa. Lloré muchísimo y siempre supe que jamás sería ingeniero, y mucho menos de algo que no me gustaba, incluso intenté escaparme a O Ferrol, a estudiar Ingeniería Naval, no hubo forma de convencerlos.

Gorka tenía dos décimas más que yo en su nota global tras la selectividad, y Xosé igual que yo. Todos fuimos víctimas del sistema educativo este cutre que tenemos, donde a los alumnos de la enseñanza pública se nos evalúa justamente y a los de la enseñanza privada se les inflaban las notas, así de crudo. El resultado es de unas notas increíbles de los colegios privados y más flojas de los públicos, y la consecuencia de todo ello es un mejor resultado universitario de los estudiantes de institutos públicos y un bajón difícilmente explicable en los que habían esetudiado en institutos de pago. ¿Curioso no? Y las paradojas de la vida nos llevan a un futuro en la universidad, en la misma facultad que Gorka y además, en la misma aula, ambos como flamantes estudiantes de Ingeniería Industrial, junto a nosotros una de mis mejores amigas, una de las que habían coincidido con nosotros en aquella excursión a Portugal, y también Xosé estudiando en el mismo edificio otra ingeniería. ¿A que el mundo es muy pequeño? Mi vida junto a un Gorka inseparable. Tendríamos que ser los mejores amigos del mundo mundial.

Jimmy no consiguió superar COU y se quedó en el instituto, en el que sería su último curso antes de abandonar los estudios. Pero a estas alturas os habréis preguntado que ocurrió con Santi, al que habíamos dejado al borde de repetir COU. Finalmente consiguió aprobar todas en septiembre y preparar la selectividad en ese mismo mes, aunque no logró superarla. ¿Qué carrera elegiría? Yo sabía que su vocación, una vocación que le venía de familia le llevaría a hacer carrera militar, muy a mi pesar en una escuela militar, en concreto la de Suboficiales de la Armada, que si mal no recuerdo se encontraba en O Ferrol. Aunque la memoria me falla, no sé si no pudo entrar y tuvo que hacer otro tipo de carrera militar pero que él siempre se quejaba de lo duro que era aquello. Mi intento de estudiar fuera y el suyo serían solamente eso, intentos porque al final todos nos quedamos en la zona, aunque a cada uno nos fuese con unos resultados totalmente dispares.

22 comentarios:

  1. Que ganas de saber otra vez de Santi... aunque poco has hablado hoy de él!

    Que razón tienes al hablar de la diferencia entre la enseñanza pública y la privada una vez se accede a la universidad. Pero que le vamos a hacer... los ricos son así!

    Un saludo.
    destroy114.blogspot.com

    P.D: Mi entrada de hoy va a ser mucho más deivertida que la de ayer... PROMETIDO!! ;)

    ResponderEliminar
  2. Hombre, Sr. HLQS, a mi la entrada tuya de ayer me gustó mucho, tristona por lo que trae una pérdida pero me gustó mucho, aunque me ha faltado felicitar a tu amiga por ello.

    Sobre esto, bueno, cierto, poco he hablado hoy de él, a lo mejor para que se note esa ausencia veraniega por sus estudios, la primera ausencia en muchísimo tiempo cuando se fue a estudiar fuera, como un vacío que sentí en ese momento, me había separado de él como nunca lo había hecho.

    bicos Ricos

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo esa transición como el inicio de una gran pregunta existencial ¿Pero es que estoy preparado realmente para tomar una decisión de este calibre ahora, ya? Los caminos emprendidos por los demás me desconcertaron y mi sensación de soledad a la par que de "desafío" me condujo a comenzar a construirme de errores, que es como mejor se aprende. Despertaste sensaciones agridulces de esos días. Lo positivo de mirar atrás es reafirmarse en muchas de las cosas que nos han hecho ser como somos. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A día de hoy pongo en duda aquello de que pudiese terminar arquitectura de haberla hecho, creo que no hubiera podido, no sirve solo la vocación, uno también tiene sus límites de mollera... el batacazo habría sido tremendo, así que prefiero culpar de ello un poco a mis padres, jamás lo sabremos porque a día de hoy la arquitectura ya solo me interesa de forma artística. Duras decisiones, pero esa vez eligieron por mi ¿qué podía hacer?

      Bicos Ricos

      Eliminar
  4. ¿Porque cuando somos pequeños siempre decimos que de mayores queremos ser médicos o astronautas?...

    En fin... donde esté la enseñanza pública que se quite la privada (siempre lo vi para los niños pijitos o de papá y mamá), yo también estudié en una escuela pública y ahora soy Aux. Administrativo y eso que trabajé en casi todos los campos menos en el de la administración (no se fiarían de mi?).

    Por un lado hay que comprender a los padres, quieren que sus hijos estudien una buena carrera universitaria pero por cuestiones económicas no se pueden permitir tal desembolso, aunque hay universitarios que aparte de estudiar en su tiempo libre trabajan a media jornada (es opinión).

    En fin, sea como fuere ahora estás en un despacho a lo calentito mientras otras personas están al aire libre y chupando un frio del carajo.

    Un abrazo niño !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo también he terminado como tú, trabajando en la administración en algo que nada tiene que ver con lo que he estudiado y con lo que ha sido mi vocación final, claro que eso aparecerá en algún post de estos pronto.

      Es cierto, lo de trabajar en el tiempo libre, pero ten en cuenta que yo empecé en la universidad con 17 años, buscar un trabajo en una ciudad fuera sin el apoyo inicial de los padres era imposible. Luego con el tiempo no solo estudié, si no que compaginé uno, dos y con el tiempo hasta tres trabajos. Eran otros tiempos, otras necesidades.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  5. Bueno, en esto de las vocaciones....¡hay tanto que contar! Yo hubiese preferido estudiar cualquier filología, por la facilidad innata que tengo para los idiomas (si no, dime qué loco se pone a estudiar jeroglíficos egipcios para poder documentarme para mi novela) el caso es que estudié derecho, casi por imperativo paterno, "que tiene más salidas".... Aunque lo ejercí por algún tiempo, hoy, por circunstancias de la vida, tan injusta siempre con nosotros, de simple auxiliar de seguridad en un centro comercial, y recién hice unas oposiciones por no escuchar a mi madre... total, que uno es lo que el hombre propone, y otra lo que Dios dispone, o lo que la puta vida impone, que es lo mismo....jejejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, vamos, quién mejor que tú para hablarnos de vocaciones. Aunque no sé si son el mismo tipo de vocaciones, supongo que si, solo que esa tuya tenía una llamada desde otro lugar, jejeje. Yo también tuve que hacerles mucho caso, y al final pues en algo me he salido con la mía.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  6. Es aterrador; la vida en general, pero cómo unas pocas decisiones, si acaso lo son, determinan la vida. Habrá que pensar que se puede ser feliz en cualquier lugar, de cualquier modo; y que vete a saber si lo que uno quiere a esa edad, no se volverá... jummm

    Ahora que me gusta tu tono narrativo; muy aseñorado... casi me pareció ver al fondo una estantería llena de libros de leer :P

    Besos; me encanta tanto la cubierta del libro que estás actualmente leyendo, que ojalá no lo acabes nunca jajajajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chuuuuuuchiiiiiiii, ay, como me gusta cuando vuelves por estos lares, de vez en cuando. Bueno, el de la portada puedes disfrutarlo en mi blog, con su libro, o mismamente en el Google, que es el propio Aiden Shaw, es más, y ya te lo digo asín, te bajas una peli porno suya y lo disfrutas más todavía. Gracias por los elogios.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  7. Bueno... mi primera vocación quedó descartada por un desengaño. Pero lo cierto es que me sirvió culturalmente en mi vida.
    Mi segunda vocación no era como tal una vocación. Pero puse todo el empeño ilusionado y quedó superada con creces. Aunque nunca me haya gustado ejercer la abogacía.
    Mi Vocación por las matemáticas quedó frustrada por un ballillerato mixto que me abocó a mi primera voación.
    Ahora mi verdadera vocación es ser guarda forestal... jajajaja!... aunque es ya tarde para ponerme en el empeño.
    Y... en el fondo, lo que yo hubiera querido estudiar es Bellas Artes... y dedicarme a mi pasión por el arte, por la pintura y por el arte religioso. Nada de mamarrachadas modernas... jajajaj!
    Y tengo otra vocación pasional: verte en bolas el día que me dejes... jajajaj! ¿llegarás a colmar esta vocació? jajajaj!

    Besos, guapo!

    PD Perdona bonita.. pero los de los Colegios Privados sacábamos mejores notas en selectividad que los de los colegios Públicos... jajajajajaj! A ver qué va a pasar aquí!!!!!... que una cosa es que tengas piernas bonitas...y otra cosa es que me toques los huevos! jajajajajaj!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola bonita? jajaja, quizá hayas entendido mal lo que quería decir con esa frase. Efectivamente, la selectividad, y si no la selectividad, el cómputo general tras la selectividad era infinitamente mayor en los colegios privados. Dónde está el verdadero resultado de un esfuerzo o del otro es a nivel universidad, ahí, cari, te pongas como te pongas, el éxito es mucho mayor para los que hicieron su instituto en la pública, es una cuestión de buscarse la vida, en la universidad no te dan nada hecho, en el instituto lo justo, y en la privada todo, y eso se nota después. Y no es una teoría mía, me lo han comentado varios profesores de la universidad, estadística pura y dura.

      Chuchi, tú has tenido muchas vocaciones, y todas relacionadas con lindos angelillos... pero de la última, no sé yo, complicada.

      Bicos Ricos

      Eliminar
    2. Entiéndem Pimfito... "verte en bolas el día que me dejes" no quiere decir que me tengas que dejar para que te vea en bolas... jajajaj! ¡Vamos! que puedes dejarme verte en bolas ahora mismo si lo deseas... es que creo que no me he explicado bien... y que por tanto tú no has comprendido... jajajaj!
      En todo caso, Pimfito.... es que, de verdad, ¡cuánte te cuesta mostrarte con naturalidad! jajajajaj!!!!

      Besos, anda! elemento!

      PD... Bueno, eso es discutible... muy discutible. Como todo... conozco a compañeros míos que han tenido unos éxitos universitarios destacables y estudiaron en colegios privados. Fueron número uno en su promoción universitaria y fueron número uno en oposiciones muy muy duras. Claro que, eso mismo ocurre con gente que estudió en la Pública... jajaj! con lo cual, todo es discutible y esas versiones de tus proferores de la universidad son también muy muy discutibles.

      Eliminar
    3. Angelillo, se puede discutir, si, se puede, pero para una argumentación sólida no me puedes decir que "conoces a compañeros que han tenido éxitos universitarios destacables". Si, y seguro que alguno de esos compañeros seguro que también era gay... vamos, argumentos puros y duros. A lo mejor, tus compañeros, esos casos con los que haces tu estadística mental son realmente auténticos cracks pero también pueden ser algunas de las excepciones ¿no crees? Es que el número uno de mi promoción estudió en la pública, por eso me argumento así... ¿entiendes? No es nada serios, las versiones de mis profesores las hacen ellos, en distintas carreras según los resultados, y también entre ellos habrán excepciones.

      BR

      Eliminar
    4. Antoñito... pues eso mismo digo yo, pero a la inversa. O sea, que el mismo argumento que usas tú lo uso yo para defender mi versión. Tanto en la pública como en la privada hay fenómenos y fracasos. Yo he estudiado en la pública y en la privada... me quedo con la pública porque me ha enriquecido más personalmente, pero no dejo de reconocer que en la Privada he encontrado gente muy capacitada y lo que es más importante, he encontrado gente que no ha fracasado en sus estudios por el empeño de un sistema privado que ha orientado a la gente hacia la formación y el estudio.
      Y en cuanto al profesorado, he encontrado profesores magníficos en la pública y en la privada... y verdaderos muermos en la pública y en la privada.
      O sea... que lo que te quiero decir es que esas afirmaciones de tus Profesores sobre esas supuestas estadísticas son muy muy discutibles. Y más en este País donde hay tanta gente que ha estudiado en Colegios Privados y Concertados...
      Además... yo estudié en la Privada y tengo el rabo más grande que tú... jajajajajaj! ¿no es eso un buen argumento? jajajajaj!

      Besos, enredador!!!!! liante!!!!!

      PD ¿Gays compñeros míos? No sé... eso lo tengo que meditar muy mucho... aunque he de reconocer que la Iglesia es una institución Gay... jajajajaj!!!

      Eliminar
  8. Wow! que dificil querer algo con tantas ganas y no poder conseguirlo, pero bueno se que es un tonto consuelo, pero al menos estudiaste una carrera. Aqui hay tanta gente que no puede ni siquiera terminar la secundaria. es terrible.

    Yo afortunadamente escogi algo que me gusta y un poco tarde descubri que escribir me gusta mas. Sin embargo no reniego de mi profesion (bueno no todo el tiempo jejejeje).

    Que buena historia te esta quedando, entonces que paso con Santi! tienes que acordarte!!!! Que curioso soy! jejejejee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo Gary, que recuerdo muy bien lo que sucedió después y qué fue de Santi. Cualquier duda que tenga siempre estoy a tiempo de preguntarle.

      Bicos ricos

      Eliminar
  9. Yo siempre tuve claro que quería dedicarme a la música, de hecho en los años que fui al conservatorio siempre le dediqué más tiempo que al colegio/instituto. Pero cuando me lesioné como la cosa iba para largo tuve que tirar de mi plan B, plan que se acabó convirtiendo en el A.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo al final tuve que aplicar un plan C porque al principio esto no pasaba por mi imaginación.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  10. Yo cuando pequeño quería ser médico, pero ginecólogo, para mirar muchos chochos hasta volverme loco, pero el bolsillo de mi padre no alcanzó hasta allá; gracias a Dios en la vida he podido cumplir mi suelo a medias, lo de los chochos, pues ya son muchos en los cuales he metido la vista y otras cosas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy! ¿Qué cosas Antony? Porque ahora ya me dejas ahí con la intriga.

      Bicos ricos

      Eliminar
  11. Jua, yo también tuve que llorar un montón por querer estudiar la licenciatura en Artes, mi papá me decía que me pagaba cualquier carrera, menos esa...finalmente accedió, pero ahora me arrepiento de no haberle hecho caso jejeje, amo lo que hago, pero no lo que recibo por ello¬¬, en fin, es lo que elegí. Cariños Pimpf.

    ResponderEliminar