miércoles, 11 de abril de 2012

Santi XV: El cisma de Occidente

Desde que yo había dejado la facultad de ingeniería la relación con Gorka se había enfriado mucho. Si dicen que el roce hace el cariño, en este caso, sin roce no hay cariño. Sin embargo nos seguíamos viendo todos los días, pues íbamos en coche compartido a la universidad con tres amigos más, por aquello de ahorrar costes. Coincidíamos también los fines de semana, momento en que Gorka, Santi y yo nos juntábamos, comentábamos la semana y veíamos al resto de amigos.

Tras la pequeña puñalada trapera donde me dejaron sin coche por primera vez a la hora de salir, vino un desplante mucho mayor. Se venía planeando un viaje a A Coruña, a casa de una amiga mía y de Santi que vivía allí. Se hicieron los preparativos en silencio, para que yo no me enterase demasiado, o algo así debió pensar Gorka quien no tuvo en cuenta que aquella chica era amiga mía y sin darse cuenta me preguntó que a qué hora llegaríamos a A Coruña. Tic tac tic tac. ¿Hola? ¿Es que vamos a Coruña y yo no lo sé? Pues efectivamente, así era. No perdí el tiempo y anuncié a Gorka que había quedado ya con nuestra amiga para que cogiésemos determinado tren. A Gorka le salía humo de la cabeza. No conforme con aquello decidí aclarar la situación con mi Santi, que dijo no saber nada, y que daba por hecho que Gorka me iba informando durante la semana de todo lo que haríamos el fin de semana. Volví a hablar con Gorka, esta vez por teléfono y éste me dijo que, mi amiga le había comentado que ya no había más sitio, o lo que se puede traducir en un "no hay sitio para ti". Como sabía toda la historia ya, decidí no ir a aquel viaje donde Gorka no me iba a recibir nada bien, nuevamente me mordí la lengua y volví a esperar un nuevo ataque que no tardó en llegar.

En la Universidad de Vigo hay una fiesta universitaria que destaca sobre todas las demás, San Teleco, la fiesta de los estudiantes de Telecomunicaciones y que se celebra en el mes de Noviembre, a ella acude muchísima gente, y aunque a estas alturas ya no sé como se celebra, por aquellos años se hacían un par de conciertos en la facultad y se iba a un macrobotellón en el centro de la ciudad ya por la noche, o se bebía en fiestas privadas y después se acudía a la zona de copas de Vigo. Yo ese curso solamente tenía en mente a mi Yaiza, con la que tonteaba dia si y día también, a la que iba a visitar a la facultad un par de veces o tres por semana, con la que estudiaba en la biblioteca, a la que invitaba al cine, y lo mejor es que Yaiza se dejaba llevar, se dejaba querer. Yo que por aquellos días todavía no había mandado a tomar por culo definitivamente a Gorka pero con el que mantenía una relación de pura y dura guerra fría cometí un grave error, o más bien busqué lo que fue una coartada perfecta y que lo sería para mi para el resto de la historia, comentarle a Gorka que esa misma noche iba a lanzarme con Yaiza.

Llegó la noche, todos con muchísimas copas encima, disfrutando la noche viguesa, Gorka, Santi, yo y algunos amigos más pero con la baja de nuestras grandes amigas por decisión del propio Gorka (aunque consiguieron llegar a tiempo para ver el show), y por fin llegó mi Yaiza. Santi llevaba toda la noche animándome a que me lanzase, Gorka callaba tímidamente. Yaiza tenía encima más copas que los tres juntos y en un visto y no visto, a su lado apareció Gorka. Y como si de una partido de fútbol se tratase continúo contando la anécdota. Gorka acaricia la cara de Yaiza, Yaiza que se deja, Gorka que le agarra una mano, y ella empieza a llorar, Gorka que le echa la boca a Yaiza y Yaiza que se vuelve a dejar querer, y le corresponde con otro beso, y todo esto delante de un Pimpfito enamorado de una chica que le había roto el corazón y esa noche le había hundido en la miseria, con su enemigo frío. Gorka que, consciente de todo cuanto estaba haciendo, del daño que me podía haber causado sin soltar apenas a Yaiza se gira hacia mi y con una sonrisa de oreja a oreja me guiña un ojo.

Soy una persona pacífica y no tuve ninguna reacción violenta en aquel momento, comprendí sin embargo varias cosas, que Santi jamás se mojaría por nadie y que había hecho como si no viese nada, que Yaiza, podría haber estado conmigo si no esa noche, la siguiente pero que para mi había perdido cualquier interés, que me había dolido mucho más no el hecho del beso entre ambos, que aunque me vino muy de sorpresa en alguien que tiene poco éxito con las chicas, me dolió más el hecho de que lo hiciese solo con la intencionalidad de hacerme daño. Que Gorka aprovechase cualquier ocasión para hacerme daño me hizo tomar la decisión en aquel momento de ponerle definitivamente una cruz, tacharlo de mi vida y declararlo oficialmente como mi único enemigo, o la única persona que me cae realmente mal.

El lunes siguiente, me tomé una pequeña venganza, me tocaba recoger en mi coche a la gente para ir a la universidad, y al primero que recogía era a él. Allí estaba, como cada lunes a las 8 de la mañana esperando en una fría mañana de noviembre, cuando paso con mi coche por allí delante, reduzco la velocidad, hago un amago de parar para recogerlo, bajo la ventanilla, él se acerca, le hago el precioso gesto de la peineta como aquella que un día Aznar dedicó a unos estudiantes, y continué mi marcha a recoger al resto de gente y Gorka que se perdió una mañana de clase, nada en comparación con lo que él me hizo a mi, pero con la satisfacción y el alivio de haberme desprendido para siempre de un auténtico lastre en mi vida, en definitiva, de alquien que osó a no tenerme el suficiente aprecio.

Ese mismo lunes volví a encontrarme con Yaiza, que vino como si nada a tomar un café en la cafetería de la facultad, la tomé por un brazo y le dije "Te has enamorado del malo. Has metido la gamba, o la lengua más de lo que tú te crees". Ella, consciente de lo que había pasado aquella fatídica noche solo atinó a contestarme "No, que yo no me he enamorado, que solo fue un descuido por borracha pero....." y allí se quedó hablando al aire, ya me había esfumado y me había perdido para siempre, o casi siempre.

16 comentarios:

  1. ¡Ay! ¡Qué bueno es saber y comprobar que los cabrones nunca triunfan! jajaj!
    Ha sido muy dulce leer tu amarga indiferencia y tu venganza infinita... jajaja!
    Pero lo que no entiendo es qué cojones hacías tú loco por una chica!!!! Eso sí que no lo entiendo!... ¡Joer! Pues toda para Gorka!!!! si aquí no te faltan maromos que te den amor, gusto y placer!!!! jajajaj!
    Bueno... bueno... bueno... mejor tenerte como amigo que como enemigo!.... Ya me imagino a Gorka en aquella bahía helado, congelada, en un día gris, mar agitado, gaviotas al aire... y tú haciéndole la peineta! jajajaj!
    ¡Qué cabronazo eres... y cuánto te queremos por serlo! jajajaj!

    Besos, anda!!!! que me debes una crónica personal... no creas que lo he olvidado!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba claro que de ahí no saldría nada, eso si, aunque en este post no lo pone, se quedó con Santi para uso y disfrute, me parece que en el último, que será la próxima semana algo hablo de ello. Pero chuchi, yo cuando digo que soy bi, es que lo soy, no soy de los que le hace ascos a comerse un chumi y eso no todas lo podéis decir.

      Bicos ricos

      Eliminar
    2. ¿Cómo que se quedó con Santi? Ya sabes que yo como no me como un chumi de ésos (aggggggg... ¡qué asco por favor! ¡con lo mal que huelen! jajajaj!)... intrepreto que "Garka se lió con Santi!
      Por favor! ¡qué mal gusto el Santi... estando tú ahí que incluso te alimentas temporalmente de chumis... jajajajaj!

      Besos, anda!... ¡salao!

      Eliminar
    3. Muerto me he quedado con esta noticia!! Pimpf acláranoslo por favor!!!

      Eliminar
    4. HLQS, y tú le haces caso a Angelillo el mayor tergiversador de la red? No hombre, se quedó con él metafóricamente hablando... pero nada de liarse entre ellos, Gorka una reprimida y Santi, Santi hetero... nada más que eso.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  2. Me encantó esa pequeña venganza a Gorka jejeje... ¡le está bien!.

    Lo de Yaiza me dejó un poco descolocado, pero bueno después de hacerte la "jugarreta" y darte explicaciones después como que yo haría lo mismo.

    Un abrazo niño !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es nada comparado con lo que me hubiera gustado hacerle, jajaja, pero bueno también te digo, que en el último capítulo, hago mención a un reencuentro años después con Yaiza... interesante encuentro.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  3. A mi si me hubiesen hecho algo así delante de mis narices no sé como habría reaccionado. Sí tengo claro que me habría dejado hecho polvo, pero no tengo claro si le habría partido la cara a Gorka o no. Probablemente no, pero seguro que mi venganza sería mucho más dolorosa que dejarlo sin clase un día. A ella le habría dicho poco más o menos lo mismo. Escogió. Pues allá ella.

    Un beso (por el que no te dieron)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi por parte de ella no me molestó, me molestó por parte de él, que lejos de hacerme daño por el acto en sí, me molestó más la mala intención, y el gesto suyo final fue para rematar todo aquello. En mi vida se habían portado conmigo con tanta saña (de lo que es capaz de hacer una marica mala reprimida)

      Bicos ricos

      Eliminar
  4. tienes razon es ella la que se equivocaba en ese momento por caer despues de una borrachera asi.

    Como me gusta tu argumentacion de los hechos eres un crack espero que continues deleitandome con esta historia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco fue un super error, la verdad es que le di más importancia en aquel momento a lo que él había hecho. Pues a la historia esta le quedan dos telediarios.

      Bicos ricos

      Eliminar
  5. El problema de tanto ansia de venganza es que al final no existen los límites, Gorka se convirtió finalmente en la hiena que parecía dibujarse y remató la faena sin tapujos, con el arma alzada y visible... Eso lo significa todo, después de eso no hay solución que valga... Lo de Yaiza es otra historia, no se puede ser culpable por seguir los impulsos marcados por el alcohol... Ese detalle podría no tener tanta transcendencia, creo yo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, no se cortó demasiado. Sin embargo yo a ella no la disculpo por lo del alcohol, ni le doy la importancia que debiera, podría haberme hecho él cualquier otra jugarreta y hacerme el gesto con el ojo, yo le dediqué mi odio e indiferencia.

      Bicos ricos

      Eliminar
  6. No se por qué me da a mi, que Gorka no va a desaparecer del todo en tu vida... pero a ver si esto sirve para que nos centremos más en Santi jejeje.

    Enganchadísimo a esta historia...
    un besazo.
    destroy114

    ResponderEliminar
  7. ¡Si yo te contara de tensiones en nuestro grupillo de amigos de la Facultad, se podía hacer una especie de FALCON CREST HIGH SCHOOL, jejejeje! Me he partido de risa con esa expresión que has usado de YAIZA: "Y ahí se quedó, hablándole al aire" Ya que me he dicho: Ah... pero... ¿Las Alegres Comadres de Windsor no hablan siempre así?...

    ResponderEliminar
  8. Ay, que bicha, me recuerda a las actitudes de los habitantes de la CroniKsa, con esos viajes en secreto y todas las cosas en secreto que hicieron, pero bueh, lo importante es que ya no están en nuestras vidas. Ya sabes, quiero saber cómo es el gesto de la peineta jajajaja. Cariños.

    ResponderEliminar