miércoles, 18 de abril de 2012

Santi XVI: Desde el cisma a la actualidad (y final). Primera Parte.

Que conste que esta maquiavélica idea de estirar este último episodio ha sido de G-boy, que se ha tragado toda la saga en una sola noche -que hay que ser masoquista- y encima darme este tipo de ideas. Sin embargo, cuando ya tenía el último post hecho, quedaba muy flojo porque contaba lo que había sido de cada uno de ellos, hasta el día de hoy, pero no qué ocurrió los meses después de aquel cisma, por eso esta primera parte.

Teníamos un grupo tan numeroso que llenábamos una cafetería céntrica, y solemos hacerlo, aunque de forma separada cada nochebuena. En aquel grupo, como en los partidos políticos habían muchas facciones, y dentro del mismo se encontraba el rival de Santi. Si uno era rubio, el otro era moreno, si uno tenía ojos verdes, el otro casi negros, si uno triunfaba con las chicas, el otro también, y si podían, se intercambiaban sus ex. Así, el uno deseaba siempre a la novia del otro. Y si había algo que pudiese frustrar la felicidad de uno, el otro siempre estaba al acecho. Claro que eran dos filosofías de vida totalmente distintas. Se guardaban las distancias, se medían en silencio en otra guerra fría mayor que la que yo había mantenido durante años con Gorka. Hombres con alma de políticos frustrados y un odio el uno al otro que venía de años atrás. Yo tenía muy buena relación con este gran rival de Santi, Xavi y fue él y su facción (Los Tres Mosqueteros) quienes me ayudaron un poco en aquel momento que para mi fue muy duro. ¿Yo protagonista de una polémica? Era la primera vez que me ocurría algo así. También contaba con el apoyo de las chicas, que habían presenciado aquella noche. Pero el tema no fue tan traumático como puede parecer en los post. Reímos mucho a cuenta de aquella anécdota del guiño de ojo, y aún a día de hoy la recordamos.

Mantener aquel grupo inmenso era tan difícil que fue cuestión de meses lo que tardó en disolverse. Mi enemistad con Gorka, unido al duelo entre Xavi y Santi, las ex de uno y otro malmetiendo hicieron que cada vez más estuviésemos revueltos pero no juntos. Dos grupos con libertad de movimientos y con el tiempo cada vez en posiciones más antagónicas. Uno de mis compañeros de colegio de toda la vida era uno de Los Tres Mosqueteros lo cual hizo mi entrada en esa facción de una forma más sencilla, si bien, llevábamos en el grupo cierto tiempo todos.  Pronto estallaron tensiones entre todos ellos, y yo, que había aprendido un poco con lo que me había ocurrido antes permanecí totalmente al margen. Y se hicieron cada vez dos grupos más distantes.

Yo tuve la suerte de encontrarme muy pocas veces con Gorka, procuraba estar con todos ellos en horarios donde me imaginaba que no iba a aparecer. Y situaciones incómodas tuvimos algunas coincidiendo en alguna mesa, Pimpf aguantando el tipo duramente, haciendo lo posible por ignorar su presencia. Sin embargo, Los Tres Mosqueteros siempre fueron además de mosqueteros, puñeteros, gustaban de hacer chistes sobre el tema, y más cuando estaba Gorka presente, así fue como tuve mi terapia, a base de echarle humor. Santi, por esa época estaba más por la labor de no aparecer en público demasiado, procurando tampoco ni implicarse ni mojarse, coindimos poco en esos meses después.

Un error mío fue intentar arrastrar a las chicas conmigo en aquel enfado perpétuo que tuve con Gorka. Ellas me dieron una lección, que en su momento me dolió muchísimo. Estaban de acuerdo conmigo, claro que lo estaban pero a ellas no les había hecho nada Gorka, y esa lección me ha quedado grabada a día de hoy. Me sentí muy defraudado por ellas, como había ocurrido en una conversación que tuve con Santi, que era otro que estaba de acuerdo conmigo, pero que a él no le había fallado. Efectivamente, dejaban la situación en una cuestión bilateral.

Llegó el momento que pensé que todo aquello me podía superar y los problemas para compartir coche para ir juntos a la universidad hicieron que terminase por desentenderme también de las chicas, una de ellas, Alicia, con un grandísimo dolor porque había sido mi mejor amiga en los últimos años, mi cambio de Y pasó mucho tiempo, para que nos volviésemos a ver, con el mismo cariño de siempre, claro pero con muchísimos años de amistad desperdiciados, aún viviendo en el mismo pueblo, coincidir, ponernos de acuerdo para vernos, nuestros estudios, nuestras parejas lo hacían siempre inviable. Tras un par de años sin vernos decidimos enterrar la desconfianza que aquellos días se había creado entre nosotros. Alicia y yo tomaríamos un café para ponernos al día e intentar recuperar el tiempo perdido. Procuramos vernos cada vez que voy por Galicia, o por lo menos ponemos esa buena intención. Charlamos por facebook cuanto podemos y reimos mucho con todo lo que sucedió en aquella época. A día de hoy, ella sigue teniendo trato con Gorka, pero muy poco, apenas se ven.

Emprendí aún manteniendo mi amistad con la gran mayoría de toda aquella gente un nuevo rumbo donde decidí no tener un grupo de amigos fijos, y así he continuado hasta hoy, y he seguido siendo punto de unión de unos y otros amigos que hoy tengo. Pero jamás volveré a implicarme tanto con nadie por completo, otra de las lecciones que aprendí por aquella época es que al final, tus amigos, por muy amigos que sean harán su vida y que a ti, te tocará hacer la tuya, que los que te quieren estarán siempre cerca y los que no, pasarán a la historia.

13 comentarios:

  1. Ya vamos llegando al final (con gran pena por mi parte) pero lo que cuentas en este post, es una gran verdad... he pasado por diferentes grupos de amigos (ya que he cambiado varias veces de ciudad de residencia) y en todos pasa lo mismo, al principio perfecto todo, pero luego, por una cosa u otra siempre se empiezan a resquebrajar... al final tienes que aprender que la ida eres TU y que los que te rodean van cambiando.
    Es una reflexión que puede llegar a doler... pero es cierto, y como tu bien dices, los que te quieren, estarán siempre cerca... y los que no, pasarán a la historia! (yo casi de algunos, ni me acuerdo!)

    Un besazo guapo.
    destroy114

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, también he decidido no volver a implicarme con nadie, doy y reparto mi cariño y cuando lo recibo recíproco correspondo, y cuando no paso un poco de todo. Me he vuelto light con la vida en general, pero en el amor me sucede algo similar también.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  2. Lo impredecible es una variable a considerar en cualquier relación. Nada está escrito y todo puede suceder... Cuando encima hablamos de grandes grupos estructurados en base al conocimiento de todo de todos... Comienza el peligro. Los amigos contaditos en una mano y si no tienen relación entre ellos muchisísimo mejor... Esa ha sido mi lección de vida. Ahora ya no me esfuerzo por conseguir armonías aparentes, esa función se la dejo a otros. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no soy de contarlos con una mano, tengo muchos, muchísimos y procuro no profundizar demasiado, cierto es que iría todo mucho mejor si no tuviesen relación entre si, sin embargo, a mi disfrutar de todos ellos, y si puede ser juntos me alegra un poco la vida, un riesgo a correr...

      Bicos ricos

      Eliminar
  3. Cuando haces un grupo grande de amigos, siempre hay algún conflicto que hace que se separen y queden los de siempre.

    Supongo que es ley de vida.

    Un abrazo niño !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O la selección natural de Darwin, vaya Vd. a saber, el caso es que problemas también hay en grupos pequeños.

      Bicos ricos

      Eliminar
  4. Hace tiempo leí una frase que es una gran verdad: No conviertas tu vida en un aeropuerto, que depende de quien llega y de quien se va. Hay llegadas que alegran, llegadas que no, idas que nos entristecen y otras que no pero siempre tenemos que ser nosotros mismos.

    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo nunca dejé de ser yo, aprender aprendí mucho durante aquellos días y sobre todo, a saber llevar estos temas con filosofía y humor.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  5. Me encantó el final del post, porque así es...finalmente haces tu vida y las personas verdaderamente importantes siguen ahí. Me siento honrado de cómo iniciaste este post jajaja, lo tomaré como premio a la constancia, por leer tanto Santi seguido jajaja, pero me pareció sumamente interesante y ya quiero ver cómo culmina. Cariños querido!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la próxima semana si, parece que el final, de como les ha ido a cada uno de ellos a lo largo del tiempo.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  6. En eso tienes razón, bien pronto la vida nos enseña que eso de los amigos hasta la muerte es otra cosa propia de novelones o comedias románticas de cine, que a la hora de la verdad, eso que dijo San JERÓNIMO de "como la sangre a la herida, así acuden los amigos, sin ser llamados" es una paja mental de un santo, alejada de la realidad, es verdad, la gente va y viene en la historia de nuestra vida, lo importante es tener la sabiduría de aceptar, con humildad, que todos se llevaron algo de nosotros y nos dejaron algo de ellos en nosotros, y vivir desde esa experiencia y esa madurez, atesorada con el paso de los años...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una paja mental, si, pero yo ya había escuchado esa frase en alguna ocasión, por algo será. Uhm, solo espero que Gorka no llevase nada de mi, y sobre todo, no haber llevado yo nada de él. Mi madre lo conocía como "tu amigo ese feo pequeñito de los dientes", jajaja.

      Bicos ricos

      Eliminar
  7. Pues yo no puedo evitarlo. Si alguno alcanza para mi el estatus de amigo, si luego por cualquier circunstancia nos separamos (aunque sea por discutir) siento que pierdo algo de mi. Siempre intento que las amistades sean eternas... con poco éxito por supuesto, pero no puedo evitar dar toda mi confianza.

    Así que hay que agradecer a G-boy que nos dejes todavía con el final pendiente jajaja... como vaya para Chile se lo digo en persona :)

    Un beso (sin final)

    ResponderEliminar