lunes, 21 de enero de 2013

Fabián el friolero

¿Quién me lo iba a decir a mi que mi novio imaginario del norte fuese un friolero del copón? Pues es muy friolero, tanto que me ha costado sacarlo de casa, y todo por culpa de esta ciclogénesis explosiva que dicen ha habido por España.
 
Ya os adelanto que lo de la ciclogénesis explosiva esta no es por lo del caso Bárcenas, o también caso financiación fraudulenta del Partido Popular, que esta será otra ciclogénesis de la que hablaremos en los próximos días. Hoy he venido a hablar de mi Fabián, de mi novio imaginario del norte de España. Pues que el chico dice que está cansadísimo con su nuevo trabajo en una clínica privada de super prestigio por dónde se pasan las principales figuras del panorama político, cultural y social del país, y no solo para hacerse cirugías estéticas, acuden para todo, y mi Fabián ahí, dando el callo. Me comenta Fabián que tiene allí su despacho, o consulta, que hace poco ha ido a visitarlo una famosa cantante y actriz española muy mayor, y que a él casos como el de esta señora le agotan físicamente, mucho trabajo.
 
El caso es que Fabián ha llegado al viernes cansado, que ni ganas de ir al gimnasio ha tenido para mantener ese cuerpazo de infarto que tiene. Pero el sábado se ha levantado desganado también. Yo he intentado animarlo, he propuesto salir a dar un paseo por el centro de la capital, a algún parque precioso dónde hay niños malcriados que en cualquier descuido te dan un balonazo, pero ha caído un chaparrón de estos de granizo y Fabián se ha echado atrás, que si no quería mojarse, que si hacía mucho viento y su peinado descuidado se podía resentir, o que no estaba el panorama como para coger un resfriado. Así me he pasado el día, dándole vueltas, y me lo he imaginado ahí en su casa, en su sofá precioso, tapado hasta las orejas con una manta y enviándome whatsapps románticos, por no decir los stickers más modernos.
 
Pues al final he conseguido convencerlo para irnos a cenar. No lo he convencido, realmente me lo ha propuesto él que sabía que yo tenía muchas ganas de salir de casa. Me ha dicho que lo que más le apetecía era verme y que todo el frío del mundo era incapaz de mermar nuestro tórrido romance. Así que nos hemos ido a un lugar céntrico, de esos que te ponen una vela mientras cenas, una de esas velas que parecen mantener la pasión de una relación, nada de velas negras. Y para finalizar la velada romántica nos hemos ido a su casa, a pegarnos un revolcón sobre las mantas al lado de una chimenea encendida. Bah, qué digo, si el piso de Fabián no tiene chimenea, de hecho, sigue con la calefacción estropeada, y no quedó otro remedio que pegarse el revolcón al lado de la estufa eléctrica.

Pero la sorpresa me la llevé yo el domingo. Me levanté mientras él dormía todavía porque Fabián tiene un colchón de esos que te duelen los huesos al levantarte, si, mucha piscolástica o como se diga y escriba pero a mi los riñones terminan por dolerme. Le preparé un desayuno de invierno de esos que se sirven en la cama. Y sin pensarlo demasiado me propuso un super plan para pasar el domingo, una excursión por el campo, que él sabe que yo soy más de campo que las amapolas, así que nos fuimos a visitar un pueblecito de la sierra madrileña para hacer un recorrido de estos de senderismo y así se nos pasó el día, rodeados de naturaleza, frío, árboles mojados, caminos alfombrados por el amarillo de las húmedas hojas. Allí Fabián me sacó un anillo y me dijo que era de compromiso, que si en el futuro quería casarme con él. Una nube negra como el carbón tapó aquellos débiles rayos de sol, cayeron dos gotas y acto seguido el diluvio universal. Allí, bajo un viejo roble, me quedé viendo el anillo, llorando de la emoción pero disimulando las lágrimas con las gotas del aguacero, me quedé callado, y al momento Fabián estornudó.
 
Hoy Fabián está en cama, el pobre, se quedó sin respuesta y con un catarro del quince con unas décimas de fiebre, y todo por hacerme el príncipe de sus sueños.

21 comentarios:

  1. No sé por qué, pero cuando te estaba imaginando en el bosque con el anillo, se me ha venido la imagen de Gollum, jejeje

    Hay que ver como se nos va la cabeza con estas cosas imaginarias...

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Tesssoroooooo. Bueno, el anillo mejor destruirlo!

      Bicos ricos

      Eliminar
  2. Yo también haria lo mismo, ¿para que salir a la calle cuando hace frío si en casa de esta la mar de bien y aparte estás calentito?.

    Un abrazo chiquitín !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, de vez en cuándo salir de casa tampoco está mal, aunque nieve.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  3. si supieras la otra acepción de anillo que se maneja en Perú
    =P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dímela! Aunque puedo imaginármela... pero el post ganaría en significado, no?

      Bicos Ricos

      Eliminar
  4. Pues mi bien todo muy imaginariamente real... Y encima el sufrido, apasionado y constipado...jejeje. Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, podría ser casi todo real, si no fuera porque la realidad no suele ser tan maravillosa... o quizá si...

      Bicos ricos

      Eliminar
  5. Un poco blandengue es tu noviete imaginario, ya que es imaginario podrías imaginar cosas mas interesantes, no se, digo yo eh?, no me meto mucho en relaciones imaginarias, ya que la imaginación de cada uno pues manda uno mismo y es muy personal esas cosas :P

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Blandengue no, hombre, que le ha pillado un poco el frío. Bueno, si, la imaginación es libre, jejeje, pero imagínate lo aburrida que es mi vida para tener que imaginarme solamente un paseo por el campo...

      Bicos ricos

      Eliminar
  6. Normal con este frio apetece más estar en casa.

    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así nos va, una pequeña salida por amor y mira tú...

      Bicos ricos

      Eliminar
  7. Jajajaja a mi me ha encantado y nada de blandengue lo he encontrado. Hasta lo encuentro como escena de novela o de cómic. Muy tierno, a ver qué sucederá luego. ojala que mejore del catarro. Cariños Pimpf.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuál? la de la chimenea o la del campo? Yo soy más de la de la chimenea, que conste, que me recuerda mucho a esas series norteamericanas de los años 80, tipo Dinastía o Falcon Crest.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  8. Tu novio imaginario tiene un cuerpazo pero se resfría con un aguacero, ayyy más vitaminas! jajaja Dammy se pasa, como que "anillo" le quita el romanticismo. Un besote Pimpfito y no te me vayas a resfriar también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es que hace tanto ejercicio, trabaja tanto el pobre, que normal que ande bajo de defensas... dime... cuéntame lo del anillo.

      Bicos ricos

      Eliminar
  9. Al final no he entendido, si pese a ser imaginario, te ha pedido compromiso cuando te venía bien o no... en relación a la ciclogénesis explosiva, yo lo tengo claro ¡por fin ALBERT BARNIOL se ha bajado la bragueta! Lo que ese muchacho tiene entre las piernas sí que es una ciclogénesis explosiva, tanto que cuando se pone de lado, enseñándonos el tiempo en la primera cadena, ¡los murcianos no se enteran del tiempo, porque tapa el mapa de MURCIA con el perfil...jejeje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, quizá sea una de las conclusiones del post, que te traten como a un rey, pero que a la hora de la verdad también pongan el freno, aunque sea con un pequeño resfriado.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  10. Como a Erbitxin a mi también me vino a la cabeza las imágenes del Señor de los Anillos jejeje, pero mi imagen ha sido más bien élfica y bucólica. Creo que yo también me habría quedado mudo.

    Un beso (para dominarlos a todos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Damian y Munani con lo del segundo sentido de la palabra anillo, y tú y Bitxin con la imagen en la mente de El Señor de los Anillos... y yo, yo pensando en el romanticismo...

      Bicos Ricos

      Eliminar
  11. Pues a mí me ha encantado lo del anillo. ¿Soy un romántico empedernido o un hortera que te cagas?

    ResponderEliminar