domingo, 20 de enero de 2013

OOOOooooooOOOOhhhhh!

Quizá un domingo frío como este subáis el volumen de vuestro televisor en las noticias, al1 rememorarse el 20 aniversario de la muerte de una de las grandes actrices de Hollywood, Audrey Hepburn, musa de muchas maricas, y todavía no he podido alcanzar la conexión entre unos y otros. Pero yo soy más clásico, y más salvaje, y aunque Audrey me pareciese una buena y elegante actriz, yo creo que, anticipándome un año, debo hacer un sentido homenaje al que fuera uno de mis héroes de infancia, a todo un cuerpazo, a alguien que también nos dejó un día como hoy de hace 29 años, Johnny Weissmüller.
 
Hablar de Johnny Weissmüller es hablar de Tarzán, o mejor dicho, de Tarzán con mayúsculas. Si hablamos de James Bond, estamos hablando de Sean Connery, si hablamos de Supermán, todos tenemos en mente al malogrado Christopher Reeve, y si hablamos de Tarzán, todos tenemos en mente a Weissmüller. Ningún otro actor ha hecho más grande a este personaje de cómic al que todos hemos imitado con su grito de guerra, todos nos hemos lanzado de una liana sobrevolando cocodrilos aguardándonos abajo con la boca abierta, o una increíble lucha con un león, o subidos a un elefante, al menos todo ello en nuestra mente. Lo hemos visto tiempo después con melenas rubias y nos hemos reído ante la imagen tan distorsionada que nos creaba después de haber idealizado a Tarzán.
 
Johnny Weissmüller nació en lo que a primeros del siglo pasado era el Imperio Austrohúngaro, actual Rumanía, bautizado católico como Peter Johan Weissmüller, emigró con sus padres cuando contaba siete meses a los Estados Unidos. Comenzó junto con su hermano Peter a nadar en el Lago Michigan inscribiéndose poco después en una piscina. Años después, mientras trabajaba como botones en un hotel, se preparaba para los juegos olímpicos de París de 1924, dónde consiguió medallas de oro en los 100 metros estilo libre, 400 metros estilo libre y 4x200 estilo, más otra de bronce como jugador en los mismos juegos de waterpolo. En los siguientes juegos olímpicos, en Amsterdam 1928 conseguiría otras dos medallas de oro.
 
Una brillante carrera deportiva que finalizó en 1929, cuando firma un contrato con la empresa BVD, fabricante de ropa interior, como modelo y representante, realizando exhibiciones de natación y firmando autógrafos. No tarda mucho en ser fichado para realizar algún corto y aparecer en alguna película. Sin embargo, su verdadera carrera cinematográfica comenzaría en 1932, con la firma con MGM para la interpretación del papel de Tarzán, junto con Maureen O'Sullivan como Jane y su inseparable Chita. Protagoniza seis películas y firma por otras seis más de Tarzán con otros actores acompañándole. Tras estas 12 películas de Tarzán deja este papel y pasa a interpretar 13 películas sobre el personaje de cómic Jungle Jim. Se retira a finales de los años 50, dedicándose a varios negocios particulares y a ser representante de la MGM. Tras un par de derrames cerebrales en los años setenta, se retira definitivamente a Acapulco, dónde fallecería un 20 de enero de 1984, momento en que TVE nos bombardeó con un ciclo de sus películas.
 
Su vida privada, de la que no me cuesta nada hablar estuvo marcada por cinco matrimonios, la mayor parte de ellos bastante duraderos. De su tercera esposa tuvo tres hijos.
 
Hace poco más de un mes, la gallega Ángeles Durán, conocida por tener el documento notarial que la declara propietaria del sol, y de los derechos de autor del grito del rey de la selva, recibía la crítica del juez por hacer un uso excesivo de la justicia española al solicitar medidas cautelares ante el uso del grito Tarzán, y mientras se dirime si le corresponden a ella, o si el grito es un grito o si se ha podido musicalizar, a nadie se le quita de la mente que el verdadero grito de Tarzán es el del desaparecido Johnny Weissmüller.
 
 

18 comentarios:

  1. Es imposible nombrar a un héroe de televisión sin su protagonista principal.

    Buena biografía.

    Un abrazo chiquitín !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De las tardes de televisión por lo menos, Superman y otros eran ya más de ir al cine a verlos.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  2. Mi papa era fanático de este actor y me obligaba (muy sutilmente) a que las vea con él, yo también gritaba y me emocionaba muchísimo luego de muuuuchos años volví a verla y la verdad que me desencante jajajaja (si mi viejo lee esto me deshereda!) Mis recuerdos más gratos son echados en la cama viendo la película juntos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, bueno, yo llevo muchos años sin verlo, y me imagino que verlo ahora haría que le perdiese todo ese romanticismo... jejeje

      Bicos Ricos

      Eliminar
  3. La fotillo que publicaste madre mia, que dotado xD.

    Yo recuerdo ver visto películas de tarzán y estaba asociado a ese actor cosa que ahora si otro hace de él, pues ya no sería lo mismo.

    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, teniendo orígenes húngaros... imagínate, estos del este... jajaja. No habrán más tarzanes... es muy difícil, fueron muchas películas.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  4. Mmm...mucho Supermán XD

    "Si hablamos de James Bond, estamos hablando de Sean Connery, si hablamos de Supermán, todos tenemos en mente al malogrado Christopher Reeve, y si hablamos de Supermán, todos tenemos en mente a Weissmüller."

    Creo que aun así lo entendí el Supermán ultimo era Tarzán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, estaba pensando en los calzones de H&M cuándo volví a escribir Superman en lugar de Tarzán, jeje

      Bicos ricos

      Eliminar
  5. Pd: a ti que no te gusta la política ni esas cosas quizás te agrade el blog de este chico, que encontré en un buscador de blogs de casual, y tiene en común contigo que tampoco debe gustarle la política y esas cosas...

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo anotaré en cosas pendientes para la blogosfera 2013, eso, y seguirte el rastro!

      Bicos Ricos

      Eliminar
  6. el blog:

    http://www.pordetrasmolamas.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le he echado un visual por encima, yo creo que me va a gustar.

      BR

      Eliminar
  7. Jo, o sea que a ella podrían demandarle todos quienes padecen cáncer a la piel jejejeje, por acá también hubo un listillo que se hizo dueño de la luna y el mito urbano dice que recibió una llamada cuando los gringos alunizaron jejejeje. No soy un big fan de Tarzán, no estuvo dentro de mis héroes o juegos infantiles predilectos, pero me trae recuerdos familiares, porque así llamaba papá al andar sin polera o solo con ropa interior por la casa jejejeje. Cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si si, siempre hay gente que es muy lista... claro que se le podría demandar, jaja, no había pensado yo en eso, pero... creo que los beneficios serían siempre mayores.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  8. Jo, cuántas conexiones se establecen casi directamente con mi infancia y con las imágenes fascinantes de la naturaleza, las aventuras... Y todo eso a pesar del B/N o gracias a él. Grande Johnny. Besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo, no sé tu edad, ni las veces que repitieron Tarzán, pero vamos, que a mi me vienen muchísimos recuerdos, a tardes de sábado, a comprar bolsas de pipas de 5 y 10 pesetas en la tienda del barrio, a terminar y lanzarte desde cualquier árbol gritando...

      Bicos Ricos

      Eliminar
  9. No sabía lo de la semora esa que afirmas que tiene la "propiedad del sol", sé que hay un poeta chileno, enamorado de la luna, como el torito, al que la ONU simbólicamente le dio la propiedad de la luna... y sé de un millonario que donó parte de su finca a un árbol centenario existente en la misma, de esta manera el árbol, al ser el propietario de su propio suelo se garantizaba que nadie pudiera cortarlo jamás...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que sí está claro, es que hay un gallego en la luna... jajajaja

      bicos Ricos

      Eliminar