domingo, 3 de febrero de 2013

Ivan el Terrible

Continúo los domingos con mis post enlatados de Investigación y Desarrollo en los que demuestro lo gafapasta multicultural que soy y en el que os aporto un montón. Es que a mi me gusta aumentar el nivel cultural de mis fanses, que ya os tenía yo por inteligentes, pero sumados a mis conocimientos, más todavía. Como os habréis fijado, últimamente, los domingos tomo las efemérides del día, reviso cuales son las más importantes y las descarto, y me quedo con otras anécdotas del mismo día, en esta ocasión he visto un tema interesante, Ivan el Terrible, Zar de Rusia se casaba con su cuarta esposa. Y diréis vosotros ¿Tiene algo de especial que fuese su cuarta esposa? Y yo ya os contesto rotundamente, NO, pero es un buen motivo para hablar de este personaje tan importante y tan desconocido.
 
Muchos de vosotros habréis escuchado en más de una ocasión el nombre de Ivan el Terrible, y sin embargo no llegáis a ubicar al personaje, ni en tiempo ni en forma, aunque seguramente sí en lugar. Ivan El Terrible fue Zar de Rusia entre los años 1547 y 1584. Ivan era el heredero del zarato, y fue coronado con tan solo tres años tras el pronto fallecimiento de su padre, sin embargo, no gobernaría hasta tener 17 años. Así, mientra él era un niño, gobernaba como regente su madre que sería envenenada por el clan boyardo (nobles terratenientes rusos) cuando él contaba solo ocho años. Ivan pasó a ser recluido en el Kremlin con su hermano Yuri, disminuido psíquico al que él tenía mucho aprecio y dónde casi vivían como mendigos siendo humillados por los boyardos, de ahí el carácter que tendría después y las atrocidades que cometería con todo lo relacionado con ello.
 
Poco a poco iría ganándose el respeto de sus súbditos, y una de sus primeras medidas políticas cuando tenía solamente trece años, fue mandar apresar a Shuiski, un príncipe, para arrojarlo a una jauría de perros hambrientos. De fuerte carácter religioso, Ivan destacó por ser un Zar estudioso y culto.
 
Se casó en 1547 con Anastasia, y comenzó a reinar. Se decía que Anastasia aplacaba la ira interna que Ivan tenía, suavizándolo en muchos de sus actos crueles. Y sin embargo, en su primer período como zar, se le puede considerar medianamente moderado. Fue esta primera parte de zarato cuándo dedicó a crear las bases el estado ruso, a organizarlo internamente y una vez terminada la organización, se dedicó a una expansión militar hacia Siberia y hacia el mar Báltico. Sin embargo la sífilis que padecía desde hacía unos años y varios intentos fallidos para negociar con los boyardos su sucesión en la figura de su hijo, y la pronta muerte de su esposa hicieron que su carácter empeorase si cabe todavía más. Rozando momentos de euroforia con los de tremenda furia, acusó a los boyardos de haber envenenado a su esposa Anastasia. Inició entonces una persecución contra los mismos con toda clase de crímenes horribles.
 
Uno de los crímenes más llamativos fue el de su primogénito Ivan, el que iba a ser su sucesor, en 1580, de un bastonazo. Sus gritos y sus lamentos se escucharían por las noches en todo el Kremlim. Su leyenda negra dice que desfloró a más de 1000 jóvenes vírgenes, que mandó ejecutar a un príncipe que lo había acusado de participar en una orgía homosexual, o ante el temor a una revuelta en Novgodorov con un ejército de 15.000 hombres torturó, ejecutó y empaló a más de 30.000 personas.
 
Sobre sus matrimonios, aunque es más sonado el caso de Enrique VIII de Inglaterra, Iván no se quedó corto. Ocho esposas fueron las que tuvo, aunque la iglesia ortodoxa solamente le permitía tres matrimonios. La primera esposa, Anastasia fue envenenada por los boyardos y con ella tuvo tres hijos, uno el que fue asesinado por él mismo, otro que murió ahogado en un río al poco de nacer y el que sería su sucesor, Teodoro. Le seguiría como esposa María Temriukovna que moriría cinco semañas después del matrimonio posiblemente envenenada, y la tercera sería María Vasilyevna que aparecería muerta a los 16 días de contraer matrimonio, también envenenada. La cuarta y quinta esposa, ambas de nombre Ana, serían encerradas en un convento para que pasasen el resto de sus días. La sexta, de nombre Vasilissa sería sorprendida con un amante, a ella la encerrarían en un convento y a él lo empalarían en vida. La séptima esposa o novia de Iván el Terrible sería empalada al día siguiente de la boda, al no ser virgen en el momento del casamiento y finalmente, la última esposa que sería la única que le sobreviviría de nombre María Fiodorovna que le daría un último hijo, Demetrio.
 
Solo me pregunto ¿A qué esperan para hacer una serie sobre la vida de este hombre?

6 comentarios:

  1. Con sólo ver la foto ya se da uno cuenta de que era terrible el tio.

    Un abrazo chiquitín !!.

    ResponderEliminar
  2. wow! si esto de los reyes siempre me ha cautivado!

    que salvaje el terrible!
    Que bueno que ya se van extinguiendo poco a poco, hasta que en unas pocas generaciones, solo existen reyes en los cuentos!

    Que abusivo y que coraje me dio! jejejeje y sin embargo me gustaria saber mas de el!

    ResponderEliminar
  3. ¡Que bicho era el rey! y la foto acojona a uno.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  4. Lo que pueden dar de sí los excesos y una vida atormentada... El poder es lo que diferencia un destino de otro.... Besotes.

    ResponderEliminar
  5. A mí me ha encantado leer esta historia por la sugerencia que nos haces de métodos de reciclaje de los políticos españoles... Lo de empalar sugiere mucho... Acabaríamos con el problema de la corrupción en unos días... jajajaj
    Tremenda historia, Pimfito....

    Besazo!

    ResponderEliminar
  6. El otro día vi un documental, precisamente, de IVAN el terrible, y resulta que sí, que como ser humano, dejaba un poco mucho que desear... nunca entendí esos seres humanos que matan por matar, en el documental dijeron que una temporada que estuvo encarcelado, se dedicaba a empalar cucarachas y ratones de su celda ¡qué obsesión la de este hombre.....!

    ResponderEliminar