lunes, 27 de mayo de 2013

Tormenta de Espadas

Pudiera parecer que llevo una temporada fuera y gran parte de esta ausencia ha tenido un motivo literario, me he zampado en poco tiempo la Tormenta de Espadas, el tercer libro de la saga de Canción de Hielo y Fuego de George R.R. Martin. 

Si, lo reconozco, hacer un post sobre Tormenta de Espadas cuándo muchos lo estáis leyendo todavía, o estáis siguiendo la tercera temporada de la serie, tiene una serie de peligros, porque yo si me caracterizo por algo es por mi facilidad para estropear los finales de las películas. No seré tan directo como Raquel Revuelta en Homozapping cuándo dijo que no llevaba su cadenita con el crucifijo para no adelantar el final de La Pasión, de Mel Gibson. Pues a mi con esto de Tormenta de Espadas me puede pasar algo parecido, así que, hablaré lo justo.

Tormenta de Espadas es, de todas las novelas de Martin que me he leído, la más larga, y a su vez, la más fácil de leer. Aunque también tengo que decir que el principio es un poco truño, continúa allí dónde lo deja Choque de Reyes, y algo similar ocurre a la trama de la serie. Y digo que es un poco truño porque sigue en su línea de meter miles de personajes, cada vez más, si es posible, por lo que no está de más leerse la saga acompañado de la Wikipedia de Canción de Hielo y Fuego, ese es el briconsejo. Sin embargo, a medida que vas leyendo, y reenganchándote en uno u otro personaje según sus puntos de vista, a medida que te vas imaginando hacia dónde se dirigirán los tiros del cuarto libro, te vas zampando las hojas como quién no quiere la cosa. Y claro, al igual que en Juego de Tronos, también hay sorpresas en los capítulos finales, ciertos acontecimientos que te dejan ya con las ganas de ese Festín de Cuervos (que ya estoy leyendo).

Me comentaba un amigo, ayer concretamente, que él había dejado de leer el primer libro, porque también es cierto que no está muy acostumbrado a leer, aunque le había puesto fe, pero que si le había gustado algo, o más bien tocado las pelotas, es el conflicto interno que se te crea con los giros que dan los personajes. Exceptuando a Jon Nieve, Arya y Bran (tres de los cachorrillos de la Casa Stark) el resto de personajes juegan en la ambigüedad sentimental que te generan, si, muchos de ellos eran buenos en los anteriores libros, con sentimientos muy nobles, y lo siguen siendo ahora, claro que en ocasiones hacen cosas que te hacen dudar si son buenos o no, luego hay personajes que detestas, que te habría gustado cargarte mil páginas atrás, y van, y en su estilo, te sorprenden con posicionamientos que jamás te esperarías. Ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos. 

Como ya dije, el principio es un poco truño, apenas ocurre nada, muchísimas páginas para decir más bien poco, personajes que se quedan estancados y que al final consigue Martin volver a meterlos en la historia. También ocurre que otros de sus personajes, a los que les habías cogido cariño, también desaparezcan. Quizá, en los próximos libros vuelva Martin a hilar sus historias y hacerlos aparecer otra vez. Es lo que tiene el mundo este de la fantasía Martiniana.

Y lo que sigue fascinando a mi, y a muchos de los lectores de este mundo fantástico, es la omnipresente aparición de los dragones. ¿Han existido? ¿Están realmente extinguidos? ¿Cómo afectará en el Oeste la aparición de estos bichos que escupen fuego y atemorizan a la población? Así me tiene Martin, enganchado al cuarto libro, y como dirían la salvaje Igrytte, "no sabes nada, Jon Nieve".

6 comentarios:

  1. Me encanta cuando te pones en plan cultureta :P.

    Un abrazo chiquitín !!.

    ResponderEliminar
  2. Tengo que admitirlo, que la serie inicialmente no me llamó la atención hasta que leí tu post de los white walkers, que,sumada a la llegada de S de EE.UU fascinado, que decidí darle una oportunidad. Con el libro me pasó lo que tu amigo, ahí tengo guardado el primero. S para mi cumple me ha regalado el tercero...y pretendo leerlo apenas termine la temporada. Igual y ya he leído muchos spoilers, así como la última página, porque yo no puedo con los secretos jejejejeje. Cariños Pimpfillo.

    ResponderEliminar
  3. Sigo en la primera temporada, menos mal que no te ha dado por destriparlo... Todo un universo por descubrir, querido mío... Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Habrá que echarle un vistazo pues.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, yo no sabía nada de juego de tronos hasta que me compre la serie, averiguando me entere que estaba basado en un libro y me lo compre! A mí me parece una salvajada que mataran Ned!! Quiero patearle los huevos a todos los leones!! Y me he enamorado de casi todas las mujeres de la saga!! He comprado ya el segundo libro, pero aun lo tengo en stand by es probable que antes lea INFERNO de Dan Brown! Que me llama un poquito más!! Jejeje abrazote!

    ResponderEliminar
  6. leerlo en inglés es 'más mejor'

    ResponderEliminar