domingo, 27 de octubre de 2013

Aniversario homófobo

Hoy me he encontrado entre las efemérides un aniversario homófobo que me ha llamado la atención, y por ello voy a dedicarle un post, para que luego digan que si el armario por aquí, o por allí, que uno puede contribuir a la causa sin hacer pública la homosexualidad, que es precisamente el caso opuesto a lo que hace ahora 21 años le ocurrió a Allen R. Schindler Jr, un radiotelegrafista de la marina de los Estados Unidos que falleció en Japón por ser gay, así de cruel.
Allen R Schindler Jr, fallecía un 27 de octubre de 1992 en Sasebo (Nagasaki, Japón) a manos de dos compañeros suyos de tripulación, Terry M. Helvey y Charles Vins en unos baños públicos por la brutal paliza que le dieron, hasta el punto de desfigurarlo completamente y no dejarle ni uno solo de sus órganos en buen estado, su madre tuvo que reconocer el cadáver por uno de sus tatuajes, el asesino le cortó el pene, entre otras cosas. En primera instancia los médicos que recibieron el cuerpo sin vida del marine dijeron que esas heridas mortales habían sido producidas por un caballo. Este crimen homófobo abrió la polémica sobre la homosexualidad en el ejército estadounidense en lo que terminó por llamarse "Don´t Ask, Don´t Tell", algo así como "no preguntes, no digas". Mutismo y silencio absoluto sobre un asunto que se entendía peliagudo, pero que no dejaba de ser homófobo en toda regla.
Poco después de este horrible suceso, la polémica salpicaba al mismísimo presidente de los Estados Unidos, el por aquel entonces Bill Clinton que hizo un poco la técnica Rajoy, de deja que el problema pase solo. Lo que ocurrió a raíz de esto fue el incumplimiento de la promesa electoral que Clinton había hecho al colectivo LGTB de permitir el libre acceso de los homosexuales al ejército estadounidense, y la posterior caza de brujas en el propio ejército hacia los homosexuales. Todo un exitazo de Clinton, y desproporcionadas las medidas de su inacción.
La justicia siguió su curso en este asunto. Schindler declaró haberlo matado pero no reconoció en ningún momento que fuese por motivos homófobos, dijo que se lo había merecido, pero que en ningún caso lo había matado por ser gay, poco después el psiquiatra que le atendió a las pocas horas del macabro suceso desvelaría que en declaraciones, Schindler había dicho que odiaba a los homosexuales. A Schindler le impondrían cadena perpetua por el asesinato, que cumple en una institución penal militar en Florida, y a su cómplice le impusieron una condena menor por declarar contra Schindler en el juicio y contar los hechos. El cargo militar que en un primer momento silenció el brutal asesinato fue degradado de su puesto y trasladado a otro destino.
Hoy por hoy siguen habiendo crímenes homófobos, aunque en los Estados Unidos han mejorado notablemente la situación de 1992, en el ejército también han mejorado en este sentido. El Don't Ask Don't Tell que fue la política aplicada desde 1993 fue derogada por Barack Obama. Anteriormente a esta política, los homosexuales estaban vetados en el ejército estadounidense, varios fueron los intentos de abolir esta prohibición y no fue hasta el 2010 en que Obama lo consiguió, y no sin ciertos contratiempos, pues, los republicanos insistían en que la política de no preguntar y no decir, era una buena fórmula para mantener en silencio la homosexualidad en el ejército, aunque estaba prohibido su ingreso, se hacía un poco la vista gorda a la entrada, pero no se les permitía hacer pública ninguna declaración sobre su condición sexual de invertidos.
Poco a poco se avanza contra la homofobia, pero todavía queda mucho camino por recorrer, no hay más que ver la cruzada brutal que en los últimos años ha desplegado Rusia. Yo poco más puedo contribuir con el asunto, más que hacer públicos los hechos que ocurrieron hace 21 años, para que los conozcáis, en eso consiste la historia, para hacernos aprender de los aciertos y errores del pasado. Creo en el Don't Ask, Don't Tell, pero no como fue planteado en los Estados Unidos, lo creo como opción libre y personal, sin obligación a la misma, que nadie le obligue a uno a declarar si no quiere sobre su condición sexual, que nadie pregunte por ello, pero que no se prohíba tampoco al que quiera hacerlo.

12 comentarios:

  1. No conocía la historia y demuestra cuanto hemos avanzado en estos años. Aún se siguen produciendo hechos como estos pero cada vez son más las voces que se levantan contra ellos.

    Yo también estoy de acuerdo en que no se debe forzar a nadie a salir del armario si no quiere, pero que sea por decisión propia no por obligación social o de mentes retrógradas que se asustan de lo que es "diferente"

    Un beso (opcional)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sonaba, pero sin detalles, y tampoco recordaba la fecha ni nada. La madre sigue desde aquella en una cruzada personal de estas. Creo que le han hecho una película de estas de sobremesa sobre el asunto.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  2. Había escuchado sobre casos así pero en plan generalista, sin centrarse en ninguno en concreto. Incluso este verano leí que se está trabajando en hacer una película sobre uno de esos casos.

    En cualquier caso ser homosexual, bi o hetero no exime de ser un buen profesional.

    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, pero no creo que la condición sexual afecte en el ejército sobre si haces bien tu trabajo o no. Conozco yo a algún policía gay que lo hace muy bien, jajaja, y hasta ahí puedo leer.

      Bicos ricos

      Eliminar
  3. ya había escuchado esto del "no preguntes, no lo digas" pero no sabia que lo había originado! Me has desasnado hoy! Muy interesante! lo que me jode es que tenga que morir alguien para que las autoridades recién se preocupen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aquí tenemos el meollo de la cuestión, de dónde ha venido todo este jaleo. Es triste, pero si no hay vidas de por medio, las autoridades no suelen hacer gran cosa... y en este caso de los Estados Unidos, en su momento, ni aún así las hicieron.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  4. Impresionante... no tengo palabras.

    Un abrazo chiquitín !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en Rusia otro tanto de lo mismo está ocurriendo, pero ya de forma más homófoba si cabe y menos civilizada.

      Bicos ricos

      Eliminar
  5. Pues yo a Rusia no pienso ir mientras se comporten como unos energúmenos.... Conductas tan primitivas resultan tercermundistas y más viniendo de grandes potencias económicas y políticas...qué horror!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, yo creo que tampoco iré, que nunca se sabe, mismo te hacen un test a la entrada del pais por si eres gay o no... ya cogerán sentido... aunqeu esperemos que por el camino no quede mucha gente.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  6. Triste, muy triste. Qué tendrá que ver con quién te acuestas para ser un buen profesional en tu trabajo.

    ResponderEliminar
  7. Confundes víctima con victimario, el condenado a perpetuidad es Helvey, no Schindler, que fue la víctima

    ResponderEliminar