martes, 3 de diciembre de 2013

Fabián, mi ex

Si, sé que es un bombazo volver a escribir tras una semana dónde he estado liado de más para venir aquí a soltar esta exclusiva así a bocajarro. Fabián ya no es mi novio imaginario, ahora es mi ex imaginario.
 
No quisiera hacer un post sobre los motivos imaginarios que nos han llevado a esta ruptura de mutuo acuerdo. Porque las rupturas imaginarias lo que tienen de bueno es que te hacen sufrir tanto como tu imaginación se lo permita, tanto como tu estado de ánimo le de alas, e incluso te pueden hacer reir, dar lecciones de la vida en general, y todo muy controlado. Claro que, controlar a un novio imaginario es facilísimo, pero ¿Serán tratándose de un ex imaginario, las reacciones todo lo imaginarias que cabría pensar? Eso todavía está por verse. Inventaré ahora una historia para contaros esa ruptura imaginaria.
 
Perdonad esta semana sin escribir. No, no he estado tan liado como os he contado. Estaba depresivo porque Fabián me ha dejado. No quería que mi Fabián supiese de mi depresión. Me he estado liando con otros como si no hubiese mañana. Realmente he estado en un estado de semiinconsciencia o como se diga, pasando las hora muertas pensando en mi Fabián, en cómo le irá en su futuro, en qué quedará su proyecto médico. En si sus padres de Avilés me culparán de haberle hecho daño a su hijo. He estado pensando en los motivos imaginarios que me han llevado a esta ruptura, eso es lo que he hecho, y le he dado vueltas. Al principio he estado muy convencido de que la decisión fue la correcta, después vino el período de bajón en el que he empezado a echar de menos a mi Fabián, pero luego ya ha venido por si sola, la etapa de autoconvencimiento de que sin un ser tan perfecto a mi lado también me podría ir bien. Claro, le he dado vueltas y me puedo crear un novio imaginario en cuánto me plazca, y que no sea médico que luego todo son congresos imaginarios. Quiero que mi próximo novio imaginario sea inspector de Hacienda, aunque su trabajo corra peligro por injerencias políticas, pero que tenga un buen sueldo, un buen trabajo y que nos podamos hacer viajes imaginarios y románticos los dos juntos, es más, mi próxima suegra imaginaria será maja, pero maja de verdad, de las que idolatran a sus yernos.
 
Fabián y yo coincidimos poco este verano, os lo había contado, y también os había dicho que utilizaba esas aplicaciones del demonio dónde uno se puede animar a quedar con chicos con grandes rabos, que se iba de vacaciones a Maspalomas con algún que otro amigo y que volvía de las Islas Canarias con un color más que envidiable, que había conocido a algunos doctores que le enviaban fotos en pelotas. Y que me la ha dado con queso. A su vuelta Fabián me lo ha dicho claramente, que llevaba tiempo con la mosca detrás de la oreja y que hacía ya mucho que no me quería. Bueno, imaginariamente sí me quería, pero para el caso práctico de este post resulta que no, que me había olvidado desde octubre del año pasado. Así que de mutuo acuerdo hemos llegado a la conclusión de que para estar mal imaginariamente mejor dejarlo. Y ahora se ha convertido en un ex imaginario. En vuestras manos dejo la elección de qué tipo de ex imaginario queréis que tenga, porque yo en esto de lo ex estoy muy desentrenado, y no es que no los tenga en la vida real, que si, pero ya me contaréis qué tipo de Fabián queréis, si un novio de los que buscan a su ex para volver, o un ex que desaparece definitivamente del plano blogueril, o un ex que va llorando por los rincones haciendo de su vida un drama, o un ex que se enfada si alguno de sus conocidos tienen una cena conmigo, o un ex y amigo a la vez. Ya me contaréis, que seguro que Fabián no desaparece de este blog así como así, y es que novios imaginarios como él, pocos.

10 comentarios:

  1. Hombre, un ex imaginario ciclotímico daría mucha chispa, de hecho que un día han quedado para hacer un trío, al siguiente se quieren suicidar y al siguiente se pasan el día viendo pelis de Meg Ryan y comiendo Haagen Dasz. Son un coñazo de ex pero y el juego que daría en el blog? Un Fabián más desquiciado que nunca que se convierta en la Estela Reynolds (en término de inestabilidad emocional) de los médicos y ex imaginarios.

    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uhm, propones un ex enrevesado... me gusta... un ex cambiante, si, dará mucho juego.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  2. Bueno nene, ahora estás 100% soltero :P.

    Un abrazote fuerte chiquitín !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, estoy 100% soltero imaginariamente, que realmente estoy pedido ya, jajaja.

      Bicos ricos

      Eliminar
  3. Caray! Usualmente no soy este tipo de consejos! Pero ya que hgablñamos de un ex imaginario, yo me atrevo a sugerir que lo reemplazes con otro imaginario! Uno que satisfaga tus deseos mas bajos!! Jejejje Pero bueno, ahora que estas disponible tanto en el mundo real como en el imaginario yo supongo te empezaran a llover postulantes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uhm, y tú propones un ex sexual, que calme mis bajos instintos, me lo apunto, porque para estas cosas siempre está bien tener un ex, que te conoce bien en la cama.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  4. Quédate con el ex que sea capaz de volver con imaginaria honestidad, sabiendo que se queda con la persona adecuada... Y que no ye jable de política ni de su vida personal.... Jeje... Besotes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, bueno, seré un poco perro del hortelano, porque yo imaginariamente no voy a dejar que mi Fabián se me líe con nadie.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  5. Si es como el de la foto, me lo pido de novio imaginario para Reyes. ¿Me lo traerán?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que no, chuchi, los chollos se han acabado, aunque siempre puedes tú tener un novio imaginario... claro que el sexo es imaginario...

      Bicos ricos

      Eliminar