jueves, 31 de octubre de 2013

Ayuda psicológica

Me he calentado hace unos minutos, me váis a perdonar, chuchis. No tenía pensado hacer post hoy, tengo un día muy liado en medio de un fin de semana de lo más liado, y eso que comienzo hoy mis vacaciones, y sin embargo, a mitad de la mañana he sentido la necesidad de hacer catarsis con vosotros, como diría Gary, que creo que sois muy pacientes para con según qué temas relacionados con mi vida personal, de la cual no me gusta hablar en este blog.
 
A mediodía recibía un mensajillo vía facebook de una amiga de D., la chica que se casó a la semana de llegar yo de mis vacaciones de verano, una boda en su pueblo a la que estaba invitado como pareja de D., pero que, por los motivos que vosotros todos sabéis, no pude ir. Mucho me ha dolido. A esta chica no le faltaba razón, estaba mosqueada conmigo porque no le avisé de que no iba a la boda, y podría haberlo hecho, y debería, pero no reuní las fuerzas suficientes y pensé que, dado que el causante del desaguisado por el cual no podía haber ido a la boda, el que había encontrado motivos suficientes para romper la relación, obviando otros más importantes todavía, era el que debía dar el paso, el que es su amigo, porque a fin de cuentas, yo soy un conocido, muy cariñoso, eso si, pero un conocido. ¡Contenta me tienes! Normal. Pensé yo. Aunque la ofendí un poco, supongo, o eso me hizo entender.
 
De su grupo de amigos si le cogí cariño a alguien, ha sido a La Buscona y a esta chica, las dos únicas personas que se preocuparon por conocerme un poco, las únicas que no me consideraron "la pareja de", si no una persona más, en momentos complicados siempre he tenido alguna charla con ellas, y también me han tenido ahí a mano cuándo ellas tenían algún problema, aunque ha hecho más uso de esto La Buscona. Por eso me dolió tanto no ir a su boda, porque no solo era una amiga de D., era su amiga la que me había conocido un poco.
 
Desarrollando la conversación, pedidas las disculpas, felicitada por la boda y por alguna que otra buena noticia que ronda su vida, me dijo que se alegraba de que estuviese un poco mejor, que ahora se trataba de que ambos superásemos la ruptura de la mejor forma posible, que nos recuperásemos pronto, o como se diga. Respondí con un escueto "Ejem. Si". Y no es que no le desease yo a D. una pronta y buena recuperación, pero me quedaba con ganas de decir cosas importantes, importantes para D., para su futuro. Le dije "yo voy más o menos saliendo del paso, cada día más animado, pero él lo va a tener más complicado, y no saldrá adelante solamente con palmaditas, necesita ver a un especialista". El comentario pudiera parecer de bicha despechada y sinceramente os lo digo, nada tiene que ver con eso. Ella me añadió "cada uno a su manera", y tampoco le falta razón, así que terminé añadiendo "no hablo de amor, hablo de agresividad". Y ahí terminó la conversación. Ignoro si por falta de tiempo de mi interlocutora, o por falta de ganas de hablar del mismo. Si fuese el pirmer caso, lo entendería, aún habría tiempo de respuesta, si es por el segundo, mal, muy mal, así os lo digo.
 
No considero mi comentario como algo obviable, es algo fundamental. Para mi tiene mucha importancia, pues es la primera vez que me enfrento a alguien agresivo, y diré agresivo por no decir violento, que quizá suene peor, aunque ya os digo, que en cuánto a mi relación de pareja, poco o nada me importa ya su agresividad, poco me importa aquel empujón a mi prima, son cosas que considero del pasado, del pasado a borrar cuánto antes de mi mente. Esa relación está terminada, y bien terminada (debidamente sellada quiero decir), y por suerte, tengo cosas mucho más bonitas en las que pensar, y también cosas que me hacen más feliz, ya os lo anticipo. Pero es un tema que necesitaba sacar, porque con excepción del blog no lo he comentado a nadie, La Buscona también ha ignorado el tema, y estaba presente cuándo el oscuro incidente que no dudó en recriminárselo. Bien, dicho esto, insisto ya por el cariño que todavía le tengo (por los momentos felices que hemos vivido), por el cariño que los suyos le tienen, por su auténtica felicidad, por su buena recuperación, para que nadie el día de mañana sufra un gesto malo por su parte. Tiene que ver a un especialista, y yo ya no sé si un psiquiatra o un psicólogo, no sé quiénes tratan estas cuestiones de irascibilidad, de agresiones, alguien que le ayude a desentrañar el por qué de actuaciones así fuera de contexto. Antes de presumir de desarmarizado, antes de dárselas de supervaliente en ese sentido y de seguro de si mismo por saber lo qué quiere para el futuro y cómo lo quiere, antes que todo eso debe llegar esa recuperación, debe ser conocedor de por qué ha hecho lo que ha hecho, y por qué hemos llegado a dónde hemos llegado. ¿Había necesidad? Yo hoy desde luego sí tenía necesidad de contarlo y que este pensamiento no quedase fluyendo en mi cabeza como comentario de marica despechada, no, siempre he querido lo mejor para él.

miércoles, 30 de octubre de 2013

De niña a mujer

¡Ays! Me pongo sentimentaloide cada vez que recuerdo mi infancia y aquella carátula de casette gastada por el tiempo de ese disco que mi madre escuchaba muy a menudo de Julio Iglesias dónde aparecía el mismísimo Julio Iglesias con su querida Chabeli en un bonito gesto padre-hija, ambos con camiseta marinera y Chabeli con unas trencitas llenas de gomas. Porque si, mi madre es relativamente joven pero le cogió de lleno la época de Julio Iglesias, al que ahora no soporta y al que yo solo soporto en karaokes.
Pues bien, tras esta maravillosa introducción de los años ochenta que traerá seguramente muchos recuerdos a vuestra mente de esa infancia feliz, a otros les recordará que eran todavía proyectos por definirse, ahora vamos al meollo de este post, a lo realmente importante. Primero fue la niña, la malhumorada, impertinente, ruidosa, malfollá, rara y un largo etcétera de calificativos no todos buenos, y después de ella vino el remanso de paz, el minillaverito, mi Pepe Botella que nos duró dos telediarios. Ahora, ya tenemos reina para el trono, para ser afortunada en la habitación dónde (exceptuando a la niña) siempre hay sexo. Así que la afortunada tiene una cosa clara y muy buena.
Asi fue que tras el aviso de Pepe Botella de que se iba a compartir piso con otro chico que estudia con él, Gordi empezó a ponerse nervioso y a buscar compañero de piso cuánto antes, manos a la obra, anuncio publicado, y curiosamente, pronto empezaron a llamarle candidatos para ver la habitación. Gordi como tronista tal cual Mujeres Hombres y Bíceps-berzas, respondiendo mensajes desde su sofá, con los auriculares puestos y barriga al aire con la camiseta levantada, para que le ventile bien. El lunes la primera de las visitas, una candidata. Sentí el miedo en el cuerpo de Gordi. Teme a las mujeres, y más visto las experiencias negativas que ha tenido compartiendo piso con ellas últimamente.
Llegó el lunes, y Pepe Botella debería haber dejado su habitación abierta para que la enseñásemos, y sin embargo, se le olvidó ese pequeño detalle. La única solución, despertar a Pimpf en medio de una brutal siesta de lunes tras un intenso fin de semana de poco descanso. "Que va a venir una chica a ver la habitación, que éste no ha dejado la habitación abierta, así que le enseñamos la tuya, que son prácticamente iguales, vienen a las seis". Y esto me lo anuncia mientras yo duermo, que ni ganas de mover un músculo para recibir a nadie. Y nos dieron las diez y las once, las doce y la una las dos y las tres seis de la tarde, y un nuevo toque en mi puerta. ¡Que ya está aquí, están abajo, va a subir! Y en ese momento véis a Pimpf levantarse, adormilado, aturdido, recoger la ropa tirada, las zapatillas desperdigadas por el suelo, estirar las sábanas y tapar todo bien con el cobertor, cerrar el porno la pantalla del ordenador, y abrir el balcón para que airease aquello un poco. Un desastre, y unas ganas infinitas de asesinar a Gordi en general, a poder ser con dolor, no nos engañemos. ¿Le costaba poner una hora que no fuese la de mi siesta? ¿Qué tal las 8 de la tarde?
Así fue que volvió a sonar la puerta, que instantáneamente se abre, y ante mi, ante mi sorpresa, tres chicas, pijas y monas, jóvenes, de edades cercanas a los treinta, o qué se yo, que estaba muy dormido y encima soy muy malo para esto de las edades. Me hice a un lado y cuál chico con problemas mentales estuve en silencio, teléfono en mano para disimular y hacerme invisible. Vieron la habitación unos treinta segundos y se fueron a ver el resto del piso. Respiré aliviado.
A la media hora de la visita me dice "ya tenemos nueva compañera de piso, ha dicho que si, que se queda, que le ha gustado, ¿Qué te parece?, ¿Está buena? ¿Tiene buenas domingas? He He". Me parece que en este piso podría haber un asesinato antes de que la chica llegue la chica está muy bien, parece mona, a ver si nos sale limpia, silenciosa y tranquila.
Y cuándo yo pensaba que ver enseñar mi habitación habría sido un fracaso absoluto, en ese estado tan lamentable, va la chica y dice que si, que le viene muy bien que está muy cerca de su trabajo. Que mi teoría interna es que yo estaba en estado de gracia tras despertar, en plena erección de estas que los Golden Member tenemos difíciles de ocultar, que quizá eso haya hecho pensar a la chica más en las bondades del piso que en aspectos tan negativos como la imagen de Gordi, que ese día se había duchado, o el piso todo revuelto. No veredes peores cosas, amigo Sancho, muy dificilmente.
Pues ya tenemos tronista, que ya os diré que tal nos sale, hemos pasado pues, de la niña a la mujer, o mujerzuela, a ver si ahora nos sale una zorrupia o una mujer hipersexualizada de estas que se llevan ahora, que tampoco estaría nada mal.

martes, 29 de octubre de 2013

It is not a perfect day

Ayer me desperté con una mala noticia, uno de los mitos de la música, uno de los grandes del rock nos decía adiós para siempre, se nos iba el gran Lou Reed a los 71 años, en su Nueva York natal. La noticia fue anunciada por la revista Rolling Stone, y poco después la confirmaba su representante.

No todos los días se pierde a uno de los monstruos del rock, uno de los grandes compositores que nos han dejado grandes temas, casi imposible elegir uno de todos ellos. Yo lo tengo claro, y fue en uno de sus temas ya de su época en solitario, de 1972 del álbum Transformer (para los frikis, decir que nada tiene que ver con los bumblebees esos), y que se hizo mucho más famosa, si cabe, gracias a la película Trainspotting. El que no la haya visto tiene aquí una recomendación de una película típica inglesa mezcla de humor y drama sobre drogas, muy muy recomendable.
Lewis Allen Reed nació en 1942 en Brooklyn. Tuvo una infancia complicada. Su adolescencia no fue fácil. Lou era bisexual, y desde muy joven sus padres lo llevaron a un psiquiatra que trató de "curar" a su hijo inhibiendo su lado homosexual mediante electroshock, algo que él mencionaría en un tema de 1974, Kill Your Sons. Así que, para un bisexual que hay, van y nos lo intentan electrocutar, y ahora va y se nos muere. Pronto comenzó su carrera musical. Se comenzó a interesar por la poesía cuándo estaba en la universidad, y a escribir temas para canciones.
En 1964 cofundaría The Velvet Underground, un grupo pionero, muy moderno para la época y que sirvió de inspiración para muchos tiempo después. The Velvet Underground no tuvo el éxito comercial esperado, ni pese a tener el apoyo de Andy Warhol que les diseñó una portada de un disco. Lou Reed abandonaría la Velvet, como es más conocida en 1970, y dedicaría ese año a otra de sus grandes pasiones, la pintura. Poco después volvería con los que son sus éxitos más conocidos a primeros de los 70, pero ya en su carrera en solitario, álbumes como Lou Reed (1972), Transformer (1972) o Berlin (1973). Sus letras de lo más variado, pero todas ellas muy adelantadas a su tiempo, a las drogas, a los marginados, a los drogadictos, homosexuales, travestis, algo difícil de entender en aquellos años y que no serían apreciados hasta la llegada del punk. Lou Reed nunca se desapegó de la música, pese a no tener el éxito comercial esperado con todos sus discos. A lo largo de estos más de 40 años dedicados a la música nos ha dejado temas inolvidables, Sweet Jane, Heroin, Walk On The Wild Side, Rock'n Roll, Transformer, el Perfect Day del que os hablé antes y a mi hay una canción de hace muchos menos años que fue la canción de Lou Reed que me enamoró, What's Good.
Hoy os voy a dejar dos vídeos suyos, porque me ha costado elegir uno solo, y porque ambas canciones me gustan mucho, la primera porque es una de esas canciones que cuándo me pongo melancólico suelo tener en mi discoteca depresiva y la segunda porque me recuerda a esa época del instituto en que experimentábamos dándonos de listos conociendo a grupos o cantantes nuevos, que se salían de los cánones de la música noventera, así descubrimos a Lou Reed.



El primer tema os lo traigo en versión como yo la llamo "We are The World", una versión de varios artistas que lanzó la BBC en el que aparecen el propio Lou Reed y muchísimos cantantes conocidos para la organización Children In Need. No os voy a negar que prefiero la versión original de Lou Reed, pero esta tiene ese componente solidario que la hace especial, por eso os la dejo hoy.



Este último es el What's Good, con una letra que a mi especialmente me encanta porque es una forma optimista de lo que sería perfecto en la vida.

lunes, 28 de octubre de 2013

La increíble paradoja Parot

Que Estrasburgo le iba a dar una patada al Gobierno español estaba más que claro desde hacía ya un tiempo, y es que lo que no es lógico es mantener una política de penas de privación de libertad extras de forma injustificada a delincuentes que, según mi punto de vista, son delincuentes comunes. En España se hacía esto, en concreto con los asesinos terroristas y a algunos casos especiales ¿especiales?, sus penas eran más duras, por que si, porque esto del terrorismo ha sido utilizado a lo largo de la historia con fines electoralistas, aunque pudiera no parecerlo por mezclar asuntos tan serios como la estabilidad territorial de España con el dolor de las familias de víctimas del terrorismo, bombas de relojería, como la que ahora ha estallado en el seno del Partido Popular, o porque sus crímenes son aterradores o más mediáticos.
Gente de la AVT abuchea a los miembros del gobierno en la manifestación de ayer
El caso es que este fin de semana, entre otras cosas le he dado vueltas a lo de la doctrina Parot esta que el Tribunal de los Derechos Humanos de Estrasburgo, cuyas decisiones son vinculantes en la jurisdicción española, a ese aluvión que nos espera de puestas en libertad de presos que, injustamente cumplían una condena más larga de lo que cabría esperar, al aplicársele a los reos, la reducción de sus penas computando el tiempo de condena efectiva en sentencia ¿se puede decir esto así? en lugar de aplicarse sobre la pena realmente "satisfecha", o lo que llevan cumplido. Así pues, a un preso al que le cae una sentencia de 2000 años de prisión, por  las rebajas aplicables pueden hacer que salga de prisión a los 16 años (por poner un ejemplo totalmente inventado, aunque no muy alejado de la realidad), mientras que con la doctrina Parot, los beneficios penales se basaban en los 2000 años y esto hacía que muchos de los presos tardasen muchísimo más en salir de prisión. Aparentemente es algo genial, que los delincuentes tarden más tiempo en salir del presidio, pero ya os lo digo, aparentemente. Los temas de privación de la libertad de una persona son un tema muy serio que siempre se ha utilizado políticamente, un error fatal en una sociedad avanzada. En los Estados Unidos ocurre igual, no os vayáis a pensar, pero allí con la pena de muerte. No, no me gustaría estar en el pellejo de nadie condenado a muchísimos años a quién le habría tocado estar en libertad, o a aquellos mal juzgados (que algunos casos también se dan en España, aunque pocos), tener que aguantar la presión de la sociedad, tener que estar más años de los que realmente tengo que cumplir para satisfacer los deseos de la sociedad o la clase política. Lo siento, en este sentido tengo una mente muy de izquierdas, y la libertad es algo que ha costado mucho conquistar como para que ahora por decisiones políticas la borremos de nuestra mente por cuestiones de ira.
No soy un defensor de terroristas, ni mucho menos, me gusta que los delincuentes cumplan sus penas en prisión, veo justo cuándo estas penas son grandes y evitan que un delincuente vuelva a salir pronto a la calle y vuelva a delinquir o que vuelva a segar la vida de cualquiera, por el motivo que sea, pero creo que jugar con la libertad de las personas no es positivo, por muy asesinos que hayan sido. Me sorprenden las penas gigantes que se ponen en ocasiones, y me sorprende la facilidad con qué se conceden los beneficios penales, me sorprende pero no deja de ser algo así establecido en la ley. Lo que España no puede hacer es saltarse la ley a la torera, cuándo le conviene.
En esta diatriba está el Partido Popular esta semana, que ha recibido como un mazazo la decisión de Estrasburgo de acatar la ilegalidad de esta doctrina Parot que incumplía los derechos humanos, y que por consecuencia ponía en libertad a la etarra Inés del Río. Claro que la presión de los familiares de víctimas del terrorismo (AVT) han ejercido esa presión, bajo el dolor de sus pérdidas, claro que el PP ha querido quedar bien con ellos y manifestar que están en contra de la decisión de Estrasburgo, pero qué, el sometimiento de España al ordenamiento jurídico es total y por lo tanto tenían que acatar la sentencia. Luego me pregunto yo ¿Para qué montar el paripé? Que se nieguen abiertamente, que no acaten la sentencia, que vayan contra ella, que le echen huevos por una vez en la vida aunque ello nos vaya a perjudicar, pero que por favor, no sigan siendo unos bienqueda.
Después de darle vueltas, leí un artículo por el cual uno de los asesinos de Galicia de uno de los crímenes más espantosos (y cercanos geográficamente), por esta decisión de Estrasburgo debería ser también puesto próximamente en libertad tras solo 16 años en prisión. Asesinó a sangre fría a tres miembros de una familia y a la criada de éstos por 20 millones de pesetas de aquella época, cerca de los 120.000 euros. Me ha hervido la sangre, y aunque me ha costado aceptarlo, he entendido la injusticia hacia unos y otros.
PD.: No quería hablar sobre política en mi post, así que hoy me ha dado por tratar un tema más importante todavía, la libertad.

domingo, 27 de octubre de 2013

Aniversario homófobo

Hoy me he encontrado entre las efemérides un aniversario homófobo que me ha llamado la atención, y por ello voy a dedicarle un post, para que luego digan que si el armario por aquí, o por allí, que uno puede contribuir a la causa sin hacer pública la homosexualidad, que es precisamente el caso opuesto a lo que hace ahora 21 años le ocurrió a Allen R. Schindler Jr, un radiotelegrafista de la marina de los Estados Unidos que falleció en Japón por ser gay, así de cruel.
Allen R Schindler Jr, fallecía un 27 de octubre de 1992 en Sasebo (Nagasaki, Japón) a manos de dos compañeros suyos de tripulación, Terry M. Helvey y Charles Vins en unos baños públicos por la brutal paliza que le dieron, hasta el punto de desfigurarlo completamente y no dejarle ni uno solo de sus órganos en buen estado, su madre tuvo que reconocer el cadáver por uno de sus tatuajes, el asesino le cortó el pene, entre otras cosas. En primera instancia los médicos que recibieron el cuerpo sin vida del marine dijeron que esas heridas mortales habían sido producidas por un caballo. Este crimen homófobo abrió la polémica sobre la homosexualidad en el ejército estadounidense en lo que terminó por llamarse "Don´t Ask, Don´t Tell", algo así como "no preguntes, no digas". Mutismo y silencio absoluto sobre un asunto que se entendía peliagudo, pero que no dejaba de ser homófobo en toda regla.
Poco después de este horrible suceso, la polémica salpicaba al mismísimo presidente de los Estados Unidos, el por aquel entonces Bill Clinton que hizo un poco la técnica Rajoy, de deja que el problema pase solo. Lo que ocurrió a raíz de esto fue el incumplimiento de la promesa electoral que Clinton había hecho al colectivo LGTB de permitir el libre acceso de los homosexuales al ejército estadounidense, y la posterior caza de brujas en el propio ejército hacia los homosexuales. Todo un exitazo de Clinton, y desproporcionadas las medidas de su inacción.
La justicia siguió su curso en este asunto. Schindler declaró haberlo matado pero no reconoció en ningún momento que fuese por motivos homófobos, dijo que se lo había merecido, pero que en ningún caso lo había matado por ser gay, poco después el psiquiatra que le atendió a las pocas horas del macabro suceso desvelaría que en declaraciones, Schindler había dicho que odiaba a los homosexuales. A Schindler le impondrían cadena perpetua por el asesinato, que cumple en una institución penal militar en Florida, y a su cómplice le impusieron una condena menor por declarar contra Schindler en el juicio y contar los hechos. El cargo militar que en un primer momento silenció el brutal asesinato fue degradado de su puesto y trasladado a otro destino.
Hoy por hoy siguen habiendo crímenes homófobos, aunque en los Estados Unidos han mejorado notablemente la situación de 1992, en el ejército también han mejorado en este sentido. El Don't Ask Don't Tell que fue la política aplicada desde 1993 fue derogada por Barack Obama. Anteriormente a esta política, los homosexuales estaban vetados en el ejército estadounidense, varios fueron los intentos de abolir esta prohibición y no fue hasta el 2010 en que Obama lo consiguió, y no sin ciertos contratiempos, pues, los republicanos insistían en que la política de no preguntar y no decir, era una buena fórmula para mantener en silencio la homosexualidad en el ejército, aunque estaba prohibido su ingreso, se hacía un poco la vista gorda a la entrada, pero no se les permitía hacer pública ninguna declaración sobre su condición sexual de invertidos.
Poco a poco se avanza contra la homofobia, pero todavía queda mucho camino por recorrer, no hay más que ver la cruzada brutal que en los últimos años ha desplegado Rusia. Yo poco más puedo contribuir con el asunto, más que hacer públicos los hechos que ocurrieron hace 21 años, para que los conozcáis, en eso consiste la historia, para hacernos aprender de los aciertos y errores del pasado. Creo en el Don't Ask, Don't Tell, pero no como fue planteado en los Estados Unidos, lo creo como opción libre y personal, sin obligación a la misma, que nadie le obligue a uno a declarar si no quiere sobre su condición sexual, que nadie pregunte por ello, pero que no se prohíba tampoco al que quiera hacerlo.

sábado, 26 de octubre de 2013

Todo lo que siempre quiso saber sobre Pimpf y nunca se atrevió a preguntar

Bajo este maléfico y alargado título se encuentra un breve (aunque genial) post en el que invito a mis miles queridos fanses a que hagan esas preguntas que siempre quisieron saber sobre Pimpf (que seguro que no son pocas) y que jamás se hayan atrevido a preguntar, o que quizá no hayan tenido esa oportunidad tan clara como ahora.
 
Pues bien, las preguntas se pueden dejar a modo de comentario en este mismo post, o enviarlos vía e-mail a la dirección que figure en el perfil de vuestro bloguero favorito (opción solo para los blogueros más tímidos). Lo típico, esas preguntas tan profundas del estilo ¿Cuál es tu color preferido? ¿Tu película preferida? O ya más trascendentales del tipo ¿Qué es para ti Dios? ¿Quién era mejor Kiko Legard o Mayra Gómez Kemp? Y todo ello ha surgido con motivo de rescatar el link del post de mi autoentrevista. Es que he estado tan bien con las respuestas que me gustaría otra vez ponerme delante de vuestros micrófonos virtuales (que no suene mal esto que estoy diciendo) y responderos a todo. Eso si, tenéis que tener claro que soy muy reservado para ciertas cosas, porque si hay algo de lo que no me gusta hablar en este blog es de mi vida privada, mucho menos de polìtica. Claro, sé la dificultad que entraña hacer preguntas personales a un bloguero en el que el mismo no tenga que responder a cosas sobre la vida de uno. Y ahí estriba la agudeza de Pimpf, en cómo responder a la gallega a vuestras ingeniosas preguntas.
 
Bien, chuchis, sé que muchos habéis preguntado ya a través de innumerables memes muchas cosas, pero aún así, tenéis una oportunidad de oro para que vuelva a abrir esta coraza impenetrable (espero que no haya vuelto a sonar mal). Si recibo un aluvión de preguntas intentaré contestarlas todas, y si no recibo muchas, ya veré como salgo de esta, de este fracaso absoluto. Y es que no me haría falta un medidor de tristezas de blog para saber que un poco la blogosfera está de capa caída, al menos desde hace un tiempo... y sin embargo la queremos, y sin embargo seguimos por aquí, y pese a ello, seguiremos dando el coñazo por mucho tiempo y animándoos a que sigáis participando, de una forma o de otra.
 
Bicos Ricos

viernes, 25 de octubre de 2013

FNF Nº 176

Quizá en su día pudieron haberme dedicado esta canción, la letra me va al pelo, dicen. Me gusta su título, aunque la letra a lo mejor me pudiese dar más puñaladas que otra cosa, pero así me siento últimamente, como en un nuevo nacimiento, una reconstrucción de uno mismo, un querer levantarse y poder hacerlo tras haber caído múltiples veces, por eso hoy me quiero dedicar esta canción de los Muse, los grandes Muse, los inconfundibles Mius. Una de estas canciones que no faltan nunca en mi Ipod. ¡Uy, qué digo Ipod, si yo no tengo Ipod! Bueno, ya no faltaba en mi antiguo MP3 con el que iba a correr, ni ha faltado en mi teléfono anterior, mucho menos en este.

Y toda esta ralladura con la letra de esta canción viene a colación de una conversación que tuve con una persona esta semana, y con las vueltas que en cuestión de unos minutos le di a mi existencia. Cosas del armario dicen. En su momento fui tocado, en su momento me dejaron tocado en ese sentido, muy herido y no creo que me lo mereciese. Menos mal que así como venía tocado de serie también hay quién me ha ayudado a precisamente ese nuevo nacimiento.



No es la primera vez que en Pimpfiadas pongo algo de los Muse, forman parte de mi discoteca particular. Han sido según mi opiníón el revulsivo musical de la década de los 2000, y por ello en est blog podéis encontrar más cancioens suyas. Yo no sé si esta canción será o no de vuestro agrado, lo que si sé es que su comienzo me parece sublime y el estallido de ruido de después también, ese estallido es el punto del nuevo nacimiento. Por eso, esta semana me la dedico a mi mismo.

Adiós, Pepe Botella

Si ayer os anunciaba que se iba mi vecinito de enfrente, el del deseo irrefrenable, y pese a ese refrán que dice que las desgracias nunca vienen solas, lo que no me podía imaginar era que mi corazón iba a sufrir otra pérdida importante. Bueno, no tan importante, tampoco nos vamos a engañar, y es que el minillaverito, mi compañero de piso se va también, y nos ha durado nada, ni dos telediarios. Para uno con el que estaba yo super a gusto, con el que alegraba la vista, un chico limpio, ordenado, silencioso, educado y sonriente. Pues se nos va también.
 
Y es que debo tener en mi cuerpo alguna sustancia similar a la que soltaba Jaime la mofeta, porque en los últimos tres meses he tenido ya demasiadas pérdidas personales irreparables. Vale que lo de mi vecino el del deseo irrefrenable era solo una pérdida visual, una alegría menos para la vista, al igual que me ocurrirá con el minillaverito. Pero si a estos dos sumamos lo de Billy y D., se me antoja que por ahí circulan partículas negativas, o como solemos pensar los gallegos en estos casos, me han echado un mal de ojo, que para estas cosas somos muy supersticiosos y es una forma de lamentarnos por las malas rachas que no tenemos cierta explicación y nos sacan cierto peso de encima. Total, que aunque no lo parezca, aunque sea una pérdida mínima, en el fondo me duele un poco. Más me han dolido y me duelen otras.
 
Por otro lado, pienso que (sin generalizar) de dos andaluces que hemos tenido el piso, ambos lo han dejado al poco de estar aquí, ambos para lo mismo para irse con un compañero de estudios (o algo similar) y así, sin mucho tiempo para reaccionar. Precisamente este domingo pasado comentábamos que por fin alguien normal en esa habitación (que debhe ser la habitación de las taras, y también la de follar), que por primera vez estaba yo realmente a gusto con "el tercero en discordia", y sonriente Gordi me decía "acertamos esta vez" y yo le decía "acertar acertar tampoco te pases, que el pobre vino a ciegas, y ha sido más suerte que otra cosa, que tú lo que se dice buscar buscar, lo que se dice buscar... solo has puesto un anuncio".
 
Ahora claro, está Gordi que se tira de los pelos grasientos, buscando a alguien para sustituirlo, con el riesgo que entraña esto, porque Gordi mete en la habitación al primer siquiero que recibe, así hemos tenido los compañeros de piso que hemos tenido. Otra vez, un tiempo de vacante (como cuándo fallece un papa), otra nueva presentación, otra vuelta a explicar un poco el funcionamiento del piso, adaptarse a nosotros, nosotros a esa nueva persona... no sé, ya vuelvo a tener en mente la ilusión de un hombretón empotrador con barba, puestos a pedir..., claro qué, cualquiera entra en esa leonera de piso, así os lo digo, porque Gordi tampoco se mata mucho en recoger todo, ni en adecentar algo el piso, redecorarlo, qué se yo. Pronto, muy pronto tendréis otro post, sobre el nuevo/a. Yo ya le he dicho que a ver si ficha a alguna guiri ligera de cascos, que me apetece.

jueves, 24 de octubre de 2013

Ese Deseo irrefrenable imposible

¡Qué poco dura la alegría en la casa del pobre! Cada vez lo tengo más claro que los astros se han conjugado para hacerme malas pasadas en la vida en general. Si el lunes os sorprendía con un super post en el que os contaba mi deseo irrefrenable con mi vecino de enfrente, mocetón dónde los hayan, hoy tengo que decir que mi gozo en un pozo (My Pleasure In a Well, para los que sois más angloparlantes). Que mi vecino de enfrente se ha mudado. Fin de la cita.
 
¡Ay, chuchis! Casi me caen lagrimones al ver cómo mi vecinito de enfrente sacaba bolsas de su casa, con la ayuda de su padre. No podía ser. Me ha durado la alegría tan solo dos meses. Mi alegría visual, el protagonista del 70% de las fotos de mi nuevo teléfono. Se ha ido y no me ha dicho nada. ¿Qué hago yo ahora? ¿Me centro en el minillaverito de mi compañero de piso? Hombre, que es monillo, pero tampoco es de mi estilo, ni tiene los brazacos que tenía mi vecino de enfrente.
¿A los brazos de quién me lanzo yo ahora desde el balcón?
Tengo que decir, que en el anterior post sobre éste posible modelo de escultura griega, me planteaba que, dada la mala suerte con mis suposiciones, proponía imaginarme que no era gay, con el fin de acertar, que lo fuese, que me viese un día al salir de su casa, que me hiciese mandase un beso por el aire, y un gesto de un abrazo, que me llamase para que fuese a su casa, me arropase con sus brazacos y terminase la historia en un bonito romance entre alguien con pocas luces pero un cuerpazo y un chico guapo, inteligente, bloguero, con aspecto de dejado (y dejado realmente), moderno, gafapasta multicultural y multidisciplinar y todos los calificativos buenos que caben en mi persona. Es que vamos, le haría un favor, aunque mejor dicho, el favor me lo habría hecho él a mi. Pues no ha sido así. Ese final feliz no lo ha habido, y sin embargo, he acertado en algo. Mi vecino... mi vecino... mi vecino sí era gay.
 
Y ahí estaba yo con mi teléfono último grito última generación, y con la mosca detrás de la oreja. Cada vez que mi vecino llegaba a casa, y me coincidía con una de esas aplicaciones del demonio encendidas, se conectaba alguien que enseñaba parte de su cuerpazo sin mostrar la cara. Cuándo se iba, se alejaba su icono, en ocasiones desaparecía. Tenía que ser él, tenía que ser él. Ayer, cuándo con los ojos borrosos veía cómo abandonaba ese piso compartido con varios guiris, en un momento, mientras esperaba que lo fuese a recoger su padre, con todos sus enseres a sus pies, mientras con una mano seguía con su toc habitual en el remolino de la frente, con la otra mano encendía su teléfono, abría las aplicaciones, y una aplicación con fondo amarillo y letras negras fue lo que llamó mi atención, la pista definitiva, por fin había acertado en una de mis predicciones, había abierto el puto Grindr, que es inconfundible (a la par que discreto) a leguas.
 
¡Ay! ¿Y ahora qué hago? ¿Qué cotilleo yo? ¿A quién le hago robados? ¿A su excompañera de piso la loca que se beneficia a un cincuentón? ¡Hombre ya!

miércoles, 23 de octubre de 2013

La Cabecera de la Quincena (LII)

Solución al concurso ¿Dónde te escondes Carmen SanDiego? de la quincena anterior: Resulta que, pese a lo fácil que nos lo quiso poner la quincena pasada, nuestra Carmen, no ha habido acertantes del concurso, y lleva así ya unos meses, sin ser pillada. En esta ocasión estaba escondida al norte de Europa, en uno de los paises nórdicos por excelencia, uno de los más septentrionales, concretamente en el país de los mil lagos, Finlandia, y para ser más exactos, en Helsinki, en el Sibelius Parken, con el monumento homenaje al compositor finlandés, Jean Sibelius. Una pena, pero nuestra desalmada ladrona seguirá delinquiendo, por lo que dice, desbalijando todos los paises que pueda.



Otoñal otoñal se nos ha vestido en esta ocasión Carmen SanDiego, que pudiera estar escondida en un pequeño bunker bajo las hojas amarillentas de cualquier parque del mundo, que de esta mujer nunca se sabe con qué escondrijo nos puede salir. Pues bien, que Carmen se quiere dejar ver, que nos lo quiere poner fácil, que está dispuesta a que la cojan y la cacheen policías hombretones como el de la cabecera de hoy, aunque dice que dónde está también hay bastantes hombretones, algo rubitos en su gran mayoría pero a fin de cuentas hombretones, y se imagina bajando unas escaleras llenas de lucecitas parpadeantes, con plumas en la cabeza y siendo recogida en brazos por dos mocetones vestidos de frac. Pero esto son elucubraciones de nuestra diva, allí dónde está aspira a algo con plumas, como mucho, pero no de esa forma. Dice que no dará pistas en su comunicado.
 
Cabecera clásica dónde las hayan, fondo con colores de la época otoñal, letras a juego y modelazo en blanco y negro, modelazo de Hot Fitness, o como se diga, vamos, de fitness caliente, un tal Austin Standage, que tiene un cuerpo brutal, como cabría esperar, pero que yo he seleccionado una foto en la que sus músculos no sobresaliesen a modo de 3D en vuestras pantallas.

Esta quincena, después de celebrarse el día mundial de la mujer rural, el internacional de la erradicación de la pobreza, el mundial contra el dolor y el de la menopausia (que este sí afecta directamente a nuestra malincuente), también el del cáncer de mama que en España hemos vivido con lacitos rosas sin ser conscientes de que, hubiéramos hecho más si votásemos a partidos que en sus gobiernos no eliminan las pruebas "por errores técnicos" de detección de cáncer de mama, y finalmente el día de la osteoporosis. Pero como octubre es un mes cargado de días significativos, esto no queda solo en eso, tenemos además el día de las Naciones Unidas (organización que muchos se pasan por el forro), el mundial del ahorro, del ictus, de la animación, el del patrimonio audiovisual y la semana del desarme.  Poco tienen que ver con la cabecera de hoy, así os lo digo.

martes, 22 de octubre de 2013

Feliz Cumpleaños, Pimpfi. Si puedes...

Chuchis yo no os puedo ocultar que hoy estoy de cumpleaños, y que este año no me he currado un post super original, no he tenido tiempo de colgarme un video homenaje de los Depeche Mode, tampoco se me han ocurrido preguntas super originales para hacerme una autoentrevista, como hice en el 2011, pero que ahora mismo os dejo el enlace para que os divirtáis un poco y conozcáis un poco más a esta vuestra diva bloguera en el post Autoentrevista.
 
Reconozco que he caído en el dejadismo habitual de ver qué sucede un día como hoy en el que no tengo ningún plan en especial más que seguir estudiando como viene siendo costumbre los últimos meses, más ahora que me ha salido la fecha del examen que me tiene la cabeza como un bombo. Reconozco también que los cumpleaños de los últimos años han sido un truño total, por lo que no espero nada especial de este año.
 
¿De chocolate es bien?
De los últimos años, guardo diferentes recuerdos, desde 2009 que vivo en Madrid. Ese primer año fue el más sorprendente y el más agradable, del que mejores recuerdos guardo. Me levanté hora y media antes de lo normal para ir a trabajar y me desperté con una sorpresa que me habían preparado mis amigos de Galicia, me habían enviado una cesta de desayuno muy completa, que me hizo soltar la lagrimita, era mi primer cumpleaños fuera de Galicia, el primero que pasaría solo sin las tartas de mi madre, aunque, a ésta también habría que darle un par de tirones de oreja, fueron muchos los años que se olvidó de la fecha... ¡con lo que le costó mi parto! Aquel 2009 ya había conocido a D. que me regaló una camisa que me hizo muchísima ilusión. El cumpleaños de 2010 fue algo más soso, las cosas como son. Pasó muy inadvertido, tanto que apenas lo recuerdo. Creo que ese día estuve en casa de D., contestando algún que otro sms, pero no estoy muy seguro. El que si recuerdo como el peor de mis cumpleaños fue el de 2011. Un sábado. Mi cumpleaños por fin coincidía en sábado, el día perfecto para celebrarlo. Por unas cuestiones o por otras no pude ir a Galicia, y lo viví totalmente solo. Ese año ni el mismísimo Gordi estaba en el piso. Felicitaciones vía Facebook, sms y poco más, la llamada de mis padres fue lo más sobresaliente, y fue un año de muchísimas ausencias. La más destacada la de D., que por esas vacaciones que nos marcábamos fue el recuerdo más triste que tengo de esa fecha. Llegó el cumpleaños del 2012, sin vacaciones, un lunes, y con las felicitaciones llegando desde Galicia. El año pasado merendé con D., y aún así fue un cumpleaños triste, una merendola para hablar asuntos de Cáscara Amarga, y teniendo que escuchar después cómo ¿A qué ha sido una tarde genial que te he sacado de casa y nos hemos ido a merendar juntos? Bueno, si, habíamos mejorado el cumpleaños del año pasado.
 
Estamos en 2013. Aún falta mucho día, y ya he recibido algunas de las felicitaciones más importantes, me faltan algunas que sé que llegarán en breve. Hay gente que nunca te falla, y luego hay gente que incluso te sorprende para bien. Todas las felicitaciones son de agradecer, lo que cuesta dedicarle a uno unas letras. Reconozco que yo he estado este año bastante desconectado de los cumpleaños de los demás. Falta de tiempo o exceso de información por internet quizá. Quizá haya que dejar la celebración para los próximos días. El próximo fin de semana, el próximo viaje a Galicia, quién sabe. Lo que sé es que este año, aunque no sea en el día exacto, estaré bien acompañado, eso esta vez sí que lo tengo claro.
 
PD.: No, la pregunta que todos os estáis haciendo no la voy a resolver, bien sabéis que a las divas no se nos pregunta la edad, yo, como la difunta Sara Montiel tengo una edad indeterminada. Preguntarnos algo así es un gesto de muy mala educación.

lunes, 21 de octubre de 2013

Ese deseo irrefrenable

Irrefrenable, según la RAE que no puede ser refrenado, contenido o reprimido. Luego, así es el deseo que siento yo en ocasiones, o concretamente, cada vez que veo a mi vecino de enfrente.
Chicos, es que no lo puedo remediar, que me vuelve cardíaco, porque así os lo digo, yo a un cuerpazo y una cara agradable no les digo que no así como así, pero es que lo de este chico no es solo eso (aunque creo que todavía no me ha ni siquiera visto) es un calentón interno cada vez que entra o sale de su casa.
A mi bien sabéis que no me gusta cotillear, mucho menos en este blog hablar de mi vida privada o de política, pero ¿qué queréis?. Tú estás en tu balcón, tan tranquilo una mañana de sábado tomando el sol, y de repente aparece un chico impresionante en el barrio y encima, descubres que vive en la casa de enfrente. Ahí yo con la pata quebrá, en mi balconcito, tal cual La Ventana Indiscreta de Hitchcoock. Aquella primera vez que lo vi me quedé maravillado. Enfrente vivían dos guiris chicos y dos chicas también guiris. Esa fue mi primera conclusión.
Empecé haciéndome internamente suposiciones. Dos chicos guiris con dos chicas guiris, dos parejas. Pues no, en el piso viven solo tres personas, los dos chicos y la chica, que es un poco caballuna, pese a hacer bastante deporte. Luego, quizá alguno de los miembros de ese piso sean pareja, segunda suposición. Solo los he visto juntos el primer día, luego nunca más. Ya no creo ni que haya parejas en esa vivienda.
Que son guiris no me cabe lugar a dudas, y por ello iba a hacer un post sobre este chico, iba a titularlo "Mi vecino Guiri". Tercera conclusión erronea. No es guiri, habla un castellano perfecto, con cierto acento madrileño, o castellano, ya no podría precisar. Vale, pues me ha dado por pensar que es de Carabanchel, Carabanchel Alto. Mi vecino es deportista de élite, de hecho, todos los del piso son deportistas de élite (y la chica seguro que es lanzadora de peso). Así es, que hacen todos mucho deporte, y yo creo que la vida de este chico gira entorno al deporte, salir a correr, bicicleta, gimnasio ¿Hola, cari, y de sexo cuándo hablamos? Que se te van las energías. Lo he visto, con una equipación deportiva de un equipo madrileño, he pensado que podría tratarse de una categoría inferior de un club de la capital, de un club modesto, no os vayáis a pensar. Que el club les había puesto el pisito para que compartiesen. Conclusión errónea. La chica hace poco deporte. Lo veía bajar de un coche, todos los días, a cierta hora de la tarde, o salir a esperar un coche que le traía comida y mucha agua, muchísima agua cada dos o tres días. Normal, no se me vaya a deshidratar este chicarrón. Ahí pensé que los del club les pagaban casi todo. Conclusión errónea, ayer llamó  "papá" al del coche.
Visto mi éxito de investigador, iba a decir que tenía la esperanza de que fuese gay y de que nos diésemos un repaso mutuo, pero tras los éxitos de mis suposiciones, mejor diré que mi siguiente teoría es que mi vecino no es gay. Espero equivocarme como ha ocurrido hasta ahora.
El caso es que verlo es sentir ese deseo irrefrenable, su cara de chico bueno, de no haber roto muchos platos, su timidez, palpable en ese TOC que tiene de tocarse un pequeño rizo de su flequillo con lo que tapa la cara, o se escabulle de mi objetivo, hacen de él un chico encantador a los ojos de un simple mortal. Yo solo le cambiaría una cosa, y no, no le cambiaría su gusto por los pantaloncitos cortos, o por las camisetas de asas. Le cambiaría el peinado. Chuchi, no sé, quizá raparte, pelo muy cortito, o un rebajado por los lados. Es casi la perfección, y pese a no ser perfecto, sigo teniendo fantasías eróticas con él, y autotocamientos varios, que yo eso no lo hago con casi nadie. Y todo por no lanzarme desde el balcón a sus brazos, entre otras cosas, por no rompérselos.
¡Ah! ¿que queréis foto de él? Pues por estas cuestiones de guardar el anonimato de los vecinos buenorros, para que no tengáis vosotros también un deseo irrefrenable de levantármelo, pues solo por eso no voy a subir foto suya, aunque ya os lo digo. ¡Tengo mil robados suyos!

sábado, 19 de octubre de 2013

La Bandera de Cuzco (AKA Cusco)

¿Se utiliza así eso de AKA? Que yo soy muy de pueblo, de montaña y mar, un poco cateto y estos tecnicismos de la lengua que vienen del extranjero no los domino demasiado. Claro qué, que no domine estos términos no significa que no domine yo otras cosas, y nuevamente vuelvo a sorprederos con un post cultureta, que mezcla un poco lo gayer, lo político y siempre lo cultural, porque lo mío es aportaros.

Pues bien, se ve que el creador de la bandera gay, un tal Gilbert Baker, presentó la bandera que sería emblema del colectivo LGTB el 25 de junio de 1978 en el Festival del Orgullo de San Francisco, lo que no sabía es que se le habían adelantado unos días antes, concretamente el 9 de junio del mismo año, la misma bandera había sido adoptada por la municipalidad de Cuzco, una ciudad de Perú.
 
Así pues, los orígenes de la bandera de Cuzco son también un poco difusos. A mediados del siglo XVI en los estandartes de los ejércitos incaicos aparecían varios de los colores que hoy conforman la bandera del municipio. Sin embargo, no es hasta principios del siglo XX en que la bandera con los colores del arco iris aparece por primera vez en Perú, en representación del cooperativismo internacional propuesto por Bernardot y que simbolizaba "la unidad en la diversidad". Así fue como la adoptó una emisora de radio local representando a los incas, mientras popularizaban la música folcklórica de estos grupos étnicos. La bandera de Cuzco tiene unas proporciones de 7:4, con siete colores, rojo, anaranjado, amarillo, verde, celeste, azul y púrpura.
 
Si bien, la historia de la bandera propuesta en California por Baker tenía un origen totalmente distinto, al parecer, inspirado en la canción "Over The Rainbow" interpretada por la musa del colectivo LGTB, Judy Garland. Inicialmente era de 8 colores, y fue menguando hasta los 6 de la actualidad. Cada color representa algo, el rosa representaba la sexualidad, el rojo la vida y el naranja la salud, el amarillo la luz del sol y el verde la naturaleza, el turquesa la magia y el arte, el añil la serenidad y el violeta el espíritu. El primero de los colores en desaparecer fue el rosa, ya que la principal empresa proveedora de las mismas había empezado a producir banderas sin la franja rosa, Baker no tuvo otro remedio que sumarse a la bandera de 7 colores ante la dificultad de encontrar empresas que trabajasen con dicho color. Finalmente, un año después se suprimiría el azul celeste, por una cuestión simplemente de vistosidad, pues las banderas, cuándo eran desplegadas en los postes de la luz de San Francisco se camuflaban, y esta supresión hizo más vistosas las banderas. Así es como la conocemos hoy, con los seis colores, y éste último cambio adoptado en 1979 es el único elemento distintivo entre la bandera LGTB y la de la ciudad peruana.
 
Claro que no son las únicas banderas utilizadas en la actualidad con los colores del arco iris o que se le asemejan, y con significados distintos. Otro día pegaremos un repaso a alguna otra bandera curiosa. Si, ya sé que estáis pensando que, cuando me pongo en este plan cultureta, y más hablando sobre banderas tengo un cierto parecido con Sheldon Cooper en su espacio "Diversión con Banderas". Por cierto, que si no lo sabíais, el actor que lo interpreta, Jim Parsons ha salido recientemente del armario en una entrevista, y ha presentado a su pareja de hace más de 10 años. Vaya, es que me ha salido un post de cosas parecidas pero no iguales, ni las banderas osn iguales, ni yo Sheldon Cooper, por supuesto, la pareja de Parsons tampoco tiene nada que ver con D., al menos en paciencia le saca más de 8 años.

viernes, 18 de octubre de 2013

FNF Nº 175

Chicos, que está ahí a la vuelta de la esquina la fiesta de Halloween, la noche del terror que los españoles hemos adoptado para cambiarla por el carnaval sin muchos problemas, y es que la ventaja que tiene con estos es que al día siguiente es festivo. En Carnavales no ocurre lo mismo. Pues bien, he querido traer una canción de terror para ir ambientando el blog. Pues no va a ser posible, pero a cambio os traigo un temazo que empieza con aquel tan conocido "The World is a Vampire". Que no es poco, es una referencia a los vampiros. Por algo se empieza

Pues bien, esta semana os traigo por segunda vez a la banda de Billy Corgan que ahí por los años noventa arrasaría con la sola presencia de ese disco doble brutal "Melancollie and the Infinite Sadness". De ese disco sale el tema de hoy, el tema principal que les dio la "fama mundial en España". Aunque ya habían hecho sus pinitos por distintos paises del mundo mundial


The Smashing Pumpkins funcionaron entre 1988 y el año 2000, una banda de rock alternativo caracterizada por el fuerte peso en la banda de Billy, que no es que tenga un vozarrón, ya os lo digo yo, pero si una voz muy característica que en su momento, en nuestra juventud a muchos nos atrapó.

Espero que os guste, a mi, me encanta.

La teoría de la tortilla

Pues bien, mis queridos blogueros. Creo que ya comenté en una ocasión, hace mil años, en este blog. Cuándo muchos de vosotros todavía no habíais nacido bloguerísticamente hablando, que soy alérgico a la tortilla de patata, o algo así. Su olor me provoca nauseas, así como os lo digo. Ya, ya sé que soy un caso muy excepcional en el planeta, que lo más seguro es que no conozcáis a nadie en una tesitura tal, y lo más probable, es que al igual que la bisexualidad, cuándo alguien os diga que no puede con la tortilla de patata le diréis que realmente no existe.
Si es que solo verla....
Pues bien, este simil entre la tortilla de patata y la bisexualidad es genial. Otra de mis aportaciones socio-culturales, otra de mis teorías que tanto implementan vuestros conocimientos. Muchas veces me preguntan ¿Pero qué te gustan más, los hombres o las mujeres? ¿Pero te gustan de verdad las mujeres? ¿Solamente te gustan los hombres y lo de las mujeres es de tapadillo? Las preguntas de siempre, chuchis. Me gustan ambos. Pues bien, con la tortilla ocurre algo similar. ¿Me gusta el huevo? Si, chuchis, lo como cocido, alguna vez frito, incluso en una apañada tortilla francesa, sola o mezclada con cualquier otro ingrediente. ¿Me gusta la patata? Efectivamente, me encanta la patata, cocida, frita, asada, guisada, en puré, y de mil formas. ¿Te gusta la cebolla? Bueno, caris, la cebolla si, me gusta que esté bien picada, me gusta tostada, me la como incluso cruda en medio de una ensalada (también si está bien picada), me gusta también asada. ¿Y si te gusta todo eso cómo es que no te gusta la tortilla de patata? Pues no lo sé, será la mezcla, respondía yo hasta no hace mucho tiempo, y no es que no me guste, que esto podría ser un simple capricho, es que su olor me hace vomitar. Sobre este punto debo aclarar que no todas me hacen vomitar, la gran mayoría de ellas me provocan las nauseas, con la excepción de la que hace mi madre e incluso puedo añadir que de pequeño la comía. Curiosidades de la vida.
Pues bien, yo que soy un chico de ciencias, inteligente, guapo, masculino y sobre todo humilde, he decidido aplicar mis conocimientos del medio (que no son pocos) para buscar una explicación biológica de por qué no puedo con la tortilla de patata. Así que, comencé mi labor investigadora, por una casualidad de estas de la vida, como le ocurrió en su día a Newton cuándo le cayó la manzana y le inspiró la teoría de la ley de la gravedad. Le estaba yo preguntando por el embarazo de mi cuñada a mi madre, y las nauseas que la pobre está padeciendo. Entonces ella me contó que sus embarazos en ese sentido fueron regulares, que tanto en el embarazo mío como en el de mi hermano le pilló cierta intolerancia a la leche, y sobre todo a su olor, que era oler un poco e irse al retrete a vomitarlo todo. Siguió relatando "en el embarazo de tu hermano también le pillé manía a una pasta dentífrica en concreto de cierta marca, que jamás ha vuelto a utilizar", y añadió, "y en el tuyo no podía soportar la tortilla de patata, también su olor me hacía vomitar y eso que me encantaba".
¡Eureka! Pensé yo. Tenía la auténtica clave del por qué no me gusta la tortilla. Ella la ha vuelto a comer, y yo, llegado un día dejé de comerla. No sé si algún día recuperaré este gusto en el paladar, pero ahora solo me queda para implementar mi teoría que alguien, científico, biólogo, dietista, endocrino o lo que haga falta, consiga explicarme el punto de unión entre las cosas que una madre aborrece durante el embarazo y las consecuencias futuras en el feto. Eso si, mi madre no ha perdido ocasión de echarme a mi la culpa "¿Ves?, por tu culpa me quedé yo sin comer tortilla unos cuántos meses"

jueves, 17 de octubre de 2013

Roña

Lo dice el diccionario claramente en su primera acepción roña: f. Porquería y suciedad pegada fuertemente. No he querido recurrir al diccionario en el momento en que ocurrió esta anécdota para no ser un prepotente ante la señora de la limpieza de los despachos de dónde trabajo, pero era para darle con el diccionario en los dientes, y si no con el diccionario con la fregona.

Podréis pensar que soy un señorito, pero a mi me pagan por hacer mi trabajo y no por dedicarme a limpiar la porquería de mi despacho, para ello se paga un servicio de limpieza. Habría arreglado este asunto cogiendo un paño húmedo y limpiando yo lo que quería que se limpiase, y fue por ello que dejé una nota grande, tamaño folio con letras en rojo y una flecha señalando una zona de mi mesa dónde había roña. Si, señores, roña, roña debajo justo de dónde trabajo yo con el ratón, roña acumulada a lo largo de los meses que me daba tremendo asco, que decía educadamente "Limpiar Aquí. Gracias ==>". Así fue como ofendí a la señora de la limpieza, supongo.

Esa misma tarde, cuándo llegué a trabajar me llevé la sorpresa, clips recogidos, gomas elásticas recogidas, notas también recogidas, todo "ordenado", el soporte para sellos movido, también la pantalla del ordenador, mi escáner, los lapiceros, mi botella de agua, mi calendario, mi teléfono. Y como no, la roña, la roña seguía allí. No tardé en poner todo en "mi orden" que para eso los funcionarios somos algo maniáticos, las cosas como son. Y ya me indigné. Busqué con qué limpiar aquella roña acumulada con el tiempo pero por desgracia no tengo material para ello. No hay ningún limpiador, ningún paño, nada, solo podía aspirar a un poco de papel higiénico mojado con un poco de agua. 

El algodón no engaña
Trabajé al día siguiente, con mis cosas ya "reordenadas". Y a última hora apareció por allí la limpiadora "para hablar con ese chiquito y preguntarle qué quería que le limpiase, porque yo todos los días limpio las mesas, los muebles, el suelo, todo, todo, no dejo nada sin limpiar". Puse mi cara más amable, la menos bicha y fui comprensivo con la señora en lo que pude, hasta que le dije "pues era para que limpiase justamente lo que señalaba la flecha, el resto daba igual, estaba bien, solo había que quitar la roña, y la roña sigue ahí, mire, mire". Mientras yo le pasaba la uña levantando una porquería de esas negras pegadas a la mesa. "uy, chico, eso no es roña, eso ayer estaba limpio". Sonreí, y le dije un simple "ya... pues habrá salido hoy entonces, como los hongos". Pero ella, no contenta con la crítica hecha en forma de folio en letras rojas llamativas añadió, "esto es de no usar una cosa de esas debajo del ratón, lo que tienes que hacer es usar una, que eso sale de la misma mesa, de rozar". Volví a sonreír por no estrangularla allí mismo, delante de mi jefe que curiosamente pasaba por detrás en silencio como para no ser visto.

Es la primera vez que me pasa que esté viendo la mierda y que me digan que no lo es. He vivido cosas en otro estilo, por ejemplo tener una relación inestable y que me vendan que es una relación estable por el hecho de llevar cierto tiempo, que los seguidores del Real Madrid ganen una liga y se crean que juegan bien al fútbol cuándo todavía a estas alturas no tienen un estilo claro de juego, o cosas similares, pero que haga la prueba del algodón y me la rebatan... en la vida. Yo no sé lo que entiende esta limpiadora por limpieza, tampoco se me ocurriría decirle a ella como tiene que hacer su trabajo, si utilizar este o el otro material o producto, el resultado debe ser el mismo, tener los despachos limpios, que ya nosotros hacemos un uso responsable de las instalaciones. Pues se ve que no, que ésta lejos de ser limpia también me dice a mi lo que tengo que hacer, y como tengo que coger mi ratón.

Señora, roña, es roña, en todas las partes dónde se hable el castellano, es porquería. Su sola presencia indica que su trabajo no lo hace bien, y más en un sitio tan visible, y tan sensible para los puños de mis camisas. ¡Hombre ya!

miércoles, 16 de octubre de 2013

Entre Rejas

¡Ay chuchis! ¡Qué sé lo que estábais pensando! Que el chico del libro "Actualmente Leyendo..." os tenía ya más que aburrido con esa pose chulesca, quedándose con vuestra cara cada vez que accedíais a este humilde blog. Que no me veíais con fuerzas para terminar el libro, y que el mismo era un truño. Pues algo de esto último si ha habido, ya os lo digo.
 
Este libro es de las pocas cosas que me quedan de D., cosas físicas me refiero. Uno de los libros de su biblioteca particular que en su día me llevé para hacer una reseña para su página, pero qué, por estas cuestiones del tiempo y del destino, al final la reseña me la quedo yo también, como el libro. Aunque el saber no ocupa lugar, un libro más que me llena de mierda la estantería, también os lo digo. Entre Rejas no es ninguna joya literaria, lo anticipo.
 
La idea del libro es muy buena. Un tipo llamado Richard se escribe con un grupito de jovencitos que están en distintas cárceles, y supuestamente, estas cartas aparecieron en el trastero de un piso que en su día dejó vacío el tal Richard este, claro que lo que allí aparecen son únicamente las cartas de los chicos que están en prisión y que le envían a Richard. Yo no sé si las cartas son reales, probablemente no, y sea todo producto de la mente de Carlos Rabazo, el "autor". Y encomillo lo de autor, porque los verdaderos escritores, son, repito, en teoría, Carlos, Ivan, Fede y algún otro más. No le faltaba entretenimiento a este hombre. La recopilación de cartas que recibe Richard transcribe literalmente lo que estos chicos escribían, y esto se refleja en un texto lleno de faltas de ortografía desde el principio hasta el final, una clara muestra de lo que es el nivel cultural carcelario en España, incluidos dibujos, algún que otro poema y esa indicación de que las cartas venían con "un regalito", normalmente perfumado y no voy a contar qué tipo de perfume podían llevar. Se trata sin lugar a dudas de un libro pornográfico en el que los chicos cuentan a Richard las experiencias sexuales que tenían en las celdas, en las que sueñan con un futuro próspero y muestran sus inquietudes de la vida, y también escriben esas fantasías que tienen con el receptor de las mismas.
 
Así pues, en más de cuatrocientas páginas podemos leer todo tipo de actos sexuales sin protección alguna, páginas subidas de tono que en ocasiones te ponen incluso cachondo. Sobre todo las primeras, por aquello de la sorpresa. Luego el libro se convierte en una auténtica tortura, cuatrocientas y pico páginas escribiendo siempre lo mismo. Estás deseando que en todo ese tiempo ocurra algo interesante en la vida de estos chicos, no solo los bis a bis que comentan, o los permisos que les dan, esperas que alguno salga definitivamente de la carcel, pero no ocurre nada, al menos en las cartas, van pasando tristemente su vida como pueden, llenos de ilusiones de cara al futuro, un futuro que el lector presiente va a ser negro.
 
Richard es un tipo discreto, con una doble vida, por un lado su trabajo y por otro, las fiestas que organiza con los chicos, y las que organizó, un tipo que compra a sus chicos a base de dinero para recibir de ellos cartas calientes, y los chicos tampoco se quedan cortos. Su relación con Richard es una relación interesada. Unos y otros se prometen amor eterno, y mientras, uno obtiene de ellos sexo y relatos y los otros, dinero y cosas básicas para hacer su vida en la carcel. Muy a menudo Richard les envía esas cosas que los chicos le piden, calcetines, chándal, vaqueros, zapatillas, radio casettes, dinero, sellos, sobres. Richard responde muchas veces, y otras se hace el remolón cuando considera que los chicos lo están sableando. Pero Richard sabe dónde se mueve y el juego que se trae con ellos. En todo el libro se respira ese amor interesado que todos tienen hacia todos.
 
Por otro lado tiene su parte interesante, la vida en la carcel, muestra totalmente el agobio que supone estar dentro de prisión, el reconocimiento del desperdicio de tu vida cuándo estás entre rejas, los permisos que tienen, el sistema de reducción de penas y motivación de los presos, las drogas dentro de la carcel y el sexo, el sexo que está presente en todo el libro (de forma muy explícita), las relaciones que constantemente tienen unos con otros. Se desprende del libro la pasión que Richard tiene sobre uno de ellos, el que más lo chulea y a la vez, con el que es menos exigente, también el chico más caliente del libro, Carlos, luego está Iván, el eterno enamorado, al que Richard corta casi siempre, aunque es el más correcto y menos descarado.
 
Lo dicho, caliente, sucio, pornográfico, y muy pero que muy repetitivo. Así que, si queréis leerlo ya sabéis dónde encontrarlo, pero con que os leáis las cien primeras hojas tendréis todo más que leído.

martes, 15 de octubre de 2013

Quién Quiere Casarse con mi Hijo

Chuchis, ¿Tenéis en mente a los candidatos gayers de esta tercera edición de Quién Quiere Casarse con mi Hijo? ¿No hay ninguna cara conocida?¿Recordáis que en el Orgullo hice un super especial de fotos impresionantes como solo un fotógrafo de mi calidad puede hacer?
 
Bah bah, claro, necesitaba estos segundos de gloria en los que me decís lo bueno que soy. Pues si recordáis subí varias fotos de super hombretones, ("empotradores" como he leído por ahí), también de super maricas, cuerpazos, lesbianas impresionantes, no tan impresionantes, y tres fotos de nuestro Mister Gay España 2013. Si, un chico muy mono de barba.
 
 
Efectivamente, este que me rogaba para que le hiciese alguna foto, pero de él no quería hablar hoy, esto solo era para poner los dientes a algún bloguero al que le gusten las barbas. Y para reafirmarme en mi maldad innata, cuelgo otra foto en la que posa para mi este chulazo de dentadura perfecta. Pues bien, que me repito, no quería hablar de él, como podéis ver en el título del post.

 
 
Hoy le toca el turno a Quién Quiere Casarse con mi Hijo, ese programa de entretenimiento en el que cinco chicos buscan candidatas para casarse con ellos, bajo la supervisión de la que será la futura suegra, que ayuda al chico en cuestión a elegir al príncipe azul que se llevará a su hijo. Desde la primera edición, este programa ha incluido entre sus concursantes a un chico gay que busca marido. En aquella primera temporada, pretendiente era Luis Ángel, un chico bilbaino, un poco pijolas y maniático del orden al que sus candidatos le salieron rana, y la noche anterior a tener que elegir a uno de ellos para casarse, éstos se liaron entre ellos. En la segunda edición el candidato fue el gallego Pedriño, una moderna de mierda muy estirada que finalmente decidió quedarse con su madre, porque los candidatos que le pusieron no estaban a la altura de tal diva. Y en esta tercera edición han repetido el modelo, gayer gallego, también de la provincia de A Coruña, y si Pedriño era una moderna estirada, el de este año, Roi es todavía más moderna, más estirada y más pija (si es que todo ello era posible en una sola persona).
 
Pues bien, aunque creo que debería hacerle un post a los candidatos de Roi, y al propio Roi, hoy vamos a fijarnos en uno de los candidatos, Raúl, joven, barba, cuerpazo, un poco horterilla, ex soldado, romanticón al que llaman "el Ricky Martin". Una muñequita, vamos, pero a mi su cara me sonaba. Solo tenía que intentar recordar de qué me sonaba esa cara, y efectivamente, entre mis fotos, había fotos de Raúl, uno de los Mister Gay de este año, en concreto, Mister Tarragona que es el joven de barba que aparece en las siguientes fotos que he subido, y que en su día quedaron descartadas de mis super fotos del Orgullo. Hombre, si le hice varias fotos es porque es mono, pero si quedó descartado para subirlo al blog, es porque tampoco era tan impresionante. En cualquier caso ahí os queda la muestra de este chico del que ya os adelanto, aunque a mi no me guste nada hacer espoilers de esos, pero tengo la facilidad innata de estropear libros, películas y demás cosas de las que hablo., que deja a Roi en su local, tras regalarle una foto grandísima suya y de llamarle "egocéntrico" unas cuántas veces. Algo que todos los que veíamos el programa estábamos pensando y moríamos de ganas por hacer lo mismo.







¿Te importa si compartimos?

No, caris, que no me refiero yo con estas cosas a amor a tres bandas, ni tríos, cuartetos, cuernos compartidos, ni nada similar. Que esto va por otros derroteros, de estos en los que uno no sabe dónde meterse, una situación embarazosa, pero para bien, no os vayáis a pensar tampoco.
 
No se si en alguna ocasión os he hablado de uno de mis amigos del pueblo, conocido en toda la comarca por tener el miembro más grande jamás visto. Ahm, amigos, que si, ¡que el post de hoy es picantón! Tampoco hay que hablar más de él, con decir eso está todo dicho. Bueno, el chico es muy majo, y es que siendo amigo mío tampoco había necesidad de aclararlo, por si alguien tenía alguna duda. Moreno, cuerpo de deporte y fuerte, brazos más fuertes todavía, manos grandes, un chico con un sentido muy amplio del humor, y con bastante coco. Estudiamos juntos, por lo que tenemos un motivo más para charlar siempre que nos encontramos.
 
Así ocurrió este sábado. Entre copa y copa que nos encontramos después de dos meses, y comenzamos como es habitual a ponernos un poco al día de nuestras cosas, normalmente asuntos de trabajo (a ver cuál se queja más, él vive cerca de casa y tiene un trabajo que le estresa, yo vivo relajado, pero lejos de casa). Nos encontramos también a una antigua conocida que había estudiado con nosotros y salido con alguno de nuestros amigos, también se dedica a estas cosas que hacemos los economistas que no estamos en el paro, a la banca. Que si proyectos de futuro, que si quejas por lo que habíamos estudiado y su poca aplicación a la hora de la vida real, que si la mayor parte del temario hubiera sobrado, porque lo que realmente nos medían era la aptitud para salir adelante en la vida una vez terminada la carrera, y un largo sin fin de temas poco provechosos en una noche de sábado.
 
Copa va, copa viene, hasta que les digo que me disculpen un momento, que me voy al baño, y él me sorprende con un "¡Espera que yo también voy!". Pues vale, cari, allá vamos y seguimos de cháchara por el camino. Claro, un solo servicio para dos personas y un solo retrete. Entro, y él sujeta la puerta y me suelta un "¿Te importa si compartimos?". No sé si los ojos me hicieron los 7 de las tragaperras, que esa fue mi impresión, y solo faltó mi respuesta con la música de los "pajaritos a volar". Mi respuesta no podría haber sido otra "¡yo con esa cobra ahí no puedo hacer pis, que me corto!", pero realmente fue otra "Sin problema, mientras no me salpiques...".
 
Ains, caris, sé que mis queridos y recatados lectores dirán que a ellos esas cosas les dan igual, que el tamaño no importa, bla bla bla. Chuchis, una cosa es decirlo en un blog, pensarlo, pero a la hora de la verdad estos regalos visuales de vez en cuándo vienen muy bien. Te suben la moral y algo más. Y todo ello requiere un gran esfuerzo mental, también os lo digo. Que no todo el mundo tiene mi fuerza de voluntad para estar presenciando tal espectáculo sin hacer ninguna burrada y disimulando como nadie en el mundo. Cierto es que me estaba contando una historia de una excompañera suya que cobraba un pastón, y que iba a cobrar un poco más, y que me decía cifras astronómicas mientras miccionábamos, y yo solamente le decía que si a todo, como haciendo que le escuchaba, que uno tampoco tiene superpoderes.
 
Tengo que decir que también me pasaron miles de cosas por la mente en ese breve lapso de tiempo. Me acordé una vez más de D., instintivamente, pues él tenía cierta pasión por este amigo que, mientras te habla, si tiene unas copas encima no deja de pasarte el brazo por encima, la mano por aquí y por allí. Un sol, vamos, que calienta más que el astro rey. Me acordé de la escena del Golden Member, solo que en esta ocasión no hubo comentario alguno por parte de ninguno de los dos, lógicamente, Supermán no le va a decir a Batman que es mejor superhéroe que él. Me acordé de su novia, pobre. Me acordé incluso del blog, y es que tenía que tener la mente en otras cosas para no caer en la vulgaridad, en la que espero no haber caído.
 
¡Ya os quería ver a vosotros en situación similar! ¡Bribones!

lunes, 14 de octubre de 2013

El Pene de Mar

Que no, que aunque esta semana se ha hablado muchísimo sobre transexualidad, no estoy diciendo que ningún transexual que se haga llamar Mar tenga pene, que lo habrá, ni que ninguna espabilada que se llame Mar sea coleccionista de penes, o que esté más contenta que unas castañuelas al verse feliz disfrutando de un falo. Que lo que me ha llamado la atención ha sido una noticia que he leído en Qué! "Encuentran un pene en una playa de Canarias".

Vamos por partes, que el tema tiene mucha miga. Qué digo miga, lo que tiene es mucha carnaza, por decirlo de alguna forma. Primero os cuento la noticia, y procuraré no caer en los típicos chistes sobre penes que se aparecen en las playas, aunque seguro que más de uno me sale, ya veréis. Resulta que una bañista se encontraba nadando plácidamente en la playa cuándo se dio de bruces contra un pene que flotaba, un pene humano, claro, ahí la gracia del asunto, ni un pene de plástico ni nada. La bañista avisó rápidamente a la policía que acudió enseguida y llamó al juez para que "levantase el pene", porque, cadáver, lo que es cadáver no había. Tampoco está muy claro si es humano, aunque así, a primera vista sí que lo parece. El caso es que han estado viendo denuncias y consultado en hospitales, por si alguien había perdido su pene de forma violenta, pero no parece ser el caso. También han consultado los últimos desaparecidos de la zona denunciados, por si se tratase de la parte íntima de alguno de ellos. Por el momento, lo que está claro es que en los juzgados no constan pérdidas de miembros viriles. Así que, el misterio sigue en pie. El misterio o lo que sea.

Yo lo primero que he hecho al enterarme de la noticia es ir a desnudar a mi Fabián, mi novio imaginario. Él tenía cara de felicidad cuándo llegó de sus vacaciones de Canarias, pero, hasta el momento no habíamos podido intimar y yo estaba un poco con la mosca detrás de la oreja. No le fuese a desaparecer el pene por arte de magia, o vaya usted a saber si por el mordisco de algún fan enfervorecido. Porque otra cosa no, pero a mi Fabián, fanses no le faltan. Comprobé que tenía todo en su sitio y respiré aliviado. Que chicos, no os imagináis qué angustia es tener un novio imaginario al que un tiburón, o mejor dicho, un turista sueco, se le lance a comer el rabo y me lo desgracie. Si, ya sé que es imaginario, pero chuchis, se sufre igual.

Ignoro cuál es el siniestro origen de tal pingajo, del que desconocemos más detalles, pero exijo desde ya que hagan pública una noticia con el análisis del asunto, de la cosa esa.

domingo, 13 de octubre de 2013

Y tras la Hispanidad ¿Qué?

El día de ayer ha sido el día grande, festivo en España por muchos motivos, la festividad de la patrona de España, la Virgen del Pilar, con las consabidas fiestas patronales en la ciudad de Zaragoza, celebración por la Ley 18/1987 que declara a este día Fiesta Nacional de España, como celebración principal del descubrimiento de América, lo que en tiempos de la dictadura era el Día de la Raza, y día también de celebración de la Guardia Civil, con el desfile militar en las calles de Madrid. Así pues, si, mucha celebración, y mucha hostia este día (que yo celebro por mis motivos), pero el día 13 ¿Qué?

¡Ay, chuchis! El día trece es el día después, pero sobre el descubrimiento de América, su impulsor, Cristobal Colón dejó unas anotaciones preciosas sobre sus primeras impresiones de los nativos de la isla de Guanahaní, aquello que él pensaba que eran las Indias, y sobre todo, la codicia del español en la búsqueda del oro. Así pues, Colón escribía:

"Tan pronto como amaneció, vimos llegar a la playa muchos hombres, jóvenes y de elevada estatura. Los hombres y las mujeres estaban desnudos como al salir del seno de su madre. Estaban bien hechos, hermosos de cuerpo y agradables de cara. Sus cabellos, gruesos como crines de caballo, caían por delante hasta las cejas; por detrás pendía una larga mecha que no cortaban jamás. Se acercaron a mi navío en piraguas hechas con troncos de árbol, semejantes a largas canoas y todo de una pieza. Para remo tenían una especie de pala de panadero, pero de la que se servían perfectamente [...]. Vinieron a ofrecernos papagayos, ovillos de hilo de algodón, lanzas y muchas otras cosas. A cambio les dábamos pequeñas cuentas de vidrio, cascabeles y otros objetos. Aceptaban todo !o que les presentábamos y, al mismo tiempo, nos daban todo lo que tenían, pero de todas formas me parecieron muy pobres.  Yo observaba con mucha atención para asegurarme si tenían oro y me di cuenta de que varios llevaban un pequeño aro en un agujero que se hacen en la nariz. Llegué a saber por medio de signos que torneando su isla y navegando hacia el sur encontraríamos un lugar cuyo rey tenía grandes vasos de oro y una gran cantidad de este metal." 

Y así fue como Cristobal Colón, partió días después a la búsqueda de lo que él creía que era Cipango (Japón), dónde los indígenas le habían indicado que había grandes cantidades de oro que no era más que la isla de Cuba, según sus palabras textuales "me voy de aquí que veo que no hay oro".

A día de hoy, la relación entre España y América sigue siendo interesada, no os vayáis a pensar. Los españoles ya no buscamos oro, perdimos todas nuestras colonias en el continente americano, pero seguimos sacando el rendimiento que podemos de esa "superioridad" que siglos atrás impusimos. Por suerte, las relaciones personales que nos unen con los americanos, y concretamente con los latinoamericanos son muy distintas, y os lo digo yo, que desde Pimpfiadas quiero agradecer enormemente a esa gran cantidad de fanses que día si y día también vienen a estas Pimpfiadas (buscando que les llene de esos conocimientos de gafapasta multicultural que tengo), y a divertirse, a darme algún que otro palo, a dejar su comentario, a dejarme sus abrazos, ánimos, y la alegría inmensa de tenerlos por aquí. Así que, yo, Pimpf, solo puedo agradecer enormemente a Colón, y a los que años después conquistaron aquellas tierras enseñándoles el castellano, porque si hay algo que nos une con ellos es esta lengua común que tenemos, la segunda más utilizada en el mundo, algo que no nos une con los ingleses, angloparlantes, o rusos, no hay más que ver las estadísticas.

sábado, 12 de octubre de 2013

Volver a Galicia ¡Que bonito é!

Si algo similar ya decía la más grande a nivel gallego, la desaparecida Ana Kiro, de la cuál yo siempre me he considerado super-fans y que cantaba:

Vivir en Coruña que bonito é,
andar de parranda e dormir de pé,
e dormir de pé e dormir de pé,
vivir na Coruña que bonito é.

Claro que en la zona sur se animaba más con un cambio de letra, por aquello de la rivalidad de ciudades, y cantaba más aquello de Vivir en Galicia que bonito é. Letra que a muchos de vosotros os sonará, pues tenía toda la razón del mundo la mujer esta.

Así es que me he venido este fin de semana a Galicia, que ya lo necesitaba. Aunque a última hora me ha entrado un halo de arrepentimiento sobre irme o no irme, porque estos últimos días estoy muy a gusto conmigo mismo y con Madrid, qué queréis que os diga. Pero ir a casa a reponer despensa es casi de lo mejor. Tengo que aprovechar el día para múltiples actividades, varias de ellas familiares. El día 12 de octubre en mi casa más o menos se ha celebrado siempre, aunque ha llegado a ser un día triste por los que ya no están en esas fechas, como si fuese navidad, pero en la Hispanidad. También tengo que aprovechar para darle una visita al cementerio. ¡Qué morboso! os estaréis diciendo. Será la primera vez que vaya al pueblo desde que Mari falleciese el pasado 25 de agosto, será sin lugar a dudas un momento duro, porque desde la distancia las cosas se ven de distinta forma, se olvidan más rápido, pero son cosas a las que hay que enfrentarse.

Sobre enfrentarse, me enfrento también a un momento importante. Tras la última semana de vacaciones en que el tema D. quedó en Standby con mis amigos de Galicia, llega el momento de enfrentarme a posibles preguntas de curiosos. ¿Sabes algo de D.? ¿Por qué no sois amiguitos del Facebook? ¿Por qué no es nuestro amiguito del Facebook? ¿Has hablado con él? ¿Estás bien? Si, y estoy seguro de que un par de personas me lo van a preguntar, algunas otras lo sugerirán, y ahí ya me veré yo esquivando el tema, dando una respuesta a la gallega, y es que los gallegos, para dar respuestas de gallegos como nadie en el mundo. Seguramente les responda con un ¿D., quién es D.?

La visita es exprés, llegar, besar el santo y volver que diríamos por aquí. Devoción y pasión por mi pueblo, mi familia y mis amigos con los pocos que pueda disfrutar aunque sea de unas horas. El domingo por la tarde tengo que volverme, el momento duro siempre de los viajes a Galicia. Aunque quizá no sea por mucho tiempo. Las vacaciones están nuevamente ahí, y todavía no sé qué hacer con ellas. ¿Galicia nuevamente? ¿Quedarme en Madrid estudiando? ¿Algún destino exótico? ¿Algún bloguero acogedor?

Sea lo que fuere, espero que vosotros también lo paséis al menos, la mitad de bien que yo, con eso creo que será suficiente.

Bicos Ricos