viernes, 24 de enero de 2014

Oro parece... plata no es...

Lo sé, habéis visto el título del post y habéis pensado directamente en un plátano, no es que sea publicidad subliminal lo que yo hago con el post de hoy, es directamente eso que el título dice, plata no es. Mis avezados chuchis, mis queridos blogueros, parece mentira que no me conozcáis. Jamás haría un post tan claro que dijese "Oro parece... plata no es..." y que fuese plátano. También sé que solo mentes demasiado adelantadas responderían a esta adivinanza con un "Es Pera, fijo que es Pera, porque tú me quieres engañar". Así respondería por ejemplo mi abuela al acertijo.

Pero yo hoy no os quiero hablar de acertijos. Es que me liáis y termino hablando de ellos. Hoy voy a hablar de Radio Patio. Efectivamente, de una de estas conversaciones que se escuchan en el patio interior del edificio cuándo tú estás cocinando y aunque no quieras escuchar más, lo único que puedes hacer es bajar el volumen de tu radio y abrir un poco más la ventana. Porque aquí a uno no le gusta hablar de su vida privada, pero de la de los vecinos... de la de los vecinos no hay problema alguno, y así lo he escuchado, así os lo voy a contar.

Cojo ya comenzada la conversación, pero escucho claramente a la hija decir:

- Que si, mamá, que es plata, me han costado el colgante y los pendientes 20 euros, y son de plata, que te lo digo yo.

Se escuchan risas, la madre carcajeándose sin pudor delante de la hija.

- Pero cómo va a ser plata, niña, que la plata es mucho más cara, será un baño de plata, pero la plata cuesta lo suyo.

- Me lo vas a decir a mi si es plata o no -contesta la hija indignada- muérdela si quieres, pero es plata, -insiste- ¿No ves que es plata?

- Jajaja -la madre vuelve a reírse sonoramente-  la plata buena cuesta su dinero, no la regalan por ahí, a ti te han timado y te han dicho que es plata, pero te han timado.

- Pues si quieres vamos a un experto en alguna joyería -le replica la niña en tono de burla- y le preguntamos si es plata o no, ya que eres tan lista.

- Jajaja, pero qué experto ni que experto, por 20 euros es imposible que sea plata - Afirma seria la madre.

- La plata no es tan cara como tú te crees, mamá, no es oro, es plata, plata de ley.

Veo la olla que tengo en la cocina con un poco de merluza al vapor, parece que está en su punto, dejo a madre e hija con una conversación sin fin sobre si el colgante y los pendientes eran de plata o no, si parecían de oro o si eran de plata de ley. Me quedaré con la duda. Supongo.

9 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Quién sabe, a lo mejor le vendieron oro blanco, jajaja, aunque tan barato no sé yo...

      Bicos ricos

      Eliminar
  2. Yo soy igual de chismos que tu y me quedo oyente las conversaciones/gritos de mis vecinos
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, que yo chismoso no soy! jajajaja, lo escuché por casualidad... seguro que abrí las ventanas para que ventilase un poco la cocina, jaja.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  3. A ver, después de babear un bue rato por una de mis cabeceras favoritas ya te lo digo para este 2014 (barba+músculo+ropa interior blanca = WIN). Lo único que te puedo decir de este post es que la Merluza es el pez que mi mamá estudia en el Instituto del mar de mi país, osea, es el pez que nos da de comer XD Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He comido muchísima merluza a lo largo de mi vida... mi padre la pescó durante muchos años, y nos traían cajas y cajas de merluza congelada... Sobre la cabecera... bien, me gusta que te guste.

      Bicos ricos

      Eliminar
  4. Esas conversaciones de vecindario que sin querer se filtran y uno termina escuchando toooda la novela hehehe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la clave... sin querer... que a mi cotillear... nada de nada, jajaja, pero si, no pude dejar de escucharlas.

      Bicos ricos

      Eliminar
    2. Besos muy bien recibidos. Gracias!!!

      Eliminar