domingo, 2 de marzo de 2014

Crónicas Borbónicas. Los Amantes de Isabel II (I)

Resulta curioso, que pones en el Google "los amantes de" y enseguida entre las opciones te aparece Isabel II. Y cuándo hablo de Isabel II, me estoy refiriendo a nuestra Isabel II, reina de España, la más conocida como "la de los tristes destinos".
Isabel II proclamada mayor de edad y reina
Va a ser que lo de los Borbones es una mina en cuánto a escándalos, y es que resulta que no ha habido Borbón bueno, y no nos libramos de ellos de ninguna forma, y quizá, solo quizá, parte de la actual situación por la que atraviesa España sea un poco consecuencia de la historia y de tanto nefasto Borbón. Si va a tener razón nuestro premio Bicha 2012, 2013 y 2014 cuándo critica ferozmente a esta familia de franceses que, iluminados por la mano de Dios rigen los destinos de los Españoles desde 1700, aunque por las venas de nuestros endogámicos reyes ya corría sangre borbónica desde años atrás.

De su padre, Fernando VII (otro Borbón y quizá el más deplorable de todos los reyes que haya tenido España), podríamos escribir miles de post, y no solo por lo monstruoso de su miembro viril, que también. A la muerte de Fernando VII, la joven futura reina, María Isabel Luisa de Borbón y Borbón Dos-Sicilias, tenía tan solo tres años, por lo que su madre tuvo que aceptar la regencia del país. Todo ello envuelto en una serie de polémicas, como la derogación de la Ley Sálica que impedía que reinase en España una hija de un rey, por medio de la Pragmática Sanción de 1830, por la cual sería heredera de Fernando VII su hija. Esto hizo que se levantasen en armas los defensores de Carlos María Isidro, en lo que se dio a conocer como las Guerras Carlistas, dónde los que consideraban que el verdadero heredero del rey era el tal Carlos este. Todo un lío patatero que hoy no viene a cuento aquí. El caso es que la situación en España era tan convulsa que adelantaron la mayoría de edad de Isabelita a los 13 años, con tal de evitar que la regente María Cristina volviese a gobernar (y yo le sigo le sigo la corriente), y para evitar una tercera regencia, tras la del general Espartero. Y ya tuvimos una reina desde tiempos de Isabel I (la Católica).
Isabel II niña
Los primeros pinitos de la reina los dio ya de muy joven, con sus profesores o preceptores. Así os lo digo. Se dice que la reina no era muy espabilada, y que con diez años apenas sabía sumar, leer con dificultad y escribir muy poco, una Borbón en toda regla. Esto fue antes de que la reina cumpliese los trece años (edad en que fue dada por mayor de edad para asumir el trono), la regencia de Espartero le puso a varios preceptores, entre ellos destacaron José Vicente Ventosa, que fue expulsado del palacio "por razones graves", se hablaba de tocamientos a la futura reina, o similares, pero detrás de estas intrigas palaciegas estaba la orientación política de Ventosa, que no era del gusto de los que reinaban. Otro de sus preceptores fue Francisco Frontela, conocido como Valldemosa, a quién llamaban "el amante de la reina", fue su maestro de música, y a quién la reina condecoró con la Cruz de Carlos III. El último de los preceptores polémicos fue Salustiano de Olózaga, que pasará a la historia por ser considerado el que desfloró a la joven reina.
Salustiano Olózaga era otro aprovechado más. Por lo que está documentado, intimaba mucho con la reina, y se les veía del brazo por palacio. Se decía que la reina no debía estar con nadie en privado, pero a Olózaga no le hacía ascos. Cierto día, la reina Isabel II firmó la disolución de las Cortes, sin saber muy bien lo que firmaba. Ante el revuelo montado por el desinterés político de la reina, ésta tuvo que declarar que Olózaga la había agarrado violentamente y la había obligado a firmar esta disolución. Olózaga fue exiliado automáticamente, y la joven reina recuperó un poco la vergüenza de dejar los asuntos de estado en un segundo plano.
La Regente María Cristina (me quiere gobernar)
Pues bien, dada la inestabilidad del panorama internacional y sobre todo europeo de esos años tan convulsos para el planeta, las principales potencias europeas instaron a España a que buscase un matrimonio a Isabel II con alguien que no comprometiese las fronteras de los países, con alguien que después no fuese a solcitar sus derechos como rey de ninguna de estas grandes potencias. Así que, tanto ingleses, franceses o rusos, consideraron que lo mejor sería casar a la joven reina con alguien de su familia, cercano, y decidieron casarla con Francisco de Asís de Borbón, su primo, duque de Cádiz. Pues las primeras palabras de Isabel II a su madre sobre este matrimonio fueron "con Paquita no!". Así era como era conocido su primo Francisco en la familia, y no tardaría en serlo para toda España, que bromeaban sobre la homosexualidad del que sería rey consorte de España. Declararía después de la noche de bodas, la reina que "que se podía esperar de una noche de bodas dónde el rey tiene más encajes en su camisa que la propia reina". Con este despecho era tratado el rey.

Olózaga, el desflorador de la joven reina
Como parecía clara la homosexualidad de Francisco, o bien, que los españoles somos bichas en general y nos dejamos influenciar un poco, y tampoco es que la reina fuese una belleza, por lo que no sería de extrañar que al rey no se le pusiese dura en presencia de tal caballo. El caso es que la reina, que era un poco ligera de cascos y quizá, algo tendente a la ninfomanía, pronto se le atribuyeron infinidad de amantes, algunos de ellos llegaron a ser oficiales, y esto no haría más que crear cierta incertidumbre política en la época. Así pues, he encontrado un filón de posts, sobre esta reina que se hizo conocer como la de los tristes destinos. Isabel II, aparte de un poco putón fue un poco una reina pelele, el puchinball de cualquiera que intentase manejar el país. Sus amantes fueron todos unos interesados por la situación política del país, su madre una de las mayores conspiradoras contra su propia hija, y su marido otro intrigador. Y es que la reina que siempre estuvo tan acompañada durante su vida, no dejó de ser uno de los personajes más solos y solitarios de la historia de España, quién lo diría, trajinándose a gran parte de la clase aristocrática y política española, y no tan aristocrática, dicho sea de paso.

6 comentarios:

  1. jajaja caray! como sabian lo del miembro del rey borbon? oooh dios! que suerte con el esposo! cuando te leia me lo imaginaba vestido como uno de los de Locomia! jajajaja
    Si la desfloraron espero no sea como cuando estaba en el cuadro! pobre reinita! tener que entregar su tesorito a la fuerza! jajaajaja

    Me gustan estos post tan cultural jajaja con su pizca de chisme y todo lo demas! jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gary! que a mi el chisme no me gusta! como mucho utilizo algunos comentarios chismosos, pero más que nada obligado por el contexto, jajaja.

      Bicos ricos

      Eliminar
  2. Interesante relato, en verdad que los Borbones son una mina de oro en cuanto a escándalos, hay mucha carne que pellizcar allí XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos, solamente con Isabel II tengo para varios post, con eso te digo casi todo, jajaja, y ya no vamos a meternos en los actuales borbones... o si, quién sabe.

      bicos Ricos

      Eliminar
    2. UUUUY de los actuales miembros de la Casa de Borbón hay uuuunas pero hay que dejarlos tranquilos, con sus ancestros basta.

      Eliminar
  3. Leyendo este post pienso..."y no aprendemos"... Ahí los tenemos todavía nutriéndose con voracidad... Que terribles los Borbones...!!! Besotes.

    ResponderEliminar