martes, 30 de septiembre de 2014

Mi Compañero de Piso Entiende (III)

Sigo con esa idea en la cabeza de que un joven estudiante de un país católico que se viene a estudiar a España una carrera de letras, es homosexual, y nadie me lo saca de la cabeza, pero esta es mi teoría, basada principalmente en mis estudios estadísticos sobre la homosexualidad, bisexualidad, lesbianismo, transexualidad e intersexualidad (que no es poco), e intentaré averiguar si mi compañero de piso es gayer.

Pensaréis que soy un cotilla, o que me estoy entrometiendo en la vida privada de mi compañero de piso, y os tengo que dar la razón, lo uno y lo otro son totalmente ciertos. Vaya por delante, que a mi su sexualidad me es totalmente indiferente, que yo todo esto lo hago por puro cotilleo, así os lo digo. ¿Y qué creeis que he hecho para averiguar más cosas sobre este chico? ¿Entrar en su Facebook? ¿En su Twitter? No, lo de entrar en el twitter solo lo hice con la niña repelente que vivió con nosotros, total, para descubrir que se había asustado con mis ventosidades, y es que el refrán es bien cierto, prefiero perder una compañera de piso que estudia a viva voz toda una madrugada que una tripa, así os lo digo también.

Pero a lo que íbamos, lo que hice por obtener más pistas, toda una operación de espionaje y detectivesca. Lo vi irse al baño con una toalla, dejando la puerta de su habitación abierta de par en par. Y pensaréis que entré en su habitación, pero os equivocáis, que soy cotilla pero jamás entraría en la habitación de nadie sin su permiso, que cada uno tiene su privacidad. Pero otra cosa es lo que uno puede deducir desde el mismo salón, solamente asomando un poco la cabeza. Cotilleo puro y duro.

Me ha entrado una gran duda. ¿Habrá perdido sus propiedades de ser la habitación de follar en mi piso? Es que chuchis, el chico tiene un poco hecha una leonera su habitación, y a mi esto me da un poco igual, que si unos calzones por aquí, que si unos calcetines usados por allí, que la cama sin hacer, pero sin hacer revuelta, que yo soy de los que la tienen sin hacer pero bien deshecha, no de cualquier forma. Vamos, un desordenado, no nos engañemos. Pero eso solo puede indicar su no gaycidad, al menos cumple a grandes rasgos con una de las premisas de los chicos hetero. Pese a mis impresiones iniciales, y mis esperanzas puestas en la investigación, dónde esperaba encontrarme un maromo empotrador desnudo con el rabo enhiesto apoyado sobre la almohada de su cama, pero no, nada de maromos que serían una prueba definitiva. Y sin embargo, el hecho más revelador, lo que me ha abierto la bombilla, la prueba más definitiva que hasta ahora tengo es algo que me llamó la atención desde lejos, justo debajo de la cama, a la altura de la pata que está más próxima a la cabecera. Un pequeño bote de cristal, marrón, tapa negra y con una etiqueta envolviéndolo con llamativos colores y letras, un bote que a mi me sonaba de algo, no os voy a engañar ni a contar de qué, ¡un bote de popper! de los pequeños.
 
Y no, no creo que confundiese el bote, por lo llamativo, ni creo que fuese el bote de las gotas de los oídos, ni de ningún colirio, ni de nada similar, popper, así como os lo estoy contando. Yo no sé si esto demuestra su gaycidad, no sé si sumado a lo de las aplicaciones del demonio, o a lo qué sea, terminaré dando por cerrada la investigación. Por el momento la dejo abierta, a la espera de más noticias, pero ya os lo digo, lleva sin aparecer por el piso semana y media, y yo ya tengo mis teorías al respecto.

7 comentarios:

  1. Jum, la verdad es que no conozco a ningún hetero que use popper. Pero que triste es eso de tener que drogarse para follar.

    Bicos.

    ResponderEliminar
  2. jajaj asi mas que logico con el pooper..pero preferia que encontraras al tipo atado jejejje
    beso

    ResponderEliminar
  3. pues a mi no me quedo claro que es un popper y que es un intersexual?? se va a google! jajajaja

    ResponderEliminar
  4. Popper.....me gustan pro les temo. Prueba definitiva, entiende.

    ResponderEliminar
  5. La única vez que vi un popper de serca fue en casa de un conocido, y lo vi sin querer, y en ese momento comprendi que pues... entendia jejeje.

    ResponderEliminar
  6. ¡Maricón y yonki! Lo que hay que ver...

    ResponderEliminar
  7. Tiene su aquel lo de ir leyendo una historia por capítulos y al revés...jajaja... Besotes.

    ResponderEliminar