martes, 14 de octubre de 2014

Mi compañero de piso entiende (V)

Chuchis, podéis respirar tranquilos, mi compañero de piso sobre el que yo tengo la teoría de que es gayer, está vivo, y cómo se dice, vivo y coleando. Seguiremos teniendo estos post que tanto os han gustado sobre su presunta homosexualidad.
 
Hace unos días mientras Gordi estaba en el sofá tirado con su camiseta levantada luciendo vientre plano, y yo me preparaba una crema de verduras en la cocina, escuchamos la puerta, y por allí sonaba un tímido "hola", tal cual si fuese un concursante de Gran Hermano, cargado con un maletón del quince, inmenso como si trajese ropa para salir mono ante las cámaras del programa de la Milá. Era él, mi nuevo compañero de piso, y mi teoría sobre su extraña desaparición durante tantos días se había quedado en la nada, en una simple teoría sin más cuyo final, afortunadamente para nuestro joven compañero, es mucho más feliz. Sigue en pie la teoría de que a este chico le han puesto el ojal como los túneles de la M30, que en eso no me desdigo, pero sigue vivo, capaz de darnos más pistas, si cabe sobre su gaycidad.
 
Recordaréis que hace casi dos meses llegaba al piso un chico jovencito, una mariflaca, alto, de un país católico de europa, estudiante de Erasmus y de una carrera de letras, lo que me indujo a pensar que era gay. Pocos días después descubría que había en esas aplicaciones del demonio un chico similar a él, aunque sin perilla, se conectaba cuándo él llegaba a casa y desaparecía cuándo él se iba. Pocos días después, descubrí en un descuido que tenía un bote de popper bajo su cama, y esta fue otra de esas pruebas sobre su gaycidad de las que dices que o es gay, o es gay, pero que tampoco era concluyente pues los botes de popper no tienen sexualidad definida, ni mucho menos definen la de sus dueños, aunque cierta pista sí que dan. A los pocos días llegó la desaparición, la extraña desaparición que me sumió en un mar de dudas y en una preocupación de madre, cómo decía un buen bloguero, que tenía a Jesús en la boca. Toda esta pesadilla queda atrás, el único problema ahora es que tengo una teoría, o bien el chico lee este blog y quiere despistarme o no es homosexual. Y esto no lo digo porque si, es que ha aparecido una nueva pista que da un giro de 360 grados en mi investigación, que ya sabéis por otra parte que hago por puro cotilleo, nadá más.
 
Pues bien. Este fin de semana me he ido de fin de semana a mi Galicia, que ya lo necesitaba, a ver a mi familia, a mi sobrino que está para comérselo y que me ha dado la mayor alegría del fin de semana, a celebrar ese festivo nacional en familia porque son varias las Pilares que tenemos y entre ellas, las dos mujeres más importantes en mi vida. Vamos, que tenía que ir a Galicia sí o sí en un fin de semana exprés de estos dónde no te da tiempo a hacer nada. Es que me liais y me distraéis de lo que os iba a contar. Resultó ser que Gordi ese fin de semana también se iba, porque no sé si él tendrá Pilares en su familia, pero de vez en cuándo también se va a su pueblo del interior de España, un pueblo con no pocos garrulos. ¿A dónde quiero ir a parar? Pues que se ha quedado solo en el piso el chico este nuevo, al que no he bautizado aún, pero al que llamaré a partir de ahora indistintamente, T. o bien micompañerodepisodelquetengolateoríadequeesgayer.
 
Y me fui a Galicia con muchas ganas, pero a la vez preocupado, porque en cierta ocasión nos han robado, y aunque he dejado todo bien cerrado, nunca se sabe qué puede ocurrir, y empecé a darle vueltas a la presunta gaycidad de mi compañero de piso, y a imaginármelo en una orgía sexual tipo gangbang, y el pobre chico católico abrazado a un crucifijo mientras tres búlgaros le hacían un butrón a mi habitación y otros tres búlgaros le hacían el butrón a él. Así me imaginé la fiesta sin fin que pudo haber tenido lugar en el piso, y también me imaginé mi taza roja de Nescafé hecha añicos, y no me preguntéis por qué me acordé de la taza roja, pero me vino a la mente.
 
Llegué de Galicia el domingo de madrugada, o más bien el lunes por la mañana, aunque no había salido el sol todavía. Me había encontrado en la puerta de casa a Gordi, que ya se iba a trabajar, supuse que todo estaba bien en el piso. Abrí la puerta de mi habitación y comprobé que todo estaba en su sitio, no me habían destrozado ni la pared ni la puerta para robar. Mi teoría sobre una orgía con búlgaros y rumanos se iba al traste, aunque podría haberla cambiado en un santiamén por una teoría con diez senegaleses (sin ébola, aclaro). Todo en orden, todo correcto, y mi compañero de piso, probablemente durmiendo. Hay que ver que mal pensado puedo llegar a ser en ocasiones.
 
Con esto de que uno llega de viaje, casi lo primero que uno hace, después de dejar la maleta es ir al servicio casi que de urgencia. Y aquí la sorpresa, o la pista que quizá desdiga todas mis teorías anteriores. Tenemos dos baños, uno lo utiliza el nuevo exclusivamente (y no me preguntéis por qué), el otro Gordi y yo. Todo parecía correcto. ¿Todo? No, en la bañera había tres o cuatro pelos rizados largos y negros. ¿qué podría significar aquello? ¿Los había puesto estratégicamente allí micompañerodepisodelquetengolateoríadequeesgayer? ¿Por qué en mi bañera y no en la de ese baño que utiliza exclusivamente él? De Gordi ya os digo yo que no eran los cabellos, porque Gordi tiene el pelo más corto, y también estuvo fuera, no me lo imagino ni duchándose un domingo noche porque no es el día que le toca. Tampoco se pudo llevar por allí Gordi a ninguna pelandrusca, porque básicamente no estuvo en el piso. Me quedaban cada vez menos teorías en mi ágil mente. O bien es una pista para despistarme que ha colocado este chico o bien, se ha llevado a una chica al piso, lo cual demostraría que micompañerodepisodelquetengolateoríadequeesgayer quizá no sea gayer, aunque siguen habiendo posibilidades. Quizá este chico sea bisexual, opción que casi descarto por vuestra teoría generalizada de que los bisexuales no existimos, quizá sea hetero, y mis teorías hasta hoy sean erróneas, o quizá simplemente sean cabellos de alguna amiga que se ha venido a pasar el fin de semana con él. Pero la teoría que yo ahora apoyo con más fuerzas es que es gay, no os lo voy a negar y esos cabellos de mi bañera.... tenían que tener una explicación, y ya la tengo, ¡Que si, que se ha llevado a una chica a casa y que la ha estado peinando! ¡La ha estado peinando en lugar de hacerle otras cosas! ¿Y por qué no las ha hecho? Está claro, mi compañero de piso es homosexual o eso, o al menos se ha travestido, que es otra opción.
 
Pese a ello, esta no deja de ser una teoría que baila demasiado, seguiré investigando sobre su gaycidad, no vaya a ser. Bien sabéis que a mi no me gusta hablar de mi vida privada, pero sobre la del resto, no pongo yo muchos reparos, no.

6 comentarios:

  1. Vaya vaya... Tu investigación llega a un Crossroads interesante, aunque, sinceramente... Lo del bender es definitivo e inapelable... Su más mejor nueva amiga le ha pedido el favor y ya está... Inmaculada ha salido de esa casa... Pero tu sigue tus pesquisas con esta prudencia tan aconsejable... Besotes.

    ResponderEliminar
  2. O sea, que tiene un baño para él y usa el vuestro... raro, raro, raro, sigue investigando que esto es mejor que los culebrones de Nova xD.

    Un abrazo chiquitín !!.

    ResponderEliminar
  3. Lo de usar el baño ajeno no lo entiendo, pero bueno. Claro, la chica se duchó antes de que la peinara, su querida mariliendre.

    ResponderEliminar
  4. Ya verás como cuando te relajes y le prestes menos atención lo sorprenderás siendo empotrado por un búlgaro potentorro.

    Bicos.

    ResponderEliminar
  5. Cari quiero ver ya fortos de el, alguna cabecera en Cracovia o en Vilna, algo... solo de imaginación no vivo...jujujuju

    ResponderEliminar
  6. Oye pimpfi, te has planteado que igual se ha buscado un maromazo con cabellera estilo Jared Leto?
    Es gay gay gay!

    ResponderEliminar