martes, 2 de diciembre de 2014

Mi Compañero de piso entiende (VIII)

¿Y si no entiende? Vamos a ver. Hasta ahora yo tenía una teoría y esta no era más que mi nuevo compañero de piso es gay, un homosexual vamos, que siempre me lo había imaginado en variopintas situaciones, dónde terminaban rompiéndole el trasero, así os lo digo. Pero este tiempo que no he escrito he estado dándole vueltas a mi teoría, sobre todo por algún comentario que se ha hecho en mis post, y ya me he empezado a preguntar otras cosas. ¿Por qué me lo imagino siempre como si fuese pasivo? ¿Y si no fuese pasivo? ¿Y si tan siquiera tampoco fuese un invertido? Vamos a desarrollar estas teorías, porque yo ya no tengo nada claro, me dedicaré a destripar cada uno de los movimientos de este chico desdiciéndome de mi antigua teoría.
 
Si bien, hasta no hace mucho pensaba que mi nuevo compañero de piso, ese jovencito de un país católico del este de Europa, estudiante de una carrera de letras, reunía todos los requisitos para que yo pensase que era gay. La simple impresión de mi primer contacto estaba claro que no era una prueba definitiva de su gaycidad, y que podría estar equivocándome. Pudiera parecer que verlo algo frágil fuese una pista clara, pero no era más que una de mis elucubraciones que realmente no son prueba de nada. Quizá conectar estas aplicaciones del demonio dónde chicos buscan otros chicos tampoco fuese suficiente. A fin de cuentas, el chico que aparecía a tan solo unos metros de mi dispositivo móvil tenía una foto que si bien se parecía a él, podría no ser él, o incluso puede que, crease uno de estos perfiles para conocer un poco el ambiente que le rodeaba, o podría habérselo creado para conocer gente, porque quién sabe, a lo mejor homosexual no, pero un gayfriendly de estos, podría ser. Que mi compañero de piso se compre botellas de vino no es prueba de nada, cualquiera puede beber vino, no tiene porque ser para tener un puntillo y que te trajinen nueve senegaleses a la vez. Que mi compañero de piso tenga un bote de popper no es prueba de nada, pues los botes de popper no dicen que tengas que ser gay para tocarte o para tener relaciones sexuales, solo indican que, buscas algo más que un simple orgasmo. Quizá algo de mentalidad europea que los españoles no llegamos a tener. Que mi compañero de piso se traiga a una amiga que deja tres pelos en mi ducha tampoco prueba nada, todo lo contrario, y que haya salido de casa un miércoles a las 2 de la madrugada y que haya vuelto una hora después tampoco, a fin de cuentas ha podido salir a comprar tabaco, pues en Madrid hay más de un estanco que abre las 24 horas del día. Seguiré desmontando estas teorías que con sumo cuidado había desengranado, y todo por demostrar que quizá mi compañero de piso no es tan homosexual como yo pensaba.
 
Claro que en este tiempo he tenido la posibilidad de ampliar mis teorías, y nuevos sucesos han ocurrido. Analicemos, poco a poco, a ver a qué conclusiones llegamos. Y os lo digo así, sin darle demasiadas vueltas, pero hace cuestión de un par de semanas, mi otro compañero de piso Gordi (que cada vez está menos gordi) me ha dicho, "el nuevo se va a pasar el fin de semana a Canarias, a Maspalomas, menudo trancazo que lleva". Saltaron en mi todas las alarmas sobre mis teorías de la gaycidad de este chico, porque, Maspalomas suele ser uno de los destinos gayer por excelencia de Europa, porque en Maspalomas está la Playa del Inglés, con un centro comercial dedicado casi exclusivamente al ocio de los hombres que se lían con otros hombres y sobre todo, porque en Playa del Inglés hay unas dunas que aunque yo no me las he recorrido, que nunca he estado en las islas afortunadas, las dunas tienen fama de lo que tienen, vamos, que son lugar concurrido de cancaneo, así os lo digo también. Pues bien, el Pimpf más mal pensado le habría dado vueltas a este asunto y se habría imaginado a su nuevo compañero de piso, bajo una palmera siendo sodomizado por tres alemanes de huevos colgones más rojos que un camarón cocido, pero el nuevo Pimpf ha ido un pocom ás allá. Suponiendo que este chico no es gay, ¿Por qué ha elegido Maspalomas como destino turístico? Pues bien, los billetes entre Madrid y Las Palmas están bien de precio últimamente, más si los coges con tiempo, es uno de los destinos preferidos de media Europa, porque las islas gozan durante todo el año de un clima agradable, que no baja mucho sus temperaturas en invierno, justo lo que necesitamos ahora, un buen lugar para disfrutar del mar, estar casi en África (por aquello de la proximidad) y un lugar tranquilo para relajarse. Luego, para ir a Maspalomas, es obvio que no hace falta ser gay, luego, puede ir incluso a las dunas sin serlo.
 
A lo que más vueltas le he dado yo, o lo que más me ha quitado el sueño ha sido lo del trancazo. ¿A qué se refería Gordi con lo del trancazo? ¿Se habría llevado de aquí a un congoleño con un rabo de 25 centímetros? Luego me lo desarrolló un poco mi compañero de piso, que se iba acatarrado, aclaró. No tiene nada de extraño irse a las Canarias con catarro, luego, no veo prueba concluyente aquí de que mi compañero de piso sea homosexual, mucho menos, de que sea uno de esos que se dejan sodomizar. Seguiré dándole vueltas a mis teorías.

7 comentarios:

  1. ¿Y no podía ir al loro Park que tiene que ir a las dunas? Maricón perdido.

    ResponderEliminar
  2. Exacto, ese va a Maspalomas para amenecer violado entre las dunas.

    Bicos.

    ResponderEliminar
  3. Te invito a que prosigas en tus pesquisas... creo que te vas acercando... Hummm.... Caliente, caliente... Besotes

    ResponderEliminar
  4. carajo tengo que ir a maspalomas que esta en canarias y de paso visito a mi amiblogger Lenya (Y)
    http://cuandoescriboalviento.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja tus elucubraciones me asustan! Y cuidado! No vaya ser queun buen dia decida tramitarte! O que lo tramites! Ponle seguro a tu puerta! Que un buen dia vas a averiguar el asunto de primera mano.

    ResponderEliminar
  6. Yo quiero a ese congoleño...jujuju, tu sigue espe...culando.

    ResponderEliminar
  7. O sea, que sueñas con él todas las noches y le estás arreglando el cuerpo... Ay Pimfito... acabo de descubrir que tienes una faceta un poco gay. Uno llega, lee y descubre estas cosas y se lleva un susto tremendo... siempre pensando que eras asexual y ahora sueñas todas las noches trincándote al Polaco... desde luego... qué poca decencia.
    Por cierto, yo también tuve en una ocasión a un compañero polaco... era muy majo el chaval, majísimo... y muy interesante, por cierto.... jajajaaj!
    Besotes, cabroncete!... cada día te veo más salidillo!!!!

    ResponderEliminar