domingo, 22 de febrero de 2015

La Operación Caja de Pandora

Cuándo todos pensábais que os habíais librado de los post gafapasta renacentista multicultural a los que os tenía tan acostumbrados, voy yo y os sorprendo con otro post genial sobre uno de esos acontecimientos históricos que han marcado la crónica negra ya no solo de España, del mundo también. En esta ocasión, traigo al blog un hecho que marcó el febrero de 1974, un intento de asesinato del presidente Nixon.
Si es conocido por todos el terrible atentado de las Torres Gemelas del 11S en los Estados Unidos de aquel 2001 que estrellaron dos aviones comerciales contra los rascacielos neoyorkinos así como contra el edificio del Pentágono y que hubo también un intento de hacer caer otro avión sobre la Casa Blanca en Washington, lo que muchos no sabréis es que estos atentados tienen su precedente un 22 de febrero de 1974, con el intento de magnicidio de Richard Nixon de la misma forma. El resultado nada tuvo que ver con lo que ocurriría años después pero seguro que hubo quién tomó nota de cómo atentar contra el hombre más poderoso del mundo.
Samuel Byck, era un judío que había nacido en el seno de una familia pobre en Philadelphia, que abandonó desde muy pronto la escuela y que luego se alistó en el ejercito estadounidense. Tras un breve paso por esta institución, la abandonó para ser ingresado voluntariamente en una institución psiquiátrica por depresión. Poco después le fue diagnosticada una psicosis maníaco depresiva. Los servicios de inteligencia de los Estados Unidos pronto tuvieron noticias suyas, al manifestarse varias veces frente a la Casa Blanca, acusando al presidente Nixon de conspirar para oprimir a los pobres.
Aquel 22 de febrero de 1974, Samuel Byck robó a un amigo suyo un arma del calibre 22 con la que pretendía secuestrar un avión. Se dirigió al aeropuerto internacional de Baltimore con una bomba de fabricación casera consistente en una bomba de gasolina y un detonador casero. Lo primero que hizo fue asesinar al agente de policía George Neal Ramsburg y colarse en un avión DC9 de las aerolíneas Delta, con destino a Atlanta. Ordenó a los pilotos que despegasen pero estos le comentaron que era imposible porque el avión tenía el blocaje de las ruedas. Decidió dispararles a los pilotos, acabando con la vida de uno de ellos y dejando malherido al otro. Ordenó a una pasajera que despegase ella el avión y ordenó a una auxiliar de vuelo que cerrase las compuertas. Un agente de policía se coló por el túnel de embarque consiguiendo disparar a través del cristal a Samuel Byck, dejándolo malherido. Viendo que su plan se venía abajo, la versión oficial cuenta que Samuel Byck se disparó un tiro en la frente que acabó con su vida. Otras fuentes dicen que cuando la policía se hizo con el avión, Byck pedía ayuda. Byck no llegó a acabar con la vida del presidente Nixon.
En 2004 se estrenó la película El Asesinato de Richard Nixon basándose en este hecho.

3 comentarios:

  1. Interesante post! Un tema curioso y oscuro, nunca se sabrá claramente muchos detalles. Buen blog! Sigue así! Por cierto! hay nueva Edición de Expogays del 17 al 19 de abril en Barcelona. Junto con la feria B-Travel. Bien!! Gracias!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Pimpf, hace tiempo que no se te ve por aquí, espero que estés bien y regreses cuando puedas, muchas veces no comento, pero te leo y se hace extraño no ver mas entradas tuyas, espero que no pase nada malo y vuelvas cuando puedas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. No sea demasiado larga pesar de que la puerta está cerrada, ya que todavía puede haber puertas abiertas una oportunidad más para usted

    ResponderEliminar