miércoles, 17 de septiembre de 2014

1957

Hoy vuelvo con literatura, chuchis, porque sé que os encantan esta serie de post dónde mi gafapastismo ilustrado os ilumina, una vez más, y porque os encantan las recomendaciones, y más si son literarias.
 
Estos días he devorado 1957, de Joaquín Simón Martínez, y qué queréis que os diga, a mi me ha gustado. Pero vamos un poco a espoilearos antes, que también sé que sufrís con ello. El libro de Simón es autobiográfico y nos cuenta la historia de Joaquín, un chico que vive con su madre en un bloque de pisos en el barrio de Salamanca, y contra lo que cabría esperar, la vida en ese bloque no es lo pija que nos esperaríamos todos, las historias de portera, las discusiones entre vecinos en unos años en los que España intentaba arrancar a marchas forzadas de una guerra civil que había devastado todo y con un régimen que seguía ahogando a los españoles. Pues bien, Joaquín en la novela tiene 17 años, y además de la historia de sus vecinas, tiene dos grandes pasiones, leer y escribir y además, el cine. Con un compañero de colegio, escriben a medias una novela, que terminarán presentando ante Marisa Villardefrancos, escritora de novelas y guiones para seriales de la Cadena Ser, que se convertirá en su madrina literaria, y el cine, porque la novela pivota alrededor del estreno de la que fue ese año la película más taquillera, El Último Cuplé, protagonizado por una jovencísima Sara Montiel. Pero, la chicha de la novela está quizá en los sentimientos que Joaquín va descubriendo poco a poco sobre su homosexualidad, y finalmente, su amor por Jesús.
 
Pero si destaca por algo es por hacer natural el costumbrismo de aquel Madrid de finales de los años cincuenta, cuándo prácticamente mis padres aún no habían nacido, la España super cañí, dónde destaca el papel de la madre del autor, que para ganarse la vida tiene que vender tabaco a escondidas por las noches para que nada le falte al joven Simón, pero esto es parte de los malabarismos que hacían las madres españolas de aquellos años. Pero Simón tiene padre, también lo leemos en la novela, un señor supuestamente "rojo" al que un día su mujer echa de casa. Y así son las familias desestructuradas, ya os lo digo, ¡una auténtica fábrica de homosexuales! Porque a mi esa parte dónde el joven Simón va descubriéndose homosexual mientras vive horrorizado por toda educación ultracatólica recibida sobre la abominación que ello supone, dejando bien claros lo que para él son sus sentimintos, y el valor muy por encima de esa educación que éstos tienen. Claro, cómo no sentirse identificado con el autor, porque muchos de nosotros, conscientes también de nuestros sentimientos, hemos tenido también a algún "amigo" con el que nos sentíamos en la gloria con su sola presencia, lo que es el amor a primera vista pero que, mientras no lo tienes muy claro es un sentimiento muy distinto.
 
Sin embargo, yo creo que hay un salto brutal de generaciones, o al menos eso a mi me ha parecido (y es que el autor es casi de la edad de mis abuelos). He visto a los protagonistas un poco infantiles, a los niños, clarostá. He visto un Madrid muy bien dibujado de los años cincuenta pero he comparado cosas y todo es muy distinto a cómo lo he vivido yo. Yo con 17 años estaba pensando en mil cosas y tenía más que clara mi sexualidad, había hecho mis escasos pinitos pero siendo consciente de lo que hacía desde unos años atrás, pensaba más bien en sacarme el carnet de conducir y votar al año siguiente y la carrera que estudiaría. El protagonista todavía no tiene muy claro a qué se va a dedicar, y está descubriendo a esos años su sexualidad. ¿Es posible? ¿Era Simón un inocentón sobreprotegido por su madre? Es que yo veo a los chicos de ahora con 17 años y el salto es abismal, pero veo a la generación de mi padre y con 17 años estaban todos trabajando desde hacía ya unos cuántos años, y muchos siendo ya padres. Claro que estamos en otra época. Por lo que me ha parecido que Joaquín Simón cuenta una historia que yo bien pude haber vivido con 12 años.
 
Y la novela termina como tienen que terminar las buenas novelas, ya os lo digo, emplazándonos para un 1958, porque la vida continúa, y la montaña rusa de sensaciones que tiene el autor con su amigo Jesús pueden ser parte de su siguiente novela. Ahora ya me ha dejado con la intriga. Me ha gustado no leer un libro gayer de Odisea, un libro dónde se pueden mostrar un montón de cosas sin caer en el sexo por el sexo, y un libro bien escrito, con un lenguaje muy de calle, algo que cada vez es menos habitual en la literatura gay.

martes, 16 de septiembre de 2014

Mi compañero de piso entiende (I)

Chuchis, tranquilos, que Gordi no se ha cambiado de acera, que no es de los que ven el fútbol para ver las piernas de los jugadores, que él sigue siendo igual de hetero que siempre, que tenemos nuevo compañero de piso, y creo que entiende.
  
Como me parece que os conté en su momento, Adele, esa chica tan maja que vivió con nosotros el último año, dejó el piso a primeros de julio, como estaba pactado de antemano, y tras varios intentos infructuosos a la desesperada por parte de Gordi para que se quedase, la chica definitivamente se fue, rompiéndonos el corazón, sobre todo a mi compañero de piso, y dejando un hueco, o mejor dicho, una habitación (la de follar) vacía. Y comenzó la búsqueda, también infructuosa de un nuevo compañero de piso. Ya no le pedíamos que fuese ni un cuarto de majo que Adele, que sería casi imposible. Ahora lo que se trataba era de encontrar compañero de piso a toda costa. Y así estuvimos entre julio y agosto, con la habitación del folleteo vacía, esperando un nuevo ocupante, y a finales del mes de agosto, una buena tarde, Gordi me dijo que teníamos ya nuevo compañero de piso, que no lo conocía y que veríamos qué tal.
 
Teníamos pocos datos sobre él, que era un chico, y al parecer, joven, porque es estudiante de Erasmus, y de un país del este de Europa próximo a Rusia, finalmente, que estudiaba una carrera de letras, literatura o filología, Gordi no me supo precisar. Y yo con esas pocas pistas y no pocas dudas me aventuré a pensar para mis adentros que mi nuevo compañero de piso era gay. Y es que tenía todas las papeletas, de un país católico, jovencito y estudiando literatura ¿Se necesitan más indicios?
 
Y aquí comenzó una semana de dudas e ilusiones. Yo bromeaba mentalmente con que el nuevo compañero de piso sería un chico tirando a rubio, con unos ojazos azules impresionantes, delgadito y frágil, homosexual, y por supuesto, guapérrimo, y en esas estuve toda la semana, pensando cómo podría ser ese chico que había dado con nuestro piso a través de un amigo. Sin más pistas. Encontró la habitación por Internet y se puso en contacto con Gordi, y éste lo que hizo fue meterle prisa, porque según él, o aceptas la habitación ahora, o te arriesgas a que te la quiten porque estamos en época de cambios de alquileres, y como el chico estaba en su país católico del este, mandó a un amigo para que viese el piso. Parece que le convenció. Supuse que el amigo de nuestro nuevo compañero de piso no era gay, y empecé a desmontar mi teoría sobre el primer compañero de piso gayer de la historia, porque solo un no gay podría entrar en una leonera de piso como el nuestro.
 
Llegó el ansiado día en que llegó nuestro compañero de piso, e inicialmente no me saltó el radar, así os lo digo. Llegó un domingo al mediodía, yo sudaba por todas partes, y mucho, porque estaba limpiando los cristales al sol, con mi pantaloncito futbolero y mi camiseta de Alfredo Landa, solo me faltaba en la cabeza un pañuelo con cuatro nudos en las esquinas. Venía acompañado por una chica, que no podría precisar yo su nacionalidad, pequeña como asiática o sudamericana, morena como asiática o sudamericana, entre filipina y boliviana, una mezcla extraña. Pensé que sería su novia, un nuevo hetero en el piso y con chica, para hacer honor a lo de la habitación del folleteo. Me dió la mano nada más llegar.
 
Mi primera impresión cuándo me dió la mano es que nuestro nuevo compañero de piso, al que llamaremos T. no era gay, algo tímido si, porque no puso demasiada fuerza en el gesto al darme la mano, no sé si es porque yo sudaba o porque él no da apretones de mano fuertes. El chico es alto, ya os lo digo, un metro ochenta y pico, y vestía un pantalón vaquero gris y camiseta de asas, que tampoco me llamó excesivamente la atención porque con el calor que hacía, cualquier otra prenda que no fuese de asas sería algo extraño con aquel calor de mil pares de cojones como diría mi padre. De piel clara, y tampoco esperaba menos, y con pecas en la cara y parte de los hombros, ojos claros, tirando a azules pero nada como para lanzarse, y una leve sonrisa tampoco muy llamativa con una perilla entre castaña y pelirroja, una mariflaca, eso si os lo digo ya, flaca flaca, pero vamos, de las de no me claves los puñales. Un europeo en toda regla, pero me llevé un poco de chasco, así os lo digo, lo tenía ya tan idealizado, y tan gay en mi mente, que no pude por más que quise deprimirme un poco. Y nunca más se supo de él, llegó y descargó dos maletas grandes y se fue por la misma puerta por la que entró, no volvió a dar señales de vida hasta hace un par de días.
 
Me resistía a pensar que mi teoría sobre la presunta homosexualidad de mi nuevo compañero de piso había caído en saco roto tras una primera visual y un radar mal colocado, decidí comenzar a indagar, pero eso será ya cuestión de otro post ¿no?

domingo, 14 de septiembre de 2014

Del dos al catorce (y tiro porque me toca)

Hoy domingo os traigo uno de estos post que tanto os gustan para terminar la semana, o para empezarla según el país en el que estéis, y es que, históricamente siempre ha habido algo de polémica con este tipo de cosas, porque poner de acuerdo a todo el mundo, y cuándo digo mundo me refiero a todo el planeta, es muy complicado, al menos en cuestiones de tiempo. El post de hoy es un post multicultural de estos dónde me encanta demostrar lo gafapasta renacentista que soy, dónde os ilumino, una vez más y os ayudo a llenar vuestros cerebros de esos conocimientos tan interesantes que solo de Pimpfiadas pueden salir. ¡Hombre ya!
 
Escrito ya el acto por el cual me chuleo un poco, paso a relatar esto del dos al catorce, y del por qué de tantas cosas. Resulta que, tal día como hoy, porque esta sección dominical suele ser una efeméride en general, y normalmente curiosa, los ingleses pasaron del 2 de septiembre al 14 del mismo mes, por arte de magia. Pero tranquilos, que os explico todo, que los ingleses siempre han sido peculiares, pero no tanto, por mucho que tengan ahora a Cameron de primer ministro, porque en esta ocasión, la culpa la tuvo toda Gregorio XIII, así os lo digo.
 
A lo largo de muchos años se había venido utilizando el calendario Juliano, instaurado por Julio César, y podéis recordar mi post de hace unas semanas hablando de por qué agosto tenía 31 días y demás lindezas, un calendario a todas luces un tanto irregular e imperfecto, en lugar del persa con mucho menos margen de error. Sin embargo, llegó la iglesia, y con ella, para variar los problemas, porque Gregorio XIII, el papa consideraba que había que unificar y dejar claro el calendario de los actos litúrgicos de la iglesia, y obviamente, la iglesia no iba a cambiar sus días de fiesta, que para eso habían sido dictados por Dios, lo lógico era que cada país cambiase su calendario civil, mucho más sencillo, clarostá. Así fue como para fijar la pascua, ésta se establecía según el equinocio de primavera, y éste llevaba en 1582 un desfase de diez días por aquello de que los años tienen 365,242189 días, lo que se traduce en un pico de unas horas y unos minutos cada año,  habría que ajustar los calendarios.
 
Así que se ideó el calendario gregoriano, que es el que rige nuestros tiempos, y poco a poco los países de la órbita católica comenzaron a pasar por el aro, España, Portugal e Italia, junto con la zona del Mississipi en Estados Unidos, Francia, los Países Bajos y Bélgica. En 1583 el resto de los Países Bajos, Alemania, las zonas del Virreinato de España en América, y Austria. Y así, con el paso de los años unos y otros fueron cambiándose al nuevo calendario gregoriano, ajustando esos diez días de error que había acumulados. Claro que tal día como hoy se pasaron a este calendario los ingleses, con lo suyos que han sido siempre, claro que no lo hicieron en 1582, ni en los años siguientes, ellos esperaron a 1752. No fueron los últimos, también os lo digo, Rusia, Suecia, Finlandia, Japón o China tardaron unos cuántos años más, y los últimos, en 1923 los griegos.
 
De este paso del día 2 de septiembre al 14 de septiembre (en el caso elegido por los ingleses) se desprenden curiosas anécdotas, tales como un cambio de un martes a un domingo saltándose los días del medio. Esta fue una de las causas por las que se dicen que Cervantes y Shakespeare fallecieron el mismo día, cuándo se cree que no fue así. Los españoles ya habían mudado el calendario, falleciendo el genio de Alcalá de Henares un 23 de abril de 1616, sin embargo, cuándo todos hemos pensado siempre que el escritor inglés fallecía el mismo día, en realidad lo hacía 10 días después, lo que sería el 3 de mayo de 1616. En España el 15 de octubre vino después de un 4 de octubre, y en el caso de Bélgica, las fechas elegidas hicieron que más de un año se quedasen sin navidad, porque uno de los cambios se produjo un 20 de diciembre, pasándose al 31 de diciembre, eso si, la nochevieja la pudieron celebrar, pero en los Países Bajos, después del 21 de diciembre llegó el día 1 de enero, con lo cual estos ni lotería de navidad, ni pavo en nochebuena ni nada, ni tan siquiera las campanadas de fin de año. El caso de Suecia y Finlandia fue curioso, porque los desajustes por la invasión rusa provocaron que ellos no tuviesen el mismo día que ningún sitio del mundo, para ello estuvieron varios años seguidos con años bisiestos, añadiéndole al calendario un 30 de febrero, hasta que decidieron que lo mejor era ajustar a lo bruto el calendario, cómo habían hecho el resto de países. Un lío de mil pares, pero qué gracias a Dios nos situa todos los años la fiesta de Pascua en Semana Santa tras el equinocio de primavera, aunque eso si, ya para saber eso tengamos que ver un calendario, porque no hay ni Dios que sea capaz de saber en qué va a caer la semana santa del próximo año, y lo peor de todo, los países no católicos, que también han tenido que pasar por el aro.

sábado, 13 de septiembre de 2014

Chulazos Temáticos. Marineritos (I)

Soldadito marinero conociste a una sirena, de esas que dicen te quiero si ven la cartera llena, escogiste a la mas guapa y la menos buena, sin saber como ha venido te ha cogido la tormenta. Ay, que seguro que es la primera vez que escucháis estas letras de Fito. No hay que añadir que, aunque muchos le tengáis tirria a Fito y sus canciones, la canción en si misma, por mucho que nos la hayan puesto por cualquier lado es un temazo. Pero hoy no toca post musical y sí un post de chulazos temáticos, y la temática elegida en esta ocasión son los marineritos, porque no sé, pero es poner a un hombre con un uniforme y perdernos, aunque sea lo más parecido a un traje de primera comunión. Os dejo aquí con unos chulazos temáticos para que elijáis con cuál os quedáis una semana más.
 
El soldadito al toque de diana

La marinera boxeadora

Ejercito de tierra? Armada?

El marinero del fular

El de la Sureña

El de la primera comunión

Delicious

Marinerito en pijama

Marinerito aprendiendo bondage

Frente a frente

Marineritos homosexuales!

El Salvavidas

El oficial

Atando cabos
Espero que os hayan gustado, y si no, siempre os queda el consuelo de que la próxima semana vendrán nuevos chulazos, y si sois avispados, con esta pequeña pista ya sabréis de qué va a ser el post siguiente de los chulazos temáticos.


viernes, 12 de septiembre de 2014

FNF Nº 212

A veces me sorprendo a mi mismo con la música que todavía no he puesto en este blog, y ya no me refiero algunas canciones, me refiero a algunos grupos que han marcado mi existencia, como es el caso de The Police, que lo ha hecho a lo largo de mi vida, y que por no sé qué motivo todavía no los había puesto en el blog, que tiene tela, todo hay que decirlo.

Descubrí a los Police a principios de los años 80, sí, cuándo era un crío, pero aquella canción no paraba de sonar en todas partes por las que te movías, y aún por encima, un conocido anuncio de una tónica famosa, la Schweppes utilizaba esta canción haciendo que sonase a todas horas, y cómo no, que encandilase a todo el mundo, vamos, un jitazo mundial que faltaba en este blog, pero que he decidido que no sea la canción de esta semana, porque he tenido que analizar mi trayectoria con The Police.

Podría elegir un montón de canciones de The Police, que me gustan casi todas, así os lo digo, y es que después, ya en los años noventa, redescubrí a los Police, ya fuera de aquel temazo que tanto se había escuchado unos años antes, ahora ya nos encargábamos de comprar los primeros CD recopilatorios de la banda y los más pudientes, se iban comprando cada uno de los discos. Ahí descubrimos al grupo liderado por Sting, al verdadero Police, que estaba más allá de aquel gran éxito ochentero. Concretamente estábamos enamorados del tema Roxanne que mete un ritmo trepidante a la canción, un tema sobre un putón verbenero que anda bajo una luz roja, vamos, una canción con una potente batería, que a mi me encanta. Aquí The Police era otra cosa, un grupo más movido, menos melancolicón, pero tenía después más canciones, de uno y otro estilo, como la tranquilísísísima Tea In The Sahara, o el So Lonely muy del estilo Roxanne. Pero yo esta semana tenía que poner Roxanne, que nos identificaba mucho a los amigos del grupo, porque a todos nos apasionaba.



Espero que paséis un bonito fin de semana, a mi me espera uno genial estudiando, leyendo, tirado en cama, e investigando, clarostá, lo que serán los próximos post de este blog, que no es poco.

La Cabecera de la Quincena (LXXV)

Soluciones al concurso ¿Dónde te escondes Carmen SanDiego? de la quincena anterior: Han sido pocos los blogueros que la quincena anterior se han animado a decirnos el paradero de Carmen SanDiego. De las dos respuestas que obtuvimos, los dos acertaron el país, pero solamente perro, el muy perro, ha descubierto que Carmen SanDiego se encontraba en Atlanta, si, esa ciudad olímpica cuyos exteriores han sido utilizados en The Walking Dead, y es que los fans de la serie deberían tenerlo al menos claro, que en la foto se veía genial, solo faltaban los zombies pululando por la autopista. Enhorabuena a perro, y en breve se reunirá el consejo de administración del blog para decidir el premio.

Chuchis, llegamos con esta a las 75 cabeceras, aunque seguramente sean unas pocas más, cerca de las 80 las que ya he creado. Y estos días, por estas cuestiones de tiempo aprovechamos para compartir la cabecera de finales de agosto solapando la de la primera quincena de septiembre, que cogerá parte del tiempo también de la segunda quincena. Por ello he decidido hacer fáciles las cabeceras, aunque, quizá en esta precisamente se me haya ido la mano tapando con el chulazo en blanco y negro aspectos fundamentales que os darían las pistas definitivas.
 
Solo tengo que decir, que a estas alturas de la vida, la cabecera de primeros de septiembre es totalmente veraniega, al menos en cuánto a colorido, con modelo clásico tapándolo todo y una ciudad con un río en el medio y varios puentes. Sencillo, porque en el mundo hay pocas ciudades así. Pero si nos vamos a las pistas, quizá sirva decir que nuestro chulazo de esta quincena se ha encontrado con Carmen SanDiego en una ciudad de un país muy de moda por la clase política española, y para más pistas, por el centro de Europa, así os lo digo, quién sabe si para recibir algún sobre B.

Esta quincena se celebran, y ojo porque no he visto en estas celebraciones pista alguna, los días internacionales de la beneficencia, de la alfabetización, de la prevención del suicidio, el día de las Naciones Unidas para la cooperación sur-sur (ellos mismos en el sur deben ayudarse entre ellos), el día del cooperante, la semana europea del cáncer de pulmón y finalmente, y cómo no, que nos ha tenido expectantes a todos los catalanes, la diada de Cataluña, celebrandose el mismo día que las tropas de Felipe V se decidieron a entrar en Barcelona, y de esas aguas estos lodos.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Esas Aplicaciones del Demonio

Mis queridos fanses blogueros del 2.0, quién nos ha visto y quién nos ve. Es echar la vista atrás y recordar aquellos anuncios en los breves de los diarios dónde un hombre se ofrecía para mantener una relación estable con otros hombres, no necesariamente por puro mercantilismo, como ocurre ahora, dónde la sección de contactos es negocio puro y duro. Llegó luego la época de auténtica revolución, cuándo comenzó a hacerse habitual el uso de internet. Allí la proliferación de los anuncios, los chats dónde podías contactar en directo con cualquier persona con unos gustos sexuales más o menos similares, y finalmente, en la actualidad, los teléfonos móviles, llevándote todo un catálogo en el bolsillo de gente dispuesta a follar sin muchas complicaciones, o si, que luego hay mucho/a remilgado/a y divas a punta pala, y todo esto gracias a las aplicaciones del demonio.

En esto del ambiente gayer hay varias aplicaciones, que todos conoceréis, y de las cuales no voy a hacer propaganda por aquí, algunos las usaréis, otros puede que las aborrezcáis, que les déis el uso natural para el que son creadas o que solamente las utilicéis por puro marujeo, que es una opción muy válida, o simplemente para alegrar la vista. En uno de estos casos que no voy a precisar, tenía yo conectada una de estas aplicaciones en verano en el pueblo, cuándo un indicador en la pantalla me avisaba de que tenía un mensaje.
 
Abrí el mensaje que provenía de un perfil sin foto de un usuario de 22 tiernos añitos, a una distancia no muy lejana. Y preciso esto de la distancia, porque en los últimos años esto de las aplicaciones se ha petado hasta a niveles rurales, así os lo digo, no es lo mismo que Madrid, pero ya te encuentras con facilidad a gente en distancias cercanas, cuándo antes los primeros usuarios te los encontrabas a kilómetros. Un simple "hola, que tal? que buscas?" que contesté con un "hola, bien. Y tú?". La curiosidad del buen cotilla fue la que me hizo continuar la conversación, que parecía iba a ser totalmente insulsa. El chico que estaba al otro lado de la aplicación me dijo que él no buscaba nada en concreto, colegueo que me dijo y que no le importaba tener sexo, pero que lo único que pedía era discreción. Yo estaba a punto de dejar una conversación que no me iba a llevar a ningún sitio, cuándo de repente dice que me envía una foto, y en este momento cambia radicalmente todo. Es que mi interlocutor no era un jovencito cualquiera, era un primo mío, un primo jovencísimo del que yo no había tenido noticia de su gaycidad hasta ese momento, y me quedé ojiplático, intentando ordenar mis pensamientos casi en estado de shock mientras él escribía "tu tienes foto??".
 
Decidí terminar la conversación, que ya me había sobrepasado más de lo debido, y ya pensé que no debería ni tener la aplicación instalada. Y minutos después me llegó un nuevo mensaje "si no te gusto no pasa nada". Y ahí fue cuándo me dio penilla, cuándo pensé en las veces que a uno lo rechazan a lo largo de la vida por no ser monérrimo. Claro que este chico es mono, y tiene un cuerpazo, pero es un buenazo al que no me gustaría que le hiciesen mal. Y como pedía discreción, discreción le di, busqué rápidamente una foto de un perfil cualquiera de alguien de Madrid, ni muy guapo ni muy feo, y se la envié. Curiosamente le gustó, pese a la diferencia de edad y que yo pensaba que la conversación terminaría ahí. El resto fue hablar un poco, yo tratando de escapar de preguntas complicadas tanto para él como para mi, y busqué que la conversación fuese por derroteros totalmente insulsos. Durante varios días me estuvo escribiendo, y hablamos mucho del tiempo, ya os lo digo, hasta que al final dejé que desapareciese su deseo, al menos conmigo, o con el chico de la foto que le había enviado, y final de la historia.
 
Sobre la gaycidad de mi primo no voy a comentar nada, porque quién soy yo para opinar, ni sobre su búsqueda de discreción, algo que yo he procurado siempre, ni sobre el método de actuar, ni sobre mi gilipollez de enviar una foto de otra persona, aunque busqué con ello no preocuparlo, y pese a hacer un post, mantener el anonimato de este chico si es lo que él busca, que el tiempo ya nos pone a todos en una situación o en otra y que si se da el caso, quizá algún día charlemos sobre estas cosas.
 
Aunque no ha sido la única anécdota de estas aplicaciones del demonio. Después de estar un año sin saber nada de Billy Sive, voy y tengo noticias suyas. Aparece en los perfiles más o menos cercanos (aunque a kilómetros) el perfil de Billy, que ya os lo digo, un perfil feo feo, que las fotos no le hacen nada de justicia, y ahí está conectado. Para cotillear, pensaba yo, Ja. Billy Sive es de los que tienen una búsqueda proactiva de sexo con las nuevas tecnologías, así me conoció en su día en un chat. Un "Hola. Q tal?" fue la conversación que tuvimos. Ese fue el mensaje que me llegó y que jamás tuvo respuesta, porque uno es muy digno, y para diva yo. Supongo seguiría su búsqueda hasta dar con algo rápido, o quién sabe, quizá buscando un príncipe azul para los pocos días que le queden de vacaciones y después dejarlo el día antes de volver a la ciudad mediterránea con mar dónde trabaja.

martes, 9 de septiembre de 2014

Los Lunes Día del Espectador. Azul y no tan Rosa

(Aunque esta semana lo publiquemos en martes)

Que mira que me habían recomendado que viese Azul no tan Rosa, que resultó llevarse el Goya a la mejor película hispanoamericana este 2014, que era un peliculón y que me iba a encantar, y me ha pasado como en muchas películas últimamente, que ni fu ni fa.
 
La trama gira sobre una pareja, Diego, un fotógrafo con mucho trabajo y Fabrizio, un médico de partos, que mantienen una relación que no contenta a sus familias pero que deciden llevar adelante casándose y formando un futuro juntos. Pero pronto este idilio se tendrá que enfrentar a varios problemas, la llegada del hijo de Diego, que vivía en España y los problemas homófobos en su entorno harán que la trama varíe entre lo dramático y lo cómico.
 
Sobre el argumento, mi opinión es que quiere abarcar en una sola historia muchos problemas; la homofobia principalmente, que no sé si será un problema muy importante en Venezuela, pero que seguro deja una lectura muy importante en otros países más cerrados de hispanoamérica, y sin ser de hispanoamérica, el cómo te ve el resto si eres homosexual y cómo te tienes que enfrentar a ellos. El protagonista vive su sexualidad con toda la normalidad del mundo, trata de hacerla no visible pero tampoco de esconderla, y son varias las frases dónde saca a relucir su condición sexual, vamos, que responde cuándo le aprietan un poco. El chico avanza en su papel, de un tipo al que parece ni irle ni venirle su papel en la película, dónde apenas se distingue su homosexualidad hasta un punto en el que el protagonista empieza a entrar en el papel, y a hacerse cargo de que su papel es algo más, que tiene que derrochar talento porque le ponen por el camino un montón de trabas a la felicidad, y al final se suelta un poco más.
 
Merece mención aparte el grupo de secundarios de la película, desde el hijo que se muestra gran parte de la película distante con su padre, no tanto por su condición sexual si no por la sensación de abandono que ha tenido durante tanto tiempo, a su amiga Perla Marina una mujer maltratada muy culebronera, o a Delirio, la amiga transexual del protagonista, que no es más que una ex miss venezuela reconvertida a actriz de culebrón a la que encasquetan un papel de transexual, y que sinceramente lo borda, porque me pasé parte de la película pensando que era un hombre realmente, y estamos hablando de una miss.
 
Pero a mi si me ha gustado por algo la película, aparte del mensaje incansable antihomofobia que destila desde los primeros minutos, y por la normalización y visibilidad del colectivo LGTB, es por el acentazo venezolano que tanto me ha recordado a las telenovelas de mi juventud, volver a recordar a los panas y a los chamos. Es un acento precioso, que no llega a ser como el cubano, tampoco nos engañemos, pero que es casi igual de cautivador. Ahí he visto ciertos retazos de Cristal y el mundo de modelos entre los que se veía, he visto la diferencia entre el mundo rural venezolano y la parte más cool de Caracas.
 
Sin embargo, mi mayor crítica hacia la película es sobre el desenlace de la misma. Chuchis, que el final parece un cuento de hadas, acaba casi perfecta, pese a algunas cosas que ocurren por el medio de la cinta, un final de ensueño para todos, todos arreglan sus problemas, vamos, que solo les ha faltado por el medio Maléfica deseándoles que coman muchas perdices y que sean felices, cuándo en realidad la vida sigue, los hechos te marcan, las distancias y los adioses te pueden hundir, las parejas perfectas no existen y por si fuera poco, la situación económica no ayuda nada. Quizá un final a media película habría estado mucho mejor, o al menos sin los últimos 20 minutos, que para mi sobraban.

domingo, 7 de septiembre de 2014

El tilacino

El 7 de septiembre es... es nuestro aniversario, y no sabemos si besarnos en la cara o en los labios. Que os pensabais que un blog tan culto como este hoy traería el tema por excelencia de Mecano sobre este día, pero no, chuchis, sabéis que yo soy mucho más de instruir vuestras no poco instruidas mentes, de aportaros cosas, conocimientos, de llenar ese vacío cultural que en algunos casos tenéis, entre otras cosas porque ya tenéis bastantes asuntos de los que preocuparos. Pero no le deis más vueltas, con que os paséis de vez en cuándo por aquí tenéis suficiente. Hoy vamos a hablar sobre el tilacino. ¿Qué no sabéis lo que es o mejor dicho, era un tilacino? Aquí estoy yo para alumbraros.

Hoy se recuerda un triste aniversario, la desaparición del tilacino, el último tigre de tasmania del mundo, al que llamaban Benjamín, una especie animal que ha pasado a engrosar la lista de animales extintos. Y ojo, que no culpo yo al humano de su desaparición, en algunos casos se trata de simple teoría de evolución de las especies, y el tigre de tasmania se ve que no tenía mucho futuro. Y esto ocurrió en 1936, mientras los españoles estábamos más preocupados por cargarnos los unos a los otros.

El Thylacinus cynocephalus de nombre científico, más conocido como lobo marsupial, tilacino, lobo de tasmania o tigre de tasmania era un marsupial carnívoro de la época del holoceno, que vivió en la zona de Australia y Nueva Guinea. Sus últimos ejemplares vivieron refugiados en Tasmania, dónde hay otras especies todavía similares, entre ellas, su primo el Diablo de Tasmania. El tilacino era una especie de... de... bueno, era.... no sé cómo explicarlo, una mezcla entre perro, hiena, con unas manchas en la parte inferior de su lomo similares a las de los tigres, con el tamaño de un perro grande y una cola del estilo a los canguros, de color entre pardo amarillento y con un tamaño aproximado de 60 centímetros de alto por los 100-180 centímetros de longitud. Toda una extraña especie que, dado el tipo de animal raro que era normal que terminase extinguiéndose. Sin embargo, su desaparición ha tenido varias causas, la caza indiscriminada en otros tiempos, la presencia humana cerca suya y sobre todo, las enfermedades, porque chuchis, esta especie tan rara no podía más que estar afectada por extrañas enfermedades.
 
Su desaparición de la Australia continental se calcula próxima a los dos mil años, cuándo en Galilea estaban más procupados por crucificar profetas, y se cree que fue por la convivencia con el ser humano, cuya caza por los aborígenes era uno de los mayores entretenimientos prehistóricos, y la competencia con los dingos por la comida, pese a que el tilacino era un marsupial noctuno y el dingo diurno, aunque comían básicamente lo mismo, carne. Su desaparición en Tasmania fue si cabe más triste. Se acusaba a los tilacinos de atacar a las ovejas, siendo su población más importante el norte de la isla, y los europeos ofrecían recompensas por cada ejemplar de tilacino que se cazase, así fue como la especie llegó a 1930 con muy pocos ejemplares y encima, afectados por una especie de moquillo. Cuándo el gobierno de Tasmania se puso las pilas por la posible extinción del animal era ya demasiado tarde. Uno de los último ejemplares de tilacino en libertad fue cazado en 1933. Benjamín fue el último de su especie, probablemente una hembra al que se le puso ese cariñoso nombre, fue recogido de su hábitat y llevado a un zoológico dónde se le daban todas las atenciones, y sin embargo ¿cómo continuar con la especie si era el último? Murió un 7 de septiembre por negligencias en su cuidado, la exposición a un clima extraño de altas temperaturas diurnas y nocturnas lo debilitó al punto de llevarlo a la tumba. Se cree que en libertad pudo haber algún ejemplar hasta los años 60 por algunos restos encontrados, sin embargo, aunque hay una sociedad que trata de buscar a los últimos tilacinos del planeta, lo cierto es que en más de 50 años no se ha visto ningún ejemplar del mismo, por lo que se clasifica como extinto, aunque los hay más cautos que todavía dicen que su población está probablemente extinguida.
 
Desde entonces, cada 7 de septiembre en Australia se celebra un día especial, el de las especies amenazadas. Hoy en día y solo en Tasmania, se dan estas especies tan extrañas, como el primo del tilacino, el diablo de tasmania, que actualmente se encuentra en estado de peligro de extinción, seriamente amenazado, más aún tras una especie de cáncer que ha reducido a más de la mitad su población, un tipo de cáncer que les afecta a la cara y que, curiosamente y excepcionalmente se transmite vía mordiscos.

viernes, 5 de septiembre de 2014

FNF Nº 211

Seguro que muchos recordáis aquellos años dónde grabábamos en casetes directamente de la radio nuestras canciones preferidas evitando que saliese el incómodo locutor de radio que cortaba la canción, de aquí ha salido mi temazo FNF de esta semana, de un flash que me ha venido a la mente nada más levantarme, y me he puesto a tararear la canción sin venir a cuento. La tenía en la mejor de mis cintas grabadas, aquella que dejé una y mil veces llena de exitazos noventeros por supuesto. Presumía mucho de las canciones que tenían, canciones que todo el mundo buscaba. Las tenía a todas allí.
 
Por aquellos años, a primeros de los años noventa, no existía el Shazzam que le das al botoncito y te reconoce la canción, tampoco estaba el youtube para ver al momento el video, y de hecho era muy complicado hacerse con una canción, aquella, por lo pegadiza sonaba, y siempre con el locutor cortándola, pero conseguí a cierta hora grabarla entera, no había la posibilidad de grabar el video musical, porque ponían muy pocos videos, no existía todavía ningún programa ni canal (que no fuese la MTV al que no accedía casi ninguno de los mortales del pueblo) dónde verlo. Así que pasó el tiempo y debo reconocer que hasta el momento de poner el video aquí jamás lo había visto, y todo hay que decirlo, es una tremenda cutrez que yo mismo podría haber grabado en mi casa si fuese negro, y si gordi fuese negra, editándolo un poco después, pero es muy básico no, lo siguiente, con todos los tópicos de los videos noventeros iniciales.
 


El tema es de M.C. Sar & The Royal McCoy, que con el tiempo pasaron a llamarse directamente Royal McCoy, un grupo, y aquí la sorpresa, alemán que tuvo algún que otro éxito más en los 90, toda una sorpresa, además de que consiguiesen sacar más discos durante esa década. Tengo que decir, que ya la última sorpresa es que siguen en activo, por si acaso los queréis ver en algún momento en concierto. ¿Os habéis aprendido ya los bailes? No sé a qué estáis esperando, chuchis.

Cíes 2014

Chuchis, que yo todos los años, siempre os lo digo, me hago una escapada a las islas Cíes, a relajarme de verdad y a alejarme del mundanal ruido, cambiándolo eso si, por el sonido de las olas, el viento y sobre todo, las gaviotas, protegidas y omnipresentes en todo el parque natural.
 
Todos los años suelo disfrutar con los amigos de dos días de descanso, de los que uno vuelve doblemente cansado. Yo este año he descansado de verdad, y la culpa de ello ha sido el tiempo, un tiempo penoso, también os lo digo, que ha hecho que desde nuestra llegada el cielo estuviese permanentemente gris, con solo un escaso respiro la primera tarde y otro respiro el último día, una hora antes de irnos en barco, pero han sido unos respiros escasos que han hecho que este año volviese menos moreno del verano que otros años. Una pena.

Praia de Rodas vacía

Lago artificial que une dos de las islas

Abandonando las islas, dejando atrás el mal tiempo

Las gaviotas, reinas de las islas
 
La estancia es sencilla, vamos un grupo de cinco personas, cargadas como auténticas mulas, con dos tiendas de campaña, una para tres personas y otra para dos, una parejita, por aquello de dejarlos en la más estricta intimidad nocturna, y todo lo demás, complementos para una acampada en camping, y comida, mucha comida, y algo de cerveza y otros alcoholes, porque las noches en las islas son muy largas, y al final qué mejor. Lo suyo sería disfrutar de la estancia con mañanas y tardes en la playa, algún que otro paseo por las distintas rutas de senderismo del parque natural, un rato en la cafetería para desayunar, otro rato para tomarte unas cervezas antes de las cervezas de antes de cenar, y luego, ya con la calma de unas islas prácticamente desiertas de los turistas diurnos, disfrutar de la tranquilidad que el paraje proporciona. Este año poco o nada, casi todo se redujo a muchas horas de cafetería, jugando a las cartas y disfrutando con las vistas de otros campistas, porque eso si, llueva o no, siempre hay campistas que valen la pena, que después disfrutaría su visual como otros años en la playa nudista, pero este año, playa cero.
 
El cuerpazo de este año
 
Lo único salientable este año ha sido un chico de Coruña, una marica mala que por allí estaba aunque dispersa y como todos los años, el chico de mantenimiento del camping, aunque este año ha perdido puntos por quitarse la barba. Claro que, lo que es impagable es coincidir con él en los vestuarios de las duchas. No quiero seguir con el tema, que luego os volvéis maricas malas y os da por arañarme, pero creo que el año pasado colgué un robado suyo.
 
Lluvia sobre la hierba
 
Os dejo con unas fotos de este año, que han sido pocas, con una luz horrible y una escasa inspiración, muestra dan del tiempo que hemos tenido, que no solo ha sido nublado, lluvia sin fin uno de los días.
 
Buscando a su compañera del PP
 
En el muelle de San Blas
 
Gaviota protestona
 
Os Carallóns, unos bajos dónde suelen naufragar muchos barcos
 

miércoles, 3 de septiembre de 2014

A lo mejor me he perdido algo

Resulta que cuándo estoy a punto de empezar mis vacaciones, va Jordi Pujol y escribe una carta diciendo que ha tenido un montonazo de dinero en el extranjero sin declarar o algo similar, que tampoco voy a entrar mucho en el caso, porque si hay algo de lo que no me gusta hablar en este blog es de política, mucho menos de mi vida privada, y supongo que esta máxima ya la conocéis todos. Y cuándo vuelvo de vacaciones veo que el lío del Pujol se ha convertido ya en un lío de mil pares de cojones, como diría mi padre, y que encima, Pujol estos días hace causa por el independentismo catalán, además de intentar explicar estas cosas de su fortuna y de la de su familia. Una bola de nieve como suele ocurrir con estos asuntos tan peliagudos de corrupción política, o como en este caso, de evasión de impuestos.
 
Pero que lo más curioso hasta ahora, lo que más me ha llamado la atención, no es que chorizase la familia Pujol-Ferrusola ese dinero de todos los catalanes o españoles que es algo que ya doy por hecho en la clase política que hay instalada en parte del mundo, lo que más me ha sorprendido ha sido la intervención de ayer del ministro de hacienda, Cristobal Montoro. Madre mía, que el chico se ha puesto como un obelisco basilisco, que ha cargado a diestro y siniestro contra Pujol y familia, y todo esto en comparecencia en el Congreso de los Diputados. Que ha empezado hablando de esto del dinero escondido probablemente en cuentas de paraísos fiscales y ha terminado cargando contra el independentismo catalán, como no podía ser menos, porque si alguien dice que quiere ser independiente, al día siguiente tendrá a cualquier miembro del gobierno acusándolo de abrazar al mismísimo Lucifer. Que me pregunto yo, a estas alturas de la película (de la que no me había enterado mucho), si un ministro de hacienda está para dar mítines en el parlamento, si está para hablarnos de los deseos independentistas de Cataluña, o si por el contrario, debería estar informando sobre la evasión de impuestos del ex presidente de la Generalitat y no cargar mucho sobre Pujol, al que ya os digo yo que tampoco voy a defender desde este blog, que los chorizos, chorizos son, y aún tiene su mérito haber reconocido esto, aunque sea a estas alturas, aunque sea 14 años después de las primeras investigaciones que en otros gobiernos del PP  se hicieron pero que quedaron en agua de borrajas. Porque la diferencia de este caso con otros es que en su momento Pujol reconoció haber tenido ese dinero en el extranjero sin tributar, aunque ahora intente demostrar su inocencia, y en los otros casos los corruptos han dicho no saber nada de nada, o ser sencillamente inocentes, y ya está.
 
Es que lo que me ha quemado del asunto es que Montoro, tan alegremente se pase por el forro todos los principios del derecho, dónde hay una supuesta presunción de inocencia (Pujol ahora intenta demostrar que es inocente), y se ha olvidado de que, no hace mucho, y todavía, casi todo el Partido Popular se ha visto inmerso en asuntos sucios, y no es plan de hacer leña tampoco, pero ahí sigue la Gürtel, el caso Bárcenas, los sobres B del PP, o el caso Matas, que son punta de lanza de otras muchas corruptelas dónde se ha estado robando directamente a los españoles. Han sido mil y un casos que todavía ocupan titulares en prensa, y dónde el PP ha salido en masa a defender la inocencia de los suyos, o al menos, la presunta inocencia, dónde han dicho que una imputación no es motivo para una dimisión, porque simple y llanamente, una imputación no significa ser culpable de nada, al menos mientras la justicia no lo declare así. Por eso no me ha gustado la actuación de Montoro ayer, porque cuándo los tuyos están metidos en la mierda hasta el cuello es mejor callarse quizá y hablar solamente de lo que te compete, porque ayer el ministro Montoro tenía que hablarnos de la investigación de Hacienda de este caso desde hace un montón de años, y no lo hizo, porque le han faltado más explicaciones y menos acusaciones y sobre todo, porque me esperaba que no hiciese política desde su cargo, política antisoberanista, aunque quizá, y solo quizá, esto del Pujolazo sea parte de ese plan de unidad de España que se va a poner tan en el debate político de este próximo otoño.

martes, 2 de septiembre de 2014

Las Fiestas del Pueblo

Que os lo estáis imaginando, la plaza del pueblo engalanada con luces que parten del centro del mismo dónde hay situado un palo de la luz, a su alrededor muchas parejas de todas las edades, con los señores vistiendo con trajes y un pañuelo saliendo del bolsillo de la solapa, y las mujeres con vestidos por la rodilla, todos bailando pasodobles o a una orquesta similar a la Orquesta Topolino bailando el "tengo una vaca lechera, no es una vaca cualquiera". Pues nada que ver con la realidad, así os lo digo, que las fiestas del pueblo han evolucionado un montón, ni yo las vivo con la intensidad de la juventud, cuándo eran unas fechas dónde salía toda la gente de tu edad, y ahí veías a los hombres de tu vida, y aquí es cuándo obvio lo de la mujer de tu vida, porque ésta estaba ya en mi grupo de amigos y la veía siempre (que siempre hay listillos que te critican por todo).
 
Pero es que desde que el PP ha aprendido que el fútbol es el opio del pueblo, o que los romanos utilizaban las fiestas para tener a la gente contenta, el concepto de fiestas del pueblo ha cambiado, y nada es como antes. Lo que hace unos años era contratar a cuatro orquestas de mala muerte que campan a lo ancho de la geografía española, ahora es contratar a artistas de segundo nivel o de tercero que te hacen una actuación en playback y todo el mundo aparentemente tan contento. Sin embargo, no seré yo quién se queje del nivel de estas fiestas, así os lo digo, sí me quejo amargamente de que no inviertan este dinero en cosas más productivas o más necesarias, pero en cuánto a fiestas bien. Entre otras cosas porque este año hemos tenido un par de conciertos potentes, sobre todo uno de ellos. Los tres días que han durado las fiestas las actuaciones han sido buenas, el primer día el mejor de los conciertos, mucho nivel para el pueblo. Tanto, que yo pensaba que el recinto dónde actuó no iba a aguantar por su propio peso, porque lo petó pero mucho.
 
El segundo día, el día grande, para mi es especial, porque hacen una procesión cuyo mayor atractivo para mi, suele ser uno de los chicos que portan a la patrona del pueblo, un chicarrón, brutote, que no es extraño encontrártelo montado encima de un caballo cualquier día del año, pero que ese día, y no me digáis por qué, ahí va, acompañando a la virgen. Pero a la gente, normalmente a los turistas, lo que más les gustan son los fuegos artificiales que a media noche lanzan desde la ría, una tirada que este año ha estado al nivel y que llenó por completo el pueblo de gente de los lugares cercanos. Finalmente, un concierto de un grupo de estos que suenan bastante por la radio, que no se llenó como el día anterior pero cuya cantante, muy maja quiso hacerse una foto con Pimpf, y es que yo sé cuidar muy bien a mis fanses, así os lo digo.
 
Lo del tercer día y último de las fiestas tiene su gracia, un día lleno de actividades, muchas de ellas marítimas en los que puede participar quién quiera. Todo terminó por la noche con un lamentable espectáculo musical. Y las cosas hay que decirlas. Traen a tres o cuatro grupos o artistas de cierto renombre, que vienen allí y te hacen un playback cada uno, un playback muy televisivo, porque mucha gente pensó que porque los cantantes tuviesen el micro abierto, aquello era un directo, pero los instrumentos estaban más desenchufados que el Franco en su último día de vida a las máquinas del hospital. Un truño, vamos, que yo hubiera suprimido un espectáculo tan triste y tan caro por un par de orquestas, de las de toda la vida, que al menos, con chicas rumbosas con trajes de lentejuelas hacen bailar hasta a los más ancianos.
 
Yo ya os digo, que nada más llegar a Madrid, la primera conversación que he tenido con mi compañero de piso, Gordi, ha sido sobre esto de los conciertos, las orquestas y el nivelón que tenemos, porque si hay algo que preocupe a Gordi son las orquestas. Este año, en general las actividades de verano han sido buenas, siguiendo los patrones de los últimos años, pero quizá un poco más abiertas a todos los gustos, dando oportunidades a las agrupaciones del pueblo, que es algo que también es de agradecer, pese a la crítica que hacemos los del pueblo, de que, las actividades de verano están muy bien, pero que el pueblo existe durante los 365 días del año, y no pedimos actividades para todos los días, pero pedimos que no se olviden de nosotros el resto de días.
 
Perdonad este coñazo de post, pero quería salientar que, en cuánto salí del hospital con mi tripa mal, así fui raudo y veloz al primer concierto, porque yo puedo hablar mucho de Gordi, lo que queráis, pero a mi me va más una fiesta que a un tonto un lápiz. Y ahí aguanté el tirón, los tres días, por primera vez en la historia, disfrutando de unas fiestas patronales sin probar una gota de alcohol, sobreviviendo a cuenta de Aquarius, todo un logro humano.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Los Lunes día del espectador. Maléfica

Estas vacaciones he visto poco cine, advertidos y salvados quedáis de post truño sobre el séptimo arte, sin embargo, algo sí he visto, entre otras, Maléfica, que yo un gran espoileador, destriparé aquí sin piedad, como siempre.
 
Pues, mi opinión general es que Maléfica empieza genial, y te atrapa con ese mundo de fantasía si no sabes de que va la película, pero en cuánto ves que es una versión del clásico de Disney se te empieza a apagar todo. Y añado que yo, ingenuo de mi, que vi de muy pequeño la película de La Bella Durmiente, que no recordaba ya si la mala era la de Blancanieves o la de la Bella, o a saber de qué película de un clásico de Disney, pues no sabía quién era Maléfica, pero pronto en la película te cuentan la historia.
 
El resumen es, complicado también, porque se supone que es una reinterpretación del clásico, que explica un poco por qué Maléfica es tan mala, y por qué le hace la puñeta a la Bella Durmiente. Resulta que un hada vive en un bosque, pero no es un hada cualquiera, es un hada reina, o algo similar, tiene unas alas, un buen día conoce a un hombre, algo muy raro por la época y se enamoran, pero ésta se siente traicionada, una noche, Stefano le corta las alas haciéndose poco tiempo después con el reino de los hombres, y aquí viene la mala leche de Maléfica, porque a partir de aquí decide hacer el mal, como el recientemente difunto Álex de la Iglesia en El Día de la Bestia. Le pone una maldición a la hija del rey, cuándo cumpla 16 años se pinchará con una rueca y solo con un beso de amor verdadero conseguirá despertar. Esta última es la parte de la historia que ya conocemos. Pero aquí le dan algún que otro giro al guión que ya no puedo contar, porque si no descubriría que Maléfica no es tan Maléfica como pensamos, y no es si no, Benéfica. ¿Y qué será lo próximo en Hollywood, que Jason Voorhees es tan bueno que avisa a Jesucristo del final de sus días? Pues no, chuchis, Maléfica tiene que ser mala, pero que muy mala, que para eso nos aterrorizó a muchos de pequeños con el riesgo de que nos pinchásemos con una rueca, sin que hubiesen ruecas a nuestro alrededor.
 
La película tiene dos puntos fortísimos, por un lado la actuación de Angelina Jolie, que está tremenda con su traje de mala, y hasta le quedan geniales los cuernos, así os lo digo. Yo creo que borda el papel, y no me quiero imaginar lo que podría haber hecho con ese papel Victoria Abril, pero como mala está genial, como buena, deja algo de desear, y es que a mi lo de un Ama Dominanta de estas, me ha puesto siempre. Y otro de los puntos fuertes son los efectos especiales y técnicos, porque para mi gusto hacen una recreación genial del mundo de fantasía que ha había descrito en su momento Disney o en el cuento de Perrault. Me encanta el juego de luces, la aparición del dragón, el castillo del rey Stefan, las charcas dónde vive Maléfica, y sus trucos de hada, incluso los de las inútiles de las hadas que cuidan de la niña. Que por cierto, también os lo digo, yo no tenía ni idea de que La Bella Durmiente se llamase Aurora, que menudo nombre, como una tía de mi padre.
 
Tampoco destaco nada más que eso, porque ni la banda sonora me llega a cautivar, ni la presencia del resto del reparto, que son más bien actuaciones flojas o muy flojas, algunas intrascendentes del todo. Me sorprende el papel de panoli que le han puesto al príncipe con el que se supone que tiene que despertar la Bella Durmiente, que vamos, le han puesto un papelito más inútil que el del actual padre del rey de España. Ahora que, si me preguntáis si debéis verla, yo os digo que si, que pese al batiburrillo que han hecho con el guión, la historia en general te atrapa, porque ves que a los pocos minutos de empezar la película, te quedas sin película, porque todo te lo dirige al cuento, entonces quieres saber cómo van a ocupar todos esos minutos de película. Yo creo que a los niños les va a gustar mucho, pero también digo, que me desmitifican a la propia Maléfica, hombre, que se puede hacer el mal por venganza y no pasa nada. Digo yo.
 

domingo, 31 de agosto de 2014

31 de Agosto

Que váis a pensar que para mi es una fecha señalada, o que aquí detrás se esconde un post romanticón por algún motivo, y nada más lejos de la realidad, el post es un post multicultural, un post gafapasta renacentista de estos con los que os ilustro de vez en cuándo, sobre todo los domingos.
 
Seguro que a más de uno de vosotros os ha llamado la atención desde siempre, que el mes de agosto tenga 31 días. Muchos de vosotros habréis aprendido a utilizar el método de los nudillos para saber cuántos meses del año tienen 30 días, cuántos 31 y esas cosas populares que se van aprendiendo con la vida, lo que no sabéis seguramente, muchos de vosotros es por qué agosto tiene 31 días, cuándo estaba predestinado a tener 30 días, por la alternancia que solía haber. Que yo os digo que soy muy gafapasta, pero aún no me he metido a investigar por qué unos meses tienen unos días y otros meses otros.
 
El caso es que nos regimos por el calendario romano, las calendas graecas. Un buen día, Julio César, el líder militar de la república romana, decidió darse el gustazo de ponerle a un mes del calendario romano su nombre, era quizá un poco más ególatra que el mismísimo Pimpf, ya os lo digo. El calendario romano comenzaba en nuestro actual marzo, y su quinto mes se llamaba quinctilis, Julio César le cambió el nombre por el de Iulius, haciendo honor al apellido de su familia, la familia Julia, en conclusión, dos mil y pico años después y traduciéndolo a la lengua de Cervantes el mes se llama Julio. Veintipico años después de que Julio César cambiara caprichosamente este nombre, su sucesor en el trono de Roma, César Augusto tendría sus celos, y su ataque de egolatría, que llevaría incluso más lejos que su predecesor, él se cogió para si el sexto mes del calendario romano, el mes de sextilis, y lo bautizaría con su nombre,  al apellido de su familia. Veintipico años después, César Augusto, su hijo adoptivo no dudaba en ser menos que Julio César, y cogería el sexto mes (sextilis) del calendario, al que correspondían 29 días, y le pondría de nombre augustus.
 
Claro que el capricho de Augusto no terminaba ahí, y es que no era digno de una deidad como él que el mes al que había puesto su nombre tuviese una duración en días menor que la de su progenitor adoptivo, así que comenzó a hacer cambios en el calendario, y robó a unos meses y otros, y en concreto al mes de febrero un día, dejando a éste con los 28 actuales, y su augustus, agosto en lengua castellana, con 31, el mismo número que el mes de Julio César.
 
Tampoco fue elegido al azar el mes de agosto, no os penséis que todo en nuestros Césares era elegido al tuntún. Eligió el mes de agosto por ser en esta fecha cuándo venció a Cleopatra y a Marco Antonio y entró triunfal en Roma.

sábado, 30 de agosto de 2014

Chulazos temáticos. Skaters (I)

Si lo sé yo, que muchos de vosotros solo teníais un motivo para que volviese a escribir, la sección fija de los sábados, que os alegran no solo las mañanas si no los fines de semana enteros, pues tranquilos, que no he decidido suprimirla. Aquí vuelven esos chulazos temáticos que tanto os ponen, que tanto os gusta elegir entre lo poquito (pero de mucha calidad) que os doy a elegir.
Esta semana he querido hacer un homenaje, no como muchos pensaríais, a Thiagosufeiro, que el chico nos tiene en estado de abandono bloguero, el homenaje es a un vecino de aquí de Madrid, que me alegra la visual a diario cuándo pasa con su monopatín por delante del balcón. Es que he vuelto de vacaciones y todavía no lo he visto, no sé si es que se ha mudado, o que está de vacaciones y no ha vuelto todavía. Sirva este post para alegrar a aquellos fans de monopatines, y para suplir yo, momentaneamente esta pérdida temporal.













Y la próxima semana tendremos nuevos chulazos temáticos, de los cuales podéis ir intentando adivinar de qué van, porque en esta foto dejo la pista definitiva de lo que va a ser esta sección el próximo sábado, vosotros diréis.