viernes, 5 de julio de 2013

La carrera de tacones que no fue

Está claro que estas fiestas del Orgullo 2013, por unos motivos o por otros no son lo que siempre habían sido. Este año ha habido numerosos cambios, en distintos aspectos que hacen que lo que en su día fue esté yendo en claro retroceso. Y mientras Madrid se va preparando día si y día también para su candidatura de ciudad olímpica para el 2020, se le olvida a muchos que Madrid ya ha sido seleccionada para celebrar la World Gay Pride 2017. Vamos, la capital del mariconeo mundial, para ser más exactos.
 
Ni el recorrido de la manifestación es el mismo de los últimos años, ni el nuevo recorrido es del agrado de todos. Desde el ayuntamiento han propuesto este nuevo recorrido por cuestiones de seguridad, que no les voy a negar que básicamente es el aspecto más importante, y que la solución que se les ha dado ha sido la de recorrer el Paseo del Prado, desde la Plaza de Carlos V en Atocha hasta la Puerta de Alcalá (miralá miralá miralá miralá). Si bien es cierto, el recorrido nuevo ofrece más seguridad, también es cierto que la manifestación lucirá mucho menos, porque su recorrido se hará en una zona con edificios solamente a un lado y zonas ajardinadas hacia el otro, un recorrido mucho más ancho según la organización, pero que es un poco un engañabobos. Serán cuatro carriles más las dos aceras, frente a los seis carriles que ofrecía la Gran Vía, más las aceras. A mi no me convence, tampoco la reducción de kilómetros del mismo. Se ha reducido en la cuarta parte del recorrido de los últimos años. Pero también es cierto, que esto que empezamos a llamar Orgullo Low Cost ha reducido el número de carrozas que irán a la manifestación, y yo no sé si es por cuestiones de organización, de falta de rentabilidad, del coste de este espectáculo, o de qué, el caso es que un año más, menos carrozas.
 
Pero si en algo se ve que esto del Low Cost no es broma, es en "las zonas muertas". Escenarios emblemáticos como el de Vázquez de Mella, la mayor plaza del barrio de Chueca, lleva años desaparecidos, allí, en dicha plaza solo nos encontramos con actividades culturales. La Plaza de Chueca, corazón de las fiestas es pregón para miles de personas muy apretadas y poco más, el resto de actuaciones muy descafeinadas y antes de las once allí ya no hay fiesta. Pero lo que son las calles del propio barrio, estos días se han mostrado desangeladas, falta algo y no atisbo bien a saber qué es. No, no me refiero a ese otro mítico escenario que este año tampoco han puesto, (aunque estaba muy mal colocado), el de la calle Augusto Figueroa, más conocido como el escenario del LL, por dónde se pasaban gran parte de los transformistas más conocidos de la capital. Este lo han pasado a la Plaza del Olivo, en la calle Fuencarral, aunque no exactamente así, el escenario del LL ha desaparecido y han montado otro que nada tiene que ver. Desaparece el escenario más grande, el de Plaza de España. Desconozco los motivos, aunque al no terminar ahí la manifestación, probablemente quedase muy desubicado, y demasiado lejos de Chueca.
 
Y aunque del programa no ha caído, este año, por primera vez desde que el hombre es gay, ha dejado de celebrarse la clásica carrera de tacones que organizaba (muy mal organizada por cierto) el local LL, un clásico de la habilidad que muchos hombres pueden llegar a tener con unos tacones de aguja, a riesgo de provocar más de un esguince, su pericia para colocarse una peluca a toda prisa y pintarrajearse los labios. Las otras olimpiadas del orgullo, que no deberían ensombrecer a las verdaderas actividades deportivas pero qué, por lo llamativa que es la carrera es precisamente lo que salía normalmente en prensa. Para que luego hablen de que si la pluma, el espectáculo, etcétera, pues aún no he visto en televisión a nuestras maribollos enfrentándose unas a otras en torneos de fútbol. Aunque yo propondría también para el próximo año, un concurso de habilidad para ellas arreglando los interiores del capó de un coche, pero eso lo dejo solo como sugerencia.
 
De las actuaciones no voy a opinar, que más o menos todos los años suelen ser del mismo estilo, mucha caspa power, pero que para el presupuesto con el que cuenta la organización está de sobresaliente, y es que pese a que ser 220.000 euros, según informa COGAM, han visto reducido el presupuesto en un 33%. De estos 220.000 el 70% proviene de patrocinadores privados, el 20% de públicos y el 10% de aportaciones de empresarios privados.
 
Algo huele desde hace tiempo en el MADO, las mayores fiestas de Madrid, mal que le pese a algunos, las que mayores beneficios dejan en la ciudad pero pareciera como si poco a poco, año tras año, pequeños cambios aquí, pequeños cambios allí, intenten que esta fiesta quede reducida a su mínima expresión, aunque creo que, dado el nivel de mariconeo de la ciudad estos días, será tarea complicada para estos presuntos saboteadores.

4 comentarios:

  1. ¿¿¿Que no ha habido carrera de tacones??? Oyoyoyoyyyyyy qué mal...

    ResponderEliminar
  2. Aqui debería haber esa carrera, sería regay y divertida. No fui a la marcha aquí en Lima. Supongo que habrá estado buena.
    Tratan de desmariconarizarla, hasta donde tengo entendido.

    ResponderEliminar
  3. Poco a poco se están cargando el Orgullo...

    Un abrazo chiquitín !!.

    ResponderEliminar
  4. Pues me parece que si vieras lo que aquí hacen te mueres de risa o de vergüenza ajena jejeje la capital del mariconeo? Jajajaja nunca imagine algo asi. Jajajaja Por un momento pensé que es del world … era algo así como unas olimpiadas pero creo que no. Yo me imagino que si se ha reducido es para no interrumpir! A los demás! Que aquí el trafico se jode cuando la marcha del orgullo gay interrumpe una avenida en Wilson (una avenida principal en el centro de lima).

    ResponderEliminar