jueves, 18 de octubre de 2012

Adiós a Emmanuelle

Haciendo referencia a la película de 1977, toca hoy un post obituario, pues con la reciente desaparición de Sylvia Kristel desaparece uno de los mitos eróticos de los años 70, no ya del destape para los españoles, aunque no española,  dónde sus películas eran vistas en la clandestinidad en Francia, si no un mito erótico mundial que creó escuela.
 
Nacida en 1952 en Holanda, pronto comenzó a trabajar como modelo, presentándose a Miss TV Europa en 1973, concurso que ganaría y le abriría las puertas del cine, con una película francesa subida de tono para la época, Emmanuelle. Todos recordamos aquella escena de Emmanuelle sentada en la silla de mimbre, enseñando los pechos mientras ve a cámara con gesto libidinoso, interpretado por Krystel y basado en una novela francesa de 1959. Emmanuelle narraba la historia de la mujer de un diplomático francés en Bangkok que viaja a ver a su recién marido, mientras, es iniciada en todo tipo de actividades sexuales y satisface los deseos de su marido. Todo muy erótico y que supuso un antes y un después en el cine X de la época, ahora sería considerada una película sin mayor importancia. El personaje de Emmanuelle fue interpretado a lo largo de muchas películas y secuelas televisivas por distintas actrices, pero la más conocida fue la de Kristel, la que le dió fama mundial.
 
Kristel participó en más de una película sobre ella, aunque basó su carrera cinematográfica en este personaje. De las veintiocho películas en las que actuó, al menos en trece de ellas interpretó a Emmanuelle.
 
Fallece víctima de un cáncer de garganta a los 60 años, una de las actrices más encasilladas de la historia, una actriz con una vida turbulenta, que ganó mucho dinero en su época pero que en lo personal no le fue nunca bien. Al igual que Emmanuelle, estuvo con hombres maduros, quizá para enfrentarse psicológicamente al abandono que sufrió por parte de su padre cuando era una adolescente, y sus relaciones con éstos no fue quizá lo más sano que cabría esperar. Sumida en una adicción al alcohol y a la cocaína malgastó muchos años de su vida, para la eternidad quedan los títulos de Emmanuelle, Emmanuelle la Antivirgen, Adiós Emmanuelle, Emmanuelle 7 entre otros.
 
 

7 comentarios:

  1. ¡Ay! ¡Que abismo hay entre una película y la vida real! La pobre!... Estos personajes tan mediáticos, sueles tener una vida colmada de infelicidad...
    Y en cuanto al resto: Yo hubiera preferido la imagen del sillón pero contigo en bolas... jajajaj! Y... ¡no se me cumple el deseo! Joer!

    Besos, anda!

    ResponderEliminar
  2. Una lástima, nunca vi la película y la actriz no me suena para nada.

    Eso si, al parecer llevo una vida intensa.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  3. La de veces que habré visto esta película, una pena que nos haja dejado.

    Un abrazo chiquitín !!.

    ResponderEliminar
  4. Hoy vi su imagen, desnuda, pero sin mostrar las partes más pudendas en la página de Facebook de un diario nacional y me puse a indagar sobre ella, porque no tenía ni idea, es que soy de otra época, quiero excusarme. Lamentable partida, semejante icono. La de hombres que habrán fantaseado con ella.

    Cariños Pimpfito.

    ResponderEliminar
  5. Esta diva consiguió dotar de la suficiente elegancia al sexo como para elevarlo a la categoría de erotismo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Yo me quedo con otra peli de ella que me pone a mil... "El amante de Lady Chatterly"... En fin, eso es erotismo y lo demás tonterías... Pobrecilla, me da penica. Un besote.

    ResponderEliminar
  7. Yo diría que el encasillamiento no se lo produjo la película en sí misma, sino el sillón de mimbre, y es que alguien te dice ENMANUELLE a la cara y lo primero que te viene a la cabeza es el famoso póster de la película, y eso que yo tampoco la vi, pero bueno, ese sillón se quedará vacio para siempre. Por cierto no la vi porque no me llamaba la atención, aunque recuerde el cártel, si quieres, para que mi imaginario cultural siga creciendo, acepto una foto tuya sentado en un sillón de mimbre, jejeje.....

    ResponderEliminar