jueves, 8 de noviembre de 2012

La Cabecera de la Quincena (XXXVI)

Solución al concurso ¿Dónde te escondes Carmen SanDiego? de la quincena anterior: Carmen Sandiego, que en esa ocasión nos dio muy pocas pistas, dejó una importante, y es que el lugar dónde pensaba asestar el golpe se trataba de un lugar que los blogueros fans de Pimpfiadas deberían haber memorizado, o en su caso, haber repasado, pues la hemeroteca sigue ahí. Aunque muchos blogueros dirigieron sus miradas hacia Galicia (no sé por qué), la verdadera solución, la de la ciudad romántica era Verona, la ciudad de Romeo y Julieta.


Llega el cambio de quincena. Mejor dicho, llegó hace unos días, aunque a mi me cogió fuera de Madrid, alejado de mi ordenador y descansando del jaleo de Madrid, de su frío, de este blog y en general descansando de todo. Pero una semana más tarde aquí está la cabecera de la quincena.
Esta cabecera me la ha hecho llegar Carmen Sandiego a través del correo electrónico. Me ha dicho que ella pensaba preparar un robo especial, austero para los tiempos de crisis que corren por la vieja Europa, como dicen, que le costó mucho enviar el correo pues dice que mucha cobertura no tenía, pero que tampoco quería ponerlo muy complicado, aunque si darle un toque fúnebre a este mes que celebra, la madrugada del 1 de noviembre la fiesta de Halloween, para los gallegos el Samaín, y ese mismo primero de noviembre el día de Todos los Santos y al siguiente el de Todos los Difuntos. Ambiente más que propicio en el que se ha movido esta semana Carmen, el sitio ya ella lo dice, no es Galicia, aunque sí España, y muy fácil.
Por lo demás, ponemos ya tonos de otoño, el otoño que ha entrado con fuerza en España, los tonos ocres, amarillos, teja o marrones en general,  junto con el clásico fondo en blanco y negro y esta vez, y ya hablando de negro, hemos puesto un modelo, moreno, moreno porque nos acordamos de nuestros amigos blogueros de sudamérica, que ahora están entrando en primavera, y muy pronto empezarán a tener tiempo de playa para ponerse morenos, Pura envidia.

Con el concurso de esta semana os dejo.

9 comentarios:

  1. Bueno, como hijo de nativo de ese lugar, creo no equivocarme en mi apuesta. Por respeto a tu figura y a la de Carmen, ocultaré mi respuesta y utilizaré otras vías para hacértelo saber... Necesitaba este incentivo jajajajaja... Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doblemente fácil, no, Melvin?? jeje

      Bicos Ricos

      Eliminar
  2. Hombre, me estuve fijando en lás lápidas y parecen que no son españoles lo que están enterrados.

    Ni idea.

    Un abrazo chiquitín !!.

    ResponderEliminar
  3. Cuanto echaba de menos las cabeceras de Pimpf... que tal guapo?

    He estado desaparecido, olvidado y espero que alguna vez recordado (por ti, por supuesto) del mundo bloger... No se si volveré a quedarme por mucho tiempo, pero reconozco que a ti, es a uno de los pocos que he echado de menos...

    Un besico.

    ResponderEliminar
  4. me gusta porque va a todo con el día de los muertos, asi entre sexy y tenebrosa

    ResponderEliminar
  5. Que tetrico xD.

    Pero me gusta la cabecera.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja No iba a acertar nunca! A Verona me la imaginaba puros balcones ¡ jejejeje Ya decía Yo, a donde se habrá metido Pimpf!!!??? Pues aquí se supone estamos en verano, pero hay días grises y otros más grises aun!! A veces sale el sol! Brillante! Deslumbrante y luego se oculta como huyendo de los limeños!! Mmm Intentare, (como siempre) usar el buscador de imágenes de google, pero nunca me ha resultado jajajaja

    ResponderEliminar
  7. Jejeje pues sí, se nos viene el veranillo y veremos si ahora sí que sí me emparejo el bronceado. Linda y tétrica portada, me ha encantado el tono café del guapetón. Cariños pimpfillo.

    ResponderEliminar
  8. Ya sabes que yo no soy de PRIMAVERA LA SANGRE ALTERA, sino más bien de EN OROÑO SE ME ALEGRA EL... MOÑO, así que esta cabecera es de lo más malintencionado que has podido poner para que atraviese esta etapa de caída del follaje... de las hojitas de los árboles, digo....

    ResponderEliminar