lunes, 19 de noviembre de 2012

Weekend, lo que puede dar de sí...

El fin de semana puede dar muchísimo de sí, ya os lo digo como adelanto del post, aunque, los que me leéis a menudo sabéis que a mi en este blog si no me gusta hablar de algo es de política, mucho menos de mi vida privada claro, y menos si no hay ninguna exclusiva por el medio (que es la intención final de esta muletilla que suelo utilizar). Aunque los fines de semana tengan dos días, o tres si contamos los viernes, estos bien aprovechados se te pasan volando y cunden. Tanto es que cunden que he aprovechado para ver los capítulos que me quedaban de la serie "Un Mundo Sin Fin", basada en la obra homónima de Ken Follet, y digo basada porque entre el libro y la serie (a la que se le nota que la crisi ha afectado y mucho a su presupuesto) hay una diferencia abismal.
 
Claro, este post no es para contar que me pasé parte del fin de semana viendo una serie, que tendría poco atractivo para un post. El caso es que he revisado el reparto de la serie, y de entre los protagonistas, destacaba uno, un hombretón concretamente, en el papel de Wulfric de Wigleigh y no por su interpretación también os soy del todo sincero, aunque en esta serie no destaca nadie por este aspecto. Y ya puestos me puse a hacer una pequeña I+D sobre este actor. Y sí, aparecen varias imágenes de este guapo guapísimo actor. También hay que aclarar que si teníais en mente a Fabián, ese novio imaginario que tengo, este es su vivo retrato. Pero a lo que íbamos. De entre las imágenes llamaba la atención de Tom Cullen, que así es su nombre, besándose con otro chico, en una cama, y más I+D, se trataba de la película Weekend, del director británico Andrew Haigh. Solamente hubo que conseguirla y ponerse a verla.
 
La película es de 2011, y obtuvo varias nominaciones en distintos festivales, apareciendo en varias de ellas, Tom Cullen como mejor actor novel. También os digo, la película es rara, el nuevo cine inglés, supongo.
 
Russell vive una tranquila vida en Nottingham, acude un viernes noche a una fiesta en casa de sus amigos, y a la salida de esta fiesta decide pasarse por un club gay. Conoce allí a Glen, y comienza aquí una verdadera historia de amor de fin de semana. Que os pensaréis que eso es imposible y realmente no es tan imposible, ocurre más a menudo de lo que pensamos. Pasan la noche juntos. Un desayuno en la cama, y se conocen un poco por la mañana, Russell se va a trabajar y Glen a su casa, quedan a la salida del trabajo de Russell como socorrista en una piscina, pasan parte de la tarde juntos, vuelven a quedar por la noche en la que será la fiesta de despedida de Glen, que, al día siguiente partiría hacia Estados Unidos a estudiar un par de años. Esa noche siguen conociéndose, y lo que en principio era un rollo de una noche, comienza a intensificarse, y pronto afloran los sentimientos por ambas partes en lo que se intuye una apasionada, romántica y fugaz historia de amor. Una noche de fiesta y drogas que termina en discusión y sexo. Y otro desayuno en la cama el domingo por la mañana. La despedida, y bueno, más no voy a contar, que si no perdería parte de la gracia si es que tenéis a bien ver la película.
 





Tom Cullen aparece guapísimo en toda la película, el papel de Chris New, el coprotagonista, con un personaje mucho más seguro de si mismo tiene quizá menos matices que el de Cullen, que muestra sus sentimientos minuto a minuto en esta lenta película que condensa un amor en menos de 48 horas. La felicidad, la satisfacción, el deseo, el enamoramiento, los sentimientos, la culpabilidad por ser gay en una sociedad que parece no aceptarlo del todo, la homofobia que hay todavía en un país tan conservador a la par que moderno como el Reino Unido, la necesidad de conocerse y el pretexto de lo fugaz del encuentro como excusa para no continuar una posible relación, la sensación de soledad de un gay, y aunque la película podría tratarse de una relación heterosexual, esta adquiere una perspectiva mayor sobre los encuentros pasajeros por tratarse de una relación homosexual, de lo efímero de las relaciones y cómo estas se enmarcan en una realidad dónde lo público y lo privado sobre las relaciones afectivo-sexuales está presente frente a una historia de amor heterosexual dónde estos temas suelen ser menos tabú.
 
 
Yo la recomiendo, y mucho, porque me ha encantado, porque me ha enamorado, porque te hace revivir muchos momentos de tu vida en los que has conseguido un rollo de una noche y has llegado a pensar que aquello podría llegar a tener futuro, en esos momentos en que permites abrir tu corazón a una persona totalmente desconocida pero que te infunde esa serenidad en un momento tan jodido, en el que no sabes si planteártelo como algo pasajero o si el peso de la soledad es la que te empuja a creer en esa relación, aún cuándo sabes que ésta no será posible. Toda una mezcla de sentimientos en el que muchos os veréis identificados.
 
 
 
 
 
 
 

12 comentarios:

  1. ¡Tomo nota!, la buscaré en algún videoclub por si está disponible o si no... siempre nos quedará el e-mule para descargarla xD.

    Un abrazo chiquitín !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la vi online, por si sirve de algo.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  2. Precisamente el jueves pasado se presentó (se proyectó de nuevo) esa película en el festival de cine gay de Mezipatra en Brno. Me ha parecido muy acertado tu análisis de la película, muy buena recomendación. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué haces tú en Brno? Espero que también te haya gustado.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  3. Lo tendré en cuenta para una tarde que no tenga ganas de salir de casa.

    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en Galicia en invierno hay muchas tardes de esas que no para de llover y uno se puede quedar viéndolas.

      Bicos Ricos

      Eliminar
  4. TENGO QUE VERLA, la estoy buscnado ahorita =)
    estos dramas me encantan, ojalá y la encuentre rapido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La has encontrado ya? si no te doy yo el link.

      bicos ricos

      Eliminar
  5. Tomo nota, Pimfito... estas recomendaciones tuyas me encantan.. jejej!!! Son muy instructivas.
    No he visto la serie del Mundo sin fin... prefiero antes leerme el libro (y con éste llevo ya un retraso tremendo... vista la lista que tengo pendiente)... pero... lo que más me cuestiona de todo esta historia es dado que todavía no te has decidido a venir a verme un finde, es qué cojones llevas entre manos! jajajajajaj!
    ¿He dicho cojones?... bueno... quizás es un poco impropio es una persona tan Bi como tú... jajajaj! aunque últimamente te veo muy hetero... jajajaj!

    Besos, guapetón!

    ResponderEliminar
  6. Uy, chuchi, sí que cunde sí y cuanto más cunde, más corto; lo digo pensando en todos los findes, a veces comienzan en jueves, a veces en miércoles, a veces empiezan el lunes y dura dos días... cuando lobito viene o yo voy jajajaja

    Bueehhhh; vi la peli :____ ) Es mu bonica snif snif snif.

    Lo que me parece mal es esas pocas palabras con las que dices haber conseguido la peli; será de forma legal, digo yo...

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Este post me lo leí en la consulta médica ayer, esperando, pero no tuve oportunidad de comentar hasta ahora. Me parece re interesante la peli, así que la buscaré y ya te comentaré qué me parece, aunque para amores truncados o dificultosos, ya tengo mi dosis jejejeje. Saludines querido.

    ResponderEliminar
  8. ¡Uy, uy, uy... que me he venido a comentar sin leerte, bajando el ratón d eun tirón, jejeje....! Cuándo vea la pelicula regreso... ¡perdona, cari, pero tú no me revientas la peli, jejeje!

    ResponderEliminar